Riesgos Financieros

Gregorio Belaunde

“Desastres Naturales”: ¿Son Naturales?

Hasta hace relativamente poco tiempo se solía utilizar siempre la expresión “desastres naturales” cuando se hablaba de sismos de gran magnitud, de lluvias intensas, de inundaciones, de erupciones volcánicas, de huracanes, ciclones y tifones, etc. Pero se ha producido en este tema una evolución interesante, que pueden haber percibido los que hayan leído los posts del 21 de abril y del 20 de mayo últimos.

Una primera noción : la distinción entre desastres de origen natural y los desastres inducidos por el hombre
Las definiciones de la palabra “desastre” varían según los autores y los países pero presentan similitudes. En el Perú tenemos una definición “oficial”, que es la del Decreto Supremo Nº 048-2011-PCM, que aprueba el Reglamento de la Ley Nº 29664, la cual en febrero del 2011, creó el llamado “Sistema Nacional de Gestión del Riesgo de Desastres” (SINAGERD).
Esa definición señala que un desastre es un “conjunto de daños y pérdidas, en la salud, fuentes de sustento, hábitat físico, infraestructura, actividad económica y medio ambiente, que ocurre a consecuencia del impacto de un peligro o amenaza cuya intensidad genera graves alteraciones en el funcionamiento de las unidades sociales, sobrepasando la capacidad de respuesta local para atender eficazmente sus consecuencias, pudiendo ser de origen natural o inducido por la acción humana“.
Esta distinción es útil, pues efectivamente se tiende a olvidar a veces que gran número de desastres son causados por diferentes tipos de acciones humanas: los accidentes industriales (como la explosión de una fábrica de productos químicos) y los ligados a actividades extractivas (como los grandes derrames de petróleo) son un ejemplo típico. También se podría decir que los hay causados ya no por accidentes, sino igualmente  por acciones deliberadas, como el terrorismo y las acciones de guerra.
Y están los descritos en la introducción, que son de origen natural. Los especialistas van más allá, utilizan la expresión “desastres asociados a fenómenos naturales“. La idea que está implícita en definiciones de este tipo es que primero está el fenómeno natural, y que éste produce un desastre, pero no necesariamente
Es decir, que el desastre es en fin de cuentas un riesgo, que puede materializarse o no materializarse, y si se materializa, tal vez lo haga de manera reducida. 
Algunas reflexiones sobre esta distinción
. hay que tener cuidado en no ser demasiado simplistas: un fenómeno natural puede a su vez causar por ejemplo varios accidentes industriales; entonces, podemos tener un desastre que tiene una combinación de causas naturales e inducidas por el hombre. Y ¿cómo se califica el hecho de que un sismo cause un desastre por el gran número de viviendas mal construidas? Se podría decir que el origen es doble, la combinación de un fenómeno natural con la acción humana de construir mal.
. se dice “inducido por la acción humana” ; también se podría introducir como causal de desastres, la inacción humana; un ejemplo típico puede ser el saber perfectamente que una gran cantidad de construcciones es muy vulnerable, por su mala calidad de construcción o por su calamitosa ubicación (riberas de un río que se desborda a menudo, faldas de un volcán no extinguido, colinas de suelo poco sólido), y no tomar ninguna medida al respecto, o saber que un conjunto de plataformas petroleras ya está muy viejo y no hacer nada. Uno podría preguntarse si el desastre posterior no se deberá más bien a la falta de voluntad para organizar grandes acciones de reubicación o a la falta de voluntad para cerrar ciertas plataformas petroleras o ciertas fábricas que no están siendo mantenidas por sus dueños indolentes o faltos de medios financieros, y/o que ya cumplieron su ciclo (acá se pueden combinar el miedo a la impopularidad de unos y la angurria de otros).
