Menú Legal

Oscar Sumar

Peligros andantes

Ya me he pronunciado en otras ocasiones acerca de los efectos imprevistos que algunas normas pueden ocasionar. En esta ocasión, lo vuelvo hacer, porque el Congreso parece no entender que imponer una prohibición tiene efectos que a veces es difícil prever, pero no por eso menos reales. En este caso, nos referiremos a la prohibición que se ha instaurado a que las personas en “estado de ebriedad” puedan subir al transporte público. 

peligros

De acuerdo a una norma aprobada el 3 de febrero, ahora cualquier persona en estado de ebriedad que suba a un transporte público será multada con S/. 760. Se puede entender la “racionalidad” de la norma. Una persona en estado de ebriedad en un bus, es una molestia y un potencial peligro para los otros pasajeros. Sin embargo, un ebrio caminando por la calle representa un peligro mayor.

Aunque parezca extraño y sea “contra-intuitivo”, es muy probable que una persona ebria caminando tenga las mismas probabilidades de causar accidentes de tránsito y muertes que una persona manejando un automóvil en estado de ebriedad.  Tomen esta noticia de US News, titulada “No maneje ebrio, pero caminar ebrio puede ser tan peligroso como manejar ebrio”, donde muestran estadística que señala que desde 2002, si bien las fatalidades por accidentes automovilísticos han disminuido, los números para personas de a pie han aumentado en 3%, en el mismo período. Según el mismo reporte, para 2011, un tercio de esas víctimas tenía niveles de alcohol en la sangre superiores a los límites legales para conducir.

De acuerdo a un reporte auspiciado por la WHO, “El único estudio controlado hecho hasta el momento para fatalidades entre personas de a pie (Haddon et al., 1960) mostró que 47 por ciento de los muertos tenían niveles de alcohol de 50 mg/ 100 ml o mayor, una proporción mucho mayor que en el grupo de personas de a pie que no estuvieron involucradas en accidentes. El grupo de personas de a pie que fueron fatalmente heridas que fueron incluidas en el estudio consistía principalmente en un grupo de mediana edad que había estado bebiendo mucho” (el estudio completo, aquí).

Lo ideal, entonces, sería que las personas que han tomado o utilicen el transporte público (bajo sanciones por molestar a otros pasajeros) o se quedaran (hasta a dormir) en los locales donde han empezado a tomar. Esta salida, lamentablemente, tampoco parece agradar a nuestros representantes –en este caso, municipales. Existe en Perú el “Plan Zanahoria” que expulsa a los ebrios de los locales donde están tomando. Todo para que no molesten a los vecinos o hagan escándalo o tomen más. No se dan cuenta, nuevamente, que están lanzando bombas de tiempo a las calles.

Al igual que en el caso de las multas por subir al transporte público, nuestros aficionados reguladores no se dan cuenta de algo evidente: cuando uno prohíbe algo, existe un “efecto de sustitución” que puede tener resultados peores. En el caso del Plan Zanahoria, como he explicado y sustentado aquí, lo que se logra es que las personas tomen más rápido (con mayores grados de intoxicación), manejen más o consuman drogas; empeorando la situación respecto a lo que intentaban disminuir. Para el caso que nos ocupa, estas personas saldrán a la calle, donde ya no podrán usar el transporte público, sino que caminarán o usarán sus autos, conductas que son –presumiblemente- igual de peligrosas.

¿Qué salidas podrían haber? Si se quieren poner creativos, más que el “amigo elegido” (que, creo, no resultó), el Estado podrían proporcionar transporte en las afueras de los bares o discotecas. Eso en lugar de poner a patrulleros para que les saquen coimas a los ebrios. Otra, claramente, es derogar las normas que hemos comentado. Estos casos hacen dudar acerca de si realmente necesitamos “representantes electos” que legislen o más bien un grupo de expertos en regulación.

@osumar

COMENTARIOS

  • 1
  • 27.02.2014
  • 02:55:11 hs
Danny

Estimado, la solución puede ser mas sencilla de lo que propones, simplemente HAY QUE DEJAR DE CONSUMIR LICOR y con ello solucionamos el problema, según te he leído en anteriores ocasiones las soluciones que propones van por el hecho de continuar con la misma conducta que como bien lo dices es una bomba de tiempo, en cualquier momento una persona que no tiene control total de sus sentidos puede ocasionar una serie de catástrofes, y de esto los periódicos dan cuenta ilimitada todos los días, mejor cortemos el mal de raíz, dejemos de consumir alcohol y asunto solucionado.

