MI ABUELA Y LA NUEVA NORMALIDAD

Puedo entender que mi abuela, siendo una anciana que bordeaba los noventa y tantos, haya utilizado la guija y no el WhatsApp para comunicarse con sus amigas. Pero, de ahí a que ella misma afirmara con vehemencia que con una barajada de cartas del Tarot era capaz de ver el futuro o adivinarle a uno la talla y el color de los calzoncillos, me parecía una reverenda tontería. Es que la matusalénica anciana creía sí o sí en sus sobrenaturales poderes de adivinación tal cual usted y yo lo hacemos con el día y la noche.

Lo cierto es que la nonagenaria vaticinó con matemática precisión el día de su muerte, cosa que tampoco era muy difícil de pronosticar tomando en consideración que por su avanzada edad hacía como diez olimpiadas que estaba jugando el tiempo suplementario.

Resulta que la noche anterior a que cuelgue oficialmente los tenis -y subrayo oficialmente, porque mi abuela ya había hecho una docena de amagos preliminares que habían terminado en la sala de emergencias del hospital del pueblo- soñó que moría. Hasta este punto de la historia podríamos afirmar que tenía sangre de pitonisa en las venas. Pero, está narración pecaría de incompleta si no mencionara un detalle: la anciana tuvo este recurrente sueño los cinco últimos años de su vida hasta que ¡bingo! finalmente acertó al premio mayor.

Nada más normal que la nona haya estirado la pata. Lo anormal hubiera sido que viva unos diez o quince años más lo que sin duda la habría graduado de fósil con todo y entrega del respectivo pergamino certificado.

Pese a que muchos ya hablan de una nueva normalidad, ésta aún no llega. Sería insensato afirmar lo contrario. La RAE la define como la condición de normal y, de hecho, ¡nada más opuesto a lo ‘normal’ que la situación por la que estamos atravesando!

Entonces, que no lo engañen. La normalidad está aún lejos de suceder. Ni mi abuela, ni los expertos, ni los gurús pudieron, pueden o podrán ver el futuro. La normalidad llegará solo cuando usted se sienta cómodo y normal en ese nuevo escenario (de ahí su nombre). Sin embargo, es posible que nunca más volvamos a sentir el mundo como estábamos acostumbrados a percibirlo y sean las nuevas generaciones las que gocen de esa nueva normalidad mientras que la nuestra solo sea la encargada de hacer esa transición.

En todo caso, lo que estamos viviendo no es esa nueva normalidad sino más bien, una etapa intermedia y no deseada llamada crisis, que es el límite natural entre una antigua normalidad y una nueva. La crisis es un estado netamente temporal y anormal caracterizado por la gran incertidumbre y frustración que se vive dentro de ella. ¿Cuánto durará? Pues, nadie puede saberlo, nadie puede adivinarlo (ni mi abuela), justamente esto es lo que las hace tan inciertas.

La nueva normalidad no comenzará por decreto. Ninguna ley o gobierno controla su fecha de inicio. Tampoco ninguna empresa o experto o ¿acaso cree que después que se abrieron los aeropuertos a los vuelos internacionales las aerolíneas volvieron a su normalidad? Yo mismo estoy escribiendo estas líneas tiritando de frio en el Aeropuerto de Los Ángeles (LAX) después de haber recibido la noticia de la cancelación del vuelo que me llevaría a Sudamérica (hasta nuevo aviso) por temas relacionados con el COVID19.

Lo interesante es que cada industria, y no todas a la vez, entrará a su propio tiempo en su propia normalidad. Algunas tardarán más que otras en recuperarse. Claro, también habrá de aquellas que nunca lograrán salir de su antigua normalidad y sucumban con esta sin pena ni gloria.

Justamente, son las crisis y no las épocas de normalidad (ni los concursos tipo Great Place to Work) las que usualmente desnudan o muestras realmente el “who is who” de las industrias. Disney, el lugar más feliz del mundo (al menos para los turistas), despidió a más de 75% de su fuerza laboral -aquellos trabajadores cuyos salarios bordeaban el mínimo de 15 dólares por hora- manteniendo en su nómina a su groseramente bien pagada alta dirección. Cirque du Soleil, sobrevaluado ejemplo de creatividad en libros y escritos académicos, no soportó su primera tormenta y estuvo al borde de la quiebra despidiendo a cerca del 90% de su plana de empleados para ser salvada y adquirida en el último minuto por sus principales acreedores.

Es que lo que funciona en aguas calmadas nunca lo hace en las tormentas, no usando los mismos capitanes, no usando las mismas rutas de navegación.

Aerolíneas, hoteles, cines, centros comerciales, gimnasios, restaurantes y demás industrias aún están sufriendo los efectos de la ruptura de la cadena de pagos, pero esto es solo el principio. Aunque, cualquier economista novato pueda predecir la recesión que se avecina, de ahí a vaticinar cómo será la nueva normalidad es todo un disparate.

Ahora bien, lo único que sí es seguro en estos tiempos en los que nada lo es, es que nadie sabe cómo será esta nueva normalidad ni cuando llegará. Ergo, ningún gurú, experto, adivino, encantador de serpientes o vendedor de humo profesional puede darle consejos acerca de cómo vender su producto o cómo ser exitoso en ella porque ninguno conoce cuál o cómo será nuestro destino final. Sino me creen, entonces, pregúntenle a mi abuela y a su baraja del Tarot. Eso sí, no lo hagan por el WhatsApp.