La inacción puede venir tanto de las entidades privadas y de la sociedad civil como de los poderes públicos.
Una segunda noción clave: el riesgo de desastre asociado a un fenómeno natural se puede reducir o gestionar
Como lo indicamos más arriba, el riesgo de desastre no se materializa necesariamente.
El fenómeno natural no puede evitarse, el desastre sí, o por lo menos, si la magnitud del fenómeno natural es muy intensa, se puede reducir la magnitud del desastre.
Por eso  se ha desarrollado el campo de la “Reducción del Riesgo de Desastres” o de la “Gestión del Riesgo de Desastres” (por el inglés, se verán a menudo las iniciales DRR y DRM). Pues hay que ser realistas, ante un fenómeno natural de gran magnitud, el desastre es en realidad muy difícil de evitar: lo que se debe tratar de hacer es reducir las vulnerabilidades para reducir los impactos. De esa manera, ante un fenómeno natural de mediana magnitud, se puede incluso lograr que los impactos sean mínimos.
Para tener más elementos sobre esa gestión, les recomendaría leer o releer los posts del 21 de abril y del 20 de mayo ya mencionados.
También recomiendo conocer mejor la Ley 29664, que creó el SINAGERD y su mencionado Reglamento. Si se imaginan que es sólo un tema de las entidades del Estado se equivocan: el SINAGERD también incluye a las entidades privadas, incluso identifica a algunas que tienen responsabilidades aún mayores, y a la sociedad civil, es decir todos nosotros. Todos somos responsables.
Hablando de iniciativas privadas, el ex-presidente de CAPECO (la Cámara Peruana de la Construcción), Walter Piazza de la Jara, escribió un interesante artículo en abril  último donde aparte de insistir en el tema de la prevención, anuncia una página web que seguramente será de gran interés: apruebadesismos.com.
Los grandes organismos internacionales han desarrollado grandes áreas de DRR o DRM, como la ONU con la UNISDR, pero también el Banco Mundial y el BID, que vienen prestando asistencia técnica y financiera a muchos países, incluyendo al Perú, y más recientemente la CAF. Todas estas entidades producen y difunden interesante documentación al respecto.
La cooperación bilateral de muchos países se efectúa de manera cada vez más frecuente en ese campo.
La cooperación internacional apoya así al Programa Ciudades Sostenibles, desarrollado por el INDECI con ayuda de la PNUD, premiado en el 2012, y cuya figura visible es el Ingeniero Julio Kuroiwa, quien recientemente presentó el informe Ciudades Sostenibles en el Perú (1998-2013). Los riesgos, es decir los peligros y vulnerabilidades, han sido así identificados en numerosas zonas urbanas del Perú. Pero el mismo Ing. Kuroiwa señala que falta mucho por hacer. Y ¿cómo estamos al nivel de la acción? No podemos quedarnos en el nivel de los estudios.
Conclusión
A falta de gestión del riesgo de desastres, hasta un fenómeno natural de mediana intensidad puede provocar un gran desastre. Una vez escuché a alguien decir: “los desastrosos somos nosotros, más que los sismos”. El título del mencionado artículo de Walter Piazza lo expresa igualmente.
¿Cuántas veces la expresión anglosajona : “a disaster waiting to happen” (un desastre que sólo está esperando suceder) se ha justificado plenamente?
Este no es un tema donde se deban permitir las dudas, la indecisión, la lentitud, la actitud rutinaria,  las trabas burocráticas: todas ellas nacen muchas veces de una terrible subestimación del riesgo, del auto-engaño (hasta la inconsciencia) frente a la realidad, de prioridades individualistas y de varias formas de flojera, tanto física como intelectual.

