Marcas & Mentes

Lizardo Vargas Bianchi

La paradoja del conocimiento-del-conocimiento

Hace unas semanas pude ver como un preadolescente jugaba una trivia improvisada sobre fútbol. Lo hacía con una persona mayor que solo tenía el ánimo de ponerlo en jaque para divertirlo, pues el muchacho confiaba en sus conocimientos futbolísticos. Las preguntas eran difíciles y él, ante el estímulo de afrontarlas victorioso, se ponía de pie y hacía gestos de esfuerzo para dar con la respuesta, cosa que en algunas oportunidades era solo para satisfacción suya y de su interlocutor.

Observando el juego me di cuenta de que en realidad el muchacho, al confiar en sus conocimientos, también confiaba en la capacidad de traerlos a colación desde su memoria de largo plazo o de almacenamiento. Pero esta parte del proceso era implícita. En primer lugar, solo pensaba si sabía la respuesta, más no si tenía la capacidad de recordarla. Al ver la fuerza y la confianza en su conocimiento hice un experimento sencillo. Lo situé ante una pregunta que podría haber respondido, pero que requería más esfuerzo de rememoración: ¿cuál fue el penúltimo fichaje brasileño, no el último, en un equipo portugués?

El muchacho sí sabía quién había sido el último fichaje de Brasil a Portugal, lo cual le daba pie a confiar en su respuesta. Sin embargo, la memoria no correspondía con su esfuerzo. Hizo todo lo posible por dar con la respuesta, empeño que se manifestaba -como en otras oportunidades- en su ímpetu y en sus movimientos, pero finalmente se dio por vencido y afirmó que no sabía la respuesta. Yo tampoco la sabía (no sé nada de fútbol), pero parte de mi plan era darle una respuesta creíble, de forma que le dije un apellido de evidente fonética portuguesa. Y con ello desapareció su inquietud inicial, pues simplemente dio por hecho que el dato lo había olvidado, pero que en su momento lo supo.

La trivia continuó y el muchacho respondió otras preguntas, ya que, como buen aficionado a algo, maneja la información en torno al objeto de la afición. Yo no participé más, pues en realidad no sé nada o sé muy poco de fútbol. Pero mi intención no era ponerle una trampa, sino observar en una circunstancia corriente un efecto propio de la psicología cognitiva, en particular de la memoria. El efecto se denomina Knowledge-of-knowledge (KOK), que traduzco con libertad no literal como Saber-que-se-sabe.

KOK es un fenómeno cognitivo muy interesante. Cuando el sujeto sabe que sabe algo pero no lo recuerda, no deja de ser consciente de que ese conocimiento está contenido en su memoria. Puede pasar con cualquier dato o fragmento de información. Por ejemplo, ¿cómo se llamaba el crucero de línea que encalló a inicios de año frente a la costa occidental italiana? La probabilidad de obtener una respuesta correcta (Costa Concordia) en un espacio razonable de tiempo debe ser alta, ya que se trató de un evento que originó mucha prensa por lo llamativo del caso. Pero ante la pregunta: ¿qué empresa de cruceros era la dueña del crucero Costa Concordia?, caben dos opciones: con mucha facilidad el individuo sabrá si conoce la respuesta, es decir, si posee la información, o si la ignora. En el primer caso, hará un esfuerzo de rememoración. En el segundo, la persona no realizará ninguna dinámica que involucre la memoria, ya que es automáticamente consciente de que, por más esfuerzo que haga, no cuenta con el dato.

Knowledge-of-knowledge es el fenómeno que explica lo que todos hemos experimentado en diversas ocasiones: tener la respuesta en la punta de la lengua: saber que se sabe, pero no recordarlo en ese momento versus la conciencia automática de saber que no se posee el dato.

Este fenómeno tiene distintas implicaciones. En este caso solo procuro presentarlo y no profundizar en las disquisiciones psicológicas vinculadas. Por el contrario, mi interés radica en aterrizar KOK en el comportamiento del consumidor. ¿Qué es oportuno tener en consideración?

Vuelvo al ejemplo del muchacho confiado en sus conocimientos futbolísticos. Un fenómeno similar puede ocurrir con los consumidores, en particular si se trata de productos de rápida rotación. En ambos casos, si la confianza en los conocimientos propios es muy robusta, el consumidor puede hallarse cegado ante nueva información del producto y, en consecuencia, esta podría pasar desapercibida (una oferta o una nueva presentación). O cuando se elabora una lista de compras basada en la memoria (no anotada por escrito) también puede ocurrir que se pase por alto algún bien.

