Predio legal

Martín Mejorada

Campo de almas

En el Perú la tradición es sepultar a los fallecidos, es decir, colocar al muerto en una cavidad sobre o bajo la tierra. Hay muchas personas que en vida nunca tienen poder sobre un predio, pero casi todas terminan su existencia vinculadas a uno. Se espera que el finado permanezca ahí por siempre, o hasta que su fe lo devuelva, pero más allá de aspectos mágicos o espirituales interesa definir qué derechos se tienen sobre el predio que alberga al occiso y quién ostenta tales derechos.

Existe una regulación sobre el particular (Ley 26298 y su reglamento aprobado por Decreto Supremo 03-94-SA) que desarrolla el régimen de los cementerios públicos y privados, así como los servicios que se prestan y las condiciones de ingreso y permanencia de los cuerpos. El derecho a ocupar los espacios se denomina Concesión de Uso, y puede ser temporal o perpetuo, según como se haya convenido.  Mucho cuidado con los precios y las letras pequeñas en los contratos.  Obviamente las concesiones temporales, entre 10 y 25 años renovables, son más baratas que las permanentes.

La concesión antes referida guarda cierta relación con el Derecho de Uso previsto en la legislación ordinaria (Código Civil), pero también presenta enormes diferencias.  En cuanto a las semejanzas, el derecho real de uso es una atribución de goce directo para su titular, que se agota en atender las necesidades personales del usuario (artículo 1026 del Código Civil).  En el caso de las cavidades mortuorias, obviamente el goce directo no es para los finados, que ya no son personas y por tanto carecen de derechos (artículo 61 del Código Civil), sino para los familiares que satisfacen una necesidad personal e íntima al tener depositados los despojos de sus próximos.  Tal necesidad demanda exclusividad y oponibilidad del espacio, como cualquier otro derecho sobre bienes (Derecho Real).

Las diferencias con el uso ordinario son más relevantes. El Derecho de Uso es siempre temporal e intransferible, a diferencia de la Concesión de Uso que puede ser perpetua y lógicamente transmisible por herencia, lo que la acerca a la propiedad. Otra diferencia es que estamos ante un derecho cuyos titulares solo pueden ser los familiares del fallecido (cónyuge, descendientes, ascendientes y hermanos, en ese orden).  Solo ellos pueden disponer del cadáver y están obligados a facilitar su destino, cumpliendo, de ser el caso, la última voluntad del causante (artículo 13 del Código Civil y artículo 51 del Reglamento de la Ley 26298).

Las normas especiales no lo dicen expresamente, pero dado que la ley atribuye los poderes de decidir sobre los restos a los familiares antes referidos y a nadie más, lógicamente solo ellos pueden ser titulares de la Concesión de Uso.  Aun cuando el contrato para adquirir el bien lo haya celebrado una persona ajena (quien realiza el desembolso), la Concesión de Uso compete a los familiares, produciéndose entre ellos una sucesión paulatina del poder conforme se vayan yendo.  El contratante tendrá interés y hasta cierto punto es acreedor del camposanto pero no adquiere el uso; se trataría de un contrato a favor de tercero.  Si al final o al principio no hay parientes, rige  la norma sobre herencia vacante que le da al Estado la responsabilidad sobre los asuntos del muerto en solitario (artículo 830 del Código Civil).

En suma, el título sobre las secciones funerarias es un derecho real especial, distinto a las titularidades conocidas del Código Civil.  No es uso ordinario ni propiedad. El tecnicismo poco importa durante la pena, es verdad, pero pasado ese momento interesará hacer valer el carácter exclusivo y oponible del derecho, no solo ante el sepulturero sino ante cualquiera que intente desconocer el espacio de piedad.

 

 

COMENTARIOS

  • 1
  • 01.03.2017
  • 10:24:25 hs
Azul Mar

Muy nteresante articulo.
Lo hice leer a varias personas – lamentable que para algunas personas les hace dificil conceptualizarlo y/o les hubiera gustado mas directo y quizas que el articulo deba estar apoyado por un esquema que se le de haga mas simple entender cual es el final de la sepultura adquirida si ya no existe el que la compra. Especialmente importante ya que los contratos se efectuan en la gran mayoria de veces en los momentos mas cruciales y penosos bajo muchas presiones de pena del comprador. Tomando en cuenta los intereses financieros de los cementerios cual es final del finado vis a vis la sepultura si ya no existe el que compro la sepultura?

