Próspero Perú

Gladys Triveño

Pérdidas y desperdicios de alimentos: hay que reducirlas y medirlas

Cada vez que los productores dejan un tomate en el campo sin cosechar o se pudre en nuestras refrigeradoras, hay aproximadamente 13 litros de agua que se desperdician. Si fuese un kilo de papa, serían 290 litros en el caso de la agricultura convencional, y si se tratase de un pan con hamburguesa lo que termina en la basura, alcanzaría los 2,400 litros de agua malgastados, mientras hay millones de personas que sufren de hambre y de falta de acceso a agua.

El problema de las pérdidas y los desperdicios de alimentos es que no sabemos cuánto dinero involucran, el impacto que tienen en los ingresos de los pequeños productores, en sus posibilidades de superar sus niveles de pobreza o cuál es la huella hídrica y de carbono que generan. Solo eso explica que no hagamos ese problema nuestro.

Recientemente, la FAO organizó, conjuntamente con el Minagri, un taller sobre la prevención y reducción de pérdidas y desperdicios de alimentos (PDA) para un sistema alimentario sostenible en el Perú, con el fin de posicionar el tema en la agenda nacional. La diferencia entre pérdida o desperdicio es el lugar donde ocurre, las pérdidas suceden en la producción, postcosecha, almacenamiento o transporte, mientras que los desperdicios se presentan durante la distribución o el consumo.

Hay cuatro razones por las que esta iniciativa debe importarnos como ciudadanos y ser apoyada por el sector público y privado para comprometer a todos, según el rol que cumplen, en medirlas y reducirlas.

  1. En el mundo, se pierden o desperdician 1300 millones de toneladas de alimentos cada año a un costo aproximado de USD 750, 000 millones (casi el PBI de un país sudamericano), mientras hay 821 millones de personas que pasan hambre.
  2. En América Latina, el promedio de pérdida o desperdicio equivale a 223 kg de alimentos por persona al año, cantidad que si se multiplica por toda la población de la región, podría satisfacer las necesidades alimenticias de 300 millones de personas.
  3. Lo que se pierde significa millones de hectáreas mal utilizadas para producir alimento que no es consumido, una gran cantidad de emisiones de gases de efecto invernadero y toneladas de dióxido de carbono consecuencia del transporte de alimentos desaprovechados.
  4. Los porcentajes de PDA por grupos de alimentos en América Latina son alarmantes, el 55% en frutas y hortalizas, el 40% en raíces y tubérculos, el 33% en pescados y mariscos, el 25% en cereales, entre otros.

Abordar un problema como este no es sencillo, pero hay dos buenas noticias que la ciudadanía debe conocer.

  1. FAO y MINAGRI ya están trabajando juntos en establecer las líneas base de cuatro alimentos de importancia dentro de la canasta básica alimentaria: papa, tomate, banano y bonito. Esto significa que se están haciendo esfuerzos por cuantificar las pérdidas.
  2. El pleno Agrario que se realizó en el Congreso de la República recientemente permitió aprobar la Ley que promueve la reducción y prevención de pérdidas y desperdicios, PL N° 03211/2018-CR, cuya autógrafa ha sido recientemente firmada. Ahora hay que esperar que el Ejecutivo emita lo antes posible su reglamento.

Respecto a lo primero, los resultados preliminares del trabajo que FAO/MINAGRI realizan para el caso de la papa confirman lo que se dijo en nuestro post Las pérdidas y el shock de la productividad, estas están más cerca de la chacra que de la olla y alcanzarían un porcentaje significativo en el eslabón de producción.

Ese dato, que al final del proyecto puede ser ajustado, significa en cualquiera de los casos que los productores de papa de nuestro país invierten sus escasos recursos para trabajar su tierra y una cantidad importante del resultado de su esfuerzo se pierde porque no se planificó la siembra y hubo sobreproducción, por plagas y enfermedades, por falta de lluvias u otros eventos climáticos, por falta o encarecimiento de la mano de obra en el campo, porque los precios que paga el mercado no justifica cosecharla, entre otras explicaciones de las causas por las que esto ocurre. Algo similar sucede con el banano y el tomate.

¿Qué se puede hacer?

  • Asumir que todos somos responsables de las pérdidas y desperdicios: para empezar todos los actores de las cadenas productivas, incluyendo los consumidores como una gran categoría y, por supuesto, el gobierno en lo que tiene que ver con la planificación y la entrega de información oportuna a los productores.
  • Abordar la problemática de forma diferenciada, según el eslabón de la cadena productiva donde las pérdidas o desperdicios ocurren.
    • Si la pérdida se produce en la etapa de producción a causa de problemas de plagas y enfermedades, hay una tarea que le compete a INIA para generar variedades más resistentes a plagas y enfermedades o transferir paquetes tecnológicos que promuevan el manejo integral de plagas y enfermedades.
    • Si la pérdida es en la fase de la cosecha, como consecuencia de la migración de la mano de obra hacia las zonas urbanas, es posible impulsar voluntariados para ayudar a los productores a cosechar.
    • Si el producto es muy perecible, lo más lógico es procesar lo que no se puede colocar de inmediato. El tomate se puede deshidratar, convertirse en salsas o secar.
    • Si el desperdicio se genera en la etapa de distribución o consumo, lo ideal es ofertar a menor precio lo perecible o que tiene calidades no estéticas, donar lo que se pueda o planificar mejor las compras, según sea el caso. La tarea de reducción de pérdidas y desperdicios es de todos.

