Menú Legal

Oscar Sumar

Dostoievski, Ciencia y Política

La pandemia nos ha recordado (porque no era un secreto) que Perú es un país muy atrasado en ciencia. Pero ligado a eso, también ha descubierto, que los políticos (o tomadores de decisiones en general) le dan la espalda a la ciencia en la toma de decisiones. Como consecuencia de esto, el lema “Sin Ciencia no hay Futuro” ya no sirve solo para solicitar mayor apoyo del Estado a la ciencia (más recursos para investigación, quitar trabas, financiar educación en ciencia, etc.), sino para demandar una mayor relación entre ciencia y política. En otras palabras, que la política no le de la espalda a la ciencia en la toma de decisiones. Pero, ¿es esto deseable?

subsuelo

Un último caso de este supuesto desdén de la política a la ciencia es la extensión de la moratoria a los transgénicos por 15 años adicionales, en Perú. ¿Pero las decisiones políticas están sistemáticamente alejadas de la ciencia? ¿Cuando están “cerca” a la ciencia, se producen mejores resultados?

Un caso paradigmático de decisión política basada en input científico es la política pública más importante del siglo 21 hasta el momento: la decisión de cerrar los países para hacer frente al Covid-19. Fue un modelo matemático del Imperial College London el que impulsó a casi toda Europa, USA y casi toda América Latina a cerrar sus economías, educación y vida social casi al 100%. ¿Estaban los países dándole la espalda a la ciencia en eso o siguiendo el aparente consenso científico?

Pero estas decisiones, de privilegiar la seguridad y salud, permitiendo que las decisiones individuales sean reemplazadas por una colectiva que a su vez es tomada por máquinas (matemáticamente), trae una cuestión de fondo que es muy compleja. ¿Se justificarían decisiones semejantes en el futuro? ¿Por qué solo “salvar” a las personas del Covid si las podemos salvar de malas dietas, malos hábitos, malos matrimonios, accidentes de tránsito y malas decisiones vocacionales? ¿No son acaso todas esas malas decisiones que podrían justficar la intervención del Estado? ¿No es acaso la libertad una especie de lujo que está subordinado a la seguridad, salud y -en definitiva- a la razón?

Memorias desde el subsuelo

Comienza Dostoievski señalando que “… el día que todo esté explicado y calculado sobre el papel (lo que es muy probable, ya que resulta repugnante pensar que haya leyes de la Naturaleza que el hombre jamás descubrirá), será entonces cuando desaparezcan los así llamados deseos. Porque el día que la voluntad esté perfectamente confabulada con la razón, será cuando razonemos y ya no desearemos…”.

Sin embargo, si esto nos lleva a tomar, “buenas” decisiones, ¿por qué alguien querría tener la libertad para elegir?

“… hay un caso, y solo uno, en el que el hombre puede concientemente y a propósito, desear para si mismo algo que le sea incluso perjudicial; algo estúpido, sí, de lo más estúpido, a saber: tener derecho a desear algo que le sea absolutamente estúpido sin estar sujeto a la obligación de desear solo cosas inteligentes para uno mismo. Porque aquello que es absolutamente estúpidio, aquello que es un capricho, en realidad, puede ser lo más ventajoso del mundo para nuestro hermano, sobre todo, teniendo en cuenta algunos casos concretos. Es más, puede que le sea más ventajoso que nada, incluso en aquellos casos en que sea verdaderamente dañino o en los que contradiga las deducciones de nuestro sano juicio sobre las ventajas, porque en cualquier caso, seguirá conservando algo que es lo más importante y preciado para nosotros, a saber, nuestra personalidad y nuestra individualidad”.

En caso contrario, pasaríamos a ser robots. Porque “…¿cómo se puede desear algo conforme a una tabla matemática?… el hombre se convertiría al instante en un simple perno…”.

Cuarentena y libertad

¿Es posible que la ciencia se ponga en todos los supuestos en una situación tan incierta como una pandemia? ¿Es posible conocer los casos particulares, deseos, prioridades y anelos de millones de personas e incluir eso en una tabla? Los abuelos que nunca verán a sus nietos, los nietos que no jugaron con otros niños, las personas que perdieron sus empleos, los jóvenes que no cumplieron sus sueños, las risas que fueron apagadas, ¿todo eso cabe en una fórmula? 

Y si pudiéramos incluir todo eso en una fórmula, ¿quisiéramos hacerlo?

Lo anterior, no quiere decir que no podamos actuar de forma conjunta -en algunos casos- para tomar decisiones colectivas. Menos aún, que el expertise deba ser dejado de lado. El problema es que estamos usando el expertise incorrecto. Para tomar decisiones de políticas públicas, no debemos consultar solo a científicos especialistas en la materia de fondo del problema, sino a especialistas en políticas públicas.  El input científico sirve, pero no es definitivo -ni principal- a la hora de tomar una decisión de política.

No me voy a extender más en este artículo, pero para algunas ideas adicionales brillantes sobre toma de decisiones en situaciones de incertidumbe, los dejo con esta presentación del profesor Gerd Gigerenzer. En este caso, además, la heurística adecuada hubiera sido basarnos en nuestras instituciones políticas: democracia y libre mercado, tal como lo hicieron Noruega y Suecia.

 

 

COMENTARIOS

  • 1
  • 08.12.2020
  • 05:54:32 hs
Percy

Considerando las actuales condiciones de la humanidad, resulta pertinente cambiar el libre mercado por una economía circular, comenzado a usar recientemente en Europa, que consiga un reparto igualitario de bienes esenciales.

