Próspero Perú

Gladys Triveño

Las lecciones de Las Malvinas

El Perú nos da miles de razones para estar orgullosos no solo de nuestro pasado sino también de nuestro presente. Basta ver la perseverancia de las chicas del voley, el espíritu guerrero de las maratonistas, el silencioso trabajo de las gimnastas, la creatividad de nuestros emblemáticos escritores, la entrega de los bomberos para salvar vidas o el esfuerzo sin medida de millones de peruanos que todos los días luchan por superar circunstancias adversas.

Sin embargo, hay algo que seguimos haciendo los peruanos que no nos permite ser grandes. Y eso tiene que ver con el hecho de que no nos avergonzamos de eventos como los incendios de Utopía o Las Malvinas. Por eso siguen pasando y leemos las noticias como si nada, como si esto le pasara a otros y no importara.

El incendio en la galería Nicolini ubicada en Las Malvinas ha provocado un debate entre quienes por un lado atribuyen lo ocurrido al hecho que solo se fiscaliza a las empresas formales y quienes consideran  que este tipo de prácticas pasan por igual entre empresas formales e informales, bajo distintas modalidades.

El siniestro arroja hasta el día de hoy, la pérdida de dos jóvenes cuyos restos calcinados han sido encontrados dentro de una estructura de metal de la que no pudieron salir porque habían sido encerrados con candado para poder piratear etiquetas de fluorescentes sin que nadie los descubra.

Y me atrevo a decir que esto no se reduce al hecho que hay empresarios más informales que otros -porque hay quienes creen que los peruanos somos culturalmente informales- o hay quienes esclavizan menos que otros. Se trata de algo mucho más grave.

Nuestra frágil memoria nos hace olvidar lo que ocurrió en la Discoteca Utopía donde el incumplimiento de las normas de seguridad generó la pérdida de vida de 29 jóvenes. Han pasado 15 años desde que ocurrieron los hechos y los dueños del establecimiento, Alan Azizollahoff Gate y Ëdgar Paz Ravine, huyeron del país sin que hasta la fecha hayan pagado por su culpa en este siniestro que destruyó la vida y sosiego de 29 familias. Utopía no estaba ubicada en el emporio de la informalidad como se etiqueta a Las Malvinas, sino en el conglomerado comercial más exclusivo de la capital del país, donde todos los negocios se presumen formales.

Hay dos temas sustantivos detrás de lo que ha ocurrido y es bueno que como sociedad los asumamos y nos apropiemos de ellos para que algo cambie. De lo contrario, seguiremos hablando de lo mismo en el próximo incendio o siniestro.

Las normas son importantes y hay que cumplirlas. No son un obstáculo ni son un capricho. Y no me refiero solo a las de la Ley de Salud y Seguridad en el Trabajo sino también a las que están establecidas en el Reglamento Nacional de Edificaciones, las de la Ley de Inocuidad de los Alimentos, las de la Ley que regula el Transporte Terrestre de Materiales y Residuos Peligrosos, la Ley General del Ambiente y las normas que establecen los Estándares de Calidad Ambiental y los Límites Máximos Permisibles (LMP) para efluentes en distintas actividades económicas, entre otras.

La única manera de que dejemos de menospreciar el cumplimiento de las normas es que aprendamos a preocuparnos por el otro. Hoy somos indiferentes con los niños que están enfermos por contaminación con metales pesados, con la trabajadora que no llega a ver a sus hijos porque hace sobre tiempo por el mismo sueldo, con el guardia de seguridad que se muere de frío porque no tiene una caseta donde resguardarse, con la empleada del hogar que duerme en una habitación sin ventanas, con los enfermos que no tienen seguro, con los consumidores que no entienden de estabilizantes, colorantes, espesantes y gelificantes alimenticios o quienes no pueden pescar más y vivir de eso porque las especies están desapareciendo, entre ochos muchos casos que evidencian situaciones donde no pensamos en el otro.

Con todos ellos muchas veces se actúa como si se les estuviera diciendo “que no importan” o que “tuvieron mala suerte en nacer en Pasco, en no tener educación, en no saber hacer otra cosa que vivir del mar”. Y al final muchos peruanos, como probablemente ocurrió con Jovi Herrera Alania y Jorge Luis Huamán Villalobos, mientras esperaban el fin de su vida, es probable que hayan llegado a pensar que efectivamente nacieron con mala suerte.

Si empezamos a preocuparnos por el impacto que tienen nuestros actos en los otros, vamos a cumplir sin problemas con las normas de seguridad y protección contra incendios, al igual que las de instalaciones eléctricas. Pero también, vamos a asegurarnos de habilitar una caseta para el guardián de la cuadra que pasa toda la noche a la intemperie, nos esforzaremos en evitar filtraciones en el SIS para que sirva para quien realmente lo necesita, pondremos en nuestra etiquetas aquello que es importante que los consumidores conozcan para que puedan tomar sus decisiones de consumo más informados, haremos los arreglos necesarios para que la empleada que nos ayuda en casa pueda descansar saludablemente y, permitiremos que los pescadores puedan lograr llevar el sustento a sus casas.

