HECHO EN CHECOSLOVAQUIA

Era Marzo de 1939, cuando Adolfo Hitler invadió Checoslovaquia* adueñándose con ello de algunas de las más importantes fábricas de armamento de Europa.

Ya estallada la conflagración mundial y cuando se libraban las más encarnizadas batallas en el Frente Europeo, se corrió la voz entre los aliados que miembros de la resistencia se habían infiltrado entre los trabajadores de las fábricas de armamento que Alemania tenía en Checoslovaquia.

Según estos rumores, la resistencia se estaba dedicando a sabotear los mecanismos de detonación de las bombas que se producían en las instalaciones de la fábrica Skoda.

Cierto o no, el rumor se hizo tan popular que cada vez que alguna de las bombas que arrojaba la aviación alemana caía al suelo sin detonar, los soldados aliados lanzaban gritos de alegría mientras repetían la frase “¡Hecho en Checoslovaquia!” en clara alusión al heroico acto de sabotaje desplegado por la resistencia checa.

Cuando finalizó la Segunda Guerra Mundial, la frase “¡Hecho en Checoslovaquia!” continuó utilizándose, pero esta vez para describir aquellos productos que no funcionaban por cuestiones de calidad.

La frase se había extendido por toda Europa y había terminado por asociar la percepción de mala calidad con el nombre de aquella nación europea, desacreditando con ello a la pujante industria checa de la época.

Durante la Guerra Fría y cuando Checoslovaquia formaba parte del bloque comunista, sus productos mantuvieron la reputación de calidad mediocre y nada ni nadie pudo jamás revertir esta percepción.

El consumidor nunca mide la calidad, sólo la percibe. Utiliza sus sentidos y su propia experiencia para evaluar sí un producto o servicio es de buena o mala calidad en función de sus expectativas. Claro, también toma prestada la experiencia ajena que muchas veces asimila como propia.

El consumidor busca información sobre la calidad de un producto o servicio antes de elegir. Cuando el producto o servicio es más importante en términos de precio y exposición social, la búsqueda se hace más exhaustiva.

Uno de los medios más utilizados para buscar información relativa a la calidad de un producto es la comunicación boca – oreja, hoy mucho más accesible a través de las redes sociales. Recurrimos a familiares, amigos, compañeros de trabajo y aún a desconocidos en busca de una referencia de calidad.

Como no existe comunicación cien por ciento eficaz, la comunicación boca – oreja tiene dos aristas. De un lado suele gozar de credibilidad e impacto sobre el consumidor y por otro lado siempre existe la posibilidad de distorsionar el mensaje. El efecto del “teléfono malogrado” sobredimensionará los aspectos positivos y negativos.

La frase “Hecho en Checoslovaquia” aunque en sus inicios tuvo como objetivo reconocer los esfuerzos de la resistencia, con el tiempo fue distorsionándose hasta llegar a dañar la reputación de la industria de todo un país.

Ahora, sí a esta muy humana distorsión de la comunicación le añadimos que no existe servicio o producto a prueba de fallas, un sólo error de calidad podría hacer que tu negocio enfrente una verdadera catástrofe que ponga en peligro la reputación de tu marca o la misma existencia de tu empresa.

Para evitar esas “bombas” que socavan la percepción que el cliente tiene sobre la calidad de tu producto o servicio, basta tomar algunas medidas que le permitirán a tu negocio salir victorioso en la batalla que se libra día a día en la mente del consumidor.

Primero, sí se produce un error, y estate seguro que se producirá algún día, reconócelo y pida disculpas al cliente. Lo menos que espera un cliente insatisfecho es discutir con algún representante del negocio y tener que convencerlo que su reclamo es justo.

Escucha a tu cliente y dale las más sinceras disculpas. Aunque no lo creas, la frase “lo sentimos mucho” suele tener un efecto mágico en los clientes (al menos funciona conmigo).

Obviamente, no basta con que reconozcas el daño, debes solucionar el problema en forma inmediata. No esperes que tu cliente se queje por segunda vez. Una rápida acción evitará que él pierda confianza en ti. Además, sí haces esperar demasiado al cliente, éste quedará insatisfecho y evaluará negativamente cualquier otro producto o servicio de tu marca, sin importar sí el error ha sido o no subsanado.

Recuerda que la única publicidad gratuita es la publicidad negativa.

