Riesgos Financieros

Gregorio Belaunde

Asociación Público Privada en la Gestión de Riesgo de Desastres

Cuando se habla de la gestión del riesgo de desastres a nivel país, especialmente, pero no únicamente, los derivados de fenómenos naturales, se suele pensar que ello solo es responsabilidad de los diferentes niveles de gobierno, nacional, regional y local. Como lo expliqué en un post del mes anterior, pocos saben que también las Fuerzas Armadas tienen un rol clave. Y curiosamente, se piensa menos aún en el sector privado como actor clave de esta gestión como socio del Estado; es un tema en el cual no sólo hay desconocimiento, sino también muchos prejuicios, como sucede para las Fuerzas Armadas.

 
He tenido varias veces la oportunidad de observar las reacciones cuando menciono que se debe asociar más al sector privado, y especialmente a los gremios empresariales, en este tema. Se me dice horrorizado que ¡Nooo!, citando el nombre que asusta: FORSUR, y la hasta ahora lentísima, fallida, y llena de irregularidades, reconstrucción de Pisco y de otras localidades afectadas por el terremoto del 2007. 
El problema es que hay un error fundamental, en esta opinión: se nombró a Julio Favre, exitoso empresario, director de Forsur, pero en poco tiempo, en vez de darle el margen de maniobra que necesitaba, se lo envolvió en una suerte de asamblea, más que un directorio ejecutivo, donde la política regional/local y la burocracia, recobraron sus prerrogativas. El terrorismo no logró vencer a este empresario, la politiquería, la mentalidad burocrática y la corrupción estatal lo lograron, pues terminó renunciando. Digamos que sería mucho más cercano a la verdad decir que el que se mostró en gran parte incapaz de trabajar con el sector privado fue el Estado en todos sus niveles, o sea que lo que deberìa ser cuestionado, es el funcionamiento del Estado (con la notable excepción del Banco de la Nación), no el rol de la empresa privada en la gestión del riesgo de desastres.
 
Cuando se habla de sector privado, se debe mencionar también a las ONG especializadas en los temas de la gestión de riesgo de desastres y en la ayuda humanitaria de emergencia, que en todas partes del mundo cumplen un rol valioso, a pesar de a veces increíbles trabas burocráticas, así como a la “academia” (pienso por ejemplo en investigadores e ingenieros civiles de la PUCP o de la UNI, o ya independizados, que efectúan numerosos y valiosos estudios o fomentan interesantes iniciativas, siendo muy conocido en nuestro medio el Ing. Kuroiwa). Tenemos acá varias ONG que más que de respuesta, se ocupan de prevención, y logran asociarse a autoridades municipales y a la cooperación internacional (bilateral y multilateral) con bastante éxito.
Como dije en el post anterior mencionado, la rehabilitación y reconstrucción de la provincia indonesia de Aceh post-sismo y tsunami del 26/12/2004 fue un buen ejemplo de  colaboración entre el Estado (incluyendo a las FFAA), la cooperación internacional y las ONG especializadas.
 
Pero aquí nos vamos a centrar más en el rol del sector empresarial, incluyendo a sus gremios. Hablando de lo que se hace aquí, y de una experiencia colombiana exitosa.
 
En el Perú: el Grupo Empresarial de Apoyo en Caso de Desastres
 
Este Grupo, conocido también como la Red Empresarial, fue creado en el 2008 y está conformado por la SNI (Sociedad Nacional de Industrias), la CONFIEP, la Cámara de Comercio de Lima (CCL), CAPECO, PerúCámaras, APESEG, la Sociedad Nacional de Pesquerìa, la SNMPE (gremio minero  de empresas petroleras y de energía), y el SARCC (Centro Coordinador de Búsqueda y Salvamento de la SNMPE. Es un mecanismo articulador de los gremios empresariales para la prevención y la respuesta temprana ante desastres y entre sus objetivos está colaborar con el INDECI, con los bomberos, etc., y ahora en el marco del SINAGERD creado por la Ley 29664 del 2011. Esperemos que algunos gremios empresariales aun ausentes se unan a este Grupo. 
 
