Resultado de etiquetas “creatividad” de Mirando los Negocios al Revés

SANTA CLAUS, DESAPRENDIZAJE E INNOVACIÓN

Alguna vez se ha sentido frustrado después de haber asistido a un taller de innovación y ver que lo único que obtuvo al final del día fue un diploma nombrándolo “Experto en Asuntos Churriguerescos”? Sí la respuesta es “SI”, no se preocupe porque usted no está solo (recuerde que hubieron, por lo menos, otros 40 incautos en el mismo taller). Pese a haber pegado dos kilos de post-it en las paredes, jugar a las matatenas y aplicar diligentemente la técnica del de-tín-marín-de-do-pingüe, sus anfitriones no lograron producir un solo concepto con potencial innovador. ¿Por qué? Porque la llave maestra de todo proceso innovador es el “desaprendizaje” y lo que usted vivió no pasó de ser un mero y aburrido repaso.

El desaprendizaje es un término que está en la boca de todos y en el cerebro de nadie porque no ha

Continuar leyendo [...]

MI ABUELA, ERROR E INNOVACIÓN. PENSANDO FUERA DE LA CURVA.

Mi abuela gozó siempre de buena salud. Pese a ser toda una septuagenaria, la linda viejecita presumía su envidiable estado físico aduciendo que a ella nunca la mataría la vejez. Tanto repetía el mentado estribillo que nosotros, sus nietos, acabamos por creerle el cuento y hasta imaginamos alguna vez que la anciana llegaría a vivir más que el propio Matusalén.

Fue un día después de Navidad cuando unos inofensivos cálculos en la vesícula la enviaron directamente al quirófano del hospital y aunque la operación no revestía ningún riesgo, como lo había afirmado previamente el galeno, la nonna colgó oficialmente los tenis tres días después de la cirugía.

Pero a ella no la mató la intervención quirúrgica, que de por sí era vista como de rutina, sino un craso error del médico que dejó un bisturí, a man

Continuar leyendo [...]

CALZONCILLOS Y NEVERAS. ¿CÓMO PENSAR FUERA DE LA CAJA?

Aquella calurosa tarde de verano y cuando los niños del parque vecino estaban metiéndonos una goleada de colosales dimensiones (de esas que apuntan a los dos dígitos), admito que, como dueño de la pelota, llevármela para dar por concluido el encuentro, distó mucho de ser una solución ajustada con los cánones deportivos. Pero, a los siete años ¿quién #@!#&%$ entiende lo que es un canon? En mi defensa debo decir que, a esa edad, cuando se trataba de salvar el honor de uno (y de los otros cinco jugadores del equipo que también se beneficiaban con la medida de fuerza) todo parecía válido, por más que no lo fuera.

Pero, los rivales de aquel día tenían su propia interpretación de los hechos y querían, a toda costa, consumar la masacre (sea en forma de goleada o de golpiza, lo que sucediera primero). Lastimados e

Continuar leyendo [...]

Mi abuelita la tejedora. Innovación y valor.

Hace ya varios años, fui de expedición, con un par de amigos, a un alejado, frío e inhóspito recodo de la Cordillera de los Andes. De muy difícil acceso, la ruta era tan estrecha, agreste y empinada que no encontramos hormiga, escorpión, serpiente o bicho alguno (a parte de nosotros) que se atreva a recorrerla. Para llegar al sitio se debía andar tres días a lomo de mula, a caballo o a pie (esto último, lo digo literalmente, porque mis botas modelo Indiana Jones versión Safari se partieron en el trayecto y tuve que marchar más de la mitad del camino exhibiendo y aireando mi pie de atleta). Al llegar a nuestro destino, el colosal tamaño de las montañas, la sinuosa vía de lodo y piedras, los mortales abismos y las llamas, alpacas, perros, ovejas y demás cuadrúpedos que se congregaron en la escena, se entremezclaban al un

Continuar leyendo [...]

ODIO LAS FOTOS. EL PORQUÉ FRACASAN LAS NUEVAS IDEAS.

Algunas personas odian los años bisiestos, otras odian los lunes de lluvia, yo en cambio, odio las fotos. Prefiero mantenerme alejado de ellas. No me agradan los flashes, el zoom, los selfies y todo el rollo de poses y términos fotográficos habidos y por haber. Los pocos retratos que conservo son los de mi hijo, los de mi perro y un par míos que guardo por si acaso tenga que utilizarlos en alguno de los medios sociales en los que tengo presencia. No llevo más conmigo, no necesito más conmigo.