COMENTARIOS

  • 1
  • 02.06.2013
  • 09:42:32 hs
mg. arq. luis miguel urbina ferrandiz

Interesante artículo, al que habría que agregar la necesidad de un mapeo urbano de vulnerabilidad, dentro de las zonas de alto riesgo sísmico en las zonas de Monserrate y Barrios Altos, para detectar aquellos inmuebles que siendo declarados monumentos históricos, se encuentran a punto de desplomarse, siendo el único valor que tienen la cantidad de años de uso, deterioro y hacinamiento y no el cultural, y, donde gran cantidad de personas corren el grave peligro de perder sus vidas. La Municipalidad de Lima por intermedio de INDECI, debe intervenir ante el Ministerio de Cultura, para desclasificar aquellas casonas ruinosas y tugurizadas, con un proyecto de renovación urbana y reciclaje de inmuebles, y solo conservar los monumentos históricos con un real valor cultural.

  • 2
  • 05.06.2013
  • 12:05:36 hs
Rocio Tamayo

Estimado Gregorio:

Si bien es cierto que los desastres pueden tener origen en fenómenos naturales ó antrópicos; el “desastre en sí no es natural”, usted muy bien dice “antes se decía desastres naturales”, sin embargo, los desastres según la definición del SINAGERD es una condición social de calimidad o catástrofe cuyo causa puede ser un fenómeno natural o antrópico.

Por ejemplo: Si se produce un Sismo de 8.8 en la escala momento en la ciudad de Lima, es obvio que causará un desastre, pero este desastre no es natural, ya que, lo que cause el desastre no es el sismo, sino las edificaciones hechas por ser el humano, las cuales no resistirán el nivel de aceleración del suelo ni de las ondas sísmicas por lo caul colapsan. Pero estas edificaciones son construidad por el ser humano y no por la naturaleza. Entonces los desastres nunca han sido naturales, los desastres son consecuencias de mala praxis humana.

A ESTAS ALTURASL DEL PARTIDO YA NO DEBEMOS MENCIONAR QUE LOS DESASTRES SON NATURALES.

POR FAVOR BASTA DE DECIR, PENSAR Y CREER QUE LOS DESASTRES SON NATURALES

  • 3
  • 03.06.2013
  • 04:07:08 hs
César

Los comentarios al referirse a “DESASTRE NATURAL” a lo que hace referencia es a desastre de la NATURALEZA, la que es impredecible, se debe estar preparado sí, pero, como saber magnitud, hora y ubicación? Por más preparado que se esté si se combinan de una forma inadecuada las condiciones antes mencionadas, zas.

  • 4
  • 03.06.2013
  • 04:39:27 hs
Deysi Elma

Lo mismo digo, los desastres naturales ¿son naturales?, los estudioso de la ciencia van un poco más lejos y habaln de la Tecnología denominada “Aurora Activa de Alta Frecuencia” más conocida como HAARP.

  • 5
  • 04.06.2013
  • 06:25:07 hs
IRENE MONZON NORIEGA

LOS DESASTRES NATURALES SON COSAS DE LA LEY DIVINA NADIE PODRA EVITAR NI HUIR CUANDO DIOS PONE SU MANO Y TE DICE HASTA QUÍ NOMÁS PERO LOS DESASTRES QUE EL HOMBRE LOS ORIGINA ESOS SÍ ES MAS DESASTROSO POR QUE SE DESTRUYE A SÍ MISMO POR EJEMPLO UTILIZAR LOS DESAGUES COMO BASURERO CUANDO LLEGA UN TEMPORAL FUERTE SALEN PERJUDICADOS TREMENDAMENTE QUE LO PIERDEN TODO

  • 6
  • 09.06.2013
  • 04:55:36 hs
Luis Collantes Diaz

Estimado Gregorio:
La espina dorsal de Coberturas de seguros son los riesgos donde el el hombre no cuenta con la fuerza de evitarlos o contenerlos, estos echos se catalogan como ACTO DE DIOS.
Peligros son accidentes causados por algo externo o fortuito.
La cultura del hombre lleva a actuar con o sin conocimiento, estos eventos al ser tratados de minizarlo o evitarlos lleva estudios y creación de instituciones advirtiendo la magnitud de daños, clasificándolos ” Desastres Naturales o Falla del Hombre”, según el caso
Calientamiento Global, técnicamente demuestra los daños causados por el hombre , vemos el volumen de las aguas incrementado presiona originando ” la ira de los vientos ” escapando de su ruta creando anomalias en la fuerza de las corrientes marinas desplazando las placas terrestres originando movimientos telúricos y otros daños propios de vientos, tornados, etc,

  • 7
  • 13.08.2015
  • 11:52:55 hs
jordan

no debemos maltratar el planeta

DEJE SU COMENTARIO

La finalidad de este servicio es sumar valor a las noticias y establecer un contacto más fluido con nuestros lectores. Los comentarios deben acotarse al tema de discusión. Se apreciará la brevedad y claridad.


No se lee? Cambie el texto.