Entre sus actividades está también fomentar la cultura de la prevención y de la capacidad de respuesta ante desastres (lo que incluye fomentar  mejores estándares constructivos y la adopción de buenos planes de continuidad de negocios entre sus miembros), facilitando herramientas técnicas. Tienen también una red integrada de comunicación para la seguridad vial y respuesta a emergencias (con un énfasis inicial en la Carretera Central, sujeta al riesgo de derrumbes) y mediante un concurso, han desarrollado un esquema de módulos de viviendas temporales. 
 
Considero que este Grupo puede convertirse en un socio estratégico del Estado para las diferentes etapas de la gestión del riesgo de desastres, incluyendo rehabilitación y reconstrucción. También puede serlo para la gestión de la continuidad operativa del Gobierno y a nivel país. Su enfoque está basado en la Responsabilidad Social Empresarial y los gremios empresariales son entidades sin fines de lucro que pueden permitir desarrollar objetivos que vayan más allá de los intereses particulares de sus miembros. Algo que he notado hablando con sus especialistas en el tema, es que ellos sí entienden y valoran el rol de las Fuerzas Armadas en la Gestión de Riesgo de Desastres; ello no me sorprende, por su enfoque eminentemente práctico.
 
La capacidad de prevención, preparación y respuesta, y de acción eficaz y eficiente en las etapas ulteriores,  de los diferentes niveles del Estado, es todavía limitada, como el caso del Terremoto de Pisco lo demostró y como se sigue viendo con eventos menores ulteriores e incluso recientes. Los progresos en este campo, que incluyen la revisión indispensable de normativas y prácticas contraproducentes y auto-destructivas, y una actitud mental mucho menos cortoplacista, rutinaria y subestimadora del riesgo en muchos funcionarios y autoridades, tomarán tiempo. Una política de asociación estrecha entre el Estado y los gremios empresariales en el tema de la gestión de riesgo de desastres es mucho más urgente e indispensable de lo que muchos se imaginan
 
Al mismo tiempo, la capacidad de los gremios empresariales de razonar en términos más amplios de interés del país puede contribuir mucho a contrarrestar apetitos particulares respecto de los terrenos o locales pertenecientes a (u ocupados por) entidades del Estado, que podrían ser muy perjudiciales para la capacidad del Estado de organizar en buenas condiciones su propia Continuidad Operativa. Seguramente estos gremios y los líderes de muchas grandes empresas que tienen Planes de Continuidad bien concebidos e implementados entenderán muy bien lo que quiero decir con ello. Así como seguramente entienden que la diferencia entre un Estado fallido y un Estado resiliente radica en gran medida en las capacidades de Continuidad Operativa del Gobierno Nacional en caso de un gran desastre de origen natural, que es un riesgo que no tiene nada de teórico. Y sin esas capacidades, todos perdemos, salvo los interesados por ideología o afán de lucro ilegal en la destrucción del Estado democrático. Sería una lástima ver a empresas de primer orden actuar de manera a reducir o estorbar/impedir la mejora de dichas capacidades, en vez de contribuir a ellas. Hay que saber mirar con mucho cuidado las consecuencias para un país de lo que a veces se desea, o de enfoques estrechamente economicistas/financieros.
 
Cabe mencionar  que en febrero de 2013 la ANDI – Asociación Nacional de Empresarios de Colombia, y el Gobierno Colombiano, a través de la Unidad Nacional de Gestión de Riesgo de Desastres, firmaron una Carta de Entendimiento para la Gestión de Riesgo de Desastres, a la que se unieron dos ONGs empresariales colombianas especializadas y la USAID, muy activa en estos temas. El objetivo de la  Carta es mejorar “la capacidad de resiliencia de instituciones, empresas y comunidades”. Es una buena manera de hacer la transición a otra experiencia colombiana muy interesante.
 
Colombia Humanitaria: el éxito de la asociación público-privada frente a un gran desastre
 
Algunos recordarán cómo el Fenómeno de la Niña del 2010-2011 afectó gravemente a Colombia, alcanzando a 80% de su territorio, con lluvias torrenciales, inundaciones y deslizamientos por todos lados. Como me dijeron varios amigos colombianos, el país estaba literalmente “con el agua hasta el cuello”. Estuve varios días ahí en esa época y las noticias en los diarios eran desoladoras. Casi 3 millones de personas fueron damnificadas. Traten de imaginar además la pesadilla operativa con situaciones de emergencia por todos lados, con una multitud de carreteras dañadas.
 
