Riesgos Financieros

Gregorio Belaunde

Gestión del Riesgo Crediticio – Consejos Básicos

Los primeros posts de este blog fueron dedicados a una explicación del riesgo crediticio y su gestión, así como de los principales procesos crediticios; desde entonces tuve la oportunidad de entrar más en el detalle de ciertos tipos de riesgo crediticio y de dar algunas ilustraciones concretas.  Pero un lector acucioso me solicitaba más bien consejos rápidos sobre cómo mitigarlo. Sabiendo que la gestión de este riesgo es la que en estos años ha sufrido quizás el mayor olvido de sus más mínimos principios básicos, no estaría de más intentar hacer una suerte de listado sintético de las medidas de mitigación posibles. Empecemos el ejercicio, cuya utilidad no se limita a las entidades financieras.

 

  1. Un buen entorno organizacional y de gobierno corporativo

     Ello implica que la alta dirección de la entidad esté realmente interesada por una buena gestión de ese riesgo, lo que se traduce en involucramiento personal, en incentivos que no favorezcan el cortoplacismo y en una verdadera independencia de la “función riesgos”, la que debe tener no sólo el nivel jerárquico apropiado sino también medios adecuados para cumplir con su misión. La SBS exige además un comité de riesgos a nivel del Directorio para las entidades que supervisa. Este aspecto incluye el no dejar que ciertos equipos muy especializados funcionen como una entidad independiente dentro de la empresa, no sujeta a las reglas habituales, y con controles casi inexistentes.

     

  2. Estrategias y políticas crediticias claras, realistas…. y aplicadas realmente

     En ese caso, hasta operar en una línea de negocio relativamente arriesgada como la clientela de bajos ingresos, empresas que no son de grado de inversión, o grandes proyectos de largo plazo, puede salir muy bien, pues eso permite también fijar mejor el nivel de capital adecuado para ello. Cuando todos en la empresa saben exactamente a dónde van, los riesgos de malas sorpresas son mucho menores. Ello incluye tenerlas no sólo para el riesgo de contraparte sino para el riesgo país. Tener mucho cuidado con los diferentes tipos de concentraciones individuales y de cartera (sectoriales, geográficas, etc.).No meterse en líneas de negocio y operaciones en las cuales no se tenga reales capacidades técnicas. Y no dar mensajes equívocos al personal en el sentido de una derogación fácil, sea a través de “excepciones” demasiado frecuentes o de parámetros de facto más laxos en los aplicativos utilizados. Los buenos manuales no bastan.

     

  3. Evaluar no sólo la capacidad de pago, sino la voluntad de pago

     La capacidad de pago debe evaluarse de manera realista, sin sobreestimar ingresos existentes y potenciales y sin subestimar los potenciales riesgos para esa capacidad de pago (si se hacen escenarios desfavorables, estos tienen que ser genuinos, y no una apariencia). Ello ayuda a combatir el riesgo de sobreendeudamiento. El uso de las centrales de riesgo es muy útil pero no basta. Y tampoco debe olvidarse que se tiene al frente a deudores que también pueden tener malos antecedentes crediticios o de comportamiento ante dificultades, aunque no aparezca en las centrales, o que en realidad tienen responsables finales múltiples y de calidad desigual (en casos de joint ventures o de empresas ad hoc para proyectos, por ejemplo), cuyo accionar puede crear de facto una falta de voluntad de pago. Evaluar capacidad y voluntad de pago significa igualmente no basarse solo en las garantias.

     

  4. Reglas de otorgamiento/adquisición de exposición crediticia que permitan el examen por más de una persona (o incluso de un departamento)

     Muchas empresas adoptan el sistema de doble firma comercial/riesgos a partir de cierto nivel de exposición o incluso la de aprobación por un comité de créditos para las exposiciones más grandes. Y cuando esa doble firma no existe o está limitada al interior del área comercial, se efectúa un control ex post muy serio de cómo se están ejerciendo esas delegaciones o autonomías, para quitarlas o disminuirlas a los funcionarios que lo hagan mal con el consiguiente deterioro de su cartera. Este aspecto significa igualmente no dar una independencia excesiva a ciertos sectores altamente especializados, como son los de mercados de capitales, los de titulizaciones o los de trading de commodities.

     

  5. Un sumo cuidado con los desembolsos

     En general las aprobaciones crediticias se dan con una serie de condiciones que deben respetarse antes de desembolsar, como una serie de verificaciones sobre un nuevo cliente, o documentarias sobre la operación, o la realización de ciertas condiciones “precedentes”, o la toma efectiva de ciertas garantías (como las hipotecas, por ejemplo), cuando se ha decidido pedirlas. Esas condiciones son lo que se llama “mitigantes del riesgo”. Ello supone que quienes verifiquen que las condiciones se cumplan no dependan de la línea comercial y existan procedimientos claros para las excepciones y que involucren al área de riesgos.

