BULLYING Y CREATIVIDAD. EL CÓMO APRENDÍ A PRODUCIR NUEVAS IDEAS A PUNTA DE GOLPES.

Quiero terminar este artículo afirmando que no hay nada más opuesto a la creatividad que el bullying, aquel insano y abusivo uso de la fuerza física y psicológica que amedrenta al más débil para tratar de someter su voluntad. No estimado lector, no me he confundido. Escribí “terminar” porque el bullying no tiene absolutamente nada de principios y más bien, debe ser terminado cuanto antes de todas las escuelas.

El bullying es apocalipsis que invade, destruye, fatiga, intimida y somete. La creatividad, por el contrario, es génesis que construye, divierte, libera, crea e inventa. Lo escrito en este documento no es ningún método, consejo o receta para incrementar su creatividad. ¡No!, no intente hacer esto en casa. Usted continúe practicando pacíficamente sus sesiones de brainstorming mientras empapela, hasta el techo, las paredes de su oficina con post it de diversos colores. ¡Ya lo sé! Pero, aunque usted y yo sabemos que nada de esto produce una sola nueva idea, hacerlo, al menos, no duele como duelen las patadas. No es mi deseo hacer una apología al golpe vil, abusivo y artero. ¡Jamás! Esta narración es únicamente una experiencia personal.

postit

Usted continúe con su brainstorming y no deje de pegar post it en las paredes. Esto nunca da resultado !pero las paredes quedan divinas!!!.

Cuando inicié la primaria, pese a que la palabra “bullying” aún no había sido incluida en el diccionario, la costumbre de agarrar a golpes al prójimo más próximo estaba en pleno apogeo. Tanto así, que darle una inexcusable y soberana paliza al más pequeño del salón era, después del futbol, el deporte más popular de mi escuela.

A los 5 años recibí en persona el primer curso acelerado en la materia. Me diplome con horrores y desde entonces, supe que mi vida escolar sería, por decir lo menos, un verdadero martirio. Mientras que a los niños de mi edad se les pegó el sarampión, las paperas y la varicela, a mí se me pegaron las marcas que dejaron en mi cuerpo los puños y puntapiés de todos los matones que produjo mi salón de clase. Terminé, en ese entonces, por contagiarme de bullying crónico. Lo sufrí por años, en horario corrido, por cinco días de la semana y sin que nadie se preocupara jamás por inventar una vacuna que ayude a curarme de semejante enfermedad.

cohete2 bullying

El bullying es vil y artero

Poco sirvió recurrir a mis padres porque, en aquel tiempo, los adultos consideraban que los golpes y maltratos que se recibían durante el año lectivo eran parte del establishment que lo preparaba a uno para la vida, tan igual como la física o las matemáticas y que como éstas, aquellos también estaban incluidos en el currículo escolar.

A falta de instrucciones o manuales cada víctima debía resolver el tema como mejor pudiera. Como prueba de la profunda religiosidad que heredé de mi madre, lo primero que se me ocurrió fue encomendarme con mil plegarias a Dios, a San Pedro, a San Pablo, a San Mateo, a San Martín (al Santo no al libertador), a San Tarsicio y a San Duchito para que cuando haga su aparición el temible bellaco, produzcan repentinamente y sin previo aviso un terremoto grado 10.5 de esos que abren la tierra, un tsunami más grande que el que salpicó Krakatoa cuando erupcionó y derritió, con su lava, hasta el último mosquito que había en la isla, o que lancen un meteorito extra-large como aquel que extinguió a los dinosaurios en el período Cretácico-Paleógeno y que el catastrófico evento, cualquiera que éste sea, se lleve lejos de mí, y sin escalas, al indeseable individuo con zapatos y todo (o descalzo, me da lo mismo) y que no vayan a incluir su pasaje de regreso en el asunto. De esta manera, la divina intervención evitaría una conflagración de consecuencias nefastas para mí (que era al que siempre le tocaba la peor parte de la palabra “nefasta”). Pero mi espiritual solicitud fue ignorada por completo y terminó archivada, tanto así, que no produjo siquiera una ligera llovizna, un pequeño temblor o una leve granizada que aminorara el dolor de las palizas.

