ReinventaRSE

Elsa del Castillo

Negocios sociales: el cuarto sector

Algunas palabras que hoy en día despiertan pasiones son: emprendedorismo, innovación y acción social. Unir estas tres palabras para crear modelos de negocios que actúen según las reglas del mercado y que busquen generar un impacto relevante en la sociedad, es la meta de un número cada vez más amplio de emprendedores e inversionistas.

Diario Responsable abre un artículo reciente citando la frase de Albert Einstein, «no podemos resolver problemas pensando de la misma manera que cuando los creamos». Utiliza esta frase para aludir a la necesidad de promover la innovación social, en el sentido de realizar cambios radicales en nuestros hábitos, valores, políticas, estrategias, procesos y estructuras de organización de la sociedad para evolucionar hacia una mayor calidad de vida para todos. Los negocios sociales intentan responder a esta demanda.
En la misma línea de pensamiento, Social Earth publica un estimulante artículo que nos hace ver que tal vez existe un “cuarto sector” en la producción de bienes y servicios a la sociedad, adicional al sector privado (empresas), al sector público (el gobierno) y al sector de las organizaciones sociales (sin fines de lucro). En este cuarto sector empezarían a cobrar fuerza los negocios sociales, constituidos por proyectos innovadores que actúan buscando rentabilidad y sostenibilidad financiera al ofrecer productos y servicios que pueden mejorar nuestra calidad de vida y que, en ese camino, trabajan por una causa o misión social. La potencia de estas iniciativas radica en la priorización del doble objetivo de rentabilidad y propósito (profit and purpose), lo que permite incluso atraer a los inversionistas a una nueva corriente denominada “inversión de impacto”.
Una de las formas que adoptan los negocios sociales es la conocida como “los negocios inclusivos”, donde los sectores de bajos ingresos pueden ser incorporados a la cadena de valor agregada de una empresa u organización, ya sea como proveedores, socios comerciales, protagonistas de una empresa social o como clientes que acceden a bienes y servicios que antes estuvieron fuera de su alcance. Este es el caso de La Fageda en Barcelona, cuya producción de yogures y postres es realizada por jóvenes con discapacidad intelectual o problemas mentales; el proyecto Titikayac en Puno, en el que la comunidad de Llachón y Explorandes son aliados para promover el turismo vivencial en la zona y el paseo en Kayac por el Lago Titicaca; Mariposas de Costa Rica, que exporta mariposas coleccionables enmarcadas, criadas por comunidades rurales; Cerámicas de Costaragua, que ofrece acceso a la construcción de pisos en las viviendas de personas de menores recursos en Bogotá; Gasban en Buenos Aires, que con la ayuda de la propia comunidad adaptó las instalaciones de las casas para recibir el gas, entre diversos ejemplos de la región (ver www.sekn.org). Otros modelos de negocios sociales simplemente reinvierten o comparten sus ganancias para apoyar una causa social determinada, como los zapatos Toms, donde por cada par de alpargatas comprado una persona se beneficia con calzado al que nunca tuvo acceso.
Por supuesto, todavía hay varios temas por resolver para lograr el éxito de estos modelos. Muchas iniciativas se mantienen pequeñas y sus ganancias aún son magras. En materia social, es necesario alcanzar mayor escala para lograr un impacto importante. En todo caso, en formatos de acción en un ámbito local reducido, el reto será lograr la replicabilidad del modelo para unir a otros emprendedores en el esfuerzo. Los negocios sociales suelen requerir el desarrollo de alianzas entre actores del entorno pues se requiere de un ecosistema que los favorezca para que puedan consolidarse, donde los participantes complementen sus capacidades para actuar de manera eficiente (el Estado debiera ofrecer reglas claras y condiciones adecuadas para operar; la empresa privada podrá aportar sus técnicas de gestión, conocimiento del mercado y acceso a recursos y, las organizaciones de la sociedad civil, su dominio de la problemática social o ambiental y su cercanía a los grupos atendidos). Diversos ejemplos dan cuenta de la generación de alianzas multisectoriales para construir entornos que favorezcan el crecimiento del negocio social.
Lo interesante de los modelos de negocios sociales existentes en Latinoamérica es que empiezan a lograr impactos importantes: mujeres incluidas en la actividad emprendedora; minorías que encuentran oportunidades para salir de la pobreza de manera gradual; acceso a servicios básicos antes inexistentes; inclusión financiera; revaloración de la cultura local; actividades que empiezan a atraer a los jóvenes de la localidad, reteniéndolos en sus ciudades; conciencia ambiental colectiva y fortalecimiento del tejido social. Es también positivo ver que estos negocios sociales son realizados tanto por líderes emprendedores individuales, como por comunidades, por empresas privadas comprometidas con su RSE y por ONGs que buscan mecanismos de autosostenimiento para depender menos de las donaciones o de la cooperación.
Lo que me parece aún más atractivo es que los negocios sociales empiezan a proliferar entre los jóvenes porque tienen la cualidad de capturar a aquellos espíritus idealistas de la generación del milenio, retándolos a ser verdaderamente innovadores y a romper esquemas tradicionales (cosa que fascina a los jóvenes) y, al mismo tiempo, a generar modelos de negocio económicamente viables sin necesidad de sacrificar la posibilidad de tener una retribución adecuada. Si cada vez más jóvenes peruanos impulsan esta corriente, tendremos un futuro promisorio para nuestro país.

