Los desafíos de la economía ‘gig’

Presentamos algunos retos de esta nueva modalidad que está revolucionando el mercado laboral.

En una anterior publicación, “La economía ‘gig’: un modelo que revoluciona el mundo laboral”, escribí sobre este concepto y resumí de qué forma interactúa con el mundo laboral tradicional que conocemos hasta ahora. En esta entrega, trataré de ahondar en los desafíos que nos plantea la llamada economía ‘gig’.

Para empezar, esta modalidad se presenta como una nueva alternativa para trabajar y percibir un pago por un tiempo determinado, que nace debido a la popularidad del Internet y las opciones que la red ofrece para trabajar por periodos esporádicos aprovechando las capacidades de unos para beneficio de otros, al ponerlos en contacto. En la última década, los trabajadores ‘gig’ se han vuelto muy populares debido al alto grado de autonomía que tienen, y porque se les paga por tareas específicas. Esto ha llevado a que, incluso, algunas empresas consideren a los trabajadores “gig” como un complemento de los puestos de labores tradicionales.

Los ‘gig workers’ se han consolidado como una alternativa a las relaciones de trabajo tradicionales basadas en un contrato de trabajo y sujetas a ciertas condiciones en cuanto a la remuneración mínima, y las contribuciones pensionales y de salud, entre otras. Como todos los modeles novedosos, plantean una necesidad de ajuste en el marco regulatorio para dar, por un lado, elementos de seguridad social a estos trabajadores y, por otro, permitiendo que los sectores aprovechen las ganancias en productividad que pueden aportar estas nuevas formas de trabajar y contribuir al crecimiento del PBI.

Las plataformas que canalizan oportunidades de trabajo a ‘freelancers’ no prometen un sueldo fijo, pero tampoco exigen un horario de trabajo. Por su estructura no existe una relación de subordinación y compensación propia de las relaciones laborales, por lo cual no hay contratos. No hay una dependencia legal que obligue a ambas partes a cumplir ciertas responsabilidades, más allá del encargo específico. Bueno, de hecho, hay un elemento que puede motivar a que el trabajador se desempeñe con los más altos estándares posibles, como es la compensación reputacional a través del sistema de “estrellas” que le otorgan sus clientes o usuarios o la misma “propina”.

Posiblemente estas soluciones privadas puedan crear incentivos más efectivos para motivar la prestación de un buen servicio, que las mismas normas legales. Eso explica, por ejemplo, que muchos usuarios sientan que una plataforma de transporte urbano individual preste un servicio más cómodo y con mayor percepción de seguridad, que aquellos que tienen licencia del Estado y están obligados a cumplir con cierta normatividad.

Lo cierto es que el modelo “gig” es una respuesta a la necesidad de conectar oferta y demanda de manera libre, y utilizando las tecnologías disponibles hoy en día, que facilitan la interconexión masiva e inmediata de ciudadanos que requieren servicios u ofrecen su tiempo, esfuerzo y talento.   Para dar sostenibilidad a este modelo, es necesario   evaluar con claridad si existen fallas de mercado que deban ser corregidas por la regulación, y evaluar posibles acciones regulatorias de llegar a ser el caso.

En muchos casos, puede ocurrir que la acción regulatoria tenga que ver con ajustar – o eliminar – ciertas normas que existen en los sectores que están siendo objeto de disrupción por parte de la regulación. Por ejemplo, en el caso de los modelos de transporte de pasajeros, una opción que tienen las municipalidades es eliminar el tope al número de taxis (cuando existen).

Sin duda, también puede implementarse ajustes para asegurar la simetría entre el tratamiento a diferentes modelos (ej. Que no haya un modelo que pague impuestos y otro que no, o uno que tenga que cumplir con normas de seguridad y otro no), así como buscar replicar los elementos fundamentales de protección social para los individuos como es el aporte a la cobertura de salud y pensión. Esto puede darse si, por ejemplo, se facilita a los individuos que trabajan en el mundo “gig” a que realicen contribuciones porcentuales según su capacidad para ahorrar o contribuir con destino a esas coberturas.

No existen cifras oficiales de los trabajadores ‘gig’ en Perú, pero mientras más sepamos de cuántas personas en nuestro país trabajan bajo esta modalidad o cuánto tiempo le dedican, se podrá brindar propuestas que repotencien o ayuden a este sector con el objetivo proteger a los trabajadores.

El enorme desafío es modernizar nuestros marcos regulatorios para que se adapten al concepto de trabajo que sigue y seguirá cambiando durante los años. Tanto en estas nuevas maneras de trabajar, como en la sociedad, en general, la tendencia es clara: cada vez desaparece más el dinero en efectivo porque las transacciones, tanto económicas como relacionales, se vuelven virtuales.

Las plataformas digitales de prestación de servicios profesionales mejoran la calidad de los servicios prestados al consumidor porque se trata de servicios bajo demanda, y en el cual se presenta una retroalimentación continua por parte de los clientes. Además, crean un mercado transparente, facilitan la elección por parte del consumidor y reducen las barreras de entrada a los participantes en sectores muy diferentes.

El reto está en entender que el paradigma cambió, y que el concepto de trabajador ya no se entiende exclusivamente dentro del marco de un contrato de trabajo con un empleador, sino que éste tiene hoy en día mayores opciones para desarrollare laboralmente de manera independiente, y puede adherirse a las condiciones de las múltiples plataformas que existen en el mercado y a través de las cuales fluyen oportunidades de trabajo “gig”. Para esto es clave aprovechar las características positivas que nos ofrece esta economía, salvaguardando la seguridad de las personas a través de un ecosistema transaccional que evite la informalidad y asegure la calidad. Así, se fomenta la innovación, se agiliza el mercado, se facilita la contratación y se da autonomía al trabajador, de manera que pueden combinar más de un trabajo a la vez, si es lo que desean.