sanduche_pavo1

San Duchito

Mi segundo intento tuvo resultados más auspiciosos. Por instinto de supervivencia, pronto observé que al abusador promedio (todos lo son), no le gustaba ni los libros ni la lectura. Para estos bravucones, sin importar el tamaño o las dimensiones (de los libros, no de los bravucones en sí que por coincidencia siempre son de talla 2 litros y medio), éstos funcionaban como una especie de agua bendita que abiertos en sus manos podían causar agudo escozor, intensa migraña y un masivo derrame de neuronas. Para los abusivos apóstatas del alfabeto, si los libros hacían las veces del agua bendita, la biblioteca se convertía en la mismísima Santa Sede con todo y su Guardia Suiza. Entonces, ni bien se oía el tañer de la vieja y oxidada campana anunciando la hora del recreo, yo corría los 100 metros planos en mi camino hacia suelo sagrado: la biblioteca (¿será por eso nosotros los nerds somos tan inteligentes?). Por aquel entonces, los libros se convirtieron en mis compañeros de juego y mis más leales amigos. Creamos, entre ellos y yo, una relación simbiótica en donde yo los sacaba de sus polvorientos estantes y ellos a cambio me regalaban todos sus conocimientos.

Pero el refugio de la biblioteca era un paliativo de corta duración. Mi verdadero vía crucis, con todo y sus catorce estaciones, iniciaba camino de regreso a casa. Era ahí cuando todo se ponía color de hormiga (la roja que es la que tiene tremendo complejo de inyección). Entonces, los acosadores de turno me tendían emboscadas, al más puro estilo de Caballo Loco y el resto de su tribu que en la Batalla de Little Bighorn le metieron una colosal goleada al General Custer y al 7mo de Caballería, con el único propósito de divertir a su enjambre de seguidores. Ya tendido en el piso, y no necesariamente para tomar baños de sol, era sometido a un carrusel de golpes que incluían puntapiés, puñetes, jaladas de cabello y otros más que nunca vi porque yo siempre cierro los ojos en las escenas de terror.

Rocket old

Me subía a mi cohete y realizaba viajes interplanetarios..

Pero, si el otro ejercito cuenta con tanques y cañones y usted sólo tiene pistolas, no se le ocurra combatirlo de frente porque entonces, alguien deberá recoger sus pedazos (los de usted porque el otro lo hará puré). Von Clausewitz aconsejaría, para este caso, que lleve al enemigo a un territorio donde sus armas sean totalmente inútiles. Sólo así, usted será capaz de desarmarlo y enfrentarlo bajo condiciones de igualdad.

Decidí entonces, seguir los consejos del fenecido general prusiano y llevé a estos abusivos a un territorio donde no podrían vencerme jamás: mi mente. A cada golpe recibido, ella entretejía miles de ideas que formaban increíbles historias en mi cabeza, creando cientos de escenarios, personajes y situaciones que me alejaban por completo de la golpiza real que estaba recibiendo en ese instante como, por ejemplo, aquella tarde en la que un grupo de alumnos del equipo de futbol decidió practicar lanzamiento de pelota utilizando mi cuerpo para el evento y en el trayecto rompiéndome un par de costillas. Pero mi mente nunca estuvo ahí porque ella se hallaba conmigo en un viaje interplanetario cuando de pronto comenzó una lluvia de meteoritos que golpeó tan fuerte mi nave que me hizo perder el sentido. Con los años, comencé a defenderme bastante bien y el abuso cesó tan de imprevisto como había comenzado.

A punta de porrazos y sin ungüento, aprendí a crear mundos enteros que me sirvieron de refugio, uno mejor del que me hubiera podido ofrecer la Biblioteca de Alejandría. Contra todo pronóstico, aquellas circunstancias tan difíciles fueron, para mí, una enorme fuente de inspiración creativa. En muchos sentidos, la vida puede hacerle bullying a cualquiera, pero nuestra capacidad de imaginar puede convertir la situación más adversa en un verdadero golpe creativo.

______________________________

AVISOS PARROQUIALES 1: En el Perú, se puede encontrar el libro “Mirando los Negocios al Revés” a la venta en ESAN. Creo que este 2018 voy a hacer un par de conferencias en Lima. Nos vemos por allá.

CARATULA 3D

AVISOS PARROQUIALES 2: En Colombia, se puede encontrar el libro “Mirando los Negocios al Revés” a la venta en el CESA. Voy a estar en Febrero en Bogotá haciendo un par de conferencias. Nos vemos por allá.

 libro cesasa

AVISOS PARROQUIALES 3: El libro “Mirando los Negocios al Revés” también se vende en Estados Unidos, México, España y Argentina. No pongo las fotos porque ya me canse. Bye.

COMENTARIOS

No hay comentarios.

