Menú Legal

Oscar Sumar

¡Cuidado con lo que deseas!

“… porque se puede cumplir”. Así “reza” el proverbio chino.
Ahora que muchos están ocupados en sus compromisos de Año Nuevo, vale la pena
pensar en que muchas veces nuestros deseos no coinciden con lo que -en
realidad- queremos. Así, muchos queremos tener más dinero, pero no trabajar
más; ser más delgados, pero no comer menos; ser más cultos, pero no leer; etc..
Muchas otras veces, nuestros deseos se oponen radicalmente a nuestros
intereses. Esto le ocurre habitualmente a los niños. Un niño desea estar
despierto hasta tarde, pero no quiere sufrir las consecuencias del insomnio;
quiere comer dulces antes del almuerzo, pero no sabe que luego eso afectará su
apetito y así sucesivamente. ¿A quién nos recuerda esto?

memesumar.jpg
Algo de este “desear, pero no querer” es lo que le ha pasado a La
República. Primero, presentan una
demanda
de amparo contra El Comercio
por -supuestamente- violar la libertad de
información y expresión de los peruanos, pero luego
declaran
que
“Quienes no desean que el grupo
El Comercio (en todo lo demás una legítima empresa de comunicaciones) controle
para todo fin práctico la formación de opinión pública en el Perú, tampoco
desean que los medios lleguen a ser manejados mediante legislación ad hoc,
además inevitablemente teñida de rivalidad política. Un camino de impredecibles
consecuencias”
.


Tengo que confesar que me resulta entre chistoso y desconcertante
leer a un analista político con experiencia -Mirko Lauer- dándose cuenta que
han abierto la Caja de Pandora, una vez hecho, cuando era una consecuencia
fácilmente predecible de sus campañas públicas y demandas judiciales.

¿Cuál es la mayor amenaza
a la libertad de expresión?

Sin embargo, uno podría decir que la amenaza que significa la
concentración de medios para la libertad de información es equivalente a la que
significa la intervención del gobierno. Así, Vargas
Llosa
ha señalado que
Ningún
país democrático admite que un órgano de prensa acapare porcentajes 
elevados del mercado de la información, porque, si lo admitiera, la libertad de
prensa y el derecho de crítica se verían tan radicalmente amenazados como
cuando el poder político se apropia de los medios para “liberarlos de la
explotación capitalista”".
 

El argumento de Vargas Llosa tiene, por lo menos, tres problemas:
(i) históricamente, como él mismo reseña en su comentario, ha sido el gobierno,
y no la actividad de los privados, la que ha puesto en jaque -sino simplemente
desaparecido- la libertad de expresión en el Perú; (ii) no todos los países
democráticos -ni si quiera la mayoría, me atrevo a decir- han regulado la concentración
de medios; y, (iii) si bien algunos países democráticos han regulado el control
de medios, el énfasis ha sido puesto en la “cross-media ownership” (ser dueño
de un diario y un canal de televisión al mismo tiempo, por ejemplo), no en el
tamaño del control de la prensa escrita, pues ésta está de salida (las ventas
de diarios impresos han bajado en casi todo el mundo, durante los últimos años).
No solo esto, la regulación ha sido relajada y no endurecida en los últimos
años en EE.UU.
. En la UE, por su
parte, no hay consenso
aun para su regulación a nivel comunitario. Los
países se oponen pues va en contra de sus intereses reducir el tamaño de su
prensa local, por consideraciones laborales, fiscales y geopolíticas: diarios
más grandes aseguran trabajos locales, ingresos al fisco y una competencia más
balanceada con conglomerados periodísticos foráneos que pudieran ingresar al
mercado interno. Mas aun, en Alemania, el país más potente de la región y cuya
democracia nadie pone en duda actualmente, tenía una concentración de medios
escritos similar al de Perú actual en 2002: 72.4% del control de los medios
escritos en manos del líder, como se puede ver en este estudio.