Lo que es innegable es que tanto las organizaciones como las regulaciones, deben adaptarse porque la economía ‘gig’ no es solo una tendencia, sino una modalidad que se adentrará cada vez más con mayor fuerza en el mercado laboral. Ante esto, todos debemos dar nuestro aporte: empresas, para encontrar nuevos perfiles que se acoplen a sus necesidades; trabajadores, para encontrar nuevas formas de sostener su economía y conocer diversos mercados; y, por supuesto, autoridades, para proteger el buen funcionamiento de este nuevo ecosistema.

COMENTARIOS

No hay comentarios.

DEJE SU COMENTARIO

La finalidad de este servicio es sumar valor a las noticias y establecer un contacto más fluido con nuestros lectores. Los comentarios deben acotarse al tema de discusión. Se apreciará la brevedad y claridad.


No se lee? Cambie el texto.


TODOS los blogs


Liderazgo con ciencia

Mauricio Bock

Pluma Laboral

Alonso J. Camila

Economía e Integridad

Carlos Bustamante B.

Aprendiendo - nivel CEO

Francisco Pinedo

Portafolio Global

BlackRock

Menos face más book

Rafael Zavala Batlle

Visiones para el desarrollo

CAF –Banco de Desarrollo de América Latina

Te lo cuento fácil

Alumnos de la Universidad del Pacífico

Más allá del efectivo

Felipe Rincón

Mujer, ejecutiva y trasgresora

Zendy Manzaneda Cipriani

Disrupcion en la nube

Disrupción en la Nube

Revolución digital

Pablo Bermudez

Economía desde el campus

Grupo Económica

Síntesis legislativa

José Ignacio Beteta Bazán

La parábola del mudo

Javier Dávila Quevedo

Arturo Goga

Arturo Goga

Sumando Valores

Superintendencia del Mercado de Valores

@infraestructura

Rosselló Abogados

Minería 2021

Instituto de Ingenieros de Minas del Perú (IIMP)

Conciencia Corporativa

Silvia Noriega

Agenda Legal

Estudio Echecopar

Perspectiva Forestal

Comité Forestal SNI y Comité de Madera e Industria de la Madera ADEX

Pensando laboralmente

César Puntriano

Auditoria del Siglo 21

Karla Barreto

Economía conductual

Bertrand Regader

Cultura financiera

Walter Eyzaguirre

Triple enfoque

Cecilia

Gestiona tus Finanzas

Giovanna Prialé Reyes

Segunda opinión

Eduardo Herrera Velarde

Parte de Guerra

Pablo O'Brien

El cine es un espejo

Raúl Ortiz Mory

Ruarte's - Washington Capital

R. Washington Lopez

Atalaya Económica

Manuel Romero Caro

Terapia de Pareja

Luciana Olivares

Próspero Perú

Gladys Triveño

Herejías Económicas

Germán Alarco

Inversión e Infraestructura

Director FRI-ESAN Sergio Bravo Orellana

Blog Universitario

Blog Universitario

Juegomaniáticos

Juan Pablo Robles

Gestión del Talento

Ricardo Alania Vera

Personas Power

Ana Romero

Millennials

Pamela Romero Wilson

Reglas de Juego

PIERINO STUCCHI

Humor S.A.

Jaime Herrera

Bitácora bursátil.

Equipo de Análisis de Intéligo SAB

Vivir Seguro

Asociación Peruana de Empresas de Seguros

El deporte de hacer negocios

Luis Carrillo Pinto

Zona de Intercambio

Julio Guadalupe

Innovar o ser cambiado

Andy Garcia Peña

Economía aplicada

Juan Mendoza

El Vino de la Semana

José Bracamonte

Carpeta Gerencial

IE Business School

Desafíos para el progreso

Banco Interamericano de Desarrollo

Innovación y Emprendimiento Tecnológico

Franklin Marcelo, CEO de Interfono

Diálogo a fondo

Fondo Monetario Internacional

Predio legal

Martín Mejorada

e-strategia

José Kusunoki Gutiérrez

Vinos, piscos y mucho más

Sommelier Giovanni Bisso

Evidencia para la gestión

Videnza Consultores

Palabra de Gestión

Julio Lira Segura

Impacto ambiental

Lorenzo de la Puente

Inversiones Globales

Carlos Palomino Selem

Moda Inc.

Daniel Trelles

Divina Ejecutiva

Fiorella

Menú Legal

Oscar Sumar

Analizando tus inversiones

Diego Alonso Ruiz

Reformas incompletas

Instituto Peruano de Economía

Empresa&Familia

Pablo Domínguez

Hoy sí atiendo provincias

Félix Villanueva - Aurum Consultoría y Mercado

Smart money

Luis Ramírez

Consumer Psyco

Cristina Quiñones

Gestión de servicios

Otto Regalado Pezúa

Marketing 20/20

Michael Penny

Mercados&Retail

Percy Vigil Vidal

CAFÉ TAIPÁ

Milton Vela

Anuncias, luego existes

Alexander Chiu Werner

Marcas & Mentes

Lizardo Vargas Bianchi

Riesgos Financieros

Gregorio Belaunde

Economía para todos

Carlos Parodi

De regreso a lo básico

Paúl Lira Briceño