Menú Legal

Oscar Sumar

¿Tiene sentido prohibir la “corrupción privada”?

Hace pocos meses se ha aprobado un Decreto Legislativo para sancionar (penalmente) “actos de corrupción privados”. Esto ha sido tomado –generalmente- de forma positiva (al menos conceptualmente, fuera de las críticas técnicas de penalistas), sin embargo desde el punto de vista de regulación económica, cabe preguntarnos si es necesario o conveniente regular la actividad que se ha llamado “corrupción privada”.  Para responder esto, cabe preguntarnos ¿es equivalente la corrupción privada a la pública? Y, más al punto aún, ¿tienen formas equivalentes de lidiar con los incentivos internos?

 

corrupción privada 

Creemos que no, para comenzar, sabemos que las empresas y los estados funcionan de manera bastante distinta cuando se trata de alinear incentivos de principales y agentes. Sabemos, gracias a Coase y su “The Nature of the Firm”, que las empresas cuentan con mejores herramientas para lidiar con “problemas de agencia”. Es decir, las empresas puedan organizarse de tal forma que los incentivos de los dueños (stakeholders), administradores (directores o gerentes) y empleados estén alineados. Es decir, que los incentivos de los trabajadores o administradores no “choquen” con los de los dueños, que al buscar su propio beneficio los trabajadores al mismo tiempo logren el beneficio de la empresa.

Piensen en el caso de un mozo. Si el mozo busca propinas, puede ser en desmedro de la empresa (el dueño del restaurante) porque puede incrementar las raciones a fin de ganar el favor de los comensales. ¿Cómo puede solucionar este problema el dueño del restaurante? Quizá dándole un bono por ganancias del restaurante o quizá limitando (y supervisando) el tamaño de las raciones o quizá haciendo que su sueldo no dependa de propinas. 

En el caso de los funcionarios públicos, esta “alineación de objetivos” es más compleja porque es más difícil definir el producto, el precio, los clientes o los dueños de la “empresa” (que es el Estado). Su manera de lidiar con algo como “corrupción” es volviéndola un delito, que es supervisado por la policía, el Ministerio Público y la contraloría, entre otros.

En el ámbito privado, esa desalineación de objetivos no es habitualmente llamada “corrupción” sino simplemente una falta del trabajador que el empleador debe intentar corregir, haciendo cambios dentro de su propia organización.

Aquí alguien me podría decir “ok pero entonces por qué sancionamos los hurtos dentro de una empresa si igual la empresa podría controlar eso internamente”. Es un buen punto, pero no es correcto. Recibir “prebendas” en el marco de una relación entre dos empresas, es un costo de transacción quizá (o el “costo de hacer negocios” con tal o cual empresa, como se dice coloquialmente). En cambio, un hurto es la negación del mercado mismo.

Fuera de eso, quizá sería igualmente legítimo desregular algunos delitos cometidos en escenarios donde las víctimas están en mejor capacidad de regular la situación que el Estado. Por ejemplo, los hurtos al interior de una familia no están penalizados en ciertas circunstancias, precisamente porque los padres estarían en mejor condición de tratar un hurto entre hermanos que el Estado.

¿Qué pasa en otros países?

Fuera de esta explicación económica, también es un dato a considerar la falta de consenso mundial sobre la criminalización de la corrupción privada. La mayoría de países no lo considera un delito (ver estudio sobre el tema, aquí). Es cierto que muchos países “de primer mundo” sí lo hacen pero esto debe ser tomado con pinzas. La mayoría lo ha incluido como una falta equivalente a violaciones a las normas de libre competencia. Pero ojo que en Perú no existen delitos por violar normas de libre competencia. ¿Tiene sentido que se penalice solo una práctica (además sobre la cual no existe consenso) a pesar de no penalizarse las prácticas más comunes que violan la libre competencia?

En algunos temas es una virtud ser innovador, pero probablemente la regulación no sea uno de ellos. Quizá sería mejor enfocarnos primero en la corrupción pública, que es un tema más urgente que Perú tiene completamente desatendido. Nuevamente, nuestros reguladores deben considerar no solo lo que idealmente pueda parecer correcto (en este caso, cualquier cosa que suene a “combatir la corrupción” o seguir “estándares internacionales”), sino tener en cuenta el impacto de las normas en el mundo real, donde los recursos (incluyendo la capacidad de enforcement) son limitados y no todas las luchas son prioritarias.

En este caso, el sustento económico para combatir la corrupción privada es -a lo mucho- discutible, por lo que convendría enfocarnos en lo que no es discutible y sin duda genera un daño mayor al país: la corrupción pública.