Como mencioné en un artículo acerca del tema, meses atrás: “(…)en relación a la necesidad de control de
la supuesta ballena que tenemos en la piscina; lo que propusieron mis
contrincantes del debate (del diario La República) es traer a un tiburón para
que espante a la ballena. Si bien la concentración puede tener algunos
problemas, también es una garantía: un medio suficientemente grande se puede
oponer al gobierno. Darle, al gobierno, la capacidad para decidir sobre el
destino de los medios -cuán grandes pueden ser- es, en si misma, una amenaza
mucho mayor a la libertad de expresión. Que la prensa es un mercado
“sensible” y “especial”, es la justificación retórica
-vacía- que utilizan todos los que intentan desaparecer el mercado en pos de
intereses personales. Si miramos nuestra historia reciente y los hechos contemporáneos
en el resto de la región, veremos que la concentración de medios es la menor de
las amenazas a la libertad de expresión, donde el Estado ha sido artífice de
censura, expropiación, amedrentamiento, etc. a los medios de comunicación”

Ahora, claro, una vez abierta la Caja de Pandora, el
Consejo de Prensa peruano, rechaza la intromisión del gobierno
. Los
integrantes del diario La República debieron pensar esto antes de demandar y
solicitar públicamente la intervención estatal. Como dice el título del artículo
de Lauer: “La cosa es entre medios”. Pero no pues, ahora la cosa es entre
medios y el Estado, gracias a ellos. Ellos tenían una herramienta privada para
evitar la concentración en manos de El Comercio: comprar Epensa (y, de hecho,
lo intentaron). Ahora que “that ship has sailed”, quieren usar la herramienta
política; pero, al mismo tiempo, no quieren las consecuencias de utilizarla.

@osumar

COMENTARIOS

  • 1
  • 15.01.2014
  • 12:31:18 hs
Gonzalo R. Moya V.

Leí el post completo de Mario Vargas Llosa en el blog de La República de la referencia. En verdad es más neutral de lo que se concluye tras leer solo la cita que aparece aquí, pues seguidamente dice: “La pregunta clave es: ¿cuál es la mejor manera de impedir el monopolio, privado o estatal, de la información? ¿Una ley de medios, discutida y aprobada en el Parlamento? [...] Este sería, en mi opinión, un remedio peor que la enfermedad. En vez de garantizar la diversificación informativa, pondría en manos del poder político un arma que le permitiría recortar la libertad de prensa y hasta abolirla.” (Cuidado Sr. Sumar con las falacias “Straw Man”).

MVLL llama “monopolio estatal de la información” tanto al que hizo abiertamente el gobierno militar de los 70´s como el que hizo de manera más discreta el gobierno civil de los 90´s. El término “monopolio privado de la información” lo reserva para el que intenta imponer el grupo El Comercio mediante la compra de otros diarios para acaparar el mercado de prensa escrita (ojo que MVLL también advierte sobre su posesión de un canal de señal abierta y otro de señal cerrada, el “cross-media ownership” que el Sr. Sumar también menciona, justamente para rebatir su argumento; otra vez, falacia de “Straw Man”).

Terminé haciendo esta apología de MVLL no tanto porque él la necesite, sino porque me extrañó mucho que su posición distanciase tanto de la su hijo Álvaro, un gran exponente del liberalismo, a quien he leído más (quizá el único peruano en esa situación) tanto en The Lighthouse Newsletter como en The Beacon Blog del Independent Institute.

  • 2
  • 16.01.2014
  • 04:21:04 hs
Maluvi

Sr. Sumar
Gracias por su atención e imparcialidad en el tema. Le hago un pedido con la idea de obtener un ángulo novedoso en el análisis de este tema y así también poder replantear algunas ideas expresadas repetitivamente: imagine que usted es el abogado de la parte contraria y por favor, expónganos algunos (porque creo han de existir) argumentos que sostendrían su demanda.

Saludos cordiales,

Maluvi

  • 3
  • 17.01.2014
  • 12:01:39 hs
Carlos Mora

Sus artículos son muy buenos, pero últimamente se ha dedicado con mucho enfasis a abogar por el Grupo Comercio, al cual pertenece este diario. El sol no se puede tapar con un dedo Doc. El grupo el comercio poco a poco acapara los medios de comunicación, estamos a favor de la libertad de expresión, pero NO del LIBERTINAJE de expresión.