Cuando inicié la primaria y pese a que la palabra “bullying” aún no había sido incluida en el diccionario, la costumbre de agarrar a golpes al prójimo más próximo estaba más de moda que la cursi y narcisista redundancia de darle un “like” a su propio selfie. Tanto así, que propinarle una soberana paliza al benj

Continuar leyendo [...]

ROMPECABEZAS Y LECTURAS NO RECOMENDADAS.

Si va a colocar las piezas de un rompecabezas como lo hace cualquier otra persona —–es decir, acoplando únicamente aquellas que encajan entre sí—–, al terminar de armarlo obtendrá el mismo resultado que las cientos o miles de personas que lo hicieron antes que usted. Pero si lo que quiere es obtener un resultado diferente, lo primero que debe hacer es intentar juntar las piezas que no encajen. Suena difícil, pero no lo es. Juntar manzanas con manzanas solamente hará que su idea de negocios sea peligrosamente similar a la de sus competidores.

AVISOS PARROQUIALES

I. Lecturas NO recomendadas: Aquí encontrará una pequeña lista de lecturas no recomendadas si lo que desea es evitar un abrupto derrame de n

Continuar leyendo [...]

PLATOS ROTOS Y MARTILLOS. OLVÍDESE DEL BRAINSTORMING, MEJOR LAVE SU ROPA.

Con mi madre tuve una relación física-química. Cuando rompía algún plato o cualquier otro objeto, ella me aplicaba tremendas palizas equivalentes a una fuerza de 1,000 Newtons de dolor que sólo se comparaban con un terremoto grado 10 incluyendo todas sus réplicas. Yo no me quedaba atrás y producía enormes cantidades de prolactina en forma de lágrimas. Me defendía diciéndole que la masa del objeto que yo había destruido seguía siendo la misma y que éste únicamente había cambiado de forma. Pero mamá nunca entendió a Lavoisier.

A estas alturas (que serán como de tres centímetros porque recién comienzo), usted no vaya a pensar mal de mí porque no siempre he destruido cosas. ¡Eso jamás! También ocupé mi tiempo en otros menesteres. Diría que diversifique mi cartera de barrabasadas con actividades tan divers

Continuar leyendo [...]

Mi Ropa Dominguera. ¿Es posible adoptar una cultura innovadora?

Ser el menor de ocho son palabras mayores y no lo digo por los siete hermanos que mis padres procrearon por delante de mí sin tener la cortesía de pedirme permiso. Ser el último en la línea sucesoria tiene gravísimas consecuencias que van más allá de ser nombrado, ad honorem, la piñata oficial de la familia. Tal vez la más cruel de todas es aquella que tiene que ver con el mundo de la moda. Es que algunas personas heredan el color de los ojos de su padre, el bigote del tío (o de la tía) o la forma de los dientes de la abuela (o su dentadura cuando cuelgue los tenis). Yo, en cambio, heredé la ropa usada de todos mis hermanos. Entonces, que nadie me diga que los rasgos hereditarios provienen únicamente de 23 pares de cromosomas, porque yo mismo heredé cerca de 20 pares de zapatos durante mi niñez.

Para poner el asun

Continuar leyendo [...]

LAS CHANCLETAS DE MAMÁ. ¿ACASO CREE QUE SU EMPRESA TIENE UNA CULTURA INNOVADORA?

Cuál recurrente déjà vu, cada vez que mi madre iba a salir de casa, me miraba fijamente a los ojos y con voz de premonitoria advertencia me decía: “Sé lo que quieres hacer mientras yo no esté y más te vale que no te atrevas a hacerlo”. Acto seguido, me propinaba una inmerecida bofetada en la mejilla como para darle mayor solemnidad al asunto y de paso, dejar pegado en mi rostro un explícito recordatorio de su amenaza en tono fresa salvaje, porque para ese entonces, aún no se habían puesto de moda los post-it.

Ya de regreso y enterada de la catástrofe del día, mi progenitora, con el afán de convertirme en confeti, sacaba del armario la gruesa correa de cuero que había comprado en oferta y en exclusiva para estos menesteres y comenzaba a perseguirme por toda la casa con non santas intenciones. ¿Qué, acaso pens

Continuar leyendo [...]

¿INNOVAR O MORIR? NO MANCHEN…¡ESO NO ES CIERTO!

Mi profesor de música había cantado ópera en el Teatro alla Scala y por lo tanto, era un experto dominando el do, re, mi del bel canto. Un accidente automovilístico lo sacó de los escenarios y lo metió en las aulas de mi primaria. Fue así como se cruzaron cual notas del pentagrama su destino con el mío, un pequeño de ocho años que lo único que añoraba en la vida era estar lo más cerca posible de la pelirroja protagonista de la obra musical de fin de año, que por coincidencia era, la niña más hermosa de la escuela.