    • 2
    • 27.02.2014
    • 03:37:00 hs
    osumar

    Lamentablemente, Danny, eso es tan realista como decir que no debería de haber autos para que no hayan accidentes de transito.

    Saludos,

    Oscar.

  • 3
  • 27.02.2014
  • 04:34:54 hs
Gonzalo R. Moya V.

Señor Sumar,

Sobre su última oración, pienso que el Congreso debe estar conformado justamente por “expertos en regulación”. Lamentablemente, la verdadera función de los congresistas no es de dominio popular, pues incluso los postulantes al Congreso en sus discursos listan las obras que se proponen ejecutar si son elegidos, desconociendo que como Poder Legislativo se encargan solamente de crear, modificar y derogar leyes. Lo que es peor, hay gente que decide su voto por el candidato que promete más obras (!), aunque la mayoría simplemente vota por un partido en general, el que suele coincidir con el partido de su candidato predilecto a la presidencia.

  • 4
  • 27.02.2014
  • 06:16:38 hs
Gonzalo R. Moya V.

Sobre la Ley Zanahoria, recién leo su artículo en El Cristal Roto donde la crítica (“La Hora (in)Segura”). Quiero enfocar mi comentario en el segundo de sus tres argumentos (la sustitución inter-temporal del consumo de alcohol), pues el tercero (que la gente tiene más probabilidad de accidentarse mientras más ebria esté) es evidente y no es más que la consecuencia del segundo, y el primero (el que haya un rezago entre el momento en que el alcohol es ingerido y aquel en que este surte efecto) no constituye un argumento válido para oponerse a la prohibición de la venta de licores después de cierta hora.

Los fragmentos que cita son de un ensayo de Boyes y Faith sobre el impacto de prohibir la venta de bebidas alcohólicas en eventos deportivos. Ciertamente, si no venden trago en el estadio, la gente toma antes de ir para llegar mareada (i.e. “empilarse”). La sustitución inter-temporal en el consumo de alcohol es evidente en este caso (y se refuerza justamente de la existencia del rezago que hay hasta que surte efecto). Sin embargo, la validez del argumento no se traslada para oponerse a la prohibición de la venta de licores después de cierta hora.

Tomemos las horas que señala en su artículo (“3 am si eres una discoteca o bar y 11 pm si eres una bodega o grifo”): Para el caso de las bodegas o grifos, antes que una sustitución inter-temporal en el consumo de alcohol, se debería esperar que haya una acumulación (i.e. “stockeo”) en la gente previsora. Solo aquellos que subestimaron el total de su consumo alcohólico futuro se verán perjudicados, pues para cuando identifiquen su mal cálculo será demasiado tarde. Sin embargo, es probable que esta gente ya esté más mareada de lo que crea y sea el mismo efecto del alcohol el que le genere la ilusión de que necesita más cuando no es así. Para el caso de discotecas o bares, las 3 am dista lo suficiente de su hora de apertura como para no ser restrictivo.

Por las razones expuestas, la Ley Zanahoria es una buena regulación que, incluso tomando en cuenta las externalidades y consecuencias no-intencionadas que genera, resulta en beneficios sociales netos positivos.

  • 5
  • 28.02.2014
  • 01:56:52 hs
XABIER ETXEBELSEA ZUBEROGOITIA

HACE YA ALGUN TIEMPO, LAS NOTICIAS TRAJERON A CUENTO, LO SUCEDIDO CON EL BORRACHO, QUE APOSTO QUE PODIA CORRER A MAYOR VELOCIDAD QUE UN TREN. EL RESULTADO FUE DESASTROSO, AQUEL BORRACHO NUNCA VOLVIO A APOSTAR.

NO TENGO DATOS CONTRASTADOS, SOBRE RESULTADOS DE LEY ZANAHORIA. PERO CONSUMO DE ALCOHOL, ES SOLO UN LADO DEL ASUNTO. DE HECHO, PUEDEN DETENER A UN SUJETO POR CONDUCCION TEMERARIA, APLICAR CONTROL DE ALCOHOL Y NO OBTENER RESULTADOS, YA QUE DICHO SUJETO, NO TIENE ALCOHOL EN LA SANGRE…. TIENE OTRAS SUSTANCIAS, QUE LA MAQUINITA, NI DETECTA, NI CONOCE.

