Menú Legal

Oscar Sumar

Calidad regulatoria y simplificación administrativa: algunas recomendaciones

Hace pocos días, el Poder Ejecutivo ha emitido un Decreto Legislativo sobre simplificación administrativa. Este Decreto incluye unas normas acerca de calidad regulatoria (RIA o análisis de impacto regulatorio) aplicable a normas que instauran procedimientos -con rango inferior a la ley. Este Decreto se inscribe dentro de una política más grande del Poder Ejecutivo para, por un lado, lograr mayor simplificación administrativa; y, por otro, adscribirse a las recomendaciones de la OCDE. Tengo algunas recomendaciones en la aplicación de programas de calidad regulatoria:

examen_animales_zpsd8d00ec9

(i) En el caso del presente Decreto, se está creando una especie de último filtro para revisar las normas emitidas por otras entidades. Sin perjuicio de la conveniencia de ese “último filtro”, el análisis de calidad regulatoria -idealmente- es bastante más completo y se inicia desde antes de haber pensado en un proyecto de norma específico. Es común el error de pensar que el examen de calidad regulatoria se hace sobre un proyecto de ley. En realidad, para surtir efectos más allá de la censura de determinados proyectos, debe realizarse antes de contar con una alternativa específica. Y esto no es un capricho, sino que las ventajas de una propuesta (o sus costos) se deben medir en términos relativos, no absolutos. Es decir, una propuesta solo es “buena” o “mala” si es comparada con sus alternativas. Entonces, luego de identificar un problema, se debe pensar en todas las posibles alternativas de solución y luego compararlas entre ellas. En ese sentido, “La capacidad para usar el RIA como fue originalmente pensado está plagado por un problema fundamental: el análisis normalmente se realiza una vez que la decisión sobre qué política seguir ya ha sido tomada”. (CARRIGAN, Christopher. “What´s Wrong with the Back of the Envelope? A Call for Simple (and Timely) Benefit-Cost Analysis”. The Washington University Regulatory Studies Center. Working Paper. 2014. p. 8). Adicionalmente, una política comprehensiva de calidad regulatoria incluiría una consulta previa a los ciudadanos y un análisis ex post de la regulación.

(ii) Otro error común es confundir el análisis costo beneficio con temas meramente presupuestarios o redistributivos. El costo de una norma no es el costo directo al Estado o ni si quiera al ciudadano. El costo relevante en términos económicos es el costo de oportunidad. En el caso de un procedimiento solicitado por el Estado, es muy complicado medir el beneficio económico. Habitualmente, el beneficio se calcula en función a la reducción del precio de un bien. Pero los procedimientos estatales no tienen “precio”, propiamente. En ese sentido, muchas veces se medirá más la “razonabilidad” del procedimiento, en el sentido en que no parezca ser una carga desmesurada para el ciudadano y tenga una utilidad tangible para la administración. En base a esto, se ha dicho que: “Consideramos que en la aplicación convencional del ACB a las normas, se está tratando de aplicar a todos los proyectos de ley una metodología que sirve para la evaluación de proyectos de inversión donde claramente existe la posibilidad de proyectar la rentabilidad de los mismos en términos económicos. Sin embargo, hay proyectos que podrán contener materia económica y, por tanto, medirse cuantitativamente, pero otros en que solo se podrá realizar un análisis cualitativo, donde las transferencias equivalentes sí son relevantes porque están afectando a personas y grupos de interés diferentes o a personas con mejor derecho que otras. Es decir, a nivel normativo, debido a que lo que se regulan son conductas de personas en la sociedad, no se pueden convertir todos los efectos importantes en costos y beneficios y, en muchos casos, no se justifica invertir recursos cuantiosos en análisis que no agregan más argumentos a los tomadores de decisiones en el Congreso. Por ello, el énfasis de la presente guía es identificar todos los efectos relevantes de modo que se faciliten las decisiones de aprobar, rechazar o adecuar propuestas normativas y, así, determinar si una norma es viable o no, sustentados en las ventajas y desventajas que estos efectos produzcan”. (GUERRA-GARCÍA, Gustavo y Greta JÁUREGUI. Guía para la evaluación de proyectos de ley. Lima: Transparencia y USAID. 2008. p. 16.). Por tanto, se recomienda que más que un análisis económico, se emprenda un análisis pragmático que se adapte a las circunstancias de cada proyecto. El análisis de calidad debe tender a que la regulación sea racional, no necesariamente a que sea eficiente.