COMENTARIOS

  • 1
  • 18.10.2012
  • 04:58:54 hs
jordi jaumà

Gracias por citarnos Elsa, aunque creo que el link tiene una errata y no funciona correctamente,
un saludo

Jordi

  • 2
  • 15.11.2012
  • 02:30:19 hs
Thomas

9 noviembre, 2009 en 14:27Hola, netciseo que me ayuden, pues estamos trabajando en equipo para hecer un plan de negocios y se nos pide que hagamos todo lo relacionado a que tipo de contorles utilizar en la elaboracion de galletas, y de todos esos formatos hacer una descripcion detallada, dela misma manera debemos hacer un catalogo de cuentas para implementar la contabilidad. Mucho les agradecere me ayuden en este aspecto Responder

DEJE SU COMENTARIO

La finalidad de este servicio es sumar valor a las noticias y establecer un contacto más fluido con nuestros lectores. Los comentarios deben acotarse al tema de discusión. Se apreciará la brevedad y claridad.


No se lee? Cambie el texto.


TODOS los blogs


Pluma Laboral

Alonso J. Camila

Economía e Integridad

Carlos Bustamante B.

Aprendiendo - nivel CEO

Francisco Pinedo

Portafolio Global

BlackRock

Menos face más book

Rafael Zavala Batlle

Visiones para el desarrollo

CAF –Banco de Desarrollo de América Latina

Te lo cuento fácil

Alumnos de la Universidad del Pacífico

Más allá del efectivo

Felipe Rincón

Mujer, ejecutiva y trasgresora

Zendy Manzaneda Cipriani

Revolución digital

Pablo Bermudez

Economía desde el campus

Grupo Económica

Síntesis legislativa

José Ignacio Beteta Bazán

La parábola del mudo

Javier Dávila Quevedo

Arturo Goga

Arturo Goga

Sumando Valores

Superintendencia del Mercado de Valores

@infraestructura

Rosselló Abogados

Minería 2021

Instituto de Ingenieros de Minas del Perú (IIMP)

Conciencia Corporativa

Silvia Noriega

Agenda Legal

Estudio Echecopar

Perspectiva Forestal

Comité Forestal SNI y Comité de Madera e Industria de la Madera ADEX

Pensando laboralmente

César Puntriano

Auditoria del Siglo 21

Karla Barreto

Economía conductual

Bertrand Regader

Cultura financiera

Walter Eyzaguirre

Triple enfoque

Cecilia

Gestiona tus Finanzas

Giovanna Prialé Reyes

Segunda opinión

Eduardo Herrera Velarde

Parte de Guerra

Pablo O'Brien

El cine es un espejo

Raúl Ortiz Mory

Ruarte's - Washington Capital

R. Washington Lopez

Atalaya Económica

Manuel Romero Caro

Terapia de Pareja

Luciana Olivares

Próspero Perú

Gladys Triveño

Herejías Económicas

Germán Alarco

Inversión e Infraestructura

Director FRI-ESAN Sergio Bravo Orellana

Blog Universitario

Blog Universitario

Juegomaniáticos

Juan Pablo Robles

Gestión del Talento

Ricardo Alania Vera

Personas Power

Ana Romero

Millennials

Pamela Romero Wilson

Reglas de Juego

PIERINO STUCCHI

Humor S.A.

Jaime Herrera

Bitácora bursátil.

Equipo de Análisis de Intéligo SAB

Vivir Seguro

Asociación Peruana de Empresas de Seguros

El deporte de hacer negocios

Luis Carrillo Pinto

Zona de Intercambio

Julio Guadalupe

Innovar o ser cambiado

Andy Garcia Peña

Economía aplicada

Juan Mendoza

El Vino de la Semana

José Bracamonte

Carpeta Gerencial

IE Business School

Desafíos para el progreso

Banco Interamericano de Desarrollo

Innovación y Emprendimiento Tecnológico

Franklin Marcelo, CEO de Interfono

Diálogo a fondo

Fondo Monetario Internacional

Predio legal

Martín Mejorada

e-strategia

José Kusunoki Gutiérrez

Vinos, piscos y mucho más

Sommelier Giovanni Bisso

Evidencia para la gestión

Videnza Consultores

Palabra de Gestión

Julio Lira Segura

Impacto ambiental

Lorenzo de la Puente

Inversiones Globales

Carlos Palomino Selem

Moda Inc.

Daniel Trelles

Divina Ejecutiva

Fiorella

Menú Legal

Oscar Sumar

Analizando tus inversiones

Diego Alonso Ruiz

Reformas incompletas

Instituto Peruano de Economía

Empresa&Familia

Pablo Domínguez

Hoy sí atiendo provincias

Félix Villanueva - Aurum Consultoría y Mercado

Smart money

Luis Ramírez

Consumer Psyco

Cristina Quiñones

Gestión de servicios

Otto Regalado Pezúa

Marketing 20/20

Michael Penny

Mercados&Retail

Percy Vigil Vidal

CAFÉ TAIPÁ

Milton Vela

Anuncias, luego existes

Alexander Chiu Werner

Marcas & Mentes

Lizardo Vargas Bianchi

Riesgos Financieros

Gregorio Belaunde

Economía para todos

Carlos Parodi

De regreso a lo básico

Paúl Lira Briceño