La culpa nunca es nuestra

Por: Lucía Dammert

Los procesos migratorios muy probablemente no se detendrán. Si queremos abordar los problemas derivados desde la raíz, es entonces hora de estigmatizar menos y actuar más.

América Latina está en medio de una crisis humanitaria. Casi cinco millones de venezolanos (niños, niñas, mujeres y hombres) han abandonado su país, empujados por la pobreza y la violencia. Los datos son claros respecto a la debacle económica del país petrolero: 89% de la población está por debajo de la línea de pobreza. Se estima que la pérdida de peso promedió fue de 10 kilos en el 2017.

La información sobre la violencia es igual de grave. Las tasas de homicidio muestran una epidemia marcada por el acceso a armas legales e ilegales, presencia de criminalidad organizada y bajos niveles de efectividad policial y judicial.

Estamos, así, frente a un proceso de migración forzada, pues millones de personas escapan de sus hogares, muchos de ellos con muy poca esperanza de volver en el corto plazo. Las fronteras se han convertido en zonas de corrupción y violencia; el aumento de la trata de personas, la esclavitud sexual de menores, las violaciones, el tráfico de migrantes, entre otros, son elementos de esta crisis. Una situación, además, que no escapa a prácticamente ningún país de la región.

No es el único caso en el mundo. En las últimas décadas se ha evidenciado una transformación de los procesos migratorios que inicialmente tuvieron como destino Estados Unidos y Europa, pero que cambiaron hacia un destino intrarregional. Así, más de 200 mil peruanos han llegado a Chile, más de 150 mil nicaragüenses a Costa Rica y más de 200 mil paraguayos a Argentina, para mencionar solo algunos procesos de migración. Todos los análisis confirman que el cambio climático, los desastres naturales, las crisis económicas y las barreras impuestas en los países del norte, consolidarán un masivo proceso migratorio.

Si bien por décadas la migración se lograba asimilar en los países de destino, hoy la situación es diferente. Se trasladan las culpas o debilidades de los sistemas nacionales a la presencia de migrantes en la mayoría de nuestros países. La violencia, la criminalidad, la limitación en la cobertura de salud o educación, son solo algunos espacios donde resulta más cómodo, cuando no políticamente rentable, culpar al otro.  Es cierto que el éxodo venezolano ha impuesto serios desafíos a diversas ciudades colombianas que han recibido casi millón y medio de venezolanos en un periodo corto, pero esa no es la realidad general.

La información también es clara en este aspecto: los migrantes no están vinculados con más hechos de violencia que los nacionales. Los delitos que cometen tienen una amplificación mediática que impacta en el aumento de los discursos de odio, la búsqueda de mano dura y la percepción de inseguridad.

También en los cambios de políticas públicas para aumentar los requisitos para la migración y el refugio, así como en el número de deportados. Deportados de Chile a Perú, de Perú a Venezuela, de Colombia a República Dominicana, de Costa Rica a Nicaragua, en fin, es un juego de todos contra todos donde la culpa siempre está puesta en el migrante, nunca en el amplio mercado de armas ilegales, en la incapacidad institucional para prevenir y controlar el delito o en la consolidación de esquemas institucionales de corrupción y abuso.

Por ello el discurso político es preocupante. Ante la incapacidad aparece la xenofobia que reclama por cerrar las fronteras o expulsar a los extranjeros, “argumentos” que se olvidan de los cientos de miles de connacionales que son el “otro” en otros países. Ahí donde la política debería poner el acento en la capacidad nacional para enfrentar los desafíos de la globalización, más bien muestra respuestas punitivas y que estigmatizan. Por ese camino no se construyen salidas y puentes, sino cárceles y muros.

En el Perú, como en muchos otros países, culpar al extranjero de los problemas propios es una forma efectiva pero poco sostenible de resolverlos. El problema de la delincuencia, por ejemplo, es la incapacidad institucional para disminuir los graves niveles de impunidad, la limitada efectividad de la investigación criminal, los niveles de corrupción judicial y el práctico abandono de muchos territorios donde el Estado no está presente.

Los procesos migratorios muy probablemente no se detendrán. Si queremos abordar los problemas derivados desde la raíz, es entonces hora de estigmatizar menos y actuar más.

COMENTARIOS

No hay comentarios.