TODOS los blogs


Pluma Laboral

Alonso J. Camila

Economía e Integridad

Carlos Bustamante B.

Aprendiendo - nivel CEO

Francisco Pinedo

Portafolio Global

BlackRock

Menos face más book

Rafael Zavala Batlle

Visiones para el desarrollo

CAF –Banco de Desarrollo de América Latina

Te lo cuento fácil

Alumnos de la Universidad del Pacífico

Más allá del efectivo

Felipe Rincón

Mujer, ejecutiva y trasgresora

Zendy Manzaneda Cipriani

Revolución digital

Pablo Bermudez

Economía desde el campus

Grupo Económica

Síntesis legislativa

José Ignacio Beteta Bazán

La parábola del mudo

Javier Dávila Quevedo

Arturo Goga

Arturo Goga

Sumando Valores

Superintendencia del Mercado de Valores

@infraestructura

Rosselló Abogados

Minería 2021

Instituto de Ingenieros de Minas del Perú (IIMP)

Conciencia Corporativa

Silvia Noriega

Agenda Legal

Estudio Echecopar

Perspectiva Forestal

Comité Forestal SNI y Comité de Madera e Industria de la Madera ADEX

Pensando laboralmente

César Puntriano

Auditoria del Siglo 21

Karla Barreto

Economía conductual

Bertrand Regader

Cultura financiera

Walter Eyzaguirre

Triple enfoque

Cecilia

Gestiona tus Finanzas

Giovanna Prialé Reyes

Segunda opinión

Eduardo Herrera Velarde

El cine es un espejo

Raúl Ortiz Mory

Ruarte's - Washington Capital

R. Washington Lopez

Atalaya Económica

Manuel Romero Caro

Terapia de Pareja

Luciana Olivares

Próspero Perú

Gladys Triveño

Herejías Económicas

Germán Alarco

Inversión e Infraestructura

Director FRI-ESAN Sergio Bravo Orellana

Blog Universitario

Blog Universitario

Juegomaniáticos

Juan Pablo Robles

Gestión del Talento

Ricardo Alania Vera

Personas Power

Ana Romero

Millennials

Pamela Romero Wilson

Reglas de Juego

PIERINO STUCCHI

Humor S.A.

Jaime Herrera

Bitácora bursátil.

Equipo de Análisis de Intéligo SAB

Vivir Seguro

Asociación Peruana de Empresas de Seguros

El deporte de hacer negocios

Luis Carrillo Pinto

Zona de Intercambio

Julio Guadalupe

Innovar o ser cambiado

Andy Garcia Peña

Economía aplicada

Juan Mendoza

El Vino de la Semana

José Bracamonte

Carpeta Gerencial

IE Business School

Desafíos para el progreso

Banco Interamericano de Desarrollo

Innovación y Emprendimiento Tecnológico

Franklin Marcelo, CEO de Interfono

Diálogo a fondo

Fondo Monetario Internacional

Predio legal

Martín Mejorada

e-strategia

José Kusunoki Gutiérrez

Vinos, piscos y mucho más

Sommelier Giovanni Bisso

Evidencia para la gestión

Videnza Consultores

Palabra de Gestión

Julio Lira Segura

Impacto ambiental

Lorenzo de la Puente

Inversiones Globales

Carlos Palomino Selem

Moda Inc.

Daniel Trelles

Divina Ejecutiva

Fiorella

Menú Legal

Oscar Sumar

Analizando tus inversiones

Diego Alonso Ruiz

Reformas incompletas

Instituto Peruano de Economía

Empresa&Familia

Pablo Domínguez

Hoy sí atiendo provincias

Félix Villanueva - Aurum Consultoría y Mercado

Smart money

Luis Ramírez

Consumer Psyco

Cristina Quiñones

Gestión de servicios

Otto Regalado Pezúa

Marketing 20/20

Michael Penny

Mercados&Retail

Percy Vigil Vidal

CAFÉ TAIPÁ

Milton Vela

Anuncias, luego existes

Alexander Chiu Werner

Marcas & Mentes

Lizardo Vargas Bianchi

Riesgos Financieros

Gregorio Belaunde

Economía para todos

Carlos Parodi

De regreso a lo básico

Paúl Lira Briceño