     

  6. Un buen seguimiento del riesgo

     Ello significa no contentarse con una buena aprobación crediticia y un buen control de los desembolsos. Se debe seguir no sólo la calidad crediticia del deudor, sino la de los accionistas del deudor si se trata de empresas, así como la de sus clientes y proveedores, y sin olvidar el seguimiento de la situación de los segmentos económicos en los que operan. Y también se debe hacer un seguimiento cercano a las garantías y otros mitigantes, tanto a su calidad, como a su validez (algunas requieren de renovación periódica, como los seguros). Y para hacer un buen seguimiento, se requiere también un buen dispositivo de alertas, tanto tempranas, como inmediatas, donde las áreas del “front” tienen que sentir que en su caso la alerta es un deber, pues ellas son la “primera línea de defensa”.

     

  7. Un buen dispositivo de reprogramaciones y refinanciaciones y de cobranzas

     Esto es algo que está ligado al buen seguimiento del riesgo. Con un buen seguimiento se puede por ejemplo detectar a clientes que tienden a atrasarse en sus pagos, para efectuar un seguimiento proactivo con “recordaris” antes del plazo, o negociar a tiempo una reprogramación de pagos antes de que surjan problemas. Y si hay problemas se puede organizar refinanciaciones bien hechas, con gente especializada, que maximizan el recupero en el tiempo, o  de no querer hacerlo, maximizar el recupero a través de un buen equipo de cobranzas, bien organizado, lo que también requiere de especialistas que a partir de cierto momento tomen la posta del área comercial. Es decir, se requiere de un buen “mix” de proactividad y de reactividad y de flexibilidad mental frente a los cambios de circunstancias.

     

  8. Un buen provisionamiento de las exposiciones deterioradas

     Ello supone no contentarse con las reglas mínimas establecidas por los reguladores, que muchas veces, pueden ser insuficientes, como lo han demostrado varios estudios. Y también ser consciente, al calcular el nivel de las provisiones necesarias, de que en situaciones de crisis, las garantías que se tiene pueden valer mucho menos que las valorizaciones que se tenía anteriormente. Una buena práctica es también saber hacer a tiempo provisiones adicionales frente a ciertos riesgos sistémicos que hacen casi seguro un deterioro de la cartera en los meses siguientes, algo que pocos reguladores imponen. Otra buena práctica es reconocer rápidamente los deterioros del riesgo e incluso las pérdidas (siempre que no sea una manera de “hacer rotar” rápidamente cartera de calidad cada vez peor).

     

  9. Una buena gestión del riesgo operacional y un buen dispositivo de control interno permanente

     Este es un aspecto muchas veces olvidado: si no se gestiona bien el riesgo operacional (como asegurarse de que los comerciales no tengan un número excesivo de clientes por cabeza, de que el área de administración de créditos esté bien organizada, o de tener buenos dispositivos de detección de operaciones fraudulentas, por ejemplo), las pérdidas crediticias pueden verse maximizadas.

    Y pocas cosas ayudan tanto a una buena gestión del riesgo operacional como un buen dispositivo de control interno permanente, que no hay que confundir con las auditorías y acciones de control a posteriori (que a veces llegan muy tarde, y terminan siendo para diagnosticar qué salió mal): son “pequeñas cosas” como procedimientos de doble validación en las diferentes etapas del proceso crediticio, o como controles jerárquicos frecuentes, pero que permiten impedir que situaciones indeseables se salgan de control.

     

  10.  Una buena dosis de “sano escepticismo”

     Esto incluye varios componentes: no olvidar que el “factor humano” es esencial en la gestión diaria de los riesgos y en la evolución de las situaciones, no creerles demasiado ni a las clasificadoras ni a los modelos estadísticos, base de los sistemas de scoring y de rating, que solo deben verse como herramientas de ayuda al análisis y a las decisiones, no basarse en una sola fuente de información para analizar ciertos riesgos (ver por ejemplo las diferencias de opinión sobre evoluciones sectoriales o de riesgos país), no creer en situaciones eternamente favorables. Ello ayuda justamente a evitar los excesos de entusiasmo (a los que luego siguen los miedos excesivos) y a guardar una gran flexibilidad mental para considerar diferentes opciones frente a cambios desfavorables, con sangre fría, sin entrar en pánico, el que muchas veces empeora las cosas y maximiza las pérdidas.