(iii) En el mismo sentido de lo anterior, el análisis de calidad regulatoria no puede ser pensado como una plantilla, sino como un proceso casi artístico donde el analista de la regulación debe pensar en la mejor herramienta dependiendo de la norma o la etapa del proceso que tenga en frente. “Cualquier análisis que se haga tendrá que usar una variedad de criterios derivados de la experiencia del artesano, incluyendo las especiales características del problema, la calidad de la data, las limitaciones de las herramientas disponibles y los requerimientos de la audiencia. Solo un examen detallado de los componentes de la tarea del analista –actuando como artesano- ayuda al productor o usuario del análisis elegir un curso razonable entre la sugerida perfección que termina no siendo útil y la anarquía metodológica”. (MAJONE, Giandomenico. Evidence, Argument & Persuation in the Policy Process. New Haven: Yale University Press. 1989. pp. 44-45). Circunscribir el análisis calidad al ACB (análisis costo-beneficio), es una medida que no necesariamente va a ser cumplida y no necesariamente por la calidad de los futuros expertos, sino porque se está eligiendo una herramienta antes de conocer el material o el producto al que se quiere llegar. “No hay fórmulas fáciles, no hay atajos, ni índices simples de corrección en (…) regulación. La búsqueda de una regla de decisión facilista –que imponga al regulador el requerimiento de realizar un análisis que sea sobre-cuantitativo y restrictivo- en la práctica absolverá a los reguladores de responsabilidad en lugar de forzarlos a tomar decisiones difíciles. Lo que puede ser expresado en el análisis costo-beneficio es solo una pequeña parte del panorama” (ASHFORD, Nicholas. “Alternatives to Cost-Benefit Analysis in Regulatory Decisions”. MIT. En: Annuals of the New York Academy of Science. 1981. p. 130.).

(iv) Finalmente, hay que cuidar el riesgo de politización del ACB. Si bien esta herramienta muchas veces se ha entendido como neutral, lo cierto es que tiene un sesgo anti-regulación (DRIESEN, David. “Is Cost-Benefit Analysis Neutral?”). Esto, sumado al “riesgo del expertise” (VERMEULE, Adrian. The Constitution of Risk. Massachusetts: Harvard University Press. 2013.) puede hacer que una comisión de personas que piensen básicamente igual, tengan un sesgo económico y anti-regulación terminen desapareciendo trámites que -si fueran vistos de manera más objetiva o multidimensional- quizá serían considerados necesarios en la administración pública.

Hay que aplaudir los pasos que se están dando en términos de mejora de calidad regulatoria; pero no hay que perder de vista los demás temas en los que se puede mejorar.

COMENTARIOS

  • 1
  • 12.01.2017
  • 04:22:06 hs
Rafael Olaechea

Me sorprende gratamente tu articulo especialmente tu valioso punto IV.

  • 2
  • 13.01.2017
  • 11:10:55 hs
Gianfranco Mejía

Muy buen post Òscar. A pesar de ser una medida interesante, siempre hay aspectos por mejorar. Hay que estar atentos al reglamento de la norma y a su aplicación.

    • 3
    • 13.01.2017
    • 11:16:22 hs
    osumar

    Muchas gracias Gianfranco. Siendo tú un conocedor del tema tu aporte se valora especialmente.

    Un abrazo,

    Oscar

  • 4
  • 13.01.2017
  • 01:12:29 hs
Miguel Angel

Me parece estupendo el artículo. Lo compartiré. Aprovecho la oportunidad para comentar que la aplicación de la norma será una tarea ardua para los Ministerios. Por poner un ejemplo: Unos días después de la entrada en vigencia del DL1310, se modificó el Reglamento Nacional de Licencias de Conducir. Es verdad que esta modificación suprimió requisitos (como la secundaria completa para la obtención de licencias de conducir). Aun cuando el propósito del DL1310 es la identificación y reducción de requisitos o procedimientos “innecesarios, injustificados o no adecuados a la LPAG o a normas con rangos de ley”, en principio el RIA debe ser neutral y someterse a él también las normas que supriman requisitos. Es por ello que, estando vigente el DL1310 desde el 31.12.16, en mi opinión, la supresión del requisito “secundaria completa” no habría entrado en vigencia. Por supuesto que, la misma consecuencia y, con mayor razón, se aplica para las normas que establezcan nuevos requisitos y procedimientos, que fue -aparentemente- el objetivo subyacente de la norma. Es por eso que resulta sorprendente ver que la vorágine regulatoria ha parado un poco. No se han emitido más decretos supremos que establezcan requisitos o procedimientos, salvo el ya mencionado y el de los requisitos para migrantes venezolanos.

