Menú Legal

Oscar Sumar

¿Buscar donde esté iluminado?

“Un vecino encontró a Nasruddin cuando
éste andaba buscando algo de rodillas.

-¿Qué andas buscando, Mullab?

-Mi llave. La he perdido.

Y arrodillados los dos, se pusieron a
buscar la llave perdida. Al cabo de un rato dijo el vecino:

-¿Dónde la perdiste?

-En casa.

-¡Santo Dios! Y, entonces, ¿por qué la
buscas aquí?

-Porque aquí hay más luz”.

(Cuento
corto
de Anthony De Melo, SJ).


deep.jpg

La semana pasada, escribí un breve
comentario
acerca de las diferencias de sueldo entre hombres y mujeres. En
dicho comentario, expresé mi opinión -preliminar- acerca de que las normas
anti-discriminación o que concedían un trato preferencial a las mujeres, podían
no tener los efectos esperados, sea porque son muy fáciles de evadir o porque
tienen el efecto contrario al esperado.

Algunas personas tomaron mi comentario
mal y como un “peligro” (¿?). Ellos creen que está muy mal “no hacer nada”. El
problema es que identifican “no hacer nada” con “no hacer una ley”. A pesar de
la evidencia diaria que tenemos acerca de la incompetencia de los miembros del
Congreso y la ineficacia del Derecho en general, un grupo de la población -parece
que bastante grande, por lo demás- tiene una especia de horror al vacío
(normativo). Creen que una ley es mejor que nada; sobretodo si esa ley va
alineada a sus intereses políticos o aspiraciones morales.

Sin embargo, muchas veces la ley, por sí
misma, no puede alcanzar las metas que se plantea, siendo campañas de
“concientización”, desarrollos tecnológicos o simplemente el cambio espontáneo
de mentalidad de la sociedad, las que “hacen el trabajo”.

Dentro de los casos de normas que no
pueden revertir la realidad, tenemos normas que buscan prohibir actividades que
son ampliamente difundidas y “queridas” por la población, como el consumo de
droga, alcohol, comida chatarra, pornografía o prostitución. Existe bastante
evidencia empírica acerca de reducciones limitadas o inexistentes en el consumo
que van aparejadas a incrementos en otros delitos relacionados.

Otro grupo es el de las normas que buscan
implementar medidas de escala doméstica, como las
prohibiciones
de usar celulares
en los colegios. Mañana sacarán normas que prohíban
“responderle a tus mayores”. De hecho, me recuerda de alguna manera la
norma
en China que prohíbe escupir en lugares público
. En este grupo también está
la norma que pone una
multa
de S/. 760 soles por subir borracho a un bus
. Se entiende que un borracho
podría molestar a los pasajeros, pero no se entiende como un borracho en un bus
puede ser más molesto que uno caminando por la calle. Además, un borracho
caminante podría ocasionar accidentes de transito.

Otras buscan lograr con una norma algo
que deberían lograr con mayor control por parte de la policía u otras medidas más
“directas”. Por ejemplo, ¿alguien cree que reduciendo el número de armas o
celulares que una persona puede tener van a reducir la delincuencia? (
aquí
y
aquí).
Los delincuentes tienen una mayor habilidad para conseguir armas o celulares en
el mercado negro que un no-delincuente.

Aquí, algunos ejemplos extremos de normas
o medidas políticas que buscan cambiar la realidad:

Prohíben
inundaciones en Brasil

“El alcalde de la ciudad brasileña de
Aparecida, José Luiz Rodrigues, conocido popularmente como “Zé
Louquinho” (José Loquito) por sus extravagantes iniciativas, ha decidido
presentar una ley para prohibir las inundaciones y otras incidencias climáticas
en el municipio”. (
Aquí).

Crean
Vice-Ministerio de la Suprema Felicidad en Venezuela

“”No han pasado 24 horas desde la
creación del “Viceministerio para la Suprema Felicidad Social del Pueblo” y ya
me siento feliz :) ”". (
Aquí).

