Revolución digital

Pablo Bermudez

Qué vende más, ¿el propósito o el marketing? | Pablo Bermúdez

¿Quién o qué empresa no tiene presencia en alguna red social y en la web? Muy poca gente y aún menos compañías pueden darse ese lujo, por una razón simple, en la era de la información la ignorancia es una elección. Además, es la forma más rápida y ergonómica para comunicarse y alimentarse de conocimiento y compartirlo.

Sorprende que aún existan muchos ejecutivos de alto calibre que se nieguen a usar las redes en beneficio propio y de sus empresas. Argumentan que valoran mucho su privacidad y que están hartos de ver fotos de niños.

Cuando recién nacía Internet, allá por 1993, recuerdo una frase emblemática: “Los profesionales ya no deben escudarse detrás de las marcas y permanecer anónimos. La conexión humana sigue siendo la clave de toda relación de confianza entre las personas y por extensión de las marcas. No me digas que eres bueno, demuéstramelo compartiendo tu conocimiento con el mundo”. Eso explica el fabuloso fenómeno de los Social CEOs que tanto conocimiento top comparten con el mundo, tomándose la labor con los más absolutos compromiso y seriedad.

Ahora que las empresas se refugian en los influencers para hacer marketing deben tener en cuenta fundamentalmente si están trabajando con influencers reales o profesionales. Hay una marcada tendencia a que los segundos estén cayendo en desgracia rápidamente, con contadas excepciones de verdaderos capos, que leen las dinámicas de su mercado potencial antes, escuchan a su público, aprenden, detectan los insights y muy rápidamente innovan y hasta se reinventan poniéndose nuevamente de moda o incluso atraen público con una nueva oferta comunicacional.

Si bien eso no fue acordado por la ONU o algún ente global, la gente en todo el mundo ahora participa activamente de esta dinámica de aprender y enseñar generando una inteligencia colectiva que es la verdadera causante de la hiperaceleración de todas las formas del quehacer humano, o como lo suelo llamar, el sistema nervioso digital del planeta. Porque, en efecto, actuamos como neuronas de un cerebro conectado intercambiando exabytes de información en microsegundos, es decir, como un cerebro: acceso ilimitado y gratuito a todo tipo de conocimiento, ampliación exponencial de nuestra red de contactos, aprendizaje y enseñanza diaria y altruista, intercambio libre de ideas que solo ha hiperacelerado el conocimiento de todos. Me atrevo a acuñar otro término, vivimos la era del Homo gnosis (gnosis, conocimiento).

Como decía el filósofo romano Lucius Annaeus Seneca, contemporáneo de Cristo: “Nadie aprende más que aquel que enseña”.

La pregunta del millón: ¿Tu empresa forma parte activa y valiosa de este nuevo paradigma que tanto bien le hace a la humanidad o sigue haciendo “marketing tradicional y tradigital”? (Nunca me ha gustado esa palabra, marketing, es demasiado orientada a vender, hace pensar que el único propósito de una empresa es ganar dinero. Eso fue válido en eras del capitalismo desalmado del siglo XX, pero es casi una afrenta en la forma en que viene evolucionando la humanidad y, por ende, los hábitos y percepciones de la gente en el siglo XXI. ¿Propuestas de un mejor nombre para esta disciplina?).

Compartiendo conocimiento en la búsqueda del bien común

En tiempos en que la valoración bursátil de una compañía está directamente influenciada por su propósito, ¿qué hace tu empresa por elevar el bienestar común de la humanidad, por preservar y hasta curar el planeta? ¿Cómo usa el enorme poder del sistema nervioso digital del planeta para lograr un máximo impacto? ¿Cuánto de sus ingresos destina a hacer del mundo un mejor lugar para vivir?

Al compartir conocimiento gratuitamente no solo aumenta nuestra reputación personal, sino que crece la reputación de la empresa que cuenta con profesionales de gran calibre que trabajan en una firma que entiende que su mayor activo es el conocimiento. Se trata de una empresa que tiene como política corporativa abrir su conocimiento al mundo y que lo comparte desinteresada y altruistamente con la humanidad en busca del tan anhelado bien común.

¿Ha desarrollado ya tu empresa toda una estrategia coherente con la manera en que funciona el mundo? ¿Está entrenada tu gente para escribir bien? ¿Cuentas ya con un Chief Content Officer? ¿Cuentas con un equipo de soporte que trabaje textos, imágenes, White papers e infografías?

