Próspero Perú

Gladys Triveño

A más desarrollo, más bienestar

Parte de la indignación de la ciudadanía con la corrupción tiene un componente de frustración contra lo que nos aleja del desarrollo, entendido este por la capacidad de un país de generar riqueza para toda la sociedad y que esta se refleje en mejoras en su calidad de vida.

La población sabe que la falta de colegios para matricular a sus hijos, las deficiencias e insuficiencias en hospitales, carreteras, puentes, puertos, infraestructura productiva y mejor calidad de servicios de salud y educación es, en buena medida, responsabilidad de quienes le meten la mano al bolsillo de los ciudadanos a través de sus actos de corrupción.

El desafío que tiene la actual administración es luchar contra el cáncer en que se ha convertido la corrupción para el país, pero sin perder de vista la obligación que tiene de avanzar en paralelo en reformas que hagan posible el desarrollo anhelado.

¿Cómo hacerlo?

Recientemente, la OECD (2018) publicó, Perspectives on Global Development 2019: Rethinking Development Strategies, el cual establece que el diseño de estrategias que contribuyan al desarrollo de los países debe priorizar la búsqueda de altos niveles de bienestar.

El documento sugiere cuatro premisas que los hacedores de políticas públicas tienen que tener en cuenta para el diseño de las estrategias de desarrollo de los países que están en ese proceso:

  1. Deben responder al nuevo contexto global. Los cambios producidos en los últimos 30 años con la apertura de China e India al mercado mundial, la crisis financiera internacional y los problemas en la economía China que desestabilizan al mundo, han redibujado el mapa de las relaciones económicas. El Perú también ha cambiado, aunque estos cambios son evidentes recién en los últimos 19 años y coinciden con la vigencia de 20 acuerdos comerciales que se pueden aprovechar, cuatro firmados y otro en proceso de negociación.
  2. No pueden asumir que el crecimiento económico traerá automáticamente mejoras en el bienestar de la población. En muchos casos el crecimiento de los países ha ido de la mano del incremento de la desigualdad por lo que el desarrollo debe medirse y buscarse desde diferentes dimensiones que contribuyan al bienestar de la población. El Perú tuvo un crecimiento importante durante la primera década del siglo XXI, impulsado por la exportación de metales. En esa fase de expansión, el país incrementó su gasto social, lo cual permitió reducir la pobreza. (Herrera, Javier, 2004-2014). Posteriormente, entró en una fase de crecimiento moderado y el solo mantenimiento del gasto social no es suficiente para garantizar la reducción de la pobreza y menos aún de la desigualdad.
  3. Deben responder a las nuevas tendencias y desafíos. En países como el Perú, esto supone enfocarse en la inclusión social y la sostenibilidad ambiental. El diseño de la estrategia de desarrollo del Perú debe tratar de conciliar el aprovechamiento de los recursos naturales y el cuidado del medio ambiente con las expectativas de quienes se benefician del crecimiento y los que aún no lo hacen.
  4. Estar acordes a los tiempos que se viven. No hay recetas que copiar porque se viven momentos distintos. Sin embargo, la historia ha demostrado que las mejores estrategias para impulsar el desarrollo son las multisectoriales y participativas. El Perú no tiene el tiempo que tuvo Corea del Sur para impulsar su proceso de desarrollo tecnológico, ni el mercado que tiene China que le ha permitido desarrollar diversos sectores industriales que hoy lideran en el mundo, y tampoco tiene los altos niveles educativos de Alemania para promover un desarrollo basado en la innovación.

El documento elaborado por la OCDE también señala que las estrategias de los gobiernos deben ser influenciadas por los nuevos desafíos globales: tecnologías disruptivas, incremento de tasas de urbanización, cambio climático y problemas de seguridad alimentaria, las nuevas tecnologías, el compromiso con la educación tecnológica, el surgimiento de ciudades intermedias que sirvan de puente entre el campo y la ciudad, entre otros.

