Pensando laboralmente

César Puntriano

Lucro cesante, inseguridad jurídica incesante

La estabilidad laboral es una materia sumamente compleja que ha generado más de un criterio jurisprudencial cuya tendencia apunta a generar rigidez en nuestro sistema de relaciones laborales. En efecto, pasamos de un régimen que admitía el despido sin causa pero con derecho a indemnización tarifada y reposición como vía excepcional, a otro con reposición en el empleo ante un despido sin causa, pudiendo también acumularse a dicha pretensión el pago de una indemnización por los daños y perjuicios derivados de la decisión de dar por extinguido el vínculo laboral. Esto último por decisión jurisprudencial pues la protección contra el despido prevista en la Constitución y en la ley laboral no ha cambiado en los últimos 25 años. Inclusive, la jurisprudencia ha creado “nuevas categorías” de despido, como el despido incausado o fraudulento, antes incorporados en la denominación legal de “despido arbitrario”.

Estas nuevas reglas han ocasionado que las empresas migren a la contratación temporal (con más fuerza que antes), a la subcontratación y, en algunos casos, a la locación de servicios. Qué duda cabe que cualquier cambio legal efectuado por la jurisprudencia, genera inseguridad jurídica, hecho negativo para un país ávido de inversiones como el nuestro.

El propósito de este comentario es reflexionar sobre un reciente pronunciamiento de la Corte Suprema en materia laboral, que, si bien puede no ser tomado en cuenta por los demás Jueces Laborales del país en tanto no constituye un precedente vinculante, no deja de preocuparnos pues se trata de una decisión del más alto tribunal que indudablemente eco en la jurisprudencia va a tener. Nos referimos a la Casación No. 10956-2017- TACNA, de fecha 15 de enero de 2020, en la cual, tratándose de una indemnización por lucro cesante ordenada a pagar a favor de un trabajador despedido sin causa justa, la Corte resuelve desconocer los ingresos percibidos por el trabajador, provenientes de otros empleos, mientras estuvo despedido. El argumento consiste en que dichos ingresos no deben servir para desmejorar el lucro cesante, o llegar al extremo de exonerar al victimario del daño a no pagar la indemnización en tanto el trabajador ejerció su derecho al trabajo.

La decisión de la Corte nos preocupa pues parece no entender cómo opera el concepto de “lucro cesante” para el pago de una indemnización. Nos explicamos. Como se señaló en las líneas previas, la jurisprudencia actualmente señala que ante un despido sin causa o fraudulento, el trabajador puede demandar ante el Juez Laboral su reposición más una indemnización por los daños ocasionados, el daño emergente (gastos derivados del despido), lucro cesante (ganancias no percibidas durante el despido) y daño moral (perjuicio subjetivo ocasionado por el despido). Desde luego se exige algún nivel de prueba.

Respecto a la indemnización por lucro cesante, su objetivo es resarcir la pérdida de una ganancia legitima o de una utilidad económica como consecuencia del despido, no se trata de remuneraciones y beneficios no percibidos durante el tiempo en el cual el trabajador estuvo cesado pues, no existe mandato legal que así lo establezca, como ocurre con el despido nulo y además porque no es lógico pagar remuneración sin que exista trabajo efectivo (o al menos puesta a disposición del trabajador). Entonces, si el objetivo de la indemnización por lucro cesante es resarcir la falta de ganancias, es razonable considerar diversos aspectos para fijar su monto, como la duración esperada del proceso judicial, ya que la demora del Poder Judicial no puede generar una mayor carga económica a la empresa, y la percepción de ingresos por parte del trabajador mientras estuvo cesado. Descontar estos importes no suponen  desconocer el derecho del trabajador a conseguir empleo y generarse sus ingresos como lo señala la Corte Suprema. No se está penalizando el ejercicio legítimo del derecho al trabajo, lo que se evita es un enriquecimiento indebido del trabajador. Tampoco significa eximir de responsabilidad al empleador, pues no perdamos de vista que el resarcimiento del daño comprende también el daño emergente y el daño moral además del pago por los “daños punitivos”, que es otra creación jurídica equivocada entendida como un castigo al empleador. Inclusive con el criterio bajo comentario se da la espalda a un acuerdo tomado por los Jueces superiores (2da instancia) en lo laboral del país el año pasado, que recogieron lo resumido en este párrafo. Lo propio sería generar un marco legal para lograr la ansiada seguridad jurídica pues lamentablemente el considerar a la indemnización tarifada como única reparación ante el despido ya quedó en el pasado.

 

COMENTARIOS

No hay comentarios.

DEJE SU COMENTARIO

La finalidad de este servicio es sumar valor a las noticias y establecer un contacto más fluido con nuestros lectores. Los comentarios deben acotarse al tema de discusión. Se apreciará la brevedad y claridad.


No se lee? Cambie el texto.


TODOS los blogs


Invirtiendo a futuro

Gino Bettocchi

La era inteligente

Rafael Lemor Ferrand

Doña cata

Rosa Bonilla

Blindspot

Alfonso de los Heros

Construyendo Xperiencias

Rodrigo Fernández de Paredes A.