Seamos honestos, la plasticidad de nuestro cerebro se ha adaptado a los timelines de las redes sociales y se ha entrenado para ignorar lo irrelevante: la publicidad, y para colmo de males, es probable que muchos publicistas ni hayan cobrado conciencia de esto.

Dirán: “Pero esto no vende”. No, señores, nada vende más, por eso todas las empresas top lo practican y con mucho gusto; hay casos emblemáticos de empresas peruanas que lo están haciendo extraordinariamente bien.

Por favor, no sigan cometiendo el más grande error del marketing que es querer conquistar el share of wallet, y olvidan que para llegar a él deben antes conquistar el share of heart, el share of spirit y por último el share of mind.

Al mismo tiempo que con diversas disciplinas soportadas por las cloud tools que influyen en el comportamiento y las expectativas de los clientes mientras generan el avance de todas las ciencias y los ámbitos del quehacer humano por el fluido y orgánico intercambio de información, debemos aprender a desaprender como se aprendía antes y aprender a aprender como se aprende hoy, diariamente, transformando nuestras redes sociales en universidades, porque información que no se transforma en conocimiento es solo ruido.

Es por esto que ya desde hace varios años considero que las mal llamadas redes sociales (¡por favor, urgente, se necesita un nombre mucho mejor, como marketing, cuyo nombre se quedó corto!) son en realidad el sistema nervioso digital del planeta.

Circunscribiéndonos exclusivamente al ámbito del marketing, como todos los sistemas naturales considero que la separación que existía entre lo digital y lo físico se borró hace mucho tiempo, transformándose en una simbiosis de la que ya hablaba el gran Marshall McLuhan (el más hippie de los científicos y el más científico de ellos), adelantadísimo a su tiempo: él dijo que los aparatos electrónicos de comunicación son solo extensiones del yo, es decir, somos uno.

En lo que respecta a las redes sociales, los mal llamados “consumidores” a los que denominaremos personas para poderlas visualizar mejor en toda su riqueza y complejidad, vemos que el “Darwinismo digital” de Brian Solis, de forma impensada hace poco, afecta ahora a la madre de la revolución digital, esas redes, o al menos la manera en que muchas marcas las han mal utilizado.

Screen Shot 2020-02-03 at 14.52.58

Lo irónico es que las mismas tecnologías disruptivas que los amenazan desde el darwinismo digital también han impactado positivamente en cómo las marcas líderes pueden competir.

Esto demuestra que el verdadero daño que genera el darwinismo digital no es un problema tecnológico, es un muy complejo problema mental de los líderes corporativos y, aunque no lo crean, es el más difícil de resolver.

Es aquí donde tanto el Social CEO y frameworks como el Digital Transformation entran al rescate. Pero si estos líderes primero no aprenden a desaprender humildemente, no entenderán que el rol de los líderes del siglo XXI estriba en crear ecosistemas y condiciones idóneas a fin de que la gente dé lo mejor de sí, se sienta empoderara al tomar decisiones, impulse la innovación endógena espontáneamente de nuestro mayor activo (los “knowledge workers”), injerte innovación exógena sin miedo (de otras industrias, de nuestra competencia, de otros países y, sobre todo, de startups), y haga de su empresa parte de la revolución de “Growth Hacking” Global, etc.

“El conocimiento es poder” y hoy el poder estriba en compartir ese conocimiento… ¿Qué estás esperando?

Publicado el 8 de noviembre de 2019 en Mercado Negro

Pablo Bermúdez
Consultor Internacional en Transformación Digital, Knowmad, Expert Generalist, Growth Hacker, Empresario, Mistagogo, Profesor, Expositor Internacional, Escritor y mil cosas más…

Director en The Startup Factory

Twitter: @pablober
Linkedin:  http://www.linkedin.com/in/pablobermudezmogni
Instagram:  https://www.instagram.com/pablober/
Blog:  https://www.pablobermudez.com/

 

COMENTARIOS

No hay comentarios.

DEJE SU COMENTARIO

La finalidad de este servicio es sumar valor a las noticias y establecer un contacto más fluido con nuestros lectores. Los comentarios deben acotarse al tema de discusión. Se apreciará la brevedad y claridad.


No se lee? Cambie el texto.