Paradójicamente parece que el grado de familiaridad de una marca puede convertirse en una barrera de información sobre ella misma. Y no menos paradójico es que la forma de romper el conocimiento-de-conocimiento es captar la atención del consumidor sobre el producto o un atributo diferencial, proceso que es necesario para hacerlo familiar.

["Marcas&Mentes" se publica todos los lunes.]

COMENTARIOS

  • 1
  • 03.04.2012
  • 05:04:32 hs
Max Vera

Yo agregaría, ¿ que hace eficiente la memoria ?, podría ser el tiempo, el tiempo que utilizan los sentidos para grabar esas impresiones en el cerebro, si observamos algo superficialmente, ó profundamente. Siempre hay que tomarse el tiempo aunque “no lo tengamos”.

  • 2
  • 15.11.2012
  • 12:18:24 hs
Pedro

Pois e9, quando li esse post fiueqi pensando na mesma palavra que a Monica disse: Responsabilidade. No primeiro ano da faculdade, numa das primeiras aulas, aprendi o que era o Pauteiro fiueqi um pouco assustada pensando, quem e9 esse cara para dizer o que passa e o que ne3o passa pelo filtro? Um pouco braba, um pouco indignada, ne3o percebi o quanto ele facilitava a minha vida, a responsabilidade que tirava de mim. Quando passei a ler na internet e abandonei o jornal e as revistas, percebi que agora a decise3o era minha, e que decise3o chata! Como decidir entre o que eu gosto de ler e o que e9 importante saber independente dos meus gostos? Sere1 que estou lendo sobre aquilo que todos ve3o falar amanhe3? Ne3o e9 sf3 a quantidade de notedcia que incomoda, mas saber responder: Sere1 que estou escolhendo as notedcias certas? Sere1 que existem notedcias certas e erradas? Tento ne3o me preocupar com isso, mas que a angfastia existe, a existe!!!

  • 3
  • 20.02.2012
  • 03:02:13 hs
Majo

“Paradójicamente parece que el grado de familiaridad de una marca puede convertirse en una barrera de información sobre ella misma”. Cuántos incakoleros ni sabrán de la existencia de la Inca Kola Cero….

  • 4
  • 20.02.2012
  • 03:54:46 hs
Joe Olivera

Interesante tema, el otro dia lei un articulo que hablaba sobre la capacidad de entrenar la memoria, entre uno de los principales tips esta la asociacion de ideas, es decir al sujeto se le pedia piense en un numero y lo imagine sobre su espalda en un tono fosforecente y lo asocie a la mayor cantidad de cosas fantasticas y coloridas q deseea, y posteriormente le preguntaron que recordaba el numero, a lo cual pudo porque creo mas vinculos lo cual da soporte al marqueting haciendo que la idea se fije en la mente del consumidor ,ahora cambiando a la contraparte del escenario, analizando la poca atencion, tenemosuna persona frente a un computador,el ya no asocia ni recuerda su memoria es practicamente internet(estudio hecho por harvard) lo cual hace que el marketin al final se tradusca en el mejor posicionamiento en la internet.

  • 5
  • 20.02.2012
  • 10:34:02 hs
Rodrigo

Este artículo me hace arcordar al ejemplo de google. Usamos google todos los días y ni siquiera nos acordamos del orden de los colores del logotipo. Es impresionante cómo algunas veces olvidamos también las cosas que nos cuesta tanto aprender. Y es que como decía Albert Einstein, aquello que realmente nos interesa es aquello que vamos a recordar siempre.

  • 6
  • 22.02.2012
  • 12:55:33 hs
Karen Paz Villavicencio

Entonces, se podría decir que lo que el consumidor recuerda es más que todo lo más próximo a llamarle la atención o también lo que lo deslumbra, por decirlo así.

  • 7
  • 26.03.2012
  • 11:40:30 hs
Jusep

Ahora voy a saber que he leido este articulo pero no voy a recordar quien lo escribio …jajaja …aunque ahora lo se, seguramente luego dire.. se que se, o lo sabia…pero no me acuerdo… paradoja no…lo se pero no me acuerdo ….es como cuando dices aun amigo….te acuerdas de esa cancion que sonaba a cada rato cuando estabamos en el cole ….y de seguro que pasaremos buen rato buscando el dato en la memoria…

DEJE SU COMENTARIO

La finalidad de este servicio es sumar valor a las noticias y establecer un contacto más fluido con nuestros lectores. Los comentarios deben acotarse al tema de discusión. Se apreciará la brevedad y claridad.


No se lee? Cambie el texto.