DEJE SU COMENTARIO

La finalidad de este servicio es sumar valor a las noticias y establecer un contacto más fluido con nuestros lectores. Los comentarios deben acotarse al tema de discusión. Se apreciará la brevedad y claridad.


No se lee? Cambie el texto.


TODOS los blogs


Pluma Laboral

Alonso J. Camila

Economía e Integridad

Carlos Bustamante B.

Aprendiendo - nivel CEO

Francisco Pinedo

Portafolio Global

BlackRock

Menos face más book

Rafael Zavala Batlle

Visiones para el desarrollo

CAF –Banco de Desarrollo de América Latina

Te lo cuento fácil

Alumnos de la Universidad del Pacífico

Más allá del efectivo

Felipe Rincón

Mujer, ejecutiva y trasgresora

Zendy Manzaneda Cipriani

Revolución digital

Pablo Bermudez

Economía desde el campus

Grupo Económica

Síntesis legislativa

José Ignacio Beteta Bazán

La parábola del mudo

Javier Dávila Quevedo

Arturo Goga

Arturo Goga

Sumando Valores

Superintendencia del Mercado de Valores

@infraestructura

Rosselló Abogados

Minería 2021

Instituto de Ingenieros de Minas del Perú (IIMP)

Conciencia Corporativa

Silvia Noriega

Agenda Legal

Estudio Echecopar

Perspectiva Forestal

Comité Forestal SNI y Comité de Madera e Industria de la Madera ADEX

Pensando laboralmente

César Puntriano

Auditoria del Siglo 21

Karla Barreto

Economía conductual

Bertrand Regader

Cultura financiera

Walter Eyzaguirre

Triple enfoque

Cecilia

Gestiona tus Finanzas

Giovanna Prialé Reyes

Segunda opinión

Eduardo Herrera Velarde

Parte de Guerra

Pablo O'Brien

El cine es un espejo

Raúl Ortiz Mory

Ruarte's - Washington Capital

R. Washington Lopez

Atalaya Económica

Manuel Romero Caro

Terapia de Pareja

Luciana Olivares

Próspero Perú

Gladys Triveño

Herejías Económicas

Germán Alarco

Inversión e Infraestructura

Director FRI-ESAN Sergio Bravo Orellana

Blog Universitario

Blog Universitario

Juegomaniáticos

Juan Pablo Robles

Gestión del Talento

Ricardo Alania Vera

Personas Power

Ana Romero

Millennials

Pamela Romero Wilson

Reglas de Juego

PIERINO STUCCHI

Humor S.A.

Jaime Herrera

Bitácora bursátil.

Equipo de Análisis de Intéligo SAB

Vivir Seguro

Asociación Peruana de Empresas de Seguros

El deporte de hacer negocios

Luis Carrillo Pinto

Zona de Intercambio

Julio Guadalupe

Innovar o ser cambiado

Andy Garcia Peña

Economía aplicada

Juan Mendoza

El Vino de la Semana

José Bracamonte

Carpeta Gerencial

IE Business School

Desafíos para el progreso

Banco Interamericano de Desarrollo

Innovación y Emprendimiento Tecnológico

Franklin Marcelo, CEO de Interfono

Diálogo a fondo

Fondo Monetario Internacional

Predio legal

Martín Mejorada

e-strategia

José Kusunoki Gutiérrez

Vinos, piscos y mucho más

Sommelier Giovanni Bisso

Evidencia para la gestión

Videnza Consultores

Palabra de Gestión

Julio Lira Segura

Impacto ambiental

Lorenzo de la Puente

Inversiones Globales

Carlos Palomino Selem

Moda Inc.

Daniel Trelles

Divina Ejecutiva

Fiorella

Menú Legal

Oscar Sumar

Analizando tus inversiones

Diego Alonso Ruiz

Reformas incompletas

Instituto Peruano de Economía

Empresa&Familia

Pablo Domínguez

Hoy sí atiendo provincias

Félix Villanueva - Aurum Consultoría y Mercado

Smart money

Luis Ramírez

Consumer Psyco

Cristina Quiñones

Gestión de servicios

Otto Regalado Pezúa

Marketing 20/20

Michael Penny

Mercados&Retail

Percy Vigil Vidal

CAFÉ TAIPÁ

Milton Vela

Anuncias, luego existes

Alexander Chiu Werner

Marcas & Mentes

Lizardo Vargas Bianchi

Riesgos Financieros

Gregorio Belaunde

Economía para todos

Carlos Parodi

De regreso a lo básico

Paúl Lira Briceño