DEJE SU COMENTARIO

La finalidad de este servicio es sumar valor a las noticias y establecer un contacto más fluido con nuestros lectores. Los comentarios deben acotarse al tema de discusión. Se apreciará la brevedad y claridad.


No se lee? Cambie el texto.


TODOS los blogs


Menos face más book

Rafael Zavala Batlle

Visiones para el desarrollo

CAF –Banco de Desarrollo de América Latina

Te lo cuento fácil

Alumnos de la Universidad del Pacífico

Más allá del efectivo

Felipe Rincón

Mujer, ejecutiva y trasgresora

Zendy Manzaneda Cipriani

Revolución digital

Pablo Bermudez

Economía desde el campus

Grupo Económica

Síntesis legislativa

José Ignacio Beteta Bazán

La parábola del mudo

Javier Dávila Quevedo

Arturo Goga

Arturo Goga

Sumando Valores

Superintendencia del Mercado de Valores

@infraestructura

Rosselló Abogados

Minería 2021

Instituto de Ingenieros de Minas del Perú (IIMP)

Conciencia Corporativa

Silvia Noriega

Agenda Legal

Estudio Echecopar

Perspectiva Forestal

Comité Forestal SNI y Comité de Madera e Industria de la Madera ADEX

Pensando laboralmente

César Puntriano

Auditoria del Siglo 21

Karla Barreto

Economía conductual

Bertrand Regader

Cultura financiera

Walter Eyzaguirre

Triple enfoque

Cecilia

Gestiona tus Finanzas

Giovanna Prialé Reyes

Corrupción bajo la lupa

Eduardo Herrera Velarde

Pablo O'Brien

Pablo O'Brien

El cine es un espejo

Raúl Ortiz Mory

Ruarte's - Washington Capital

R. Washington Lopez

Atalaya Económica

Manuel Romero Caro

Terapia de Pareja

Luciana Olivares

Próspero Perú

Gladys Triveño

Herejías Económicas

Germán Alarco

Inversión e Infraestructura

Director FRI-ESAN Sergio Bravo Orellana

Blog Universitario

Blog Universitario

Juegomaniáticos

Juan Pablo Robles

Gestión del Talento

Ricardo Alania Vera

Tacos Fuertes

Ana Romero

Millennials

Pamela Romero Wilson

Reglas de Juego

PIERINO STUCCHI

Humor S.A.

Jaime Herrera

Bitácora bursátil.

Equipo de Análisis de Intéligo SAB

Vivir Seguro

Asociación Peruana de Empresas de Seguros

El deporte de hacer negocios

Luis Carrillo Pinto

Zona de Intercambio

Julio Guadalupe

Innovar o ser cambiado

Andy Garcia Peña

Economía aplicada

Juan Mendoza

El Vino de la Semana

José Bracamonte

Carpeta Gerencial

IE Business School

Desafíos para el progreso

Banco Interamericano de Desarrollo

Innovación y Emprendimiento Tecnológico

Franklin Marcelo, CEO de Interfono

Diálogo a fondo

Fondo Monetario Internacional

Predio legal

Martín Mejorada

e-strategia

José Kusunoki Gutiérrez

Vinos, piscos y mucho más

Sommelier Giovanni Bisso

Evidencia para la gestión

Videnza Consultores

Palabra de Gestión

Julio Lira Segura

Impacto ambiental

Lorenzo de la Puente

Inversiones Globales

Carlos Palomino Selem

Moda Inc.

Daniel Trelles

Divina Ejecutiva

Fiorella

Menú Legal

Oscar Sumar

Analizando tus inversiones

Diego Alonso Ruiz

Reformas incompletas

Instituto Peruano de Economía

Empresa&Familia

Pablo Domínguez

Hoy sí atiendo provincias

Félix Villanueva - Aurum Consultoría y Mercado

Smart money

Luis Ramírez

Consumer Psyco

Cristina Quiñones

Gestión de servicios

Otto Regalado Pezúa

Marketing 20/20

Michael Penny

Mercados&Retail

Percy Vigil Vidal

CAFÉ TAIPÁ

Milton Vela

Anuncias, luego existes

Alexander Chiu Werner

Marcas & Mentes

Lizardo Vargas Bianchi

Riesgos Financieros

Gregorio Belaunde

Economía para todos

Carlos Parodi

De regreso a lo básico

Paúl Lira Briceño