  • 4
  • 14.01.2014
  • 08:33:02 hs
Anibal

Doc:
Esa libertad es una base de la democracia ¿no? La libertad de expresión y la formación de la opinión pública y la fiscalización ciudadanas son indispensables para el sistema de político y de gobierno que hemos elegido.
No creo que ese valor sea subjetivo ni ficticio. Nuestro sistema constitucional lo consagra. Que estemos de acuerdo o no sobre eso, ya es otra discusión. Pero tal cual nos hemos organizado, sí considero que se encuentra justificado su especial tratamiento.
Veremos qué solución encuentra el TC (no creo que el PJ lo resuelva), y sobre todo, cómo van a ponderar los derechos en juego, teniendo en cuenta sus pronunciamientos anteriores sobre la libertad de expresión, información y la concentración de medios.
Un gusto el haber intercambiado ideas con usted Doc.

  • 5
  • 19.01.2014
  • 05:59:40 hs
Tino Martinez

Lástima que un diario normalmente serio sea manchado por artículos totalmente parcializados como éste. Pero, como dijeron por ahí, no se puede tapar el solo con un dedo. Y bueno, al final se puede entener por dónde viene el asunto: órdenes superiores son órdenes y de algo hay que vivir.

  • 6
  • 14.01.2014
  • 04:49:47 hs
Pepe Rodtiguez

Prnse q la demanda era de un grupo de periodistas con Zileri a la cabeza. No el diario La Republica

  • 7
  • 14.01.2014
  • 05:04:38 hs
Anibal

Estimado Doctor:
De acuerdo que la regulación estatal de contenidos sería un catástrofe. ¿Pero acaso la medida menos gravosa no sería el establecimiento de cuotas máximas de participación en el mercado?
En este caso en particular no nos encontramos ante cualquier bien o servicio del mercado, sino ante libertades informativas y el derecho a ser informados de manera objetiva, veraz y no parcializada (reconocido por el TC). Claro que en un mercado desconcentrado tampoco se garantizan que las líneas editoriales no sean parcializadas u omitan informar ciertos hechos, pero al menos se tendría pluralidad de líneas editoriales ¿no?
¿No sería ese un punto medio razonable y que equilibre de mejor forma los derechos de libertad de expresión, empresa e información?

  • 8
  • 14.01.2014
  • 05:35:53 hs
Richard O'Diana Rocca

Estimado doctor,
muy aparte dle análisis político, me gustaría saber su postura sobre el artículo 61º de la Constitución, el cual habla de “acaparamiento”, no de concentración como se ha popularizado. Es cierto que nuestro Congreso actual es una desgracia, pero no por eso podemos decir que no debe legislarse un tema que está en la Constitución pero no está desarrollado en normas.

Y es cierto, ha diferencia de la televisión o la radio, el camino para establecer un periódico es libre. Pero no es taaaaaan libre si consideramos los altos costos para abrir un periódico y también apra abrir un portal en internet, con dominio y todo lo demás. Mire nomás, si el nuevo periódico Exitosa Diario ha salido sólo por la inversión de un grupo mediático detrás de ellos (los Capuñay).

Es cierto que se compró Epensa pero no la línea editorial de Correo, pero si bien dudo que el editor de El Comercio dicte qué titulares poner o cosa por el estilo, los auspiciadores terminan delineando qué noticias podrían salir y cuáles no. Y esa “concentración” de publicidad sí podría ser peligrosa.

Finalmente, ¿existe un derecho a la pluralidad informativa?

Muy buena iniciativa de seguir con eld ebate, es algo que er anecesairo debatir.