Parte importante de las tácticas de recuperación de clientes, es facultar a tus empleados a solucionar los problemas cuando aparezcan. La mejor trinchera contra el rumor negativo es el personal de atención al cliente. Ellos son el primer contacto que tiene el cliente insatisfecho con tu negocio y de no haberles delegado suficientes facultades para solucionar el problema, el cliente verá como se dilata la tan esperada solución y tú sufrirás las consecuencias del bombardeo.

Establece canales de reclamos simples y eficientes. Muchos clientes no se quejan por el simple hecho que los procedimientos de devolución o reclamo son muy engorrosos, por lo que optan por contar su mala experiencia a la mayor cantidad posible de consumidores. En cuestión de percepción de calidad a veces la peor bomba es aquella que no detona o lo que es lo mismo, un cliente que no se queja.

Por último, educa a tu cliente. Muchos errores se originan por la falta de información que tiene el cliente sobre el uso o performance de un producto o por el desconocimiento del proceso del servicio. Mientras más información esté a disposición del cliente, menos errores cometerá.

La calidad y la percepción de calidad son dos cosas absolutamente distintas. Mientras la “calidad” es inherente a la performance del producto o servicio, la “percepción de calidad” siempre está en la mente del consumidor. No basta con administrar la calidad de tu producto o servicio, también debes aprender a gestionar la percepción de calidad que los clientes tienen sobre tu marca.

Sigue estos simples consejos. No te confíes y estate siempre preparado para cuando llegue el momento del bombardeo, así evitarás que se dañe la reputación de tu producto y tu marca. No vaya a pasarte que algún cliente insatisfecho ande diciendo por ahí que el producto o servicio que ofrece tu negocio esta “hecho en Checoslovaquia”.

*En Enero de 1993 Checoslovaquia se separó en dos países; República Checa y Eslovaquia. Recién entonces la tan mentada frase dejó de tener sentido.

COMENTARIOS

  • 1
  • 02.11.2017
  • 09:24:04 hs
Jorge E. Marín Reyes

Muy buen artículo, soy un asiduo lector no sólo de tu libro sino también de tus artículos.
Gracias

DEJE SU COMENTARIO

La finalidad de este servicio es sumar valor a las noticias y establecer un contacto más fluido con nuestros lectores. Los comentarios deben acotarse al tema de discusión. Se apreciará la brevedad y claridad.


No se lee? Cambie el texto.


TODOS los blogs


Invirtiendo a futuro

Gino Bettocchi

La era inteligente

Rafael Lemor Ferrand

Doña cata

Rosa Bonilla

Blindspot

Alfonso de los Heros

Construyendo Xperiencias

Rodrigo Fernández de Paredes A.

Diversidad en acción

Pamela Navarro

Sin data no hay paraíso

Carlo Rodriguez

Conexión ESAN

Conexión ESAN

Conexión universitaria

Conexion-universitaria

Café financiero

 Sergio Urday

La pepa de Wall Street

Vania Diez Canseco Rizo Patrón

Comunicación en movimiento

Benjamín Edwards

Zona de disconfort

Alana Visconti

Universo físico y digital

Patricia Goicochea

Desde Columbia

Maria Paz Oliva

Inversión alternativa

James Loveday

Con sentido de propósito

Susy Caballero Jara

Shot de integridad

Carolina Sáenz Llanos

Detrás del branding

Daniela Nicholson

Persona in Centro

Cecilia Flores

Mindset en acción

Víctor Lozano

Marketing de miércoles

Jorge Lazo Arias

Derecho y cultura política

Adrián Simons Pino

VITAMINA ESG

Sheila La Serna

ID: Inteligencia Digital

por Eduardo Solis

Coaching para liderar

Mariana Isasi

El buen lobby

Felipe Gutiérrez

TENGO UNA QUEJA

Debora Delgado

De Pyme a Grande

Hugo Sánchez

Sostenibilidad integrada

Adriana Quirós C.

Gestión de la Gobernanza

Marco Antonio Zaldivar

Marca Personal 360º

Silvia Moreno Gálvez

Creatividad al natural

Andrés Briceño

Mindset de CEO

Carla Olivieri

Clic Digital

IAB Perú

Market-IN

Jose Oropeza

Cuadrando Cuentas

Julia y Luis

Liderazgo con ciencia

Mauricio Bock

Pluma Laboral

Alonso J. Camila

Economía e Integridad

Carlos Bustamante B.