En el caso particular de Perú, para hacer su análisis la OCDE tuvo a la vista el Plan Bicentenario al 2021 y como muchos de los otros 39 planes que pudo revisar, observó que estos plantean un crecimiento que facilite el desarrollo, a partir de la diversificación de la economía. Sin embargo, pocos incluyen en el desarrollo de sus ejes o estrategias la necesidad de hacer una apuesta por la mejora tecnológica que supone más infraestructura digital, más inversión extranjera para reducir la brecha tecnológica o plantean compromisos para incrementar los presupuestos para la investigación y desarrollo, entre otros componentes sustantivos para el desarrollo tecnológico.

Para la OCDE no basta con reconocer que la diversificación de la economía contribuye al desarrollo sino que se requiere acciones políticas de innovación y transferencia tecnológica que sean contundentes.

Felizmente, la Política Nacional de Competitividad y Productividad que acaba de aprobar el gobierno, se alinea con políticas nacionales relacionadas como la de Desarrollo de la Ciencia, Tecnología e Innovación Tecnológica, y la Política Nacional Agraria, las cuales establecen de forma expresa la necesidad de promover la generación y transferencia de conocimiento científico y tecnológico en el primer caso y, en el segundo, apoyar la transición y diversificación hacia cultivos más rentables, aprovechando el avance tecnológico y las tendencias de la demanda nacional y mundial.

El gran desafío es dar contenido y proveer de instrumentos a esos lineamientos:

  1. Que se aproveche información existente que ha sido elaborada con tecnología geoespacial y los sistemas de información geográfica SIG para focalizar y promover las inversiones, combinando criterios de eficiencia, pobreza, accesibilidad, características se suelo, capacidades productivas, entre otros.
  2. Que se promueva la atracción de inversión para acercar a las empresas y al país al conocimiento, para tener más casos como el de Stevia One que hoy produce stevia a partir de cultivos en Selva.
  3. Que se repatrie a la diáspora de investigadores peruanos que viven en países desarrollados y que puedan contribuir a acercar al país al conocimiento.
  4. Que se incremente el número de jóvenes que salen a prepararse fuera del país para que luego retornen y transfieran los conocimientos aprendidos.
  5. Que se simplifique el acceso a la difusión tecnológica que permita capitalizar las patentes vencidas.
  6. Que se invierta más recursos en fondos de capital para start-up.
  7. Que se mejore la calidad de la educación en ciencia y tecnología.
  8. Otros.

Hasta ahora todo lo que hemos logrado como país no alcanza para generar bienestar para todos los peruanos. Eso se explica porque nuestro desempeño se ha basado en explotar aquello que se ha heredado y en aprovechar las potencialidades visibles. El matiz lo ha puesto el sector agroexportador que introdujo innovaciones para aprovechar las condiciones de mercado. Sin embargo, el reto del desarrollo exige que se introduzcan cambios tecnológicos que traspasen las fronteras de lo evidente. Eso solo se puede lograr con conocimiento que nos permita hacer agricultura en el desierto o cultivar cosas impensables en altura, crear valor a partir de la biodiversidad de nuestra Selva, apostar por la inteligencia artificial, entre otros.

Ojalá que el presidente Vizcarra no pierda la oportunidad histórica que tiene de crear los instrumentos para acercar el país a ese conocimiento.

 

COMENTARIOS

No hay comentarios.

DEJE SU COMENTARIO

La finalidad de este servicio es sumar valor a las noticias y establecer un contacto más fluido con nuestros lectores. Los comentarios deben acotarse al tema de discusión. Se apreciará la brevedad y claridad.


No se lee? Cambie el texto.


TODOS los blogs


Liderazgo con ciencia

Mauricio Bock

Pluma Laboral

Alonso J. Camila

Economía e Integridad

Carlos Bustamante B.