TODOS los blogs


Market-IN

Jose Oropeza

Cuadrando Cuentas

Julia y Luis

Liderazgo con ciencia

Mauricio Bock

Pluma Laboral

Alonso J. Camila

Economía e Integridad

Carlos Bustamante B.

Aprendiendo - nivel CEO

Francisco Pinedo

Portafolio Global

BlackRock

Menos face más book

Rafael Zavala Batlle

Visiones para el desarrollo

CAF –Banco de Desarrollo de América Latina

Te lo cuento fácil

Alumnos de la Universidad del Pacífico

Fuera de la caja

María Camino

Orquestación Estratégica

Dr. Diego Noreña

Más allá del efectivo

Felipe Rincón

Mujer, ejecutiva y trasgresora

Zendy Manzaneda Cipriani

Disrupcion en la nube

Disrupción en la Nube

Revolución digital

Pablo Bermudez

Economía desde el campus

Grupo Económica

Síntesis legislativa

José Ignacio Beteta Bazán

La parábola del mudo

Javier Dávila Quevedo

Arturo Goga

Arturo Goga

Sumando Valores

Superintendencia del Mercado de Valores

@infraestructura

Rosselló Abogados

Minería 2021

Instituto de Ingenieros de Minas del Perú (IIMP)

Conciencia Corporativa

Verónica Roca Rey

Agenda Legal

Estudio Echecopar

Perspectiva Forestal

Comité Forestal SNI y Comité de Madera e Industria de la Madera ADEX

Pensando laboralmente

César Puntriano

Auditoria del Siglo 21

Karla Barreto

Economía conductual

Bertrand Regader

Cultura financiera

Walter Eyzaguirre

Triple enfoque

Cecilia

Gestiona tus Finanzas

Giovanna Prialé Reyes

Segunda opinión

Eduardo Herrera Velarde

Parte de Guerra

Pablo O'Brien

El cine es un espejo

Raúl Ortiz Mory

Ruarte's - Washington Capital

R. Washington Lopez

Atalaya Económica

Manuel Romero Caro

Terapia de Pareja

Luciana Olivares

Próspero Perú

Gladys Triveño

Herejías Económicas

Germán Alarco

Inversión e Infraestructura

Director FRI-ESAN Sergio Bravo Orellana

Blog Universitario

Blog Universitario

Juegomaniáticos

Juan Pablo Robles

Gestión del Talento

Ricardo Alania Vera

Personas Power

Ana Romero

Millennials

Pamela Romero Wilson

Reglas de Juego

PIERINO STUCCHI

Humor S.A.

Jaime Herrera

Bitácora bursátil.

Equipo de Análisis de Intéligo SAB

Vivir Seguro

Asociación Peruana de Empresas de Seguros

El deporte de hacer negocios

Luis Carrillo Pinto

Zona de Intercambio

Julio Guadalupe

Innovar o ser cambiado

Andy Garcia Peña

Economía aplicada

Juan Mendoza

El Vino de la Semana

José Bracamonte

Carpeta Gerencial

IE Business School

Desafíos para el progreso

Banco Interamericano de Desarrollo

Diálogo a fondo

Fondo Monetario Internacional

Predio legal

Martín Mejorada

e-strategia

José Kusunoki Gutiérrez

Vinos, piscos y mucho más

Sommelier Giovanni Bisso

Evidencia para la gestión

Videnza Consultores

Palabra de Gestión

Julio Lira Segura

Impacto ambiental

Lorenzo de la Puente

Inversiones Globales

Carlos Palomino Selem

Moda Inc.

Daniel Trelles

Divina Ejecutiva

Fiorella

Menú Legal

Oscar Sumar

Analizando tus inversiones

Diego Alonso Ruiz

Reformas incompletas

Instituto Peruano de Economía

Empresa&Familia

Pablo Domínguez

Hoy sí atiendo provincias

Félix Villanueva - Aurum Consultoría y Mercado

Smart money

Luis Ramírez

Consumer Psyco

Cristina Quiñones

Gestión de servicios

Otto Regalado Pezúa

Marketing 20/20

Michael Penny

Mercados&Retail

Percy Vigil Vidal

CAFÉ TAIPÁ

Milton Vela

Anuncias, luego existes

Alexander Chiu Werner

Marcas & Mentes

Lizardo Vargas Bianchi

Riesgos Financieros

Gregorio Belaunde

Economía para todos

Carlos Parodi

De regreso a lo básico

Paúl Lira Briceño