     

    Conclusión:

     Espero que los lineamientos básicos aquí expuestos sean de ayuda; varios pueden encontrarse en lineamientos desarrollados por reguladores o en el marco de Basilea, que agrupa a numerosos reguladores/supervisores, pero  siempre es posible pensar además en aspectos poco desarrollados porque salen del análisis tradicional del riesgo crediticio, que a veces se efectúa de manera demasiado aislada de los otros riesgos.

    Ser consciente de todos los factores de riesgo, y de que los “baches” no se pueden evitar completamente, permite tomar medidas de mitigación adecuadas y desarrollar incluso políticas comerciales más agresivas que incluyen el aprovechamiento de los períodos de turbulencia, guardando un máximo de factores bajo control. Las historias de fuerte crecimiento y de éxito comercial más sólidas y sostenibles en el tiempo se han desarrollado así.

     

COMENTARIOS

  • 1
  • 10.07.2014
  • 09:24:02 hs
Jorge Chiva Suazo

Excelentes consejos, pero que se ajustan mas a la gran empresa.
Que hacer en el caso de una empresa mediana que no tiene definidas sus políticas de créditos y que esta mas preocupada en sus cuotas de ventas, siendo que el 90% de las mismas es a crédito?

  • 2
  • 10.07.2014
  • 06:08:20 hs
Alan Gamarra Ramos

Excelente resumen sobre el riesgo crediticio que están expuestos las instituciones financieras, algunas de ellas sólo buscan incrementar sus colocaciones dejando de lado aspectos importante como el control de la morosidad medido por el incremento de las provisiones, por eso algunas muestran pérdidas para este año.

  • 3
  • 11.07.2014
  • 11:44:53 hs
Aldo Zavala

Muy buenos e importantes los consejos sobre gestión de riesgo crediticio. Sería conveniente adaptar esto a las microfinanzas.

  • 4
  • 14.07.2014
  • 09:29:16 hs
Víctor Bravo

Importante y oportuno las recomendaciones partícularmente por el tema del sobre endeudamiento que viene atravesando el sector de las microfinanzas yded las pymes.

  • 5
  • 15.07.2014
  • 10:40:02 hs
Raul Macavilca

De acuerdo con Aldo Zavala, valioso aporte y excelentes sugerencias.

  • 6
  • 21.07.2014
  • 10:15:19 hs
Zulema Paz

Muy buen aporte, para que la empresas lo apliquen, ser conscientes de todos los factores de riesgo que permitan tomar medidas adecuadas y desarrollar políticas más agresivas a la problematica de la morosidad.
Hoy tenemos muy buenas herramientas, como las centrales de riesgo que nos ayudan a identificar clientes morosos, pero como dice la presente nota, esto no basta……………

  • 7
  • 23.07.2014
  • 07:00:59 hs
Juan Carlos Muñoz

Antes de año 2000 los Ejecutivos de Negocios de los Bancos eran los directores de la orquesta porque desarrollaban los negocios; estructuraban y procesaban los créditos; realizaban el seguimiento y negociaban la recuperación del mismo por deterioro.
Estoy de acuerdo con Gregorio, en separación de funciones por áreas (Negocios, Riesgos, Seguimiento, Cobranza) es fundamental para un mejor control del riesgo de crédito, sin embargo, hoy los incentivos monetarios de corto plazo han creado las autonomías duales dentro de las áreas comerciales con post revisión al desembolso. Vayamos a los números…
Según el Reporte de Estabilidad Financiera del BCR a Mayo 2014, tenemos: En el segmento de pequeñas empresas aumentaron en 6,6% (N° de deudores 384,734) y 2,7% (Saldo de deuda S/. 21,935 millones) a Mar-14, respectivamente; en las microempresas, se redujo tanto el número de deudores (-0,1%) como el saldo de sus colocaciones (-1,6%) a Marz-14; mientras que la tasa de crecimiento anual de los créditos a los hogares (consumo e hipotecario) se ha desacelerado en los últimos doce meses (de 17,9% en Mar-13 a 13,9% en Mar-14).

El ratio de cartera morosa de las colocaciones brutas del sistema financiero peruano aumentó en los últimos doce meses, particularmente en los créditos de consumo, MYPE y a las medianas empresas; en MYPE y consumo, el N° de clientes creció en 6,9% en los últimos doce meses, alcanzando 5, 549,309 a Mar-14.

El exceso de liquidez en la economía esta causando sobreendeudamiento en el segmento MYPE y consumo por lo que hay que tener cuidado con ello.

