La economía ‘gig’ : un modelo que revoluciona el mundo laboral

La semana pasada tomé un taxi y le pregunté al chofer si se dedicaba a tiempo completo a conducir. Me respondió que no, porque era diseñador gráfico en una empresa de belleza y en su tiempo libre trabajaba como taxista mediante una aplicación para mantenerse ocupado (y generar más ingresos). Y, a veces, como fotógrafo para revistas institucionales, que solo le quitaban una o dos horas al día. Es decir, trabajaba en áreas muy concretas durante un periodo de tiempo limitado.

Esta modalidad, conocida como economía ‘gig’ o economía colaborativa, consiste en hacer trabajos esporádicos mediante “acuerdos virtuales” de corto plazo para diversificar los ingresos. Para que estos intercambios sean exitosos y todos logren lo que esperan, hay un componente clave que lo constituyen los medios de pago electrónicos, estos deben asegurar pagos protegidos que brinden la confianza de poder transferir desde cualquier lugar y en cualquier momento y, por otra parte, ayudar a la formalización e inclusión financiera de los participantes. La demanda de la economía ‘gig’ exige que las plataformas de pago sean más productivas, restrinjan el fraude y generen así un mayor progreso social.

Esa es una arista importante porque a la fecha la cantidad de ‘gig workers’ están aumentando progresivamente. Muestra de esto es la cantidad de plataformas en línea donde se satisfacen diversas necesidades: desde traducción de textos o creación de páginas web, hasta el solicitar ayuda con la mudanza, servicios de gasfitería, taxi o de limpieza. Los trabajadores pueden subir sus portafolios de oferta y contactarse con posibles empleadores de cualquier parte del mundo y así satisfacer a más “clientes”.

La evolución tecnológica ha hecho esto posible, porque está inmersa en nuestro estilo de vida, en la sociedad, en el trabajo. Cuesta pensar en un rubro en donde la tecnología aún no se haya involucrado. Gracias a la sinergia entre el mundo laboral y la tecnología, podemos trabajar desde casa sin inconvenientes. Ahora las empresas que emplean esta modalidad pueden atraer a jóvenes millennials y de la Generación Z que buscan tener más tiempo para viajar y pasarlo con su familia, amigos o simplemente buscan más tiempo para ellos.

Horarios flexibles, buena remuneración y mantenerse alejado de las paredes de una oficina son elementos que atraen y destacan en este nuevo mundo laboral; sin embargo, esto también implica una mejor organización de tiempos y una mayor responsabilidad, incluso con uno mismo. La tecnología permitirá al trabajador estar conectado las 24 horas al día, los siete días de la semana y podrá elegir desde dónde trabajar, en qué momento, para quién o en qué proyecto. La economía ‘gig’ es precisamente eso: una economía basada en el trabajo temporal e impulsada por emprendimientos en constante búsqueda de nuevos modelos de negocio.

El nombre ‘gig’, según una de las versiones más difundidas, viene de cuando los músicos de jazz se ganaban la vida con el dinero de cada tocada. Esta se catapultó en Estados Unidos tras el crecimiento del trabajo temporal y la progresiva pérdida de empleos fijos, lo cual crea una economía que está más en función a la demanda del trabajo, generando un cambio significativo en la industria laboral. Inclusive, en algunos países los ‘gig workers’ ya son los rieles de pago que oxigenan las economías.

Por ejemplo, las plataformas que se especializan en economía ‘gig’ han incrementado sus ingresos en 30%, según Forbes. Los ‘freelancers’ están impulsando la economía en todas las industrias, como en transporte, finanzas, agricultura, educación, salud, construcción, entre otras. En Estados Unidos, se estima que los ‘gig workers’ representan aproximadamente el 34% de la fuerza laboral y se prevé que aumenten al 43% en el 2020. Además, el 40% de las compañías esperan que los ‘gig workers’ sean una parte importante de las actividades asociadas a ellas.

Sin embargo, uno de los puntos más delicados es que la mayor parte de las personas que se desenvuelven en la economía ‘gig’, muchas veces no cuentan con protección social, vacaciones pagadas y tampoco están ahorrando para su jubilación. Las empresas que cuentan con ‘gig workers’ o tienen pensado implementar esta modalidad, tienen que adaptarse al cambio y los trabajadores también asumiendo con responsabilidad el desafío de vivir el presente sin descuidar su futuro. La pregunta es: ¿Estamos preparados?