EL CONSUMO DE DROGAS, ESTIMULANTES Y PASTILLAS, FORMA PARTE DEL COCKTAIL, SE SIRVEN CON ALCOHOL O SIN ALCOHOL. EL QUE CONOZCA LA NOCHE, SABE DE LA CANCION QUE DICE: “AL QUE LE GUSTA, QUE LO PRUEBE. AL QUE NO, QUE LO PRUEBE”.

TAXIS A LAS SALIDAS DE DISCOTECAS, TRANSPORTARIAN “CLIENTES”, PERO EL CONSUMO DE ALCOHOL Y DROGAS, CONTINUARA SIN DESCANSO. PARECIERA QUE CONSUMO RESPONSABLE, NO SOLO ESTA VINCULADO AL USO DE TAXIS.

LO DICHO, ERASE UN BORRACHO, QUE EN SU NEBULOSA PENSO QUE PODIA CORRER A MAYOR VELOCIDAD QUE UN TREN.

  • 6
  • 28.02.2014
  • 12:21:35 hs
Walter

Oscar:

Sólo un comentario: De la lectura, se entiende que la prohibición es una Ley del Congreso, pero tu enlace indica que es una ordenanza municipal, al igual que la Ley Zanahoria.

Entonces, la crítica debería dirigirse al Portal de Escribanos antes que a la Plaza Bolivar.

Un abrazo.

    • 7
    • 28.02.2014
    • 12:32:21 hs
    osumar

    Tienes razon Walter, fue un lapsus; gracias por anotarlo.

    Gonzalo: gracias por tus valiosos aportes.

    Un abrazo,

    Oscar

  • 8
  • 28.02.2014
  • 01:58:01 hs
Maluvi

No puedo creerlo! Todo el sustento del artículo, al adjudicar la responsabilidad erróneamente (nos es Ley es Ordenanza y por lo tanto, no son los legisladores sino los GMunicipales los causantes) queda sin el fondo del comentario. Debería rectificar señor.

    • 9
    • 28.02.2014
    • 03:45:28 hs
    osumar

    Ya lo rectifiqué. He hecho un comentario extenso sobre esa norma (que he citado aqui) y ahi menciono en detalle que es una ordenanza. Es un error sin relevancia decir que es una “ley”. Igual, esa ordenanza tiene rango de ley, solo no es “ley” en el sentido formal.

    Saludos,

    Oscar

  • 10
  • 03.03.2014
  • 11:46:11 hs
jeffrey

Estimado Dr,

La intoxicacion publica (public intoxicacion) esta prohibida en muchas ciudades del mundo, en esos lugares la policia tiene la potestad de arrestar al intoxicado, y en algunas ciudades de USA tiene pena o multa. Las personas ebrias son una molestia, y si te toca un “faltoso” ( que abundan) te pueden malograr el dia, y si eres mujer, mucho peor. Y si es “faltoso” violento, podria tener peores consecuencias. Una persona ebria en la calle es un peligro latente, en el transporte publico en una bomba de tiempo. Asi que si tomas hasta el limite de perder el equilibrio, no puedes utilizar transporte publico. Esta regla la ejecutan las aerolineas y las empresas de transporte inter regional desde hace tiempo. No es prohibir, si no mas bien proteger los derechos de los demas ciudadanos que no estan ebrios.

    • 11
    • 03.03.2014
    • 11:56:04 hs
    osumar

    Jeffrey, gracias por tu comentario. Por eso digo que si entiendo la racionalidad del tema, sin embargo creo que es contraproducente. No creo que sea lo mismo prohibir a alguien viajar ebrio en un avion o bus que prohibirle usar el transporte publico “urbano”. Son casos diferentes. Admitiendo que la persona ebria puede causar “molestias” en un bus, no necesariamente prohibirle subir al bus es menos gravoso para la sociedad, pues el mismo ebrio ahora va a manejar un auto o caminar. Esa es la idea.

    Saludos,

    Oscar

DEJE SU COMENTARIO

La finalidad de este servicio es sumar valor a las noticias y establecer un contacto más fluido con nuestros lectores. Los comentarios deben acotarse al tema de discusión. Se apreciará la brevedad y claridad.


