Pensando laboralmente

César Puntriano

La respuesta no es incrementar el costo laboral sino reformar

El cumplimiento de la legislación laboral en nuestro país resulta una preocupación para cualquier empleador, y en particular para las empresas emergentes. En efecto, el hecho que la informalidad laboral sea de tal magnitud (70% de la PEA aproximadamente) que la mayoría de normas se aplican a la minoría de trabajadores, evidencia la rigidez existente en nuestro ordenamiento. En lo que a costos laborales no salariales se refiere, estos afectan la competitividad de nuestro país y los salarios, por lo que a mayores costos se tendrá más informalidad en el Perú, así como mayor precariedad en el empleo.

Nuestros costos laborales se ubican entre los más altos de la región, llegando a alcanzar o en algunos casos superar el 50%. En otras palabras, por cada Sol que abona el empleador en planilla, su costo laboral no salarial es de S/ 0.50.

Se viene evaluando implementar medidas que tiendan a reducir la informalidad, las cuales irán acompañadas de una reforma laboral en lo que a la reposición se refiere, limitándola a casos excepcionales e incrementando la indemnización por despido.

Sin embargo, ello no es lo único que debe evaluarse. Lo laboral no tiene toda la “responsabilidad” de la informalidad. También es responsable el sistema tributario complejo y la asfixiante permisología. Entonces, la solución debe ser integral. Mientras ello no ocurra no habrán cambios.

En todo caso, si por un lado se vienen evaluando opciones, no puede ocurrir que se sigan presentando propuestas legislativas que tiendan a encarecer el costo laboral como el proyecto presentado por el Frente Amplio que pretende modificar la regulación de la retribución por el trabajo nocturno, sustituyendo la remuneración mínima nocturna hoy vigente por un bono.

En efecto, en la actualidad nuestra normativa contempla que el personal que labora en horario nocturno (10:00 p.m. a 6:00 a.m.) debe percibir un ingreso no menor a la Remuneración Mínima Vital más un 35%, es decir, S/ 1,255 aproximadamente. El proyecto cambia el ingreso mínimo por una bonificación del 35% sobre la remuneración mensual del trabajador. No entendemos la razón del cambio pues el proyecto no es claro en este extremo.

En nuestra opinión, se ha omitido reflexionar en el impacto que este proyecto tiene sobre las empresas pues no vemos que contribuya con la formalización. No es la primera vez que conocemos proyectos de este tipo.

El Congreso debería abstenerse de debatir proyectos que “le pinchen la llanta” a la reforma que viene trabajando el Poder Ejecutivo y más bien aprobar lo que éste presente, luego de un debate técnico y no solamente político.  Por otro lado creemos que hay reformas que no pueden esperar a ser debatidas en el Consejo Nacional de Trabajo (CNT) que, según lo ha señalado la Ministra de Trabajo, se instalaría este 31 de enero. Sabemos de antemano que los temas polémicos se van a quedar entrampados en ese foro y no vamos a avanzar. La experiencia del pasado avala esta afirmación.

Por otro lado, temas tan complejos como la reposición en caso de despido no se solucionan con un acuerdo del CNT, que es improbable que ocurra, o con un Decreto Supremo o inclusive una Ley. Se necesita que el TC, como Supremo Intérprete de la Constitución cambie su línea jurisprudencial y valide a la indemnización como única reparación contra el despido arbitrario, como expresamente lo señala la norma. Esta opción es acorde con la Constitución, por lo que falta una decisión política por parte del TC. Ojalá esto ocurra y se pueda frenar la tendencia judicial de reconocer no solo la reposición sino una indemnización adicional por los daños no patrimoniales derivados del despido e inclusive importar una figura del derecho anglosajón denominada “daños punitivos” para castigar al empleador. Con castigo no se avanza, necesitamos seguridad jurídica en el Poder Judicial a través de sus fallos de carácter laboral para atraer inversión privada, que, desde luego debe cumplir con las leyes peruanas.

Esperemos a ver qué sucede, qué tipo de reformas se dan y si las mismas abordan el problema estructural o se avocan en asuntos accesorios o de menor relevancia. Y por último, una reforma no debe entenderse como recorte derechos, ¿qué derechos se van a recortar a los que no tienen nada? La idea es darles lo fundamental e ir mejorando progresivamente.

 

COMENTARIOS

No hay comentarios.

DEJE SU COMENTARIO

La finalidad de este servicio es sumar valor a las noticias y establecer un contacto más fluido con nuestros lectores. Los comentarios deben acotarse al tema de discusión. Se apreciará la brevedad y claridad.


