Riesgos Financieros

Gregorio Belaunde

¿Es Posible Combinar Prudencia Crediticia con Dinamismo Comercial?

Muchas veces se piensa que la prudencia en cuanto a la gestión del riesgo crediticio es incompatible con un gran dinamismo comercial, que por naturaleza llevaría a tomar mucho más riesgos. Este punto de vista va aparejado con la visión de que el Área de Riesgos está ahí para impedir que el Área Comercial haga “operaciones imprudentes”. O sea se supone al mismo tiempo que esta última no sabe ser prudente. O ella piensa que “los de Riesgos” están equivocadamente impidiendo buenos negocios. Esta visión es la del enfrentamiento entre dos “enemigos”.

Lo que acabo de describir corresponde seguramente a la vida cotidiana de muchos en las entidades financieras. En todo caso, así lo viven. ¿Tiene que ser necesariamente así? No lo creo.
Se puede hacer muy buenos negocios siendo prudente:
. ayudando al cliente a serlo: los ejemplos más saltantes son las microfinanzas llevadas con todas las buenas prácticas necesarias, como el cuidadoso análisis del flujo de caja, y evitar sobreendeudar al cliente; o la “venta cruzada” inteligente, vendiendo a los clientes productos y servicios que le ayudan a gestionar mejor su propio riesgo (como seguros y factoring), lo que a su vez reduce el riesgo para la entidad financiera
. dialogando de manera constructiva con el área de Riesgos, aceptando sus sugerencias para mejorar el riesgo de una operación o de un cliente; el estructurar mejor una operación no hace perder el negocio
. de manera global, teniendo políticas y estrategias de riesgo crediticio muy claras, para evitar malos riesgos y malas sorpresas con la cartera crediticia y ser selectivos en el buen sentido de la palabra, optimizando así la acción comercial, que se vuelve aún más rentable.
El área de Riesgos puede ayudar al área Comercial a hacer mejores y mayores negocios:
. insistiendo en que la toma de exposición crediticia se acompañe de “side-business(o “negocios colaterales”) tal como derivados de cobertura cambiaria o de tasa de interés, seguros, flujos de transacciones; en el banco francés en el que trabajé ello se convirtió en una de las reglas básicas de la Doctrina de riesgo crediticio oficial publicada en 1995; el trasfondo filosófico era ser un banco orientado a los clientes y no a las transacciones. A menudo los de Riesgos les dábamos ideas de negocio adicional a los comerciales menos experimentados
. ayudando a los comerciales a optimizar su tiempo y sus esfuerzos comerciales mediante la técnica del “early bird” (algo así como “pájaro temprano”); les pedíamos que nos enviaran previamente una síntesis de una o dos páginas sobre lo que pensaban presentarnos, y podíamos decirles muy rápidamente si había chance o no de que el expediente sea aprobado. Así no perdían el tiempo montando todo un expediente crediticio que seguramente sería rechazado.
. haciendo entender a los comerciales que las situaciones difíciles se pueden manejar con calma, viendo si un cliente en problemas es viable, y diseñar en conjunto la mejor solución posible para el cliente y la entidad; reestructurar no es un drama, a la larga se puede terminar ganando con negocios adicionales si el cliente sale bien del paso.
Lo que no debería ser nunca visto como aceptable ni debe suceder:
