Riesgos Financieros

Gregorio Belaunde

Acerca de Créditos Imposibles de Reembolsar

 

 Con los últimos posts hemos podido ver que muchas veces se otorgan créditos que no se pueden reembolsar, sólo se pueden renovar limitando el pago a los intereses. Esta situación, o situaciones cercanas, también se presenta en otros tipos de créditos. Y puede ser signo o de futuros problemas o de problemas ya existentes. Veamos cómo.

 Una precisión preliminar: no incluimos acá el caso de los créditos que por naturaleza, por el objeto de financiamiento, están destinados a ser mantenidos en monto o aumentados cuando una empresa crece, o reducidos por cambios en el modelo de negocio. Por ejemplo, hay los créditos que se otorgan para las necesidades de capital de trabajo permanente de las empresas, que están justificados por el ciclo de negocio de éstas. Estos tienen más bien una lógica de línea de crédito, que es la expresión que se utiliza en su caso. En general se renuevan y se revisa su monto anualmente; en países anglosajones, para grandes corporaciones, se suele sindicar líneas llamadas “revolving” o “revolver” de varios años de duración, para estos fines.

También existen las líneas revolventes por tarjeta de crédito, para los consumidores, cuyo monto disponible se reconstituye conforme se efectúan los pagos mensuales; si se dan sin montos excesivos y en función de la capacidad real de pago del deudor, tomando en cuenta sus otras deudas y líneas, no representarían mayor problema.

 Nos referimos a aquellos créditos que por naturaleza deberían ir disminuyendo mediante cuotas periódicas, tal como créditos para inversión en bienes de capital o créditos de adquisición de empresas. El hecho de que en esos casos se otorguen créditos en los que se paga sólo intereses, son ejemplos de los que Hyman Minsky llamó “finanzas especulativas” en su “Hipótesis de la Inestabilidad Financiera”; una situación cercana a ésta es aquella en la que los reembolsos de los primeros años son ridículos sin necesidad económica y se tienen pagos muy elevados al final (a veces llamados “balloon” en inglés).

 Ejemplos:

 - lo que ya vimos para parte de los créditos para compras apalancadas de empresas, con supuestos de mayores valorizaciones en el futuro para la reventa

 - gran parte de los famosos créditos hipotecarios “tóxicos” en los EE.UU.; en realidad no se esperaba que fueran reembolsados, se contaba más con la supuesta alza futura del bien; Minsky habló incluso de “finanzas Ponzi” (más cercanas a la estafa) para casos de este tipo

 - créditos sindicados para inversiones en bienes de capital bajo forma de créditos “bullet” a mediano plazo; se supone que si se amortizan en el tiempo, deberían ser en realidad reembolsados en cuotas o en el marco de operaciones de leasing.

 - líneas de crédito revolvente por tarjeta donde prácticamente no se paga principal y se vuelven eternas (con pagos mínimos bajísimos e incluso casos de “amortización negativa” donde no se paga ni los intereses.

 Estos son los tipos de créditos que pululan en períodos de optimismo excesivo, con una lógica de burbuja crediticia, que termina por contribuir a la creación de otras burbujas, lo que siempre termina mal, cuando el optimismo se revierte.

 Lo paradójico es que este tipo de créditos se puede ver también en situaciones de crisis de algunos clientes o de crisis sistémica, pero esta vez, para no sacar todas las consecuencias del deterioro de la calidad de la calidad crediticia.

 Ejemplos de esto último:

 . en la década de los 90 en el Japón, los bancos renovaban a muchas empresas los créditos con sólo pago de intereses, y estos eran cada vez más bajos tendiendo a cero; es que conforme se sentían más los efectos de la deflación, muchas empresas veían reducirse sus ingresos, hasta que ya era imposible esconder que en realidad no podían pagar, pues sus rentabilidades operativas se volvían negativas; sólo quedó reestructurar de verdad esos créditos a lo que se llamó “empresas zombis”, con “quitas” de una parte sustancial del principal. Es que todos estaban esperando que la situación económica terminaría por mejorar; fue una apuesta arriesgada….casi especulativa

 . en Tailandia, luego de cierto tiempo  de la crisis asiática, se vieron “restructuraciones” montadas por los bancos locales mayoritarios, donde los plazos de reembolso eran de 15-20 años, con varios años de gracia no sólo de capital, sino también de intereses; claro, como se trataba de empresas con rentabilidades nulas o negativas, nada podían pagar. En realidad eran también “zombis”, se estaba negando la realidad, pues el “truco” era que la regulación permitía también dejar de hacer provisiones por esas refinanciaciones (o sea, se creaba utilidades en parte irreales en los bancos). Recién en el 2000 se empezó a ver reestructuraciones en serio.

 . y, más cerca de nosotros, ¿no hemos tenido también casos de créditos supuestamente en situación normal, pero que eran renovados a 3, 4 o 5 años, “bullet”, con incluso el pago total de los intereses para el final? Porque obviamente esos clientes no podían pagar nada. Queda esperar que esa mala práctica no sea muy extendida.

 . ¿y no se podría decir lo mismo de las refinanciaciones interminables (¡pero con tasas de interés aún más altas!) que se vieron para los créditos soberanos latinoamericanos en los 80as, antes de que se reconociera la realidad con el Plan Brady?