Richard O’Diana Rocca

  • 9
  • 14.01.2014
  • 05:45:34 hs
Anibal

Doc: Eso lo entiendo cuando se tratan de mercados sin límites de bienes y servicios comunes, pero en este caso no estamos ante un caso de esa naturaleza.
¿Dónde quedaría el derecho de los ciudadanos a ser informados de forma veraz?
La sentencia Nº 0905-2001-AA/TC, interpretando la Convención Americana y las libertades informativas, estableció que en su faz colectiva, se garantiza el derecho de ser informados de forma veraz e imparcial, cuidando el proceso de elaboración, búsqueda, selección y confección de la información, con lo cual se forma la opinión pública.
Ese criterio no ha cambiado y la auto regulación ha demostrado ser inútil en esos casos.
La CIDH lo explica así:
“33. Las dos dimensiones mencionadas (supra 30) de la libertad de expresión
deben ser garantizadas simultáneamente. No sería lícito invocar el derecho de la
sociedad a estar informada verazmente para fundamentar un régimen de
censura previa supuestamente destinado a eliminar las informaciones que serían
falsas a criterio del censor. Como tampoco sería admisible que, sobre la base del
derecho a difundir informaciones e ideas, se constituyeran monopolios públicos
o privados sobre los medios de comunicación para intentar moldear la opinión
pública según un solo punto de vista.
[OC-5/85] ”
Claro, aquí se refiere de intervención estatal mediante el control previo de contenidos o censura previa. Por eso me parece que la imposición de cuotas -sin alterar en absoluto las líneas editoriales- sería la forma que garantice la máxima realización de todos los derechos involucrados.

  • 10
  • 14.01.2014
  • 05:57:55 hs
Cristhian

Estimado Oscar:

Estoy de acuerdo con tu punto de vista. Me pregunto ¿Por qué es tan difícil entender que el artículo 61 de la Constitución, al igual que cualquier otra norma legal, no puede aplicarse de manera literal, como pretenden los demandantes en la acción de amparo contra el Grupo El Comercio? El segundo párrafo del artículo 61, efectivamente menciona al acaparamiento y monopolio de radio, televisión, prensa y otros medios de comunicación.

Pero sería absurdo pretender que se aplique de manera literal ya que en la prensa no es posible definir el acaparamiento al ser un mercado sin impedimentos para el ingreso de nuevos competidores y que no está sujeto a concesión por parte del Estado.

Sería igual de absurdo pretender establecer un límite en la participación de medios de comunicación a través de internet, como blogs o webs de carácter periodístico.

En última instancia, la tan mentada pluralidad de opiniones o líneas editoriales, no se logra con una norma o una sentencia, sino con la preferencia de los consumidores, que son los que deciden comprar un periódico de tendencia izquierdista, de centro o de derecha, si cabe la clasificación.

Saludos,

  • 11
  • 14.01.2014
  • 06:45:31 hs
Anibal

Doc:
La relevancia es la influencia innegable e inmensa que la prensa (no sólo escrita) tiene en la formación de la opinión pública. No me parece subjetivo, sino un hecho. Los temas que se ponen en la “agenda informativa”, la fiscalización del gobierno, la denuncia de actos irregulares por parte del gobierno y de los privados…todo ello es influenciado directamente por la prensa y ahí su importancia.
Ese “servicio o producto” es la única materia prima para la formación de la opinión pública respecto de todo lo que sucede en nuestro entorno.

Creo que existe una responsabilidad especial en los medios y los periodistas al ejercer su labor. Ojo que no hablo de columnas de opinión ni artículos de crítica (que los ampara la libertad de expresión), sino de la forma de cubrir los sucesos y acontecimientos. Ahí entra el derecho a la información de los ciudadanos y ahí está la importancia nuevamente.

Sobre su diferencia con otros negocios…diría que ciertos negocios deben cumplir ciertos estándares de calidad, salubridad, etc., sino son intervenidos y sancionados. ¿Eso pasa con la prensa?
Repito, yo estoy en desacuerdo total con el control de contenidos previo y la intervención del Estado en las líneas editoriales para determinar qué es veraz y qué no.
Pero también estoy en desacuerdo con la parcialización en la cobertura de noticias que responde a intereses económicos, políticos, etc, porque afecta derechos de todos.
La desconcentración no es la solución ideal (lo ideal sería que los medios se autoregulen de verdad), pero me parece la menos gravosa.
No conozco bien cuál es el sustento de los límites que otros países han impuesto (tal vez sean los índices de concentración de mercados), pero me parece que se pueden usar esos conceptos para adaptarlos a nuestra situación y fijar el límite.