Como sociedad, tenemos que reconocer que la responsabilidad de que estas cosas ocurran nos alcanza de alguna manera a todos, que nos tiene que importar que ocurran casos como los de Utopía o Las Malvinas. De lo contrario, nada va a cambiar.

Tiene que importar a los grandes empresarios, algunos de los cuales están prófugos porque piensan que las leyes no se han hecho para que ellos las cumplan, a los pequeños empresarios que encuentran en la informalidad una forma de apalancar su subsistencia en el mercado, al Estado -en sus distintos niveles- que oculta su incapacidad de hacer cumplir las normas echándole la culpa a otra autoridad, y a los peruanos de a pie, cada vez que nos pasamos una luz roja o queremos imponer nuestro vehículo al peatón o al ciclista.

Solo necesitamos pensar en el otro. Eso nos ayudará a dejar de despreciar el cumplimiento de las normas y evitará que las razones para sentir vergüenza se acerquen en número a los motivos para estar orgullosos del Perú.

COMENTARIOS

  • 1
  • 03.07.2017
  • 10:34:41 hs
Roberto Mallma Pineda

Estimada Gladys, totalmente de acuerdo con tus comentarios, el boom de la minería informal en nuestra región de Apurímac viene generando sobre explotación laboral, tanto en las grandes ciudades y poblaciones de nuestro Perú profundo por ahora no están libres de esta ausencia de autoridad.

    • 2
    • 03.07.2017
    • 11:27:47 hs
    prosperoperu

    Gracias por tu aporte Roberto.

  • 3
  • 03.07.2017
  • 12:50:01 hs
luis alberto baique calero

el problema nace en la descentralización, autonomía y corrupción ; (cada uno interpreta a su conveniencia), y es necesario ajustarla a la realidad. Leyes, normas y sanciones efectivas
que comprometan a todos.

    • 4
    • 04.07.2017
    • 09:30:52 hs
    prosperoperu

    Estimado Luis Alberto, coincido contigo sobre el hecho cierto que el proceso de descentralización debe ser reconducido para fortalecerlo, pero quienes cumplen las leyes son las personas, y lo que tenemos que darnos cuenta es que si no empieza a importarnos lo que le pasa “al otro”, nunca llegaremos a ser grandes.

    Gracias por comentar el artículo.

  • 5
  • 03.07.2017
  • 06:59:54 hs
José Antonio Benito

Excelente. Algo tan sencillo pero comprometido como vivir la Doctrina Social de la Iglesia: el cuidado por la dignidad personal de todo el hombre y de todos los hombres. Si soy empresario, profesor, comunicador, líder…pensar que mi empleado, mi alumno, mi receptor, mi dirigido es como UN HIJO. Y Perú sería una GRAN FAMILIA abierta a la familia global

    • 6
    • 04.07.2017
    • 09:28:36 hs
    prosperoperu

    Efectivamente, algo tan sencillo como pensar en “el otro” y que nos importe. Gracias por tu comentario José Antonio.

  • 7
  • 05.07.2017
  • 01:41:03 hs
vandalanova

Cierto, evitar filtraciones en el SIS para que sirva para quien realmente lo necesita, no nos avergonzamos de eventos como los incendios de Utopía o Las Malvinas, en nuestro país se admira al delincuente (PEPE el vivo) que en algunos casos se fuga, o “ellos pidieron que ponga candado a la puerta”, como los asesino ya no hay quien lo desmienta y el fiscal es tan buena gente que lo deja libre y no contento con eso sus sicarios agreden a cualquiera que esté en su camino. esto demuestra que el sistema judicial está corrompido.

    • 8
    • 06.07.2017
    • 10:02:05 hs
    prosperoperu

    Gracias por tu comentario.

  • 9
  • 07.07.2017
  • 10:34:17 hs
Eduardo Chavez

De que sirven tantas normas y sanciones escritas en papel, si nuestro aparato de justicia está corrupto. El que tiene dinero, hace lo que se le antoje.
Debería haber una reforma urgente para nuestro sistema de justicia. Que sea mas fuerte la fiscalización o que se impongan fuertes sanciones y destituciones para los funcionarios que la conforman. De alguna forma se aplacaría ese paraíso de corrupción en el que viven.

    • 10
    • 07.07.2017
    • 10:52:59 hs
    prosperoperu

    Gracias por tu comentario, pero aun cuando tuviésemos el mejor Poder Judicial del mundo, si como sociedad no aprendemos a respetar las normas, este (Poder Judicial) no sería capaz de fiscalizar a todos. Cada uno de nosotros puede poner su granito de arena.