***

 Muchas veces pensamos que podemos cambiar
la realidad por medio de normas. Lo cierto es que la sociedad es mucho más que
el Derecho y la regulación. Muchas veces, podemos hacer cosas desde nuestra
propia posición. ¿Queremos que haya más igualdad? Entonces donemos dinero o
hagamos trabajo comunitario. ¿Queremos que mejore el tránsito? Manejemos mejor.
¿Queremos menos discriminación? Comencemos por desterrar la discriminación de
nuestras vidas. ¿Queremos que haya más salud? Tengamos hábitos saludables.

¿El Derecho no sirve para nada, entonces?
No he dicho eso, pero también creo que tendemos a sobrevalorar su papel o
incluso -me atrevo a especular- salvar nuestra conciencia, sabiendo que
apoyamos públicamente una medida que supuestamente soluciona todos los
problemas, aunque en verdad el problema está en nosotros mismos y solo puede
ser resuelto con nuestras acciones, individualmente consideradas. Como
profesor, diría “¡qué lindo!, hagan una ley que obligue a mis alumnos a estar
atentos en las clases”. Pero lo cierto es que su nivel de atención depende de
qué tan motivadoras son mis clases y el nivel de empatía que genero con ellos.
Otros factores sin duda dependen de ellos mismos o sus padres, pero lo que a mi
me debe interesar en primer lugar es mi propia responsabilidad en asegurar su
interés.

Ser responsables y maduros -como
sociedad- significa asumir las consecuencias de nuestras propias acciones.
Delegar esa responsabilidad a las leyes, es todo lo contrario. Como en el
cuento del comienzo, busquemos soluciones donde realmente están, no donde es
más fácil encontrarlas.

@osumar

COMENTARIOS

  • 1
  • 05.02.2014
  • 07:51:17 hs
GR

Estimado Santiago, lo que puedo sacar de lo escrito por Oscar (seguro pueden existir otros interpretaciones) es que cuando una sociedad presenta fallas pronunciadas (como por ejemplo la nuestra) el problema no está necesariamente en la falta de “leyes” o “regulaciones”; sino en los incentivos o desincentivos que los ciudadanos de dicha sociedad tienen (tenemos) para desenvolverse dentro de ésta. Obviamente no generalizo el tema porque seguramente existirán espacios donde sí se hace necesario contar con una norma determinada.

Salu2

  • 2
  • 05.02.2014
  • 08:26:38 hs
Gonzalo R. Moya V.

Gracias por el link de NarrativaBreve.com, desconocía su existencia pero ahora he agregado el URL a mi lista de favoritos. A propósito, la universidad donde usted enseña publicó hace algunos años “La fábrica de la ficción”, libro de cuentos editado por el Prof. José Güich que incluye uno mío (“El poema secreto”).

Sobre la noticia de Peru21 “Presentan proyecto de ley que prohíbe uso de celulares en horario de clases”, el problema está en que la ley puede contradecir lo establecido en el reglamento interno de una institución y en ese caso, según la pirámide de Kelsen, predomina lo que sostiene la ley, restándole autoridad a la institución.

Así, un colegio no podrá suspender a un alumno por reincidir en el uso de dispositivos móviles porque la ley dice que a la segunda es solo una sanción económica. Del mismo modo, a la tercera el colegio no podrá suspender al alumno por más de tres días porque la ley menciona que ese es el máximo periodo de castigo por dicha falta. En otras palabras, la ley podría terminar ablandando las sanciones de los colegios más severos, dado su nivel jerárquico sobre sus estatutos de conducta.

Cambiando más o menos de tema, ¿sería buena idea implementar en los colegios la modalidad de que los padres puedan cambiar días de suspensión a sus hijos por pagos a la Apafa? Sería análogo al sistema de fianzas en que viven los adultos, reemplazando “tiempo dentro de la cárcel” por “tiempo fuera del colegio”. Así, los alumnos aprenderían desde pequeños que la gente con dinero se saldrá siempre con la suya. (Es broma).