. personal de Riesgos que casi siempre dice no (directa o indirectamente, haciendo mil preguntas y demorando hasta que el comercial se desanime o se pierda el plazo) o se las arregla para no ejercer sus delegaciones, cuando las tiene, por miedo a tomar decisiones. Personas así no tienen nada que hacer ahí. La banca es un arte en donde todos deben saber tomar decisiones asumiendo el riesgo de equivocarse o de que algo salga mal; el asunto es tratar de que suceda lo menos posible, haciendo las cosas bien y con prudencia, pero el riesgo cero no existe. Sin toma de riesgos no hay oportunidades de negocios que contribuyen al desarrollo económico y social de un país, y si no se está dispuesto a hacerlo, mejor cerrar la entidad financiera, no se está haciendo su trabajo de banquero.
. personal comercial verdaderamente imprudente y cortoplacista, obsesionado por sus bonos, que busca engañar y/o “pasarle por encima” al de Riesgos. Cuando esa mentalidad se difunde, la entidad financiera termina en problemas serios. Y si es así en muchas entidades, todo el sistema financiero cae en problemas y se termina con una crisis sistémica como lo que se vio hace poco en los EE.UU.
. áreas comerciales antes demasiado agresivas que caen en pánico ante las crisis, pues empeoran la situación, comprometiendo chances de futuros negocios cuando las cosas se calmen. Tuve la oportunidad de vivirlo a causa de la crisis asiática de 1997-98: en los años siguientes, muchos ya no querían saber nada con Indonesia, el país más afectado, a pesar de que en Riesgos seguíamos dispuestos a estudiar caso por caso operaciones con clientes ya conocidos que habían sobrevivido. Terminé proponiendo, “en broma” crear un sistema de respuestas telefónicas pre-grabadas en función de cada país, según el número tecleado, con un NO rotundo al seleccionar Indonesia, en vez de evaluar expedientes, para no hacer perder el tiempo a nuestros sufridos colegas de Jakarta ni al área de Riesgos. También tuvimos a gente que en el 2000 quiso cerrar nuestra filial de Vietnam, y fuimos los de Riesgos los que defendimos con éxito su permanencia.
Conclusión:
Lo que hace vivir a las entidades financieras, para mayor beneficio de la economía, es un flujo continuo de negocios crediticios y no crediticios, que debe mantenerse. Se puede perfectamente ser prudente en la gestión del riesgo crediticio manteniendo el dinamismo comercial incluso en tiempos menos favorables, y no hay que olvidar que las crisis pasan y los tiempos mejores vuelven, y es muy difícil reconquistar a clientes perdidos que uno mismo rechazó. Tampoco se debe confundir a las reacciones de “traumatizado por las consecuencias de la propia imprudencia”, con una nueva prudencia, pues en realidad son comportamientos excesivos simétricamente contrarios, similarmente poco racionales.
Una dinámica armoniosa entre las áreas de Riesgos y las áreas Comerciales ayuda a mantener el dinamismo comercial a lo largo del tiempo. La lógica de los “cuatro ojos” sirve para eso: dos cerebros en general, cuando no hay prejuicios mutuos, piensan mejor que uno.
Y si miran bien, no son pocos los ejemplos de entidades financieras que tienen un crecimiento muy dinámico manteniendo una cartera global de buena calidad, y que son conocidas por una cultura prudente del manejo de riesgos. Entonces mi respuesta a la pregunta es un rotundo SÍ.

