Yacu Tayta: El Padre del Agua

Para quienes hemos nacido en las grandes ciudades, el agua, es un recurso tan natural como evidente. Sabemos que está ahí, pero no somos conscientes de su importancia. Basta abrir el grifo para contar con agua limpia –tibia si queremos– y abundante. Muchos la usamos con descuido y hasta abusamos de ella… hasta que nos falta. Es recién entonces que descubrimos nuestra real dependencia a un elemento tan vital como valioso. El agua en la costa del Perú será cada día más escasa, por ello, su aprovechamiento inteligente y sostenible debe ser tarea de cada uno de nosotros. Usémosla con criterio, disfrutémosla con racionalidad y enseñemos a nuestros hijos su valor e importancia.

Soy Walter Wust, ingeniero forestal, editor y fotógrafo peruano. Desde hace más de tres décadas viajo por el Perú registrando su naturaleza, biodiversidad y cultura, y difundiendo esfuerzos dirigidos hacia el aprovechamiento sostenible de los recursos naturales. En mis viajes he tenido la oportunidad de conocer deslumbrantes paisajes que he podido inmortalizar a través de la fotografía pero en mi memoria quedan los encuentros con distintas personas quienes hacen posible que cada foto sea mucho más que un lindo paisaje. Esta es la historia de peruanos y su vínculo con agua:

Máximo Romaní Quispe vive cerca al cielo. Su patio trasero es la ladera de una montaña a 4,850 msnm. Su casa de piedra y barro mide apenas un metro de altura y asoma desde una pequeña colina de arcilla roja que alberga a unas briznas de ichu que se resisten a ser arrancadas por el viento cada tarde. El sol del mediodía puede herir la piel, pero es el frío extremo el que hace crujir las rocas por la noche y convierte el pequeño riachuelo que corre en las cercanías en una masa de hielo impenetrable cada mañana. Para la mayoría de los mortales, sobrevivir aquí es impensable… para Máximo y su familia es el hogar.

Celedonio Rojas nació en el desierto y respiró el polvo salado del arenal desde que dio la primera bocanada de aire apretado contra el pecho de su madre. Para él, el mundo no tiene árboles, y si los hay es porque alguien los riega cada día con el agüita que se trae en baldes desde el pozo y se lleva en botellas de plástico hasta el campo. Eso sí, bien tapadas para que no caiga ni una gota. Sol y viento, arena y sal. La gente de aquí tiene la piel tan curtida que haría palidecer de envidia a las momias de Egipto. Ellos, como las plantas del desierto –pallares, olivos, dátiles y frejoles– han aprendido a vivir en la escasez y a esperar, a veces por períodos interminables, la llegada de esa masa de lodo marrón viscoso que asegura la vida por otros tantos años bajo el sol.

Eulogio Peña, por su parte, creció entre árboles de mango y cocoteros al lado del río. Nunca necesitó más que una delgada camisa y una pala, ya que el campo le daba de todo y a manos llenas: arroz, sandías, yuca, plátanos… lo que se sembraba producía, y casi en exceso. A veces, solo las hordas de mosquitos que cada atardecer tomaban por asalto su pequeña chacra al borde de los esteros le recordaban que no vivía en el paraíso. Sin embargo, cada tantos años, el río se cobraba su parte. Llegaba escupiendo barro y se tragaba terrenos enteros. Se llevaba los árboles, las casas y a los animales. Y había que empezar de nuevo. Eso sí, siempre con una sonrisa.

¿Qué tienen en común un pastor de alpacas que vive en el abra Apacheta Grande, Ayacucho, a casi cinco mil metros de altura, con un agricultor del desierto de Ocucaje y un chacarero tumbesino? En realidad, muy poco, salvo que sus vidas –y las de sus familias– están marcadas por los designios del agua. Ya sea bajo la forma de granizo y nevadas que cubren la hierba y matan de hambre a sus rebaños, o de avenidas que regalan bonanza o escasez dependiendo de ciclos de la naturaleza que tercamente intentamos entender, el agua es el elemento vital para millones de peruanos que viven lejos de la comodidad de las ciudades.

Para ellos, girar la perilla de un grifo y disfrutar de un chorro abundante de agua limpia es casi una entelequia. El agua debe buscarse, acarrearse, limpiarse y, sobre todo, cuidarse. Mensaje que debe hacernos pensar, especialmente en tiempos en que las noticias del cambio climático dejan de ser paranoias apocalípticas de científicos en laboratorios esterilizados y se convierten en la realidad de pueblos enteros que se enfrentan a un futuro desafiante.

Un total de 52 ríos drenan la vertiente occidental andina y vierten sus aguas al océano Pacífico, principal colector de la cuenca. La mayoría llega al mar después de recorridos relativamente cortos y con lechos accidentados y de fuerte declive. Con excepción de algunos, como el Tumbes, Chira, Santa, Ocoña, Camaná y Tambo que en forma constante mantienen un caudal importante, son ríos de tipo torrencial, por la gran variación que tiene su caudal a lo largo del año. Algunos como el Saña, por ejemplo, pueden acarrear hasta 180 metros cúbicos por segundo en época de lluvias y solo uno en tiempo de estío. Existen otros, como el Ica, que tienen agua a lo largo del año en el sector interandino de su lecho y desaparecen en el desierto costero por infiltración, evaporación o el uso total de sus aguas. Solo cuando las lluvias de verano que caen en su cuenca colectora alimentan e incrementan notablemente su caudal, las aguas se prolongan por el lecho desértico y llegan finalmente hasta el mar.