Las capacidades del ahora llamado SNGRD, el equivalente de nuestro SINAGERD, para hacer frente colapsaron. Al mismo tiempo Colombia recaudó rápidamente fondos de diferentes fuentes para atender la emergencia e iniciar la rehabilitación (para luego hacer la reconstrucción) y el Gobierno se encontró rápidamente con que sus propias normativas y su propia organización  le impedían ejecutar el gasto necesario con la velocidad y eficacia debida. Es decir, no podía cumplir con su misión respecto del país y de la sociedad. Ello fue agravado por la debilidad institucional de muchos gobiernos departamentales y locales.
 
En Noviembre del 2010, el Presidente Santos, quien ya se había distinguido como Ministro de Defensa en el gobierno anterior, e hizo su primer desplazamiento como Presidente a una región duramente afectada por las inundaciones, tomó el toro por las astas, y decidió crear una estructura ad hoc llamada Colombia Humanitaria, dándole un presupuesto de cerca de 3 mil millones de dólares. ¿El resultado? Una ejecución presupuestal rápida, eficiente sin pérdida de recursos y un reforzamiento notable del SNGRD y de las capacidades de los diferentes niveles de gobierno así como de los organismos involucrados, a partir de la experiencia. Es decir, el Estado respondió bien al desastre. Siempre se puede criticar tal o cual aspecto, pero aquí lo que cuenta es el resultado global, que también recuerda a lo logrado en Aceh, Indonesia.
 
¿Cuáles fueron las claves del éxito? Una serie de elementos que para muchos acá serían un conjunto de  abominaciones impensable:
. una Junta Directiva designada por el Presidente, integrada por empresarios del sector privado, el Ministerio de Hacienda (que tiene una Dirección de Gestión del Riesgo), la Secretaría General de la Presidencia, y el Departamento Nacional de Planeación (algo así como el CEPLAN, pero muchísimo más fuerte); dicha Junta mostró una gran agilidad en sus decisiones
. un régimen especial de contrataciones, dejando de lado la normativa habitual en la materia, demasiado engorrosa
. un acompañamiento tanto de la Contraloría General de la República , con un control en tiempo real y un asiento de observador en la Junta Directiva en los primeros meses, como de la Procuradoría General de la Nación, teniendo ambas entidades también actividades de naturaleza preventiva; un hecho notable aquí: la Contraloría como socio estratégico de la gestión de riesgo de desastres
. un mecanismo de seguimiento fuertemente estructurado, con herramientas adecuadas accesibles a los ciudadanos
. una alianza estratégica entre autoridades locales y decenas de asociaciones, fundaciones y ONGs  especializadas (que muchas veces incorporan a empresas y empresarios); la Iglesia Católica participó activamente también
. una estrategia de reactivación económica y social inmediata para damnificados
. una participación activa de las agencias internacionales, tanto en recursos económicos y humanos, como en asistencia técnica.
 
En resumen, algo que nosotros también deberíamos tener en cuenta, adaptándolo a nuestra realidad, que es de mayor debilidad institucional (por ejemplo, reforzando el rol del INDECI y de la Secretaría de GRD de la PCM).Y a mi parecer, debería haber un mecanismo de esta naturaleza previsto en la Ley por adelantado, para ser desencadenado de inmediato en caso de necesidad, sin discusiones interminables y reacciones egolátricas a la hora de la hora. Y ensayado periódicamente un poco como se haría para planes de continuidad.
 
Conclusión
 
Como ven, la lógica de la articulación público-privada en materia de gestión de riesgo de desastres puede ser muy benéfica para el país. Y se puede construir a partir de algo que ya existe. La cuestión es que haya una verdadera voluntad para implementarla y para vencer los miedos, los prejuicios y los obstáculos burocráticos, muchas veces interesados, y los ligados a intereses políticos de corto plazo. Es un tema en el cual debería existir un amplio consenso político, en vez de buscar oportunidades para la desunión y el canibalismo político.