COMENTARIOS

  • 1
  • 26.12.2013
  • 10:01:03 hs
Willian Inga

Muy cierto sin riesgos no hay negocios, la dualidad riesgos-negocios debe ser dinámica de tal manera que se administre mejor el riesgo crediticio

  • 2
  • 13.12.2013
  • 06:43:59 hs
Eduardo O

Excelente artículo e ilustra lo que sucede en la mayoría de empresas medianas y grandes, comerciales, industriales y de servicios.

  • 3
  • 18.12.2013
  • 01:50:43 hs
aaron c

Estoy totalmente de acuerdo, es muy importante que cada miembro de equipo se ponga en los zapatos del otro. De qué sirve que no se venda o no se cobre, absolutamente de nada.
Mis felicitaciones Sr. Gregorio

DEJE SU COMENTARIO

La finalidad de este servicio es sumar valor a las noticias y establecer un contacto más fluido con nuestros lectores. Los comentarios deben acotarse al tema de discusión. Se apreciará la brevedad y claridad.


No se lee? Cambie el texto.


TODOS los blogs


Pluma Laboral

Alonso J. Camila

Economía e Integridad

Carlos Bustamante B.

Aprendiendo - nivel CEO

Francisco Pinedo

Portafolio Global

BlackRock

Menos face más book

Rafael Zavala Batlle

Visiones para el desarrollo

CAF –Banco de Desarrollo de América Latina

Te lo cuento fácil

Alumnos de la Universidad del Pacífico

Más allá del efectivo

Felipe Rincón

Mujer, ejecutiva y trasgresora

Zendy Manzaneda Cipriani

Revolución digital

Pablo Bermudez

Economía desde el campus

Grupo Económica

Síntesis legislativa

José Ignacio Beteta Bazán

La parábola del mudo

Javier Dávila Quevedo

Arturo Goga

Arturo Goga

Sumando Valores

Superintendencia del Mercado de Valores

@infraestructura

Rosselló Abogados

Minería 2021

Instituto de Ingenieros de Minas del Perú (IIMP)

Conciencia Corporativa

Silvia Noriega

Agenda Legal

Estudio Echecopar

Perspectiva Forestal

Comité Forestal SNI y Comité de Madera e Industria de la Madera ADEX

Pensando laboralmente

César Puntriano

Auditoria del Siglo 21

Karla Barreto

Economía conductual

Bertrand Regader

Cultura financiera

Walter Eyzaguirre

Triple enfoque

Cecilia

Gestiona tus Finanzas

Giovanna Prialé Reyes

Segunda opinión

Eduardo Herrera Velarde

Pablo O'Brien

Pablo O'Brien

El cine es un espejo

Raúl Ortiz Mory

Ruarte's - Washington Capital

R. Washington Lopez

Atalaya Económica

Manuel Romero Caro

Terapia de Pareja

Luciana Olivares

Próspero Perú

Gladys Triveño

Herejías Económicas

Germán Alarco

Inversión e Infraestructura

Director FRI-ESAN Sergio Bravo Orellana

Blog Universitario

Blog Universitario

Juegomaniáticos

Juan Pablo Robles

Gestión del Talento

Ricardo Alania Vera

Personas Power

Ana Romero

Millennials

Pamela Romero Wilson

Reglas de Juego

PIERINO STUCCHI

Humor S.A.

Jaime Herrera

Bitácora bursátil.

Equipo de Análisis de Intéligo SAB

Vivir Seguro

Asociación Peruana de Empresas de Seguros

El deporte de hacer negocios

Luis Carrillo Pinto

Zona de Intercambio

Julio Guadalupe

Innovar o ser cambiado

Andy Garcia Peña

Economía aplicada

Juan Mendoza

El Vino de la Semana

José Bracamonte

Carpeta Gerencial

IE Business School

Desafíos para el progreso

Banco Interamericano de Desarrollo

Innovación y Emprendimiento Tecnológico

Franklin Marcelo, CEO de Interfono

Diálogo a fondo

Fondo Monetario Internacional

Predio legal

Martín Mejorada

e-strategia

José Kusunoki Gutiérrez

Vinos, piscos y mucho más

Sommelier Giovanni Bisso

Evidencia para la gestión

Videnza Consultores

Palabra de Gestión

Julio Lira Segura

Impacto ambiental

Lorenzo de la Puente

Inversiones Globales

Carlos Palomino Selem

Moda Inc.

Daniel Trelles

Divina Ejecutiva

Fiorella

Menú Legal

Oscar Sumar

Analizando tus inversiones

Diego Alonso Ruiz

Reformas incompletas

Instituto Peruano de Economía

Empresa&Familia

Pablo Domínguez

Hoy sí atiendo provincias

Félix Villanueva - Aurum Consultoría y Mercado

Smart money

Luis Ramírez

Consumer Psyco

Cristina Quiñones

Gestión de servicios

Otto Regalado Pezúa

Marketing 20/20

Michael Penny

Mercados&Retail

Percy Vigil Vidal

CAFÉ TAIPÁ

Milton Vela

Anuncias, luego existes

Alexander Chiu Werner

Marcas & Mentes

Lizardo Vargas Bianchi

Riesgos Financieros

Gregorio Belaunde

Economía para todos

Carlos Parodi

De regreso a lo básico

Paúl Lira Briceño