Riesgos Financieros

Gregorio Belaunde

Problemas Personales y Riesgo Operacional

Hace pocos días se vio un artículo del Financial Times planteando la interrogante de si un Directorio debía considerar si el proceso de divorcio del CEO de la empresa era su problema también o no. La respuesta, sin ser completamente afirmativa, era que sí podía generarse un problema en la conducción de la empresa. Pero este es un tema que no se limita a los efectos que podrían tener los problemas personales de los directivos.

Recordemos que el riesgo operacional, en su definición más conocida, incluye a las “fallas del personal”, como factor de ocurrencia de pérdidas. Y si uno examina en detalle las causas que pueden llevar a esas fallas, que en numerosos casos hicieron noticia, los problemas personales de las personas que laboran para una organización, pública o privada, sí parecen ser una fuente muy importante.
Precisemos que los problemas personales pueden ser de naturaleza estrictamente personal, como problemas sentimentales y familiares o de salud, y de naturaleza financiera, como problemas de deudas o de extorsión; y estos pueden combinarse igualmente.
Recordarán  el post anterior, en que mencionaba los problemas que tuvo el Banco de Lima al final de la década del 70. Pues en esa época se sabía de manera amplia que dos de sus principales dirigentes expatriados tenían serios problemas familiares. Esto seguramente influyó en su capacidad de dirigir al banco en tiempos que no eran fáciles, y de detectar que se estaba cometiendo un fraude interno.
Es un ejemplo de cómo los problemas de naturaleza familiar y/o sentimental debilitan al colaborador, quitándole concentración y haciéndolo más propenso a cometer errores y no ver problemas, o menos capaz de actuar con decisión y rapidez cuando es necesario. Lo mismo pasa con los problemas serios de salud. Y esto es mayoritariamente cierto, aunque, como se mencionaba en el Financial Times, también se podía ver casos en que el colaborador afectado podía por momentos mejorar su rendimiento, al encontrar en su trabajo un “refugio” frente a sus problemas; o, algo que se ve a veces, una motivación adicional para hacer frente a la adversidad (existen personas que se vuelven más combativas en esas circunstancias).
Pero la historia financiera y empresarial está llena de casos en que los problemas sentimentales/familiares o de salud han causado la materialización de eventos de riesgo operacional:
- Errores increíbles (maltrato a un cliente, olvido de un plazo clave) que pueden causar la pérdida de contratos, o pérdidas financieras directas por una distracción inhabitual (como pasar una orden bursátil totalmente errada, al revés de lo que se pensaba)
- Accidentes gravísimos; hace unos años se habló del caso de un piloto de avión involucrado en la caída de un avión ruso, que había dado signos de ánimo muy depresivo antes; mucho antes se había mencionado un factor similar en el accidente de un tren en un país europeo; sin contar aquellos causados por el consumo de drogas y de alcohol, que a la base, son un problema de salud (que dicho sea de paso, también pueden causar errores increíbles como los arriba descritos).
Y esos problemas pueden causar no solamente errores y fallas accidentales, sino también eventos de fraude:
- Un supervisor financiero puede ocultar o volverse cómplice de comportamientos fraudulentos de una entidad supervisada en razón de relaciones sentimentales extra-conyugales con personal involucrado en el esquema
- ¿Y quién no ha oído hablar de los numerosos casos en que un colaborador antes incuestionado terminó robándole a su empresa de diferentes maneras, a causa de los sobrecostos que le estaba representando un proceso de divorcio o el mantener a una amante con ansias excesivas de lujos?
- También se han producido casos de fraudes para poder hacer frente a tratamientos muy costosos de una enfermedad propia o de un familiar cercano.
- Y por supuesto, numerosos son los debidos a dependencias de todo tipo (drogas y ludopatía, sobretodo).
Esto último nos lleva igualmente a una causa muy significativa de eventos de riesgo operacional: las dificultades financieras de diversa índole, causadas justamente por problemas familiares, sentimentales o de salud, así como por un endeudamiento excesivo generado por otras causas (búsqueda de “apariencia de estatus”, desorden en la gestión financiera personal combinada con incapacidad de resistir a tentaciones), o por caer víctima de extorsionadores y chantajistas:
- También pueden causar errores y accidentes al quitar concentración a la persona afectada, de la misma manera que lo haría un problemas estrictamente familiar
- Pero sobretodo, están a la raíz de muchísimos casos de fraudes internos; la desesperación puede llevar a cometer muchos de estos actos en perjuicio del empleador. 
- Y no se debe olvidar que en muchos casos, no es necesariamente desesperación: puede ser una falta de escrúpulos, muy simplemente, algo que desgraciadamente se ve con cierta frecuencia; se ha visto a unos empezar con cierto abuso de la tarjeta de crédito empresarial, que al no ser detectados, o salir bien librados, terminan por montar esquemas más complejos, como uso de consultores externos a los que se cobra una “comisión” para hacerlos ganar o mantenerlos, o complicidad con clientes para que obtengan un crédito que no se debió dar o para que se les otorgue en negociaciones de reestructuración una “quita” mucho mayor a la que se hubiera podido dar; la impunidad vuelve cada vez más audaz.
Este puede ser uno de los mayores factores de corrupción, igualmente, y aquí las variantes son numerosísimas.
Esto nos lleva a darnos cuenta de la importancia fundamental de las áreas de Recursos Humanos como agentes de gestión del riesgo operacional:
- Para prevenir al momento de la entrada la llegada de personal con ciertas características; los tests psicológicos son muy útiles para eso; pero tampoco está de más consultar una central de riesgo crediticio, no necesariamente para excluir (uno puede estar mal clasificado luego de un largo período de desempleo), sino para investigar un poco más, por si acaso
- Para hacer un seguimiento cercano al personal, y estar disponibles para ver cómo ayudarlo en caso de dificultades; este es un aspecto que en muchas organizaciones se descuida, desgraciadamente.
Y es que incluso, hay casos en que la misma organización puede ser fuente de problemas personales masivos, y hasta ser ella misma un factor mayúsculo de riesgo operacional; veremos cómo en un próximo post.