  • 12
  • 14.01.2014
  • 08:38:30 hs
Luis Nizama

Personalmente me encuentro en contra de la compra de Epensa por parte de EC, lo cual nos lleva a este debate sobre “concentración de medios”. Sin embargo, ante las posiciones planteadas por tratar de evitarlo, me apena admitir que no encuentra razón que lo pueda impedir. Ningún tipo de medida sería “justa” ante la libre actividad empresarial que pueda realizar el mencionado grupo.
El pretender que se establezcan límites de participación es absurdo, como bien lo han explicado, pues el mercado no está limitado en cuanto a tamaño. En mi parecer, el debate cae en lo subjetivo, en hallar la típica diferencia entre lo legal y lo moral.
Entiendo, la mayor preocupación de los que estamos en contra (algunos con otros intereses, seguramente), ante nuestra débil democracia, a la fácil manipulación de los sectores populares, a la evidente mezcla de intereses de parte del sector privado con la política (partiendo del mismo grupo EC) y a nuestro oscuro pasado reciente, es el temor o riesgo de que lo conseguido y el goce actual de pluralidad de información se pierdan.
Nuevamente repito, es un tema subjetivo. Algunos (nosotros) vemos este riesgo con altas probabilidades, al igual que el sector privado dio un salto hasta al techo ante la posible compra de activos de Repsol por parte del Estado. Es un sentido de alarma ante la herencia política que tenemos.
Desde el punto de vista empresarial, del que tanto saca cara los que se muestran a favor, EC muestra un pésimo sentido de Responsabilidad Social Empresarial (RSE). Se espera que la ética de las empresas contribuya de manera activa al mejoramiento social, estableciendo metas que respeten la diversidad y promuevan la reducción de las desigualdades.
Las empresas no son solo números. Tienen un compromiso con la sociedad y su bienestar ayuda en construir un mejor país, en el mediano y largo plazo. Si como empresa quieren seguir creciendo, por qué no se diversifican? Es lo más sensato, hablando desde el punto de vista empresarial, como quieren verlo.

  • 13
  • 14.01.2014
  • 08:52:11 hs
Cristhian

Estimado Oscar:

Con el ánimo de dar más ideas sobre mi posición, me pregunto ¿Cómo se puede hablar de concentración ilegal en un mercado sin barreras de entrada?

Si, como parece por los comentarios que circulan en la web y otros medios, hay tantas personas en contra de la línea editorial de El Comercio, el resultado natural debería ser una reducción en las ventas de dicho diario y de los vinculados a su grupo empresarial.

Pero si la realidad es contraria, es decir, que existe una mayoría de personas que prefieren la línea editorial del grupo El Comercio, entonces, ¿por qué el Estado debe restringir, reducir o prohibir la participación que tiene dicho grupo empresarial en el mercado, cuando es resultado natural de la demanda?

Claramente, carece de sentido una pretensión de esa naturaleza.

Hoy, la gente que es contraria al Grupo El Comercio, quiere que el Estado intervenga para reducir su participación en el mercado. Pero claro, pretenden que aquellos diarios que sí son de su agrado, permanezcan con su participación y, sería interesante preguntarse si tendrían el mismo reparo a la concentración de medios si ésta proviniera de otro grupo editorial.

Saludos,

  • 14
  • 14.01.2014
  • 09:28:10 hs
Hernán Arana

Yo no creo que en este caso se deba hablar de “concentración de medios”, pues ello nos llevaría a pensar que el 80% de la titularidad de medios de prensa escrita recae en el grupo El Comercio, lo cual no se condice con la realidad. Sin embargo, lo que es innegable es que el GEC ostenta una clara posición de dominio en este mercado -lo cual es perfectamente válido y legal, además de ser una consecuencia de vivir bajo las reglas de la libre competencia-; por ello, no queda más que ser vigilantes ante un posible abuso de la mencionada posición de dominio. El control previo no es la solución, mucho menos si viene del Estado.