  • 2
  • 09.12.2020
  • 10:07:26 hs
Jorge Briceño Miller

El video es excelente. Deberían verlo los congresistas y los candidatos. Tambiénsh Sagasti.

  • 3
  • 17.12.2020
  • 05:47:46 hs
Gonzalo R. Moya V.

Sobre el comentario de Percy, el concepto de “economía circular” está relacionado a la ecología y específicamente al reciclaje, pues promueve la reutilización de desechos como insumos productivos a fin de reducir el impacto ambiental de la actividad humana.

Lo que supongo quiso decir es “economía colaborativa”, en el que la gente ha aprovechado las nuevas Tecnologías de Información y Comunicación (TICs) para venderse a menores precios bienes que ya no usan, o mejor aún, alquilárselos mientras no los usan.

Pero esto difícilmente puede ser visto como una alternativa al libre mercado, sino más bien como una extensión del mismo.

DEJE SU COMENTARIO

La finalidad de este servicio es sumar valor a las noticias y establecer un contacto más fluido con nuestros lectores. Los comentarios deben acotarse al tema de discusión. Se apreciará la brevedad y claridad.


No se lee? Cambie el texto.


TODOS los blogs


Creatividad al natural

Andrés Briceño

Mindset de CEO

Carla Olivieri

Clic Digital

IAB Perú

Market-IN

Jose Oropeza

Cuadrando Cuentas

Julia y Luis

Liderazgo con ciencia

Mauricio Bock

Pluma Laboral

Alonso J. Camila

Economía e Integridad

Carlos Bustamante B.

Aprendiendo - nivel CEO

Francisco Pinedo

Portafolio Global

BlackRock

Menos face más book

Rafael Zavala Batlle

Visiones para el desarrollo

CAF –Banco de Desarrollo de América Latina

Te lo cuento fácil

Alumnos de la Universidad del Pacífico

Fuera de la caja

María Camino

Orquestación Estratégica

Dr. Diego Noreña

Más allá del efectivo

Felipe Rincón

Mujer, ejecutiva y trasgresora

Zendy Manzaneda Cipriani

Disrupcion en la nube

Disrupción en la Nube

Revolución digital

Pablo Bermudez

Economía desde el campus

Grupo Económica

Síntesis legislativa

José Ignacio Beteta Bazán

La parábola del mudo

Javier Dávila Quevedo

Arturo Goga

Arturo Goga

Sumando Valores

Superintendencia del Mercado de Valores

@infraestructura

Rosselló Abogados

Minería 2021

Instituto de Ingenieros de Minas del Perú (IIMP)

Conciencia Corporativa

Verónica Roca Rey

Agenda Legal

Estudio Echecopar

Perspectiva Forestal

Comité Forestal SNI y Comité de Madera e Industria de la Madera ADEX

Pensando laboralmente

César Puntriano

Auditoria del Siglo 21

Karla Barreto

Economía conductual

Bertrand Regader

Cultura financiera

Walter Eyzaguirre

Triple enfoque

Cecilia

Gestiona tus Finanzas

Giovanna Prialé Reyes

Segunda opinión

Eduardo Herrera Velarde

Parte de Guerra

Pablo O'Brien

El cine es un espejo

Raúl Ortiz Mory

Ruarte's - Washington Capital

R. Washington Lopez

Atalaya Económica

Manuel Romero Caro

Terapia de Pareja

Luciana Olivares

Próspero Perú

Gladys Triveño

Herejías Económicas

Germán Alarco

Inversión e Infraestructura

Director FRI-ESAN Sergio Bravo Orellana

Blog Universitario

Blog Universitario

Juegomaniáticos

Juan Pablo Robles

Gestión del Talento

Ricardo Alania Vera

Personas Power

Ana Romero

Millennials

Pamela Romero Wilson

Reglas de Juego

PIERINO STUCCHI

Humor S.A.

Jaime Herrera

Bitácora bursátil.

Equipo de Análisis de Intéligo SAB

Vivir Seguro

Asociación Peruana de Empresas de Seguros

El deporte de hacer negocios

Luis Carrillo Pinto

Zona de Intercambio

Julio Guadalupe

Innovar o ser cambiado

Andy Garcia Peña

Economía aplicada

Juan Mendoza

El Vino de la Semana

José Bracamonte

Carpeta Gerencial

IE Business School

Desafíos para el progreso

Banco Interamericano de Desarrollo

Diálogo a fondo

Fondo Monetario Internacional

Predio legal

Martín Mejorada

e-strategia

José Kusunoki Gutiérrez

Vinos, piscos y mucho más

Sommelier Giovanni Bisso

Evidencia para la gestión

Videnza Consultores

Palabra de Gestión

Julio Lira Segura

Impacto ambiental

Lorenzo de la Puente

Inversiones Globales

Carlos Palomino Selem

Moda Inc.

Daniel Trelles

Divina Ejecutiva

Fiorella

Menú Legal

Oscar Sumar

Analizando tus inversiones

Diego Alonso Ruiz

Reformas incompletas

Instituto Peruano de Economía

Empresa&Familia

Pablo Domínguez

Hoy sí atiendo provincias

Félix Villanueva - Aurum Consultoría y Mercado

Smart money

Luis Ramírez

Consumer Psyco

Cristina Quiñones

Gestión de servicios

Otto Regalado Pezúa

Marketing 20/20

Michael Penny

Mercados&Retail

Percy Vigil Vidal

CAFÉ TAIPÁ

Milton Vela

Anuncias, luego existes

Alexander Chiu Werner

Marcas & Mentes

Lizardo Vargas Bianchi

Riesgos Financieros

Gregorio Belaunde

Economía para todos

Carlos Parodi

De regreso a lo básico

Paúl Lira Briceño