Diversidad en acción

Pamela Navarro

Sin data no hay paraíso

Carlo Rodriguez

Conexión ESAN

Conexión ESAN

Conexión universitaria

Conexion-universitaria

Café financiero

 Sergio Urday

La pepa de Wall Street

Vania Diez Canseco Rizo Patrón

Comunicación en movimiento

Benjamín Edwards

Zona de disconfort

Alana Visconti

Universo físico y digital

Patricia Goicochea

Desde Columbia

Maria Paz Oliva

Inversión alternativa

James Loveday

Con sentido de propósito

Susy Caballero Jara

Shot de integridad

Carolina Sáenz Llanos

Detrás del branding

Daniela Nicholson

Persona in Centro

Cecilia Flores

Mindset en acción

Víctor Lozano

Marketing de miércoles

Jorge Lazo Arias

Derecho y cultura política

Adrián Simons Pino

VITAMINA ESG

Sheila La Serna

ID: Inteligencia Digital

por Eduardo Solis

Coaching para liderar

Mariana Isasi

El buen lobby

Felipe Gutiérrez

TENGO UNA QUEJA

Debora Delgado

De Pyme a Grande

Hugo Sánchez

Sostenibilidad integrada

Adriana Quirós C.

Gestión de la Gobernanza

Marco Antonio Zaldivar

Marca Personal 360º

Silvia Moreno Gálvez

Creatividad al natural

Andrés Briceño

Mindset de CEO

Carla Olivieri

Clic Digital

IAB Perú

Market-IN

Jose Oropeza

Cuadrando Cuentas

Julia y Luis

Liderazgo con ciencia

Mauricio Bock

Pluma Laboral

Alonso J. Camila

Economía e Integridad

Carlos Bustamante B.

Aprendiendo - nivel CEO

Francisco Pinedo

Portafolio Global

BlackRock

Menos face más book

Rafael Zavala Batlle

Visiones para el desarrollo

CAF –Banco de Desarrollo de América Latina y el Caribe–

Te lo cuento fácil

Alumnos de la Universidad del Pacífico

Fuera de la caja

María Camino

Orquestación Estratégica

Dr. Diego Noreña

Más allá del efectivo

Felipe Rincón

Mujer, ejecutiva y trasgresora

Zendy Manzaneda Cipriani

Disrupcion en la nube

Disrupción en la Nube

Revolución digital

Pablo Bermudez

Economía desde el campus

Grupo Económica

Síntesis legislativa

José Ignacio Beteta Bazán

La parábola del mudo

Javier Dávila Quevedo

Arturo Goga

Arturo Goga

Sumando Valores

Superintendencia del Mercado de Valores

@infraestructura

Rosselló Abogados

Minería 2021

Instituto de Ingenieros de Minas del Perú (IIMP)

Conciencia Corporativa

Verónica Roca Rey

Agenda Legal

Estudio Echecopar

Perspectiva Forestal

Comité Forestal SNI y Comité de Madera e Industria de la Madera ADEX

Pensando laboralmente

César Puntriano

Auditoria del Siglo 21

Karla Barreto

Economía conductual

Bertrand Regader

Cultura financiera

Walter Eyzaguirre

Triple enfoque

Cecilia Rizo Patrón

Gestiona tus Finanzas

Giovanna Prialé Reyes

Segunda opinión

Eduardo Herrera Velarde

Parte de Guerra

Pablo O'Brien

El cine es un espejo

Raúl Ortiz Mory

Ruarte's - Washington Capital

R. Washington Lopez

Atalaya Económica

Manuel Romero Caro

Terapia de Pareja

Luciana Olivares

Próspero Perú

Gladys Triveño

Herejías Económicas

Germán Alarco

Inversión e Infraestructura

Profesor de ESAN Graduate School of Business Sergio Bravo Orellana

Blog Universitario

Blog Universitario

Juegomaniáticos

Juan Pablo Robles

Gestión del Talento

Ricardo Alania Vera

Personas Power

Ana Romero

Millennials

Pamela Romero Wilson

Reglas de Juego

Pierino Stucchi

Humor S.A.

Jaime Herrera

Bitácora bursátil.

Equipo de Análisis de Intéligo SAB

Vivir Seguro

Asociación Peruana de Empresas de Seguros

El deporte de hacer negocios

Luis Carrillo Pinto

Zona de Intercambio

Julio Guadalupe

Innovar o ser cambiado

Andy Garcia Peña

Economía aplicada

Juan Mendoza

El Vino de la Semana

José Bracamonte

Carpeta Gerencial

IE Business School

Desafíos para el progreso

Banco Interamericano de Desarrollo

Diálogo a fondo

Fondo Monetario Internacional

Predio legal

Martín Mejorada

e-strategia

José Kusunoki Gutiérrez

Vinos, piscos y mucho más

Sommelier Giovanni Bisso

Palabra de Gestión

Julio Lira Segura

Impacto ambiental

Lorenzo de la Puente

Inversiones Globales

Carlos Palomino Selem

Moda Inc.

Daniel Trelles

Divina Ejecutiva

Fiorella

Menú Legal

Oscar Sumar

Analizando tus inversiones

Diego Alonso Ruiz

Reformas incompletas

Instituto Peruano de Economía

Empresa&Familia

Pablo Domínguez

Hoy sí atiendo provincias

Félix Villanueva - Aurum Consultoría y Mercado

Smart money

Luis Ramírez

Consumer Psyco

Cristina

Gestión de servicios

Otto Regalado Pezúa

Marketing 20/20

Michael Penny

Mercados&Retail

Percy Vigil Vidal

CAFÉ TAIPÁ

Milton Vela

Anuncias, luego existes

Alexander Chiu Werner

Marcas & Mentes

Lizardo Vargas Bianchi

Riesgos Financieros

Gregorio Belaunde

Economía para todos

Carlos Parodi

De regreso a lo básico

Paúl Lira Briceño