  • 11
  • 07.07.2017
  • 02:26:07 hs
Eduardo Chavez

¿De que sirven tantas normas y sanciones escritas en papel, si nuestro aparato de justicia es corrupto? El que tiene dinero, siempre tiene las de ganar.
Debería haber una reforma urgente al sistema de justicia del país, fortaleciendo la fiscalización hacia sus funcionarios (jueces y fiscales), haciendo respetar el régimen de infracciones y sanciones que en caso de faltas graves, puede llevarlos a la destitución. De alguna forma se aplacaría el paraíso de corrupción del que disfrutan.

  • 12
  • 15.07.2017
  • 05:36:59 hs
José Manuel Ruiz

Estimada Gladys,
Siguiendo esta línea, es urgente prevenir problemas con las plantas Frigorificas que emplean amoniaco como refrigerante y se encuentran rodeadas de viviendas, centros comerciales, mercados, colegios.
La informalidad, falta de conocimiento técnico, la irresponsabilidad de empresarios y proveedores, falta de supervisión del estado, etc hacen que esto sea un peligro potencial real.
Esta semana tuvimos el 3 Congreso del IIAR Perú ( international institute armonía refrigeration) y el eje central fue seguridad y capacitación .

DEJE SU COMENTARIO

La finalidad de este servicio es sumar valor a las noticias y establecer un contacto más fluido con nuestros lectores. Los comentarios deben acotarse al tema de discusión. Se apreciará la brevedad y claridad.


No se lee? Cambie el texto.


TODOS los blogs


@infraestructura

Rosselló Abogados

Minería 2021

Instituto de Ingenieros de Minas del Perú (IIMP)

Conciencia Corporativa

Silvia Noriega

Agenda Legal

Estudio Echecopar

Perspectiva Forestal

Comité Forestal SNI y Comité de Madera e Industria de la Madera ADEX

Pensando laboralmente

César Puntriano

Auditoria del Siglo 21

Karla Barreto Stein

Economía conductual

Bertrand Regader

Cultura financiera

Walter Eyzaguirre

Triple enfoque

Cecilia Rizo Patrón

Gestiona tus Finanzas

Giovanna Prialé Reyes

Corrupción bajo la lupa

Eduardo Herrera Velarde

Pablo O'Brien

Pablo O'Brien

El cine es un espejo

Raúl Ortiz Mory

Atalaya Económica

Manuel Romero Caro

Terapia de Pareja

Luciana Olivares

Próspero Perú

Gladys Triveño

Herejías Económicas

Germán Alarco

Inversión e Infraestructura

Director FRI-ESAN Sergio Bravo Orellana

Blog Universitario

Blog Universitario

Juegomaniáticos

Juan Pablo Robles

Gestión del Talento

Ricardo Alania Vera

Tacos Fuertes

Ana Romero

Millennials

Pamela Romero Wilson

Reglas de Juego

PIERINO STUCCHI

Humor S.A.

Jaime Herrera

Bitácora bursátil.

Equipo de Análisis de Intéligo SAB

Vivir Seguro

Asociación Peruana de Empresas de Seguros

El deporte de hacer negocios

Luis Carrillo Pinto

Zona de Intercambio

Julio Guadalupe

Innovar o ser cambiado

Andy Garcia Peña

Economía aplicada

Juan Mendoza

El Vino de la Semana

José Bracamonte

Carpeta Gerencial

IE Business School

Desafíos para el progreso

Banco Interamericano de Desarrollo

Innovación y Emprendimiento Tecnológico

Franklin Marcelo, CEO de Interfono

Diálogo a fondo

Fondo Monetario Internacional

Predio legal

Martín Mejorada

e-strategia

José Kusunoki Gutiérrez

Vinos, piscos y mucho más

Sommelier Giovanni Bisso

Evidencia para la gestión

Videnza Consultores

Palabra de Gestión

Julio Lira Segura

Impacto ambiental

Lorenzo de la Puente

Inversiones Globales

Carlos Palomino Selem

Moda Inc.

Daniel Trelles

Divina Ejecutiva

Fiorella

Menú Legal

Oscar Sumar

Analizando tus inversiones

Diego Alonso Ruiz

Reformas incompletas

Instituto Peruano de Economía

Empresa&Familia

Pablo Dominguez

Hoy sí atiendo provincias

Félix Villanueva

Smart money

Luis Ramírez

Consumer Psyco

Cristina Quiñones

Gestión de servicios

Otto Regalado Pezúa

Marketing 20/20

Michael Penny

Mercados&Retail

Percy Vigil Vidal

CAFÉ TAIPÁ

Milton Vela

Anuncias, luego existes

Alexander Chiu Werner

Marcas & Mentes

Lizardo Vargas Bianchi

Riesgos Financieros

Gregorio Belaunde

Economía para todos

Carlos Parodi

De regreso a lo básico

Paúl Lira Briceño