  • 3
  • 05.02.2014
  • 09:23:10 hs
Marco Antonio

Así es Oscar, muchos creen que las leyes solucionan todos los problemas. Por ejemplo, la repartición de cupos por géneros en las listas de postulantes al Congreso. Si uno analiza el trabajo de las congresistas, resulta tan pobre como el de sus pares hombres. Peor por ser mujeres tienen asegurado el puesto.
Trabajé en el BCRP y la SBS. Simplemente no vi discriminación de género. es más, hubo un tiempo en que buena parte de funcionarios en el Instituto Emisor eran mujeres. Ejemplo a seguir.

Para evitar la discriminación de la mujer lo mejor será permitirle el acceso a iguales oportunidades de educación que los hombres. Empezando por cambiar este “chip” en las familias peruanas.

  • 4
  • 04.02.2014
  • 08:51:40 hs
Santiago

Estimado Oscar:

Para ponerlo en términos del cuento, el problema es que tu solución al problema anterior es simplemente no buscar las llaves con la esperanza de que solitas aparecerán. No tienes certeza alguna que ese sea el caso, ni cuánto tiempo pasará, y mientras tanto tu llave seguirá perdida porque no haces ningún esfuerzo por buscarla (avance espontáneo). Pensarías igual si fueras tú a quién se le ha perdido la llave? Lo dudo mucho.
Saludos,
S

  • 5
  • 04.02.2014
  • 09:42:14 hs
Gianfranco Mejía

Estimado Óscar, interesante post. Lamentablemente, no sólo en el Perú sino que también en muchos otros países, se le otorgan poderes casi mágicos a las leyes, cuando en realidad muchas de ellas sólo quedan en declaraciones bienintencionadas que no cumplen sus objetivos.
Algo que debe tenerse muy en cuenta al elaborar una regulación es determinar claramente cuáles son sus objetivos y si la autoridad va a estar en la capacidad de hacerlos cumplir, puesto que de lo contrario es mejor no regular y buscar otras alternativas de solución.
Ojo, con esto no estoy diciendo que no se deba hacer nada (y en eso coincido contigo) sino que deben analizarse los incentivos que generará la futura regulación y determinar si en vez de emitir una nueva normativa, quizá sea mejor derogar alguna o modificar el contenido de otra, puesto que así quizá se puedan lograr los objetivos que se desean lograr.

  • 6
  • 04.02.2014
  • 09:58:33 hs
Santiago

Oscar,

No tengo idea de lo que hagas en tu vida privada. En este blog lo que has hecho es:
1. Identificar un problema
2. Descalificar soluciones al agruparlas en 3 categorías y ridiculizarlas con un ejemplo caricaturesco.
3. Proponer que la sociedad, de forma espontánea, sabrá resolver esto. Y al decir avance, recalcas el hecho que no estamos en una situación ideal.

Me parece muy loable que en tu vida privada trates por igual a hombres y mujeres, pero al suponer que la sociedad imitará tu proceder en un futuro lo que estás haciendo, como alguien ya mencionó antes y no respondiste, es defender un argumento profundamente conservador (aunque te niegues a creerlo)

Saludos

  • 7
  • 05.02.2014
  • 04:48:26 hs
José Marcelo

Estimado Oscar, la formación positivista de los abogados, y de quienes pretenden serlo, forma una tendencia a creer que regular más aspectos de la vida de los ciudadanos es mejor, independiente de la finalidad de los incentivos que las normas crean, que van desde temas econòmicos hasta de caracter moral, como el matrimonio de personas del mismo sexo, independiente de la posición que tengamos.

Emitir una norma es barato a comparación del seguimiento del cumplimiento de ésta y la posible creación de nuevas normas que reglamenten su ejecución, hasta que nuestros hacedores de políticas entiendan eso, seguiremos teniendo una hiperinflaciòn legal en todos los aspectos de nuestras vidas.

DEJE SU COMENTARIO

La finalidad de este servicio es sumar valor a las noticias y establecer un contacto más fluido con nuestros lectores. Los comentarios deben acotarse al tema de discusión. Se apreciará la brevedad y claridad.


No se lee? Cambie el texto.