COMENTARIOS

No hay comentarios.

DEJE SU COMENTARIO

La finalidad de este servicio es sumar valor a las noticias y establecer un contacto más fluido con nuestros lectores. Los comentarios deben acotarse al tema de discusión. Se apreciará la brevedad y claridad.


No se lee? Cambie el texto.


TODOS los blogs


Pluma Laboral

Alonso J. Camila

Economía e Integridad

Carlos Bustamante B.

Aprendiendo - nivel CEO

Francisco Pinedo

Portafolio Global

BlackRock

Menos face más book

Rafael Zavala Batlle

Visiones para el desarrollo

CAF –Banco de Desarrollo de América Latina

Te lo cuento fácil

Alumnos de la Universidad del Pacífico

Más allá del efectivo

Felipe Rincón

Mujer, ejecutiva y trasgresora

Zendy Manzaneda Cipriani

Disrupcion en la nube

Disrupción en la Nube

Revolución digital

Pablo Bermudez

Economía desde el campus

Grupo Económica

Síntesis legislativa

José Ignacio Beteta Bazán

La parábola del mudo

Javier Dávila Quevedo

Arturo Goga

Arturo Goga

Sumando Valores

Superintendencia del Mercado de Valores

@infraestructura

Rosselló Abogados

Minería 2021

Instituto de Ingenieros de Minas del Perú (IIMP)

Conciencia Corporativa

Silvia Noriega

Agenda Legal

Estudio Echecopar

Perspectiva Forestal

Comité Forestal SNI y Comité de Madera e Industria de la Madera ADEX

Pensando laboralmente

César Puntriano

Auditoria del Siglo 21

Karla Barreto

Economía conductual

Bertrand Regader

Cultura financiera

Walter Eyzaguirre

Triple enfoque

Cecilia

Gestiona tus Finanzas

Giovanna Prialé Reyes

Segunda opinión

Eduardo Herrera Velarde

Parte de Guerra

Pablo O'Brien

El cine es un espejo

Raúl Ortiz Mory

Ruarte's - Washington Capital

R. Washington Lopez

Atalaya Económica

Manuel Romero Caro

Terapia de Pareja

Luciana Olivares

Próspero Perú

Gladys Triveño

Herejías Económicas

Germán Alarco

Inversión e Infraestructura

Director FRI-ESAN Sergio Bravo Orellana

Blog Universitario

Blog Universitario

Juegomaniáticos

Juan Pablo Robles

Gestión del Talento

Ricardo Alania Vera

Personas Power

Ana Romero

Millennials

Pamela Romero Wilson

Reglas de Juego

PIERINO STUCCHI

Humor S.A.

Jaime Herrera

Bitácora bursátil.

Equipo de Análisis de Intéligo SAB

Vivir Seguro

Asociación Peruana de Empresas de Seguros

El deporte de hacer negocios

Luis Carrillo Pinto

Zona de Intercambio

Julio Guadalupe

Innovar o ser cambiado

Andy Garcia Peña

Economía aplicada

Juan Mendoza

El Vino de la Semana

José Bracamonte

Carpeta Gerencial

IE Business School

Desafíos para el progreso

Banco Interamericano de Desarrollo

Innovación y Emprendimiento Tecnológico

Franklin Marcelo, CEO de Interfono

Diálogo a fondo

Fondo Monetario Internacional

Predio legal

Martín Mejorada

e-strategia

José Kusunoki Gutiérrez

Vinos, piscos y mucho más

Sommelier Giovanni Bisso

Evidencia para la gestión

Videnza Consultores

Palabra de Gestión

Julio Lira Segura

Impacto ambiental

Lorenzo de la Puente

Inversiones Globales

Carlos Palomino Selem

Moda Inc.

Daniel Trelles

Divina Ejecutiva

Fiorella

Menú Legal

Oscar Sumar

Analizando tus inversiones

Diego Alonso Ruiz

Reformas incompletas

Instituto Peruano de Economía

Empresa&Familia

Pablo Domínguez

Hoy sí atiendo provincias

Félix Villanueva - Aurum Consultoría y Mercado

Smart money

Luis Ramírez

Consumer Psyco

Cristina Quiñones

Gestión de servicios

Otto Regalado Pezúa

Marketing 20/20

Michael Penny

Mercados&Retail

Percy Vigil Vidal

CAFÉ TAIPÁ

Milton Vela

Anuncias, luego existes

Alexander Chiu Werner

Marcas & Mentes

Lizardo Vargas Bianchi

Riesgos Financieros

Gregorio Belaunde

Economía para todos

Carlos Parodi

De regreso a lo básico

Paúl Lira Briceño