TODOS los blogs


Marca Personal 360º

Silvia Moreno Gálvez

Creatividad al natural

Andrés Briceño

Mindset de CEO

Carla Olivieri

Clic Digital

IAB Perú

Market-IN

Jose Oropeza

Cuadrando Cuentas

Julia y Luis

Liderazgo con ciencia

Mauricio Bock

Pluma Laboral

Alonso J. Camila

Economía e Integridad

Carlos Bustamante B.

Aprendiendo - nivel CEO

Francisco Pinedo

Portafolio Global

BlackRock

Menos face más book

Rafael Zavala Batlle

Visiones para el desarrollo

CAF –Banco de Desarrollo de América Latina

Te lo cuento fácil

Alumnos de la Universidad del Pacífico

Fuera de la caja

María Camino

Orquestación Estratégica

Dr. Diego Noreña

Más allá del efectivo

Felipe Rincón

Mujer, ejecutiva y trasgresora

Zendy Manzaneda Cipriani

Disrupcion en la nube

Disrupción en la Nube

Revolución digital

Pablo Bermudez

Economía desde el campus

Grupo Económica

Síntesis legislativa

José Ignacio Beteta Bazán

La parábola del mudo

Javier Dávila Quevedo

Arturo Goga

Arturo Goga

Sumando Valores

Superintendencia del Mercado de Valores

@infraestructura

Rosselló Abogados

Minería 2021

Instituto de Ingenieros de Minas del Perú (IIMP)

Conciencia Corporativa

Verónica Roca Rey

Agenda Legal

Estudio Echecopar

Perspectiva Forestal

Comité Forestal SNI y Comité de Madera e Industria de la Madera ADEX

Pensando laboralmente

César Puntriano

Auditoria del Siglo 21

Karla Barreto

Economía conductual

Bertrand Regader

Cultura financiera

Walter Eyzaguirre

Triple enfoque

Cecilia

Gestiona tus Finanzas

Giovanna Prialé Reyes

Segunda opinión

Eduardo Herrera Velarde

Parte de Guerra

Pablo O'Brien

El cine es un espejo

Raúl Ortiz Mory

Ruarte's - Washington Capital

R. Washington Lopez

Atalaya Económica

Manuel Romero Caro

Terapia de Pareja

Luciana Olivares

Próspero Perú

Gladys Triveño

Herejías Económicas

Germán Alarco

Inversión e Infraestructura

Profesor de ESAN Graduate School of Business Sergio Bravo Orellana

Blog Universitario

Blog Universitario

Juegomaniáticos

Juan Pablo Robles

Gestión del Talento

Ricardo Alania Vera

Personas Power

Ana Romero

Millennials

Pamela Romero Wilson

Reglas de Juego

PIERINO STUCCHI

Humor S.A.

Jaime Herrera

Bitácora bursátil.

Equipo de Análisis de Intéligo SAB

Vivir Seguro

Asociación Peruana de Empresas de Seguros

El deporte de hacer negocios

Luis Carrillo Pinto

Zona de Intercambio

Julio Guadalupe

Innovar o ser cambiado

Andy Garcia Peña

Economía aplicada

Juan Mendoza

El Vino de la Semana

José Bracamonte

Carpeta Gerencial

IE Business School

Desafíos para el progreso

Banco Interamericano de Desarrollo

Diálogo a fondo

Fondo Monetario Internacional

Predio legal

Martín Mejorada

e-strategia

José Kusunoki Gutiérrez

Vinos, piscos y mucho más

Sommelier Giovanni Bisso

Evidencia para la gestión

Videnza Consultores

Palabra de Gestión

Julio Lira Segura

Impacto ambiental

Lorenzo de la Puente

Inversiones Globales

Carlos Palomino Selem

Moda Inc.

Daniel Trelles

Divina Ejecutiva

Fiorella

Menú Legal

Oscar Sumar

Analizando tus inversiones

Diego Alonso Ruiz

Reformas incompletas

Instituto Peruano de Economía

Empresa&Familia

Pablo Domínguez

Hoy sí atiendo provincias

Félix Villanueva - Aurum Consultoría y Mercado

Smart money

Luis Ramírez

Consumer Psyco

Cristina Quiñones

Gestión de servicios

Otto Regalado Pezúa

Marketing 20/20

Michael Penny

Mercados&Retail

Percy Vigil Vidal

CAFÉ TAIPÁ

Milton Vela

Anuncias, luego existes

Alexander Chiu Werner

Marcas & Mentes

Lizardo Vargas Bianchi

Riesgos Financieros

Gregorio Belaunde

Economía para todos

Carlos Parodi

De regreso a lo básico

Paúl Lira Briceño