COMENTARIOS

No hay comentarios.

DEJE SU COMENTARIO

La finalidad de este servicio es sumar valor a las noticias y establecer un contacto más fluido con nuestros lectores. Los comentarios deben acotarse al tema de discusión. Se apreciará la brevedad y claridad.


No se lee? Cambie el texto.


TODOS los blogs


Menos face más book

Rafael Zavala Batlle

Visiones para el desarrollo

CAF –Banco de Desarrollo de América Latina

Te lo cuento fácil

Alumnos de la Universidad del Pacífico

Más allá del efectivo

Felipe Rincón

Mujer, ejecutiva y trasgresora

Zendy Manzaneda Cipriani

Revolución digital

Pablo Bermudez

Economía desde el campus

Grupo Económica

Síntesis legislativa

José Ignacio Beteta Bazán

La parábola del mudo

Javier Dávila Quevedo

Arturo Goga

Arturo Goga

Sumando Valores

Superintendencia del Mercado de Valores

@infraestructura

Rosselló Abogados

Minería 2021

Instituto de Ingenieros de Minas del Perú (IIMP)

Conciencia Corporativa

Silvia Noriega

Agenda Legal

Estudio Echecopar

Perspectiva Forestal

Comité Forestal SNI y Comité de Madera e Industria de la Madera ADEX

Pensando laboralmente

César Puntriano

Auditoria del Siglo 21

Karla Barreto

Economía conductual

Bertrand Regader

Cultura financiera

Walter Eyzaguirre

Triple enfoque

Cecilia

Gestiona tus Finanzas

Giovanna Prialé Reyes

Corrupción bajo la lupa

Eduardo Herrera Velarde

Pablo O'Brien

Pablo O'Brien

El cine es un espejo

Raúl Ortiz Mory

Ruarte's - Washington Capital

R. Washington Lopez

Atalaya Económica

Manuel Romero Caro

Terapia de Pareja

Luciana Olivares

Próspero Perú

Gladys Triveño

Herejías Económicas

Germán Alarco

Inversión e Infraestructura

Director FRI-ESAN Sergio Bravo Orellana

Blog Universitario

Blog Universitario

Juegomaniáticos

Juan Pablo Robles

Gestión del Talento

Ricardo Alania Vera

Tacos Fuertes

Ana Romero

Millennials

Pamela Romero Wilson

Reglas de Juego

PIERINO STUCCHI

Humor S.A.

Jaime Herrera

Bitácora bursátil.

Equipo de Análisis de Intéligo SAB

Vivir Seguro

Asociación Peruana de Empresas de Seguros

El deporte de hacer negocios

Luis Carrillo Pinto

Zona de Intercambio

Julio Guadalupe

Innovar o ser cambiado

Andy Garcia Peña

Economía aplicada

Juan Mendoza

El Vino de la Semana

José Bracamonte

Carpeta Gerencial

IE Business School

Desafíos para el progreso

Banco Interamericano de Desarrollo

Innovación y Emprendimiento Tecnológico

Franklin Marcelo, CEO de Interfono

Diálogo a fondo

Fondo Monetario Internacional

Predio legal

Martín Mejorada

e-strategia

José Kusunoki Gutiérrez

Vinos, piscos y mucho más

Sommelier Giovanni Bisso

Evidencia para la gestión

Videnza Consultores

Palabra de Gestión

Julio Lira Segura

Impacto ambiental

Lorenzo de la Puente

Inversiones Globales

Carlos Palomino Selem

Moda Inc.

Daniel Trelles

Divina Ejecutiva

Fiorella

Menú Legal

Oscar Sumar

Analizando tus inversiones

Diego Alonso Ruiz

Reformas incompletas

Instituto Peruano de Economía

Empresa&Familia

Pablo Dominguez

Hoy sí atiendo provincias

Félix Villanueva - Aurum Consultoría y Mercado

Smart money

Luis Ramírez

Consumer Psyco

Cristina Quiñones

Gestión de servicios

Otto Regalado Pezúa

Marketing 20/20

Michael Penny

Mercados&Retail

Percy Vigil Vidal

CAFÉ TAIPÁ

Milton Vela

Anuncias, luego existes

Alexander Chiu Werner

Marcas & Mentes

Lizardo Vargas Bianchi

Riesgos Financieros

Gregorio Belaunde

Economía para todos

Carlos Parodi

De regreso a lo básico

Paúl Lira Briceño