Aprendiendo - nivel CEO

Francisco Pinedo

Portafolio Global

BlackRock

Menos face más book

Rafael Zavala Batlle

Visiones para el desarrollo

CAF –Banco de Desarrollo de América Latina

Te lo cuento fácil

Alumnos de la Universidad del Pacífico

Más allá del efectivo

Felipe Rincón

Mujer, ejecutiva y trasgresora

Zendy Manzaneda Cipriani

Disrupcion en la nube

Disrupción en la Nube

Revolución digital

Pablo Bermudez

Economía desde el campus

Grupo Económica

Síntesis legislativa

José Ignacio Beteta Bazán

La parábola del mudo

Javier Dávila Quevedo

Arturo Goga

Arturo Goga

Sumando Valores

Superintendencia del Mercado de Valores

@infraestructura

Rosselló Abogados

Minería 2021

Instituto de Ingenieros de Minas del Perú (IIMP)

Conciencia Corporativa

Silvia Noriega

Agenda Legal

Estudio Echecopar

Perspectiva Forestal

Comité Forestal SNI y Comité de Madera e Industria de la Madera ADEX

Pensando laboralmente

César Puntriano

Auditoria del Siglo 21

Karla Barreto

Economía conductual

Bertrand Regader

Cultura financiera

Walter Eyzaguirre

Triple enfoque

Cecilia

Gestiona tus Finanzas

Giovanna Prialé Reyes

Segunda opinión

Eduardo Herrera Velarde

Parte de Guerra

Pablo O'Brien

El cine es un espejo

Raúl Ortiz Mory

Ruarte's - Washington Capital

R. Washington Lopez

Atalaya Económica

Manuel Romero Caro

Terapia de Pareja

Luciana Olivares

Próspero Perú

Gladys Triveño

Herejías Económicas

Germán Alarco

Inversión e Infraestructura

Director FRI-ESAN Sergio Bravo Orellana

Blog Universitario

Blog Universitario

Juegomaniáticos

Juan Pablo Robles

Gestión del Talento

Ricardo Alania Vera

Personas Power

Ana Romero

Millennials

Pamela Romero Wilson

Reglas de Juego

PIERINO STUCCHI

Humor S.A.

Jaime Herrera

Bitácora bursátil.

Equipo de Análisis de Intéligo SAB

Vivir Seguro

Asociación Peruana de Empresas de Seguros

El deporte de hacer negocios

Luis Carrillo Pinto

Zona de Intercambio

Julio Guadalupe

Innovar o ser cambiado

Andy Garcia Peña

Economía aplicada

Juan Mendoza

El Vino de la Semana

José Bracamonte

Carpeta Gerencial

IE Business School

Desafíos para el progreso

Banco Interamericano de Desarrollo

Innovación y Emprendimiento Tecnológico

Franklin Marcelo, CEO de Interfono

Diálogo a fondo

Fondo Monetario Internacional

Predio legal

Martín Mejorada

e-strategia

José Kusunoki Gutiérrez

Vinos, piscos y mucho más

Sommelier Giovanni Bisso

Evidencia para la gestión

Videnza Consultores

Palabra de Gestión

Julio Lira Segura

Impacto ambiental

Lorenzo de la Puente

Inversiones Globales

Carlos Palomino Selem

Moda Inc.

Daniel Trelles

Divina Ejecutiva

Fiorella

Menú Legal

Oscar Sumar

Analizando tus inversiones

Diego Alonso Ruiz

Reformas incompletas

Instituto Peruano de Economía

Empresa&Familia

Pablo Domínguez

Hoy sí atiendo provincias

Félix Villanueva - Aurum Consultoría y Mercado

Smart money

Luis Ramírez

Consumer Psyco

Cristina Quiñones

Gestión de servicios

Otto Regalado Pezúa

Marketing 20/20

Michael Penny

Mercados&Retail

Percy Vigil Vidal

CAFÉ TAIPÁ

Milton Vela

Anuncias, luego existes

Alexander Chiu Werner

Marcas & Mentes

Lizardo Vargas Bianchi

Riesgos Financieros

Gregorio Belaunde

Economía para todos

Carlos Parodi

De regreso a lo básico

Paúl Lira Briceño