COMENTARIOS

  • 1
  • 14.10.2013
  • 04:59:48 hs
Maria Isabel Barrios

Lo que falta es una norma que sirva para unificar criterios y todos los actores puedan trabajar en orden en caso de desastres. Sugiero revisen la norma NFPA 1600 la cual cumple con el objeto de tener planes de contingencia y ordenar las actividades. Con este marco podria empezar a trabajar el comite de la Red Empresarial junto con el gobierno.

  • 2
  • 14.10.2013
  • 06:39:19 hs
Michel AZCUETA

Estimado amigo:
Gracias por su comentario del día de hoy. Me ha parecido sinceramente muy bueno, tanto por sus reflexiones como por sus ejemplos y propuestas. Definitivamente vivimos en un país donde los desastres están siempre a la vuelta de la esquina por lo que no podemos dejar las soluciones a momentos e instancias de pura emergencia ante la catástrofe. Pienso, como Ud. que el Perú necesita de los espacios de concertación público-privada, más aún en la prevención y tratamiento de riesgos de desastres. Así intentamos influir desde los cursos y diplomados de la Escuela Mayor de Gestión Municipal.
Saludos,
Michel Azcueta.

  • 3
  • 18.10.2013
  • 09:05:03 hs
Juan Carlos Liendo O'Connor

Estimado Gregorio Belaúnde

Permítame felicitarle por su interesante y completo artículo. Es sumamente gratificante apreciar la preocupación y el conocimiento serio desde el ámbito empresarial privado en temas de seguridad, y en este caso sobre Desastres Naturales. Ademas de coincidir en sus planteamientos permítame destacar su mención a la “debilidad institucional” en el país, acotando que desde el sector Estatal, esta debilidad continuará acentuándose en los próximos años en temas de seguridad como en muchos otros.

Frente a ello considero que la necesaria asociación Público – Privada en Gestión de Desastres Naturales (planteada en su artículo) , necesariamente tendrá que provenir de la iniciativa privada en el corto o mediano plazo.

Un enfoque Ejecutivo y de Gestión sobre las capacidades del sector Privado y de las FFAA integradas a partir de las experiencias y programas en curso y por realizar; articuladas por INDECI y siguiendo los lineamientos políticos del SINAGRED podrían otorgar un considerable valor a las actividades que año a año llevan a cabo las FFAA e INDECI para la prevención y atención frente a los desastres naturales. Desarrollar un programa de Resilencia para la continuidad de los negocios en caso de desastres naturales es un valioso desafío por atender.

Saludos

Juan Carlos Liendo

  • 4
  • 21.03.2015
  • 05:05:46 hs
Jorge Pérez

De acuerdo con sus expressiones, señor Belaundo. Necesitamos que la sociedad como tal asuma tambien el papel de actor en la GRD. Y que mejor que los Gremios empresariales encabezen esta larga caminata. no es dificil ponernos de acurdo Privados con el Estado cuando se quiere hacer bien las cosas. Lo de Forsur fue una verguenza nacional, no por el Sr. Favre, si no por la gestión tecnica que falta a los politicos.
Eacic S.A.C. requiere especialistas en GRD para promover la difusión de la Ley 29664 en los Gobiernos Reginales y Gobienos Locales. Estamos a disposición de los intersados

  • 5
  • 06.03.2016
  • 09:58:30 hs
JOSÉ MELO PICO

Desde el Estado todos somos participes de prevenir, mitigar o afrontar un desastre. Los Gobiernos de turno muchas veces modifican las normas, para hacerlas como dice engorrosas. En estos tres aspectos solo hay una autoridad, debe haber una sola autoridad, que sea la suma de todos los entes del Estado y la sociedad, un ente especializado, pero que se acuda con la prontitud del caso, que la diferencia de tiempo entre atender a la población afectada y la reconstrucción sea mínima. Ahi cabe la concientización nacional, la solidaridad que no es ajena a los pueblos y las personas.

DEJE SU COMENTARIO

La finalidad de este servicio es sumar valor a las noticias y establecer un contacto más fluido con nuestros lectores. Los comentarios deben acotarse al tema de discusión. Se apreciará la brevedad y claridad.


No se lee? Cambie el texto.


TODOS los blogs


Pluma Laboral

Alonso J. Camila

Economía e Integridad

Carlos Bustamante B.