Solo hay que ponerse a pensar en el impacto de las pérdidas y desperdicios en la vida de los peruanos para empezar a trabajar en la meta 12.3 de los ODS de aquí a 2030.

Todos podemos contribuir a disminuir a la mitad el desperdicio de alimentos per cápita en la venta al por menor y a nivel de consumidores, y reducir las pérdidas de alimentos en las cadenas de producción donde participa la agricultura familiar.

COMENTARIOS

No hay comentarios.

DEJE SU COMENTARIO

La finalidad de este servicio es sumar valor a las noticias y establecer un contacto más fluido con nuestros lectores. Los comentarios deben acotarse al tema de discusión. Se apreciará la brevedad y claridad.


No se lee? Cambie el texto.


TODOS los blogs


Liderazgo con ciencia

Mauricio Bock

Pluma Laboral

Alonso J. Camila

Economía e Integridad

Carlos Bustamante B.

Aprendiendo - nivel CEO

Francisco Pinedo

Portafolio Global

BlackRock

Menos face más book

Rafael Zavala Batlle

Visiones para el desarrollo

CAF –Banco de Desarrollo de América Latina

Te lo cuento fácil

Alumnos de la Universidad del Pacífico

Más allá del efectivo

Felipe Rincón

Mujer, ejecutiva y trasgresora

Zendy Manzaneda Cipriani

Disrupcion en la nube

Disrupción en la Nube

Revolución digital

Pablo Bermudez

Economía desde el campus

Grupo Económica

Síntesis legislativa

José Ignacio Beteta Bazán

La parábola del mudo

Javier Dávila Quevedo

Arturo Goga

Arturo Goga

Sumando Valores

Superintendencia del Mercado de Valores

@infraestructura

Rosselló Abogados

Minería 2021

Instituto de Ingenieros de Minas del Perú (IIMP)

Conciencia Corporativa

Silvia Noriega

Agenda Legal

Estudio Echecopar

Perspectiva Forestal

Comité Forestal SNI y Comité de Madera e Industria de la Madera ADEX

Pensando laboralmente

César Puntriano

Auditoria del Siglo 21

Karla Barreto

Economía conductual

Bertrand Regader

Cultura financiera

Walter Eyzaguirre

Triple enfoque

Cecilia

Gestiona tus Finanzas

Giovanna Prialé Reyes

Segunda opinión

Eduardo Herrera Velarde

Parte de Guerra

Pablo O'Brien

El cine es un espejo

Raúl Ortiz Mory

Ruarte's - Washington Capital

R. Washington Lopez

Atalaya Económica

Manuel Romero Caro

Terapia de Pareja

Luciana Olivares

Próspero Perú

Gladys Triveño

Herejías Económicas

Germán Alarco

Inversión e Infraestructura

Director FRI-ESAN Sergio Bravo Orellana

Blog Universitario

Blog Universitario

Juegomaniáticos

Juan Pablo Robles

Gestión del Talento

Ricardo Alania Vera

Personas Power

Ana Romero

Millennials

Pamela Romero Wilson

Reglas de Juego

PIERINO STUCCHI

Humor S.A.

Jaime Herrera

Bitácora bursátil.

Equipo de Análisis de Intéligo SAB

Vivir Seguro

Asociación Peruana de Empresas de Seguros

El deporte de hacer negocios

Luis Carrillo Pinto

Zona de Intercambio

Julio Guadalupe

Innovar o ser cambiado

Andy Garcia Peña

Economía aplicada

Juan Mendoza

El Vino de la Semana

José Bracamonte

Carpeta Gerencial

IE Business School

Desafíos para el progreso

Banco Interamericano de Desarrollo

Innovación y Emprendimiento Tecnológico

Franklin Marcelo, CEO de Interfono

Diálogo a fondo

Fondo Monetario Internacional

Predio legal

Martín Mejorada

e-strategia

José Kusunoki Gutiérrez

Vinos, piscos y mucho más

Sommelier Giovanni Bisso

Evidencia para la gestión

Videnza Consultores

Palabra de Gestión

Julio Lira Segura

Impacto ambiental

Lorenzo de la Puente

Inversiones Globales

Carlos Palomino Selem

Moda Inc.

Daniel Trelles

Divina Ejecutiva

Fiorella

Menú Legal

Oscar Sumar

Analizando tus inversiones

Diego Alonso Ruiz

Reformas incompletas

Instituto Peruano de Economía

Empresa&Familia

Pablo Domínguez

Hoy sí atiendo provincias

Félix Villanueva - Aurum Consultoría y Mercado

Smart money

Luis Ramírez

Consumer Psyco

Cristina Quiñones

Gestión de servicios

Otto Regalado Pezúa

Marketing 20/20

Michael Penny

Mercados&Retail

Percy Vigil Vidal

CAFÉ TAIPÁ

Milton Vela

Anuncias, luego existes

Alexander Chiu Werner

Marcas & Mentes

Lizardo Vargas Bianchi

Riesgos Financieros

Gregorio Belaunde

Economía para todos

Carlos Parodi

De regreso a lo básico

Paúl Lira Briceño