 Conclusión

 Como ven, las “finanzas especulativas” y las “finanzas Ponzi” descritas por Hyman Minsky se ven no sólo en período de euforia, sino en los períodos desfavorables subsecuentes. Parece absurdamente paradójico pero así es. Un rasgo común en ambos casos: una visión distorsionada o una negación de la realidad.

 

COMENTARIOS

  • 1
  • 10.06.2014
  • 02:04:45 hs
Marco Rodriguez

Existe casuística sobre estos créditos y la experiencia enseña que no debemos llegar al crédito Ponzi, es responsabilidad de los entes reguladores dar el campanazo de aviso.

DEJE SU COMENTARIO

La finalidad de este servicio es sumar valor a las noticias y establecer un contacto más fluido con nuestros lectores. Los comentarios deben acotarse al tema de discusión. Se apreciará la brevedad y claridad.


No se lee? Cambie el texto.


TODOS los blogs


Pluma Laboral

Alonso J. Camila

Economía e Integridad

Carlos Bustamante B.

Aprendiendo - nivel CEO

Francisco Pinedo

Portafolio Global

BlackRock

Menos face más book

Rafael Zavala Batlle

Visiones para el desarrollo

CAF –Banco de Desarrollo de América Latina

Te lo cuento fácil

Alumnos de la Universidad del Pacífico

Más allá del efectivo

Felipe Rincón

Mujer, ejecutiva y trasgresora

Zendy Manzaneda Cipriani

Revolución digital

Pablo Bermudez

Economía desde el campus

Grupo Económica

Síntesis legislativa

José Ignacio Beteta Bazán

La parábola del mudo

Javier Dávila Quevedo

Arturo Goga

Arturo Goga

Sumando Valores

Superintendencia del Mercado de Valores

@infraestructura

Rosselló Abogados

Minería 2021

Instituto de Ingenieros de Minas del Perú (IIMP)

Conciencia Corporativa

Silvia Noriega

Agenda Legal

Estudio Echecopar

Perspectiva Forestal

Comité Forestal SNI y Comité de Madera e Industria de la Madera ADEX

Pensando laboralmente

César Puntriano

Auditoria del Siglo 21

Karla Barreto

Economía conductual

Bertrand Regader

Cultura financiera

Walter Eyzaguirre

Triple enfoque

Cecilia

Gestiona tus Finanzas

Giovanna Prialé Reyes

Segunda opinión

Eduardo Herrera Velarde

Pablo O'Brien

Pablo O'Brien

El cine es un espejo

Raúl Ortiz Mory

Ruarte's - Washington Capital

R. Washington Lopez

Atalaya Económica

Manuel Romero Caro

Terapia de Pareja

Luciana Olivares

Próspero Perú

Gladys Triveño

Herejías Económicas

Germán Alarco

Inversión e Infraestructura

Director FRI-ESAN Sergio Bravo Orellana

Blog Universitario

Blog Universitario

Juegomaniáticos

Juan Pablo Robles

Gestión del Talento

Ricardo Alania Vera

Personas Power

Ana Romero

Millennials

Pamela Romero Wilson

Reglas de Juego

PIERINO STUCCHI

Humor S.A.

Jaime Herrera

Bitácora bursátil.

Equipo de Análisis de Intéligo SAB

Vivir Seguro

Asociación Peruana de Empresas de Seguros

El deporte de hacer negocios

Luis Carrillo Pinto

Zona de Intercambio

Julio Guadalupe

Innovar o ser cambiado

Andy Garcia Peña

Economía aplicada

Juan Mendoza

El Vino de la Semana

José Bracamonte

Carpeta Gerencial

IE Business School

Desafíos para el progreso

Banco Interamericano de Desarrollo

Innovación y Emprendimiento Tecnológico

Franklin Marcelo, CEO de Interfono

Diálogo a fondo

Fondo Monetario Internacional

Predio legal

Martín Mejorada

e-strategia

José Kusunoki Gutiérrez

Vinos, piscos y mucho más

Sommelier Giovanni Bisso

Evidencia para la gestión

Videnza Consultores

Palabra de Gestión

Julio Lira Segura

Impacto ambiental

Lorenzo de la Puente

Inversiones Globales

Carlos Palomino Selem

Moda Inc.

Daniel Trelles

Divina Ejecutiva

Fiorella

Menú Legal

Oscar Sumar

Analizando tus inversiones

Diego Alonso Ruiz

Reformas incompletas

Instituto Peruano de Economía

Empresa&Familia

Pablo Domínguez

Hoy sí atiendo provincias

Félix Villanueva - Aurum Consultoría y Mercado

Smart money

Luis Ramírez

Consumer Psyco

Cristina Quiñones

Gestión de servicios

Otto Regalado Pezúa

Marketing 20/20

Michael Penny

Mercados&Retail

Percy Vigil Vidal

CAFÉ TAIPÁ

Milton Vela

Anuncias, luego existes

Alexander Chiu Werner

Marcas & Mentes

Lizardo Vargas Bianchi

Riesgos Financieros

Gregorio Belaunde

Economía para todos

Carlos Parodi

De regreso a lo básico

Paúl Lira Briceño