DEJE SU COMENTARIO

La finalidad de este servicio es sumar valor a las noticias y establecer un contacto más fluido con nuestros lectores. Los comentarios deben acotarse al tema de discusión. Se apreciará la brevedad y claridad.


No se lee? Cambie el texto.


TODOS los blogs


Pluma Laboral

Alonso J. Camila

Economía e Integridad

Carlos Bustamante B.

Aprendiendo - nivel CEO

Francisco Pinedo

Portafolio Global

BlackRock

Menos face más book

Rafael Zavala Batlle

Visiones para el desarrollo

CAF –Banco de Desarrollo de América Latina

Te lo cuento fácil

Alumnos de la Universidad del Pacífico

Más allá del efectivo

Felipe Rincón

Mujer, ejecutiva y trasgresora

Zendy Manzaneda Cipriani

Revolución digital

Pablo Bermudez

Economía desde el campus

Grupo Económica

Síntesis legislativa

José Ignacio Beteta Bazán

La parábola del mudo

Javier Dávila Quevedo

Arturo Goga

Arturo Goga

Sumando Valores

Superintendencia del Mercado de Valores

@infraestructura

Rosselló Abogados

Minería 2021

Instituto de Ingenieros de Minas del Perú (IIMP)

Conciencia Corporativa

Silvia Noriega

Agenda Legal

Estudio Echecopar

Perspectiva Forestal

Comité Forestal SNI y Comité de Madera e Industria de la Madera ADEX

Pensando laboralmente

César Puntriano

Auditoria del Siglo 21

Karla Barreto

Economía conductual

Bertrand Regader

Cultura financiera

Walter Eyzaguirre

Triple enfoque

Cecilia

Gestiona tus Finanzas

Giovanna Prialé Reyes

Segunda opinión

Eduardo Herrera Velarde

Pablo O'Brien

Pablo O'Brien

El cine es un espejo

Raúl Ortiz Mory

Ruarte's - Washington Capital

R. Washington Lopez

Atalaya Económica

Manuel Romero Caro

Terapia de Pareja

Luciana Olivares

Próspero Perú

Gladys Triveño

Herejías Económicas

Germán Alarco

Inversión e Infraestructura

Director FRI-ESAN Sergio Bravo Orellana

Blog Universitario

Blog Universitario

Juegomaniáticos

Juan Pablo Robles

Gestión del Talento

Ricardo Alania Vera

Personas Power

Ana Romero

Millennials

Pamela Romero Wilson

Reglas de Juego

PIERINO STUCCHI

Humor S.A.

Jaime Herrera

Bitácora bursátil.

Equipo de Análisis de Intéligo SAB

Vivir Seguro

Asociación Peruana de Empresas de Seguros

El deporte de hacer negocios

Luis Carrillo Pinto

Zona de Intercambio

Julio Guadalupe

Innovar o ser cambiado

Andy Garcia Peña

Economía aplicada

Juan Mendoza

El Vino de la Semana

José Bracamonte

Carpeta Gerencial

IE Business School

Desafíos para el progreso

Banco Interamericano de Desarrollo

Innovación y Emprendimiento Tecnológico

Franklin Marcelo, CEO de Interfono

Diálogo a fondo

Fondo Monetario Internacional

Predio legal

Martín Mejorada

e-strategia

José Kusunoki Gutiérrez

Vinos, piscos y mucho más

Sommelier Giovanni Bisso

Evidencia para la gestión

Videnza Consultores

Palabra de Gestión

Julio Lira Segura

Impacto ambiental

Lorenzo de la Puente

Inversiones Globales

Carlos Palomino Selem

Moda Inc.

Daniel Trelles

Divina Ejecutiva

Fiorella

Menú Legal

Oscar Sumar

Analizando tus inversiones

Diego Alonso Ruiz

Reformas incompletas

Instituto Peruano de Economía

Empresa&Familia

Pablo Domínguez

Hoy sí atiendo provincias

Félix Villanueva - Aurum Consultoría y Mercado

Smart money

Luis Ramírez

Consumer Psyco

Cristina Quiñones

Gestión de servicios

Otto Regalado Pezúa

Marketing 20/20

Michael Penny

Mercados&Retail

Percy Vigil Vidal

CAFÉ TAIPÁ

Milton Vela

Anuncias, luego existes

Alexander Chiu Werner

Marcas & Mentes

Lizardo Vargas Bianchi

Riesgos Financieros

Gregorio Belaunde

Economía para todos

Carlos Parodi

De regreso a lo básico

Paúl Lira Briceño