No se lee? Cambie el texto.


TODOS los blogs


Portafolio Global

BlackRock

Menos face más book

Rafael Zavala Batlle

Visiones para el desarrollo

CAF –Banco de Desarrollo de América Latina

Te lo cuento fácil

Alumnos de la Universidad del Pacífico

Más allá del efectivo

Felipe Rincón

Mujer, ejecutiva y trasgresora

Zendy Manzaneda Cipriani

Revolución digital

Pablo Bermudez

Economía desde el campus

Grupo Económica

Síntesis legislativa

José Ignacio Beteta Bazán

La parábola del mudo

Javier Dávila Quevedo

Arturo Goga

Arturo Goga

Sumando Valores

Superintendencia del Mercado de Valores

@infraestructura

Rosselló Abogados

Minería 2021

Instituto de Ingenieros de Minas del Perú (IIMP)

Conciencia Corporativa

Silvia Noriega

Agenda Legal

Estudio Echecopar

Perspectiva Forestal

Comité Forestal SNI y Comité de Madera e Industria de la Madera ADEX

Pensando laboralmente

César Puntriano

Auditoria del Siglo 21

Karla Barreto

Economía conductual

Bertrand Regader

Cultura financiera

Walter Eyzaguirre

Triple enfoque

Cecilia

Gestiona tus Finanzas

Giovanna Prialé Reyes

Corrupción bajo la lupa

Eduardo Herrera Velarde

Pablo O'Brien

Pablo O'Brien

El cine es un espejo

Raúl Ortiz Mory

Ruarte's - Washington Capital

R. Washington Lopez

Atalaya Económica

Manuel Romero Caro

Terapia de Pareja

Luciana Olivares

Próspero Perú

Gladys Triveño

Herejías Económicas

Germán Alarco

Inversión e Infraestructura

Director FRI-ESAN Sergio Bravo Orellana

Blog Universitario

Blog Universitario

Juegomaniáticos

Juan Pablo Robles

Gestión del Talento

Ricardo Alania Vera

Tacos Fuertes

Ana Romero

Millennials

Pamela Romero Wilson

Reglas de Juego

PIERINO STUCCHI

Humor S.A.

Jaime Herrera

Bitácora bursátil.

Equipo de Análisis de Intéligo SAB

Vivir Seguro

Asociación Peruana de Empresas de Seguros

El deporte de hacer negocios

Luis Carrillo Pinto

Zona de Intercambio

Julio Guadalupe

Innovar o ser cambiado

Andy Garcia Peña

Economía aplicada

Juan Mendoza

El Vino de la Semana

José Bracamonte

Carpeta Gerencial

IE Business School

Desafíos para el progreso

Banco Interamericano de Desarrollo

Innovación y Emprendimiento Tecnológico

Franklin Marcelo, CEO de Interfono

Diálogo a fondo

Fondo Monetario Internacional

Predio legal

Martín Mejorada

e-strategia

José Kusunoki Gutiérrez

Vinos, piscos y mucho más

Sommelier Giovanni Bisso

Evidencia para la gestión

Videnza Consultores

Palabra de Gestión

Julio Lira Segura

Impacto ambiental

Lorenzo de la Puente

Inversiones Globales

Carlos Palomino Selem

Moda Inc.

Daniel Trelles

Divina Ejecutiva

Fiorella

Menú Legal

Oscar Sumar

Analizando tus inversiones

Diego Alonso Ruiz

Reformas incompletas

Instituto Peruano de Economía

Empresa&Familia

Pablo Domínguez

Hoy sí atiendo provincias

Félix Villanueva - Aurum Consultoría y Mercado

Smart money

Luis Ramírez

Consumer Psyco

Cristina Quiñones

Gestión de servicios

Otto Regalado Pezúa

Marketing 20/20

Michael Penny

Mercados&Retail

Percy Vigil Vidal

CAFÉ TAIPÁ

Milton Vela

Anuncias, luego existes

Alexander Chiu Werner

Marcas & Mentes

Lizardo Vargas Bianchi

Riesgos Financieros

Gregorio Belaunde

Economía para todos

Carlos Parodi

De regreso a lo básico

Paúl Lira Briceño