DEJE SU COMENTARIO

La finalidad de este servicio es sumar valor a las noticias y establecer un contacto más fluido con nuestros lectores. Los comentarios deben acotarse al tema de discusión. Se apreciará la brevedad y claridad.


No se lee? Cambie el texto.


TODOS los blogs


Pluma Laboral

Alonso J. Camila

Economía e Integridad

Carlos Bustamante B.

Aprendiendo - nivel CEO

Francisco Pinedo

Portafolio Global

BlackRock

Menos face más book

Rafael Zavala Batlle

Visiones para el desarrollo

CAF –Banco de Desarrollo de América Latina

Te lo cuento fácil

Alumnos de la Universidad del Pacífico

Más allá del efectivo

Felipe Rincón

Mujer, ejecutiva y trasgresora

Zendy Manzaneda Cipriani

Revolución digital

Pablo Bermudez

Economía desde el campus

Grupo Económica

Síntesis legislativa

José Ignacio Beteta Bazán

La parábola del mudo

Javier Dávila Quevedo

Arturo Goga

Arturo Goga

Sumando Valores

Superintendencia del Mercado de Valores

@infraestructura

Rosselló Abogados

Minería 2021

Instituto de Ingenieros de Minas del Perú (IIMP)

Conciencia Corporativa

Silvia Noriega

Agenda Legal

Estudio Echecopar

Perspectiva Forestal

Comité Forestal SNI y Comité de Madera e Industria de la Madera ADEX

Pensando laboralmente

César Puntriano

Auditoria del Siglo 21

Karla Barreto

Economía conductual

Bertrand Regader

Cultura financiera

Walter Eyzaguirre

Triple enfoque

Cecilia

Gestiona tus Finanzas

Giovanna Prialé Reyes

Segunda opinión

Eduardo Herrera Velarde

El cine es un espejo

Raúl Ortiz Mory

Ruarte's - Washington Capital

R. Washington Lopez

Atalaya Económica

Manuel Romero Caro

Terapia de Pareja

Luciana Olivares

Próspero Perú

Gladys Triveño

Herejías Económicas

Germán Alarco

Inversión e Infraestructura

Director FRI-ESAN Sergio Bravo Orellana

Blog Universitario

Blog Universitario

Juegomaniáticos

Juan Pablo Robles

Gestión del Talento

Ricardo Alania Vera

Personas Power

Ana Romero

Millennials

Pamela Romero Wilson

Reglas de Juego

PIERINO STUCCHI

Humor S.A.

Jaime Herrera

Bitácora bursátil.

Equipo de Análisis de Intéligo SAB

Vivir Seguro

Asociación Peruana de Empresas de Seguros

El deporte de hacer negocios

Luis Carrillo Pinto

Zona de Intercambio

Julio Guadalupe

Innovar o ser cambiado

Andy Garcia Peña

Economía aplicada

Juan Mendoza

El Vino de la Semana

José Bracamonte

Carpeta Gerencial

IE Business School

Desafíos para el progreso

Banco Interamericano de Desarrollo

Innovación y Emprendimiento Tecnológico

Franklin Marcelo, CEO de Interfono

Diálogo a fondo

Fondo Monetario Internacional

Predio legal

Martín Mejorada

e-strategia

José Kusunoki Gutiérrez

Vinos, piscos y mucho más

Sommelier Giovanni Bisso

Evidencia para la gestión

Videnza Consultores

Palabra de Gestión

Julio Lira Segura

Impacto ambiental

Lorenzo de la Puente

Inversiones Globales

Carlos Palomino Selem

Moda Inc.

Daniel Trelles

Divina Ejecutiva

Fiorella

Menú Legal

Oscar Sumar

Analizando tus inversiones

Diego Alonso Ruiz

Reformas incompletas

Instituto Peruano de Economía

Empresa&Familia

Pablo Domínguez

Hoy sí atiendo provincias

Félix Villanueva - Aurum Consultoría y Mercado

Smart money

Luis Ramírez

Consumer Psyco

Cristina Quiñones

Gestión de servicios

Otto Regalado Pezúa

Marketing 20/20

Michael Penny

Mercados&Retail

Percy Vigil Vidal

CAFÉ TAIPÁ

Milton Vela

Anuncias, luego existes

Alexander Chiu Werner

Marcas & Mentes

Lizardo Vargas Bianchi

Riesgos Financieros

Gregorio Belaunde

Economía para todos

Carlos Parodi

De regreso a lo básico

Paúl Lira Briceño