En el Perú existen 19 cordilleras nevadas, en las cuales se ha inventariado un total de 8,355 lagunas que cubren un área de 916.64 kilómetros cuadrados. De ellas, un total de 2,045 pertenecen a la cuenca del Pacífico (24%), otras 6,077 (73%) a la cuenca del Atlántico, y 233 (3%) a la del Titicaca. Las dos lagunas más grandes del Perú se ubican en la cuenca del río Urubamba: Sibinacocha, con 28.11 kilómetros cuadrados y situada en la cordillera Vilcanota, y Languilayo con 54.66 kilómetros cuadrados y situada en la cordillera La Raya.

Un dato que salta a la vista es que entre el inventario nacional de Lagunas y represamientos, realizado por la ONERN en 1980 y el más reciente, efectuado por la Autoridad Nacional del Agua a partir de imágenes satelitales en 2010, se han identificado 996 lagunas nuevas, todas generadas como consecuencia del calentamiento global y el retroceso de los glaciares. La pregunta salta a la vista: si no está lloviendo más que antes, ¿son las lagunas y desbordes de los ríos el anuncio de la agonía inevitable de los ríos de la vertiente occidental peruana?

Por Walter Wust, miembro de L+1.

COMENTARIOS

No hay comentarios.

DEJE SU COMENTARIO

La finalidad de este servicio es sumar valor a las noticias y establecer un contacto más fluido con nuestros lectores. Los comentarios deben acotarse al tema de discusión. Se apreciará la brevedad y claridad.


No se lee? Cambie el texto.


TODOS los blogs


Pluma Laboral

Alonso J. Camila

Economía e Integridad

Carlos Bustamante B.

Aprendiendo - nivel CEO

Francisco Pinedo

Portafolio Global

BlackRock

Menos face más book

Rafael Zavala Batlle

Visiones para el desarrollo

CAF –Banco de Desarrollo de América Latina

Te lo cuento fácil

Alumnos de la Universidad del Pacífico

Más allá del efectivo

Felipe Rincón

Mujer, ejecutiva y trasgresora

Zendy Manzaneda Cipriani

Revolución digital

Pablo Bermudez

Economía desde el campus

Grupo Económica

Síntesis legislativa

José Ignacio Beteta Bazán

La parábola del mudo

Javier Dávila Quevedo

Arturo Goga

Arturo Goga

Sumando Valores

Superintendencia del Mercado de Valores

@infraestructura

Rosselló Abogados

Minería 2021

Instituto de Ingenieros de Minas del Perú (IIMP)

Conciencia Corporativa

Silvia Noriega

Agenda Legal

Estudio Echecopar

Perspectiva Forestal

Comité Forestal SNI y Comité de Madera e Industria de la Madera ADEX

Pensando laboralmente

César Puntriano

Auditoria del Siglo 21

Karla Barreto

Economía conductual

Bertrand Regader

Cultura financiera

Walter Eyzaguirre

Triple enfoque

Cecilia

Gestiona tus Finanzas

Giovanna Prialé Reyes

Segunda opinión

Eduardo Herrera Velarde

Parte de Guerra

Pablo O'Brien

El cine es un espejo

Raúl Ortiz Mory

Ruarte's - Washington Capital

R. Washington Lopez

Atalaya Económica

Manuel Romero Caro

Terapia de Pareja

Luciana Olivares

Próspero Perú

Gladys Triveño

Herejías Económicas

Germán Alarco

Inversión e Infraestructura

Director FRI-ESAN Sergio Bravo Orellana

Blog Universitario

Blog Universitario

Juegomaniáticos

Juan Pablo Robles

Gestión del Talento

Ricardo Alania Vera

Personas Power

Ana Romero

Millennials

Pamela Romero Wilson

Reglas de Juego

PIERINO STUCCHI

Humor S.A.

Jaime Herrera

Bitácora bursátil.

Equipo de Análisis de Intéligo SAB

Vivir Seguro

Asociación Peruana de Empresas de Seguros

El deporte de hacer negocios

Luis Carrillo Pinto

Zona de Intercambio

Julio Guadalupe

Innovar o ser cambiado

Andy Garcia Peña

Economía aplicada

Juan Mendoza

El Vino de la Semana

José Bracamonte

Carpeta Gerencial

IE Business School

Desafíos para el progreso

Banco Interamericano de Desarrollo

Innovación y Emprendimiento Tecnológico

Franklin Marcelo, CEO de Interfono

Diálogo a fondo

Fondo Monetario Internacional

Predio legal

Martín Mejorada

e-strategia

José Kusunoki Gutiérrez

Vinos, piscos y mucho más

Sommelier Giovanni Bisso

Evidencia para la gestión

Videnza Consultores

Palabra de Gestión

Julio Lira Segura

Impacto ambiental

Lorenzo de la Puente

Inversiones Globales

Carlos Palomino Selem

Moda Inc.

Daniel Trelles

Divina Ejecutiva

Fiorella

Menú Legal

Oscar Sumar

Analizando tus inversiones

Diego Alonso Ruiz

Reformas incompletas

Instituto Peruano de Economía

Empresa&Familia

Pablo Domínguez

Hoy sí atiendo provincias

Félix Villanueva - Aurum Consultoría y Mercado

Smart money

Luis Ramírez

Consumer Psyco

Cristina Quiñones

Gestión de servicios

Otto Regalado Pezúa

Marketing 20/20

Michael Penny

Mercados&Retail

Percy Vigil Vidal

CAFÉ TAIPÁ

Milton Vela

Anuncias, luego existes

Alexander Chiu Werner

Marcas & Mentes

Lizardo Vargas Bianchi

Riesgos Financieros

Gregorio Belaunde

Economía para todos

Carlos Parodi

De regreso a lo básico

Paúl Lira Briceño