COMENTARIOS

No hay comentarios.

DEJE SU COMENTARIO

La finalidad de este servicio es sumar valor a las noticias y establecer un contacto más fluido con nuestros lectores. Los comentarios deben acotarse al tema de discusión. Se apreciará la brevedad y claridad.


No se lee? Cambie el texto.


TODOS los blogs


Pluma Laboral

Alonso J. Camila

Economía e Integridad

Carlos Bustamante B.

Aprendiendo - nivel CEO

Francisco Pinedo

Portafolio Global

BlackRock

Menos face más book

Rafael Zavala Batlle

Visiones para el desarrollo

CAF –Banco de Desarrollo de América Latina

Te lo cuento fácil

Alumnos de la Universidad del Pacífico

Más allá del efectivo

Felipe Rincón

Mujer, ejecutiva y trasgresora

Zendy Manzaneda Cipriani

Revolución digital

Pablo Bermudez

Economía desde el campus

Grupo Económica

Síntesis legislativa

José Ignacio Beteta Bazán

La parábola del mudo

Javier Dávila Quevedo

Arturo Goga

Arturo Goga

Sumando Valores

Superintendencia del Mercado de Valores

@infraestructura

Rosselló Abogados

Minería 2021

Instituto de Ingenieros de Minas del Perú (IIMP)

Conciencia Corporativa

Silvia Noriega

Agenda Legal

Estudio Echecopar

Perspectiva Forestal

Comité Forestal SNI y Comité de Madera e Industria de la Madera ADEX

Pensando laboralmente

César Puntriano

Auditoria del Siglo 21

Karla Barreto

Economía conductual

Bertrand Regader

Cultura financiera

Walter Eyzaguirre

Triple enfoque

Cecilia

Gestiona tus Finanzas

Giovanna Prialé Reyes

Segunda opinión

Eduardo Herrera Velarde

El cine es un espejo

Raúl Ortiz Mory

Ruarte's - Washington Capital

R. Washington Lopez

Atalaya Económica

Manuel Romero Caro

Terapia de Pareja

Luciana Olivares

Próspero Perú

Gladys Triveño

Herejías Económicas

Germán Alarco

Inversión e Infraestructura

Director FRI-ESAN Sergio Bravo Orellana

Blog Universitario

Blog Universitario

Juegomaniáticos

Juan Pablo Robles

Gestión del Talento

Ricardo Alania Vera

Personas Power

Ana Romero

Millennials

Pamela Romero Wilson

Reglas de Juego

PIERINO STUCCHI

Humor S.A.

Jaime Herrera

Bitácora bursátil.

Equipo de Análisis de Intéligo SAB

Vivir Seguro

Asociación Peruana de Empresas de Seguros

El deporte de hacer negocios

Luis Carrillo Pinto

Zona de Intercambio

Julio Guadalupe

Innovar o ser cambiado

Andy Garcia Peña

Economía aplicada

Juan Mendoza

El Vino de la Semana

José Bracamonte

Carpeta Gerencial

IE Business School

Desafíos para el progreso

Banco Interamericano de Desarrollo

Innovación y Emprendimiento Tecnológico

Franklin Marcelo, CEO de Interfono

Diálogo a fondo

Fondo Monetario Internacional

Predio legal

Martín Mejorada

e-strategia

José Kusunoki Gutiérrez

Vinos, piscos y mucho más

Sommelier Giovanni Bisso

Evidencia para la gestión

Videnza Consultores

Palabra de Gestión

Julio Lira Segura

Impacto ambiental

Lorenzo de la Puente

Inversiones Globales

Carlos Palomino Selem

Moda Inc.

Daniel Trelles

Divina Ejecutiva

Fiorella

Menú Legal

Oscar Sumar

Analizando tus inversiones

Diego Alonso Ruiz

Reformas incompletas

Instituto Peruano de Economía

Empresa&Familia

Pablo Domínguez

Hoy sí atiendo provincias

Félix Villanueva - Aurum Consultoría y Mercado

Smart money

Luis Ramírez

Consumer Psyco

Cristina Quiñones

Gestión de servicios

Otto Regalado Pezúa

Marketing 20/20

Michael Penny

Mercados&Retail

Percy Vigil Vidal

CAFÉ TAIPÁ

Milton Vela

Anuncias, luego existes

Alexander Chiu Werner

Marcas & Mentes

Lizardo Vargas Bianchi

Riesgos Financieros

Gregorio Belaunde

Economía para todos

Carlos Parodi

De regreso a lo básico

Paúl Lira Briceño