TODOS los blogs


Portafolio Global

BlackRock

Menos face más book

Rafael Zavala Batlle

Visiones para el desarrollo

CAF –Banco de Desarrollo de América Latina

Te lo cuento fácil

Alumnos de la Universidad del Pacífico

Más allá del efectivo

Felipe Rincón

Mujer, ejecutiva y trasgresora

Zendy Manzaneda Cipriani

Revolución digital

Pablo Bermudez

Economía desde el campus

Grupo Económica

Síntesis legislativa

José Ignacio Beteta Bazán

La parábola del mudo

Javier Dávila Quevedo

Arturo Goga

Arturo Goga

Sumando Valores

Superintendencia del Mercado de Valores

@infraestructura

Rosselló Abogados

Minería 2021

Instituto de Ingenieros de Minas del Perú (IIMP)

Conciencia Corporativa

Silvia Noriega

Agenda Legal

Estudio Echecopar

Perspectiva Forestal

Comité Forestal SNI y Comité de Madera e Industria de la Madera ADEX

Pensando laboralmente

César Puntriano

Auditoria del Siglo 21

Karla Barreto

Economía conductual

Bertrand Regader

Cultura financiera

Walter Eyzaguirre

Triple enfoque

Cecilia

Gestiona tus Finanzas

Giovanna Prialé Reyes

Corrupción bajo la lupa

Eduardo Herrera Velarde

Pablo O'Brien

Pablo O'Brien

El cine es un espejo

Raúl Ortiz Mory

Ruarte's - Washington Capital

R. Washington Lopez

Atalaya Económica

Manuel Romero Caro

Terapia de Pareja

Luciana Olivares

Próspero Perú

Gladys Triveño

Herejías Económicas

Germán Alarco

Inversión e Infraestructura

Director FRI-ESAN Sergio Bravo Orellana

Blog Universitario

Blog Universitario

Juegomaniáticos

Juan Pablo Robles

Gestión del Talento

Ricardo Alania Vera

Tacos Fuertes

Ana Romero

Millennials

Pamela Romero Wilson

Reglas de Juego

PIERINO STUCCHI

Humor S.A.

Jaime Herrera

Bitácora bursátil.

Equipo de Análisis de Intéligo SAB

Vivir Seguro

Asociación Peruana de Empresas de Seguros

El deporte de hacer negocios

Luis Carrillo Pinto

Zona de Intercambio

Julio Guadalupe

Innovar o ser cambiado

Andy Garcia Peña

Economía aplicada

Juan Mendoza

El Vino de la Semana

José Bracamonte

Carpeta Gerencial

IE Business School

Desafíos para el progreso

Banco Interamericano de Desarrollo

Innovación y Emprendimiento Tecnológico

Franklin Marcelo, CEO de Interfono

Diálogo a fondo

Fondo Monetario Internacional

Predio legal

Martín Mejorada

e-strategia

José Kusunoki Gutiérrez

Vinos, piscos y mucho más

Sommelier Giovanni Bisso

Evidencia para la gestión

Videnza Consultores

Palabra de Gestión

Julio Lira Segura

Impacto ambiental

Lorenzo de la Puente

Inversiones Globales

Carlos Palomino Selem

Moda Inc.

Daniel Trelles

Divina Ejecutiva

Fiorella

Menú Legal

Oscar Sumar

Analizando tus inversiones

Diego Alonso Ruiz

Reformas incompletas

Instituto Peruano de Economía

Empresa&Familia

Pablo Domínguez

Hoy sí atiendo provincias

Félix Villanueva - Aurum Consultoría y Mercado

Smart money

Luis Ramírez

Consumer Psyco

Cristina Quiñones

Gestión de servicios

Otto Regalado Pezúa

Marketing 20/20

Michael Penny

Mercados&Retail

Percy Vigil Vidal

CAFÉ TAIPÁ

Milton Vela

Anuncias, luego existes

Alexander Chiu Werner

Marcas & Mentes

Lizardo Vargas Bianchi

Riesgos Financieros

Gregorio Belaunde

Economía para todos

Carlos Parodi

De regreso a lo básico

Paúl Lira Briceño