    • 2
    • 01.03.2017
    • 04:22:17 hs
    Martín Mejorada

    Correcto!

  • 3
  • 03.03.2017
  • 08:56:23 hs
Marcedes

Buenos días, mi papa falleció y dejo un bien horizontal en Lima, donde vivía mi mama, nosotros los hermanos decidimos alquilar el bien ,para que nuestra madre tenga mejor calidad de vida. Hicimos la sucesión , y los recibos del SAT dice el nombre de nuestro papa .sucesión indivisa.
Ahora que deseamos alquilar tienen que estas como arrendatarios todos los que conforman la sucesión incluyendo mi mama. por favor deseo me conteste pronto.
Gracias

    • 4
    • 03.03.2017
    • 09:16:52 hs
    Martín Mejorada

    Correcto, para alquilar deben intervenir todos. Si no esta todos, los ausentes pueden confirmar el acto después.

DEJE SU COMENTARIO

La finalidad de este servicio es sumar valor a las noticias y establecer un contacto más fluido con nuestros lectores. Los comentarios deben acotarse al tema de discusión. Se apreciará la brevedad y claridad.


No se lee? Cambie el texto.


TODOS los blogs


Conciencia Corporativa

Silvia Noriega

Agenda Legal

Estudio Echecopar

Perspectiva Forestal

Comité Forestal SNI y Comité de Madera e Industria de la Madera ADEX

Pensando laboralmente

César Puntriano

Auditoria del Siglo 21

Karla Barreto Stein

Economía conductual

Bertrand Regader

Cultura financiera

Walter Eyzaguirre

Triple enfoque

Cecilia Rizo Patrón

Gestiona tus Finanzas

Giovanna Prialé Reyes

Corrupción bajo la lupa

Eduardo Herrera Velarde

Pablo O'Brien

Pablo O'Brien

El cine es un espejo

Raúl Ortiz Mory

Atalaya Económica

Manuel Romero Caro

Terapia de Pareja

Luciana Olivares

Próspero Perú

Gladys Triveño

Herejías Económicas

Germán Alarco

Inversión e Infraestructura

Director FRI-ESAN Sergio Bravo Orellana

Blog Universitario

Blog Universitario

Juegomaniáticos

Juan Pablo Robles

Gestión del Talento

Ricardo Alania Vera

Tacos Fuertes

Ana Romero

Millennials

Pamela Romero Wilson

Reglas de Juego

PIERINO STUCCHI

Humor S.A.

Jaime Herrera

Bitácora bursátil.

Equipo de Análisis de Intéligo SAB

Vivir Seguro

Asociación Peruana de Empresas de Seguros

El deporte de hacer negocios

Luis Carrillo Pinto

Zona de Intercambio

Julio Guadalupe

Innovar o ser cambiado

Andy Garcia Peña

Economía aplicada

Juan Mendoza

El Vino de la Semana

José Bracamonte

Carpeta Gerencial

IE Business School

Desafíos para el progreso

Banco Interamericano de Desarrollo

Innovación y Emprendimiento Tecnológico

Franklin Marcelo, CEO de Interfono

Diálogo a fondo

Fondo Monetario Internacional

Predio legal

Martín Mejorada

e-strategia

José Kusunoki Gutiérrez

Vinos, piscos y mucho más

Sommelier Giovanni Bisso

Evidencia para la gestión

Videnza Consultores

Palabra de Gestión

Julio Lira Segura

Impacto ambiental

Lorenzo de la Puente

Inversiones Globales

Carlos Palomino Selem

Moda Inc.

Daniel Trelles

Divina Ejecutiva

Fiorella

Menú Legal

Oscar Sumar

Analizando tus inversiones

Diego Alonso Ruiz

Reformas incompletas

Instituto Peruano de Economía

Empresa&Familia

Pablo Dominguez

Hoy sí atiendo provincias

Félix Villanueva

Smart money

Luis Ramírez

Consumer Psyco

Cristina Quiñones

Gestión de servicios

Otto Regalado Pezúa

Marketing 20/20

Michael Penny

Mercados&Retail

Percy Vigil Vidal

CAFÉ TAIPÁ

Milton Vela

Anuncias, luego existes

Alexander Chiu Werner

Marcas & Mentes

Lizardo Vargas Bianchi

Riesgos Financieros

Gregorio Belaunde

Economía para todos

Carlos Parodi

De regreso a lo básico

Paúl Lira Briceño