  • 15
  • 15.01.2014
  • 03:06:34 hs
Gonzalo R. Moya V.

Es verdad: En la misma cita que yo hago, al preguntar retóricamente por la MEJOR MANERA de impedir “el monopolio privado de la información”, MVLL está sosteniendo ya que hay que impedirlo, con lo cual ambos discrepamos. El se responde a sí mismo proponiendo dejar al sistema judicial que, en alguna de sus instancias, termine fallando a favor de los ocho periodistas denunciantes utilizando la legislación existente sin necesidad de recurrir a la promulgación de una nueva ley por parte del Congreso; sin embargo, bien dice usted que cualquier intervención estatal está fuera de lugar.

Hablando de escritores famosos y soluciones privadas, en “El coronel no tiene quien le escriba” de Gabriel García Márquez, el protagonista, un militar jubilado que vivía en una dictadura que controlaba los medios, se quejaba de que en los diarios nacionales solo se leían noticias del extranjero y que tenían que leer diarios extranjeros para enterarse de las noticias nacionales. Si incluso en un “monopolio estatal de la información” surgió la solución privada de importar periódicos por contrabando, ¡cuán insignificante son las barreras a la entrada en su símil privado!

  • 16
  • 18.01.2014
  • 12:00:38 hs
Genaro Mateo

Eso de echarle TODA la culpa a La Republica, francamente deja mucho que desear de parte del DECANO de la prensa nacional.

  • 17
  • 20.01.2014
  • 09:25:27 hs
Cristhian

Lo que en realidad genera lástima, es que en lugar de contribuir con ideas, participen en este blog personas que se limitan a hacer críticas personales y a tratar de desvirtuar argumentos con insultos.

Si una persona negra lanza una idea en contra de la discriminación a las personas negras, su posición está parcializada y por ello debe ser desestimada?.

Saludos,

  • 18
  • 23.01.2014
  • 10:19:48 hs
marcos

Doctor, normalmente estoy de acuerdo con sus blogs, pero en este caso en particular no. Creo que el artículo 61° de la Constitución, está más claro que el agua. Es cierto que falta instrumentalizar el referido artículo, pero es bastante claro. En relación al hecho de los monopolios, creo que un una de sus respuestas se confundió por que dijo que los monopolios en general están prohibidos, supongo que hubo un error al momento de redactar (lo prohibido es el abuso de la posición monopólica). Además, el hecho que se repita dos veces la prohibición a los monopolios, es por que los medios de comunicación brindan no solo un servicio, sino deben cumplir con dar información veraz y cierta (en la medida de lo posible) lo cual es un derecho.

En conclusión, el hecho que una empresa controle tantos medios de comunicación escrita, evidentemente es peligros y puede, en realidad va suceder, generar que un gran porcentaje de la prensa este parcializada, engañando a la población; hay que analizar que en educación y cultura hay problemas graves; por lo que seríamos fácilmente manipulables. Sin embargo, es un tema complicado ¿Sacar una ley para controlar la concentración de medios? Complicado, puede traer consecuencias indeseadas en un futuro, pero no veo otra. Me estaba faltando un tema, el tema acá no es si La República compró o no EPENSA; acá estamos hablando de dar información imparcial a nuestra ciudadanía, la cual créeme no sabe a que grupo pertenece cada diario. A veces hay que aterrizar en nuestra realidad para poder aplicar correctamente un análisis. Usted creé que debemos partir bajo la premisa de La República no compro EPENSA, considero que no si bien hay un interés del referido grupo, este interés trascendió y se volvió el interés de la ciudadanía y su derecho a recibir información imparcial.

DEJE SU COMENTARIO

La finalidad de este servicio es sumar valor a las noticias y establecer un contacto más fluido con nuestros lectores. Los comentarios deben acotarse al tema de discusión. Se apreciará la brevedad y claridad.


No se lee? Cambie el texto.