AVISOS PARROQUIALES:

1) Para quienes odian la lectura y les agrada más los videos adjunto uno de los pocos que he hecho titulado Destruir para Crear (que personalmente no me agrada porque odio hacer videos). Aquí el link respectivo:

https://youtu.be/LVMQrN2BO6Q

2) Si le gustó este mensaje escrito pueden dejarme su comentario en el link que se muestra en la parte inferior de este párrafo:

https://www.linkedin.com/feed/update/urn:li:activity:6881237227221995520/

Si por alguna razón no funciona el link, lo invito a copiarlo y pegarlo para que pueda acceder a mi pagina de LinkedIn.

COMENTARIOS

No hay comentarios.

DEJE SU COMENTARIO

La finalidad de este servicio es sumar valor a las noticias y establecer un contacto más fluido con nuestros lectores. Los comentarios deben acotarse al tema de discusión. Se apreciará la brevedad y claridad.


No se lee? Cambie el texto.


TODOS los blogs


Creatividad al natural

Andrés Briceño

Mindset de CEO

Carla Olivieri

Clic Digital

IAB Perú

Market-IN

Jose Oropeza

Cuadrando Cuentas

Julia y Luis

Liderazgo con ciencia

Mauricio Bock

Pluma Laboral

Alonso J. Camila

Economía e Integridad

Carlos Bustamante B.

Aprendiendo - nivel CEO

Francisco Pinedo

Portafolio Global

BlackRock

Menos face más book

Rafael Zavala Batlle

Visiones para el desarrollo

CAF –Banco de Desarrollo de América Latina

Te lo cuento fácil

Alumnos de la Universidad del Pacífico

Fuera de la caja

María Camino

Orquestación Estratégica

Dr. Diego Noreña

Más allá del efectivo

Felipe Rincón

Mujer, ejecutiva y trasgresora

Zendy Manzaneda Cipriani

Disrupcion en la nube

Disrupción en la Nube

Revolución digital

Pablo Bermudez

Economía desde el campus

Grupo Económica

Síntesis legislativa

José Ignacio Beteta Bazán

La parábola del mudo

Javier Dávila Quevedo

Arturo Goga

Arturo Goga

Sumando Valores

Superintendencia del Mercado de Valores

@infraestructura

Rosselló Abogados

Minería 2021

Instituto de Ingenieros de Minas del Perú (IIMP)

Conciencia Corporativa

Verónica Roca Rey

Agenda Legal

Estudio Echecopar

Perspectiva Forestal

Comité Forestal SNI y Comité de Madera e Industria de la Madera ADEX

Pensando laboralmente

César Puntriano

Auditoria del Siglo 21

Karla Barreto

Economía conductual

Bertrand Regader

Cultura financiera

Walter Eyzaguirre

Triple enfoque

Cecilia

Gestiona tus Finanzas

Giovanna Prialé Reyes

Segunda opinión

Eduardo Herrera Velarde

Parte de Guerra

Pablo O'Brien

El cine es un espejo

Raúl Ortiz Mory

Ruarte's - Washington Capital

R. Washington Lopez

Atalaya Económica

Manuel Romero Caro

Terapia de Pareja

Luciana Olivares

Próspero Perú

Gladys Triveño

Herejías Económicas

Germán Alarco

Inversión e Infraestructura

Director FRI-ESAN Sergio Bravo Orellana

Blog Universitario

Blog Universitario

Juegomaniáticos

Juan Pablo Robles

Gestión del Talento

Ricardo Alania Vera

Personas Power

Ana Romero

Millennials

Pamela Romero Wilson

Reglas de Juego

PIERINO STUCCHI

Humor S.A.

Jaime Herrera

Bitácora bursátil.

Equipo de Análisis de Intéligo SAB

Vivir Seguro

Asociación Peruana de Empresas de Seguros

El deporte de hacer negocios

Luis Carrillo Pinto

Zona de Intercambio

Julio Guadalupe

Innovar o ser cambiado

Andy Garcia Peña

Economía aplicada

Juan Mendoza

El Vino de la Semana

José Bracamonte

Carpeta Gerencial

IE Business School

Desafíos para el progreso

Banco Interamericano de Desarrollo

Diálogo a fondo

Fondo Monetario Internacional

Predio legal

Martín Mejorada

e-strategia

José Kusunoki Gutiérrez

Vinos, piscos y mucho más

Sommelier Giovanni Bisso

Evidencia para la gestión

Videnza Consultores

Palabra de Gestión

Julio Lira Segura

Impacto ambiental

Lorenzo de la Puente

Inversiones Globales

Carlos Palomino Selem

Moda Inc.

Daniel Trelles

Divina Ejecutiva

Fiorella

Menú Legal

Oscar Sumar

Analizando tus inversiones

Diego Alonso Ruiz

Reformas incompletas

Instituto Peruano de Economía

Empresa&Familia

Pablo Domínguez

Hoy sí atiendo provincias

Félix Villanueva - Aurum Consultoría y Mercado

Smart money

Luis Ramírez

Consumer Psyco

Cristina Quiñones

Gestión de servicios

Otto Regalado Pezúa

Marketing 20/20

Michael Penny

Mercados&Retail

Percy Vigil Vidal

CAFÉ TAIPÁ

Milton Vela

Anuncias, luego existes

Alexander Chiu Werner

Marcas & Mentes

Lizardo Vargas Bianchi

Riesgos Financieros

Gregorio Belaunde

Economía para todos

Carlos Parodi

De regreso a lo básico

Paúl Lira Briceño