Aprendiendo - nivel CEO

Francisco Pinedo

Portafolio Global

BlackRock

Menos face más book

Rafael Zavala Batlle

Visiones para el desarrollo

CAF –Banco de Desarrollo de América Latina y el Caribe–

Te lo cuento fácil

Alumnos de la Universidad del Pacífico

Fuera de la caja

María Camino

Orquestación Estratégica

Dr. Diego Noreña

Más allá del efectivo

Felipe Rincón

Mujer, ejecutiva y trasgresora

Zendy Manzaneda Cipriani

Disrupcion en la nube

Disrupción en la Nube

Revolución digital

Pablo Bermudez

Economía desde el campus

Grupo Económica

Síntesis legislativa

José Ignacio Beteta Bazán

La parábola del mudo

Javier Dávila Quevedo

Arturo Goga

Arturo Goga

Sumando Valores

Superintendencia del Mercado de Valores

@infraestructura

Rosselló Abogados

Minería 2021

Instituto de Ingenieros de Minas del Perú (IIMP)

Conciencia Corporativa

Verónica Roca Rey

Agenda Legal

Estudio Echecopar

Perspectiva Forestal

Comité Forestal SNI y Comité de Madera e Industria de la Madera ADEX

Pensando laboralmente

César Puntriano

Auditoria del Siglo 21

Karla Barreto

Economía conductual

Bertrand Regader

Cultura financiera

Walter Eyzaguirre

Triple enfoque

Cecilia Rizo Patrón

Gestiona tus Finanzas

Giovanna Prialé Reyes

Segunda opinión

Eduardo Herrera Velarde

Parte de Guerra

Pablo O'Brien

El cine es un espejo

Raúl Ortiz Mory

Ruarte's - Washington Capital

R. Washington Lopez

Atalaya Económica

Manuel Romero Caro

Terapia de Pareja

Luciana Olivares

Próspero Perú

Gladys Triveño

Herejías Económicas

Germán Alarco

Inversión e Infraestructura

Profesor de ESAN Graduate School of Business Sergio Bravo Orellana

Blog Universitario

Blog Universitario

Juegomaniáticos

Juan Pablo Robles

Gestión del Talento

Ricardo Alania Vera

Querido Gerente

Ana Romero

Millennials

Pamela Romero Wilson

Reglas de Juego

Pierino Stucchi

Humor S.A.

Jaime Herrera

Bitácora bursátil.

Equipo de Análisis de Intéligo SAB

Vivir Seguro

Asociación Peruana de Empresas de Seguros

El deporte de hacer negocios

Luis Carrillo Pinto

Zona de Intercambio

Julio Guadalupe

Innovar o ser cambiado

Andy Garcia Peña

Economía aplicada

Juan Mendoza

El Vino de la Semana

José Bracamonte

Carpeta Gerencial

IE Business School

Desafíos para el progreso

Banco Interamericano de Desarrollo

Diálogo a fondo

Fondo Monetario Internacional

Predio legal

Martín Mejorada

e-strategia

José Kusunoki Gutiérrez

Vinos, piscos y mucho más

Sommelier Giovanni Bisso

Palabra de Gestión

Julio Lira Segura

Impacto ambiental

Lorenzo de la Puente

Inversiones Globales

Carlos Palomino Selem

Moda Inc.

Daniel Trelles

Divina Ejecutiva

Fiorella

Menú Legal

Oscar Sumar

Analizando tus inversiones

Diego Alonso Ruiz

Reformas incompletas

Instituto Peruano de Economía

Empresa&Familia

Pablo Domínguez

Hoy sí atiendo provincias

Félix Villanueva - Aurum Consultoría y Mercado

Smart money

Luis Ramírez

Consumer Psyco

Cristina

Gestión de servicios

Otto Regalado Pezúa

Marketing 20/20

Michael Penny

Mercados&Retail

Percy Vigil Vidal

CAFÉ TAIPÁ

Milton Vela

Anuncias, luego existes

Alexander Chiu Werner

Marcas & Mentes

Lizardo Vargas Bianchi

Riesgos Financieros

Gregorio Belaunde

Economía para todos

Carlos Parodi

De regreso a lo básico

Paúl Lira Briceño