Aprendiendo - nivel CEO

Francisco Pinedo

Portafolio Global

BlackRock

Menos face más book

Rafael Zavala Batlle

Visiones para el desarrollo

CAF –Banco de Desarrollo de América Latina

Te lo cuento fácil

Alumnos de la Universidad del Pacífico

Más allá del efectivo

Felipe Rincón

Mujer, ejecutiva y trasgresora

Zendy Manzaneda Cipriani

Revolución digital

Pablo Bermudez

Economía desde el campus

Grupo Económica

Síntesis legislativa

José Ignacio Beteta Bazán

La parábola del mudo

Javier Dávila Quevedo

Arturo Goga

Arturo Goga

Sumando Valores

Superintendencia del Mercado de Valores

@infraestructura

Rosselló Abogados

Minería 2021

Instituto de Ingenieros de Minas del Perú (IIMP)

Conciencia Corporativa

Silvia Noriega

Agenda Legal

Estudio Echecopar

Perspectiva Forestal

Comité Forestal SNI y Comité de Madera e Industria de la Madera ADEX

Pensando laboralmente

César Puntriano

Auditoria del Siglo 21

Karla Barreto

Economía conductual

Bertrand Regader

Cultura financiera

Walter Eyzaguirre

Triple enfoque

Cecilia

Gestiona tus Finanzas

Giovanna Prialé Reyes

Segunda opinión

Eduardo Herrera Velarde

Pablo O'Brien

Pablo O'Brien

El cine es un espejo

Raúl Ortiz Mory

Ruarte's - Washington Capital

R. Washington Lopez

Atalaya Económica

Manuel Romero Caro

Terapia de Pareja

Luciana Olivares

Próspero Perú

Gladys Triveño

Herejías Económicas

Germán Alarco

Inversión e Infraestructura

Director FRI-ESAN Sergio Bravo Orellana

Blog Universitario

Blog Universitario

Juegomaniáticos

Juan Pablo Robles

Gestión del Talento

Ricardo Alania Vera

Personas Power

Ana Romero

Millennials

Pamela Romero Wilson

Reglas de Juego

PIERINO STUCCHI

Humor S.A.

Jaime Herrera

Bitácora bursátil.

Equipo de Análisis de Intéligo SAB

Vivir Seguro

Asociación Peruana de Empresas de Seguros

El deporte de hacer negocios

Luis Carrillo Pinto

Zona de Intercambio

Julio Guadalupe

Innovar o ser cambiado

Andy Garcia Peña

Economía aplicada

Juan Mendoza

El Vino de la Semana

José Bracamonte

Carpeta Gerencial

IE Business School

Desafíos para el progreso

Banco Interamericano de Desarrollo

Innovación y Emprendimiento Tecnológico

Franklin Marcelo, CEO de Interfono

Diálogo a fondo

Fondo Monetario Internacional

Predio legal

Martín Mejorada

e-strategia

José Kusunoki Gutiérrez

Vinos, piscos y mucho más

Sommelier Giovanni Bisso

Evidencia para la gestión

Videnza Consultores

Palabra de Gestión

Julio Lira Segura

Impacto ambiental

Lorenzo de la Puente

Inversiones Globales

Carlos Palomino Selem

Moda Inc.

Daniel Trelles

Divina Ejecutiva

Fiorella

Menú Legal

Oscar Sumar

Analizando tus inversiones

Diego Alonso Ruiz

Reformas incompletas

Instituto Peruano de Economía

Empresa&Familia

Pablo Domínguez

Hoy sí atiendo provincias

Félix Villanueva - Aurum Consultoría y Mercado

Smart money

Luis Ramírez

Consumer Psyco

Cristina Quiñones

Gestión de servicios

Otto Regalado Pezúa

Marketing 20/20

Michael Penny

Mercados&Retail

Percy Vigil Vidal

CAFÉ TAIPÁ

Milton Vela

Anuncias, luego existes

Alexander Chiu Werner

Marcas & Mentes

Lizardo Vargas Bianchi

Riesgos Financieros

Gregorio Belaunde

Economía para todos

Carlos Parodi

De regreso a lo básico

Paúl Lira Briceño