Con el puesto de “galán”, vacante por culpa del sarampión, “Il Maestro”, como exigía que lo llamemos, se vio forzado a hacer una prueba de último minuto para cubrir semejante vacío. Debo confesar que soy ronco. Desde pequeño mi tono de voz ha sonado más

Continuar leyendo [...]

TODOS los blogs


Pluma Laboral

Alonso J. Camila

Economía e Integridad

Carlos Bustamante B.

Aprendiendo - nivel CEO

Francisco Pinedo

Portafolio Global

BlackRock

Menos face más book

Rafael Zavala Batlle

Visiones para el desarrollo

CAF –Banco de Desarrollo de América Latina

Te lo cuento fácil

Alumnos de la Universidad del Pacífico

Más allá del efectivo

Felipe Rincón

Mujer, ejecutiva y trasgresora

Zendy Manzaneda Cipriani

Disrupcion en la nube

Disrupción en la Nube

Revolución digital

Pablo Bermudez

Economía desde el campus

Grupo Económica

Síntesis legislativa

José Ignacio Beteta Bazán

La parábola del mudo

Javier Dávila Quevedo

Arturo Goga

Arturo Goga

Sumando Valores

Superintendencia del Mercado de Valores

@infraestructura

Rosselló Abogados

Minería 2021

Instituto de Ingenieros de Minas del Perú (IIMP)

Conciencia Corporativa

Silvia Noriega

Agenda Legal

Estudio Echecopar

Perspectiva Forestal

Comité Forestal SNI y Comité de Madera e Industria de la Madera ADEX

Pensando laboralmente

César Puntriano

Auditoria del Siglo 21

Karla Barreto

Economía conductual

Bertrand Regader

Cultura financiera

Walter Eyzaguirre

Triple enfoque

Cecilia

Gestiona tus Finanzas

Giovanna Prialé Reyes

Segunda opinión

Eduardo Herrera Velarde

Parte de Guerra

Pablo O'Brien

El cine es un espejo

Raúl Ortiz Mory

Ruarte's - Washington Capital

R. Washington Lopez

Atalaya Económica

Manuel Romero Caro

Terapia de Pareja

Luciana Olivares

Próspero Perú

Gladys Triveño

Herejías Económicas

Germán Alarco

Inversión e Infraestructura

Director FRI-ESAN Sergio Bravo Orellana

Blog Universitario

Blog Universitario

Juegomaniáticos

Juan Pablo Robles

Gestión del Talento

Ricardo Alania Vera

Personas Power

Ana Romero

Millennials

Pamela Romero Wilson

Reglas de Juego

PIERINO STUCCHI

Humor S.A.

Jaime Herrera

Bitácora bursátil.

Equipo de Análisis de Intéligo SAB

Vivir Seguro

Asociación Peruana de Empresas de Seguros

El deporte de hacer negocios

Luis Carrillo Pinto

Zona de Intercambio

Julio Guadalupe

Innovar o ser cambiado

Andy Garcia Peña

Economía aplicada

Juan Mendoza

El Vino de la Semana

José Bracamonte

Carpeta Gerencial

IE Business School

Desafíos para el progreso

Banco Interamericano de Desarrollo

Innovación y Emprendimiento Tecnológico

Franklin Marcelo, CEO de Interfono

Diálogo a fondo

Fondo Monetario Internacional

Predio legal

Martín Mejorada

e-strategia

José Kusunoki Gutiérrez

Vinos, piscos y mucho más

Sommelier Giovanni Bisso

Evidencia para la gestión

Videnza Consultores

Palabra de Gestión

Julio Lira Segura

Impacto ambiental

Lorenzo de la Puente

Inversiones Globales

Carlos Palomino Selem

Moda Inc.

Daniel Trelles

Divina Ejecutiva

Fiorella

Menú Legal

Oscar Sumar

Analizando tus inversiones

Diego Alonso Ruiz

Reformas incompletas

Instituto Peruano de Economía

Empresa&Familia

Pablo Domínguez

Hoy sí atiendo provincias

Félix Villanueva - Aurum Consultoría y Mercado

Smart money

Luis Ramírez

Consumer Psyco

Cristina Quiñones

Gestión de servicios

Otto Regalado Pezúa

Marketing 20/20

Michael Penny

Mercados&Retail

Percy Vigil Vidal

CAFÉ TAIPÁ

Milton Vela

Anuncias, luego existes

Alexander Chiu Werner

Marcas & Mentes

Lizardo Vargas Bianchi

Riesgos Financieros

Gregorio Belaunde

Economía para todos

Carlos Parodi

De regreso a lo básico

Paúl Lira Briceño