No se lee? Cambie el texto.


TODOS los blogs


Pluma Laboral

Alonso J. Camila

Economía e Integridad

Carlos Bustamante B.

Aprendiendo - nivel CEO

Francisco Pinedo

Portafolio Global

BlackRock

Menos face más book

Rafael Zavala Batlle

Visiones para el desarrollo

CAF –Banco de Desarrollo de América Latina

Te lo cuento fácil

Alumnos de la Universidad del Pacífico

Más allá del efectivo

Felipe Rincón

Mujer, ejecutiva y trasgresora

Zendy Manzaneda Cipriani

Disrupcion en la nube

Disrupción en la Nube

Revolución digital

Pablo Bermudez

Economía desde el campus

Grupo Económica

Síntesis legislativa

José Ignacio Beteta Bazán

La parábola del mudo

Javier Dávila Quevedo

Arturo Goga

Arturo Goga

Sumando Valores

Superintendencia del Mercado de Valores

@infraestructura

Rosselló Abogados

Minería 2021

Instituto de Ingenieros de Minas del Perú (IIMP)

Conciencia Corporativa

Silvia Noriega

Agenda Legal

Estudio Echecopar

Perspectiva Forestal

Comité Forestal SNI y Comité de Madera e Industria de la Madera ADEX

Pensando laboralmente

César Puntriano

Auditoria del Siglo 21

Karla Barreto

Economía conductual

Bertrand Regader

Cultura financiera

Walter Eyzaguirre

Triple enfoque

Cecilia

Gestiona tus Finanzas

Giovanna Prialé Reyes

Segunda opinión

Eduardo Herrera Velarde

Parte de Guerra

Pablo O'Brien

El cine es un espejo

Raúl Ortiz Mory

Ruarte's - Washington Capital

R. Washington Lopez

Atalaya Económica

Manuel Romero Caro

Terapia de Pareja

Luciana Olivares

Próspero Perú

Gladys Triveño

Herejías Económicas

Germán Alarco

Inversión e Infraestructura

Director FRI-ESAN Sergio Bravo Orellana

Blog Universitario

Blog Universitario

Juegomaniáticos

Juan Pablo Robles

Gestión del Talento

Ricardo Alania Vera

Personas Power

Ana Romero

Millennials

Pamela Romero Wilson

Reglas de Juego

PIERINO STUCCHI

Humor S.A.

Jaime Herrera

Bitácora bursátil.

Equipo de Análisis de Intéligo SAB

Vivir Seguro

Asociación Peruana de Empresas de Seguros

El deporte de hacer negocios

Luis Carrillo Pinto

Zona de Intercambio

Julio Guadalupe

Innovar o ser cambiado

Andy Garcia Peña

Economía aplicada

Juan Mendoza

El Vino de la Semana

José Bracamonte

Carpeta Gerencial

IE Business School

Desafíos para el progreso

Banco Interamericano de Desarrollo

Innovación y Emprendimiento Tecnológico

Franklin Marcelo, CEO de Interfono

Diálogo a fondo

Fondo Monetario Internacional

Predio legal

Martín Mejorada

e-strategia

José Kusunoki Gutiérrez

Vinos, piscos y mucho más

Sommelier Giovanni Bisso

Evidencia para la gestión

Videnza Consultores

Palabra de Gestión

Julio Lira Segura

Impacto ambiental

Lorenzo de la Puente

Inversiones Globales

Carlos Palomino Selem

Moda Inc.

Daniel Trelles

Divina Ejecutiva

Fiorella

Menú Legal

Oscar Sumar

Analizando tus inversiones

Diego Alonso Ruiz

Reformas incompletas

Instituto Peruano de Economía

Empresa&Familia

Pablo Domínguez

Hoy sí atiendo provincias

Félix Villanueva - Aurum Consultoría y Mercado

Smart money

Luis Ramírez

Consumer Psyco

Cristina Quiñones

Gestión de servicios

Otto Regalado Pezúa

Marketing 20/20

Michael Penny

Mercados&Retail

Percy Vigil Vidal

CAFÉ TAIPÁ

Milton Vela

Anuncias, luego existes

Alexander Chiu Werner

Marcas & Mentes

Lizardo Vargas Bianchi

Riesgos Financieros

Gregorio Belaunde

Economía para todos

Carlos Parodi

De regreso a lo básico

Paúl Lira Briceño