TODOS los blogs


Menos face más book

Rafael Zavala Batlle

Visiones para el desarrollo

CAF –Banco de Desarrollo de América Latina

Te lo cuento fácil

Alumnos de la Universidad del Pacífico

Más allá del efectivo

Felipe Rincón

Mujer, ejecutiva y trasgresora

Zendy Manzaneda Cipriani

Revolución digital

Pablo Bermudez

Economía desde el campus

Grupo Económica

Síntesis legislativa

José Ignacio Beteta Bazán

La parábola del mudo

Javier Dávila Quevedo

Arturo Goga

Arturo Goga

Sumando Valores

Superintendencia del Mercado de Valores

@infraestructura

Rosselló Abogados

Minería 2021

Instituto de Ingenieros de Minas del Perú (IIMP)

Conciencia Corporativa

Silvia Noriega

Agenda Legal

Estudio Echecopar

Perspectiva Forestal

Comité Forestal SNI y Comité de Madera e Industria de la Madera ADEX

Pensando laboralmente

César Puntriano

Auditoria del Siglo 21

Karla Barreto

Economía conductual

Bertrand Regader

Cultura financiera

Walter Eyzaguirre

Triple enfoque

Cecilia

Gestiona tus Finanzas

Giovanna Prialé Reyes

Corrupción bajo la lupa

Eduardo Herrera Velarde

Pablo O'Brien

Pablo O'Brien

El cine es un espejo

Raúl Ortiz Mory

Ruarte's - Washington Capital

R. Washington Lopez

Atalaya Económica

Manuel Romero Caro

Terapia de Pareja

Luciana Olivares

Próspero Perú

Gladys Triveño

Herejías Económicas

Germán Alarco

Inversión e Infraestructura

Director FRI-ESAN Sergio Bravo Orellana

Blog Universitario

Blog Universitario

Juegomaniáticos

Juan Pablo Robles

Gestión del Talento

Ricardo Alania Vera

Tacos Fuertes

Ana Romero

Millennials

Pamela Romero Wilson

Reglas de Juego

PIERINO STUCCHI

Humor S.A.

Jaime Herrera

Bitácora bursátil.

Equipo de Análisis de Intéligo SAB

Vivir Seguro

Asociación Peruana de Empresas de Seguros

El deporte de hacer negocios

Luis Carrillo Pinto

Zona de Intercambio

Julio Guadalupe

Innovar o ser cambiado

Andy Garcia Peña

Economía aplicada

Juan Mendoza

El Vino de la Semana

José Bracamonte

Carpeta Gerencial

IE Business School

Desafíos para el progreso

Banco Interamericano de Desarrollo

Innovación y Emprendimiento Tecnológico

Franklin Marcelo, CEO de Interfono

Diálogo a fondo

Fondo Monetario Internacional

Predio legal

Martín Mejorada

e-strategia

José Kusunoki Gutiérrez

Vinos, piscos y mucho más

Sommelier Giovanni Bisso

Evidencia para la gestión

Videnza Consultores

Palabra de Gestión

Julio Lira Segura

Impacto ambiental

Lorenzo de la Puente

Inversiones Globales

Carlos Palomino Selem

Moda Inc.

Daniel Trelles

Divina Ejecutiva

Fiorella

Menú Legal

Oscar Sumar

Analizando tus inversiones

Diego Alonso Ruiz

Reformas incompletas

Instituto Peruano de Economía

Empresa&Familia

Pablo Domínguez

Hoy sí atiendo provincias

Félix Villanueva - Aurum Consultoría y Mercado

Smart money

Luis Ramírez

Consumer Psyco

Cristina Quiñones

Gestión de servicios

Otto Regalado Pezúa

Marketing 20/20

Michael Penny

Mercados&Retail

Percy Vigil Vidal

CAFÉ TAIPÁ

Milton Vela

Anuncias, luego existes

Alexander Chiu Werner

Marcas & Mentes

Lizardo Vargas Bianchi

Riesgos Financieros

Gregorio Belaunde

Economía para todos

Carlos Parodi

De regreso a lo básico

Paúl Lira Briceño