Riesgos Financieros

Gregorio Belaunde

Vayan a Ver la Película “The Big Short” (La Gran Apuesta)

Desde hace pocos días está en cartelera una película relacionada con la gran crisis financiera de 2008 en los EE.UU. ligada a los famosos créditos hipotecarios subprime. Está basada en hechos reales, a partir del best-seller escrito por Michael Lewis.Incluso para no iniciados, permite entender muy bien cómo se generó y se desenvolvió  dicha crisis, cuyos impactos todavía están ahì.

 El punto de vista adoptado es el de unos pocos jugadores del mercado que “la vieron venir” y que audazmente apostaron, a que todo iba a salir mal, como efectivamente pasó. No olviden que “to short” en la jerga financiera, es apostar a la baja; o lo que también se llama “vender en corto”. En sí no tiene nada de inmoral, en el mercado unos piensan que las acciones y los bonos van a seguir subiendo, entonces compran masivamente, otros piensan que van a bajar, entonces utilizan instrumentos financieros que les permiten ganar si han tenido razón (pero si se equivocan, pueden perder mucho). Si todo el mundo jugara al alza, las burbujas serían aun peores y más frecuentes.

 Cuando se vuelve inmoral, es si se empieza a hacer ataques masivos, especialmente si es contra un país, para hacer que el evento “esperado” se produzca; pero es tan inmoral como “inflar” masivamente los precios de ciertos acciones para que los demás los sigan y luego salirse, provocando un brutal movimiento inverso en el que muchísimos pierden.

 Por supuesto, no les contaré la película, que tiene un ritmo muy sostenido, con mucho suspenso, y un humor devastador. Lo que puedo decirles es que está pasando algo muy interesante al margen: la ferocidad de las críticas de cierta prensa conservadora norteamericana, que por supuesto está muy ligada a numerosos jugadores financieros que durante dicha crisis mostraron un cinismo absoluto, vendiendo masivamente esos títulos-basura, a numerosísimos inversionistas, incluyendo a ciertos bancos europeos que los compraron en el peor momento posible, mintiéndoles sobre esos títulos, porque ya sabían que se trataba de basura. Es que esta película, entre otras cosas, recuerda ese episodio.

 Muchos han tratado de hacer olvidar esa parte de la historia, y al haber salido increíblemente bien librados porque en muchos sistemas judiciales a eso se le llama sencillamente estafa (a pesar de lo que se pudo evidenciar durante las investigaciones de la Comisión Especial del Congreso Norteamericano, cuyo informe tuve la oportunidad de leer), los que lo hicieron no quieren que se vuelva a hablar del tema.

 Pero es totalmente real: me la contaron funcionarios de algunos de los bancos europeos afectados, o de los que se salvaron con las justas. Y en el 2007, pude oír en vivo y en directo a representantes de una de esas entidades tratando de hacer que esos títulos fueran comprados en el Perú (y no sólo acá: estaban haciendo una gira por todo el continente), con bonitos prospectos y powerpoints explicando lo seguros que eran. Y ante ciertas preguntas, llegaron a mentir de la manera más temeraria posible. Y lo peor fue no poder decírselo en su cara, por razones diplomáticas, porque bien se lo hubieran merecido.

 Y ya en el pasado había tenido la oportunidad de enfrentarme, estando en la banca, a operadores de la división “mercado de capitales” que de banqueros sólo tenían el nombre, adictos a los trucos sucios, que incluían el ocultar información y documentos clave, el mentir en el comité de riesgos (presentar una operación y hacer otra diferente), el alterar documentos pensando que otros no se iban a dar cuenta, o hacer que las actas no reflejen lo dicho, el tratar de hacer que otros firmen lo que a ellos les correspondía firmar, y el buscar falsificar reportes y cuentas. Y cuya falta de escrúpulos iba hasta tratar de “destruir” a todo aquel que se les opusiera inventando rumores sobre ellos e incluso sobre su vida privada, organizando con complicidades internas el “chuponeo” de sus cuentas de correo corporativo, haciendo jugar influencias internas para que sean nombrados en otro lugar . Para todos fines prácticos, comportamientos típicamente delincuenciales. Y en otros bancos era aún peor, por lo que sabía por otros funcionarios de riesgos. Y en esos ambientes muy especializados adictos a la adrenalina y donde reina “la religión de los superbonos” abundan este tipo de personajes, por ello no es sorprendente que ahí se gestaran tantas barbaridades.

 En cambio, hay un error que se debe evitar: los demagogos dicen “¿ven cómo son los bancos?”, cuando en realidad se trata de ciertos personajes que trabajan en los bancos, y que se pueden encontrar también en otros tipos de empresas, y como demasiado bien lo sabemos en el Perú y en otros países emergentes institucionalmente débiles, igualmente en el mundo político (empezando por los demagogos) y en el mundo judicial, y en el seno del mismo sector público.

 Si recuerdan los posts que hice en noviembre/diciembre del 2014 sobre la ingeniería financiera, les mencionaba que la banca de inversión es muy útil para los clientes y la economía, siempre que se haga bien y de manera ética. Y acá hay todavía espacio para desarrollarla mucho más.

Pero que se trate de verdadera banca, y no de lo que se hizo allá, que fue piratería pura que incluso terminó por darle un mal nombre a expresiones como “titulización” y “banca de inversión”, y por extensión a la banca en general. Y no era la primera vez: cuando se dejó bien librados a los que ayudaron a Enron y a sus auditores a falsificar sus cuentas, se creó un ambiente de impunidad que facilitó lo que vino después.

 Entonces, si hay algo que puedo recomendar no sólo al público que lee Gestión.pe, sino a las altas direcciones de los bancos y los funcionarios de los bancos y de los diferentes órganos supervisores, así como a todos aquellos que tengan que ver con el manejo económico del país, es ir a ver esta película, y con mucha atención, a pesar de algunos errores de traducción en los subtítulos (como decir “valorización” en vez de “titulización”, o traducir “subprime” como “no-preferentes” lo cual no expresa bien que se trata de “préstamos de calidad crediticia mediocre”, para decirlo de manera elegante).

 Tal vez ayude también a muchos altos directivos bancarios a hacerse preguntas, antes de que sea demasiado tarde y de que les creen problemas, sobre ciertos tipos de funcionarios y empleados que tienen, y a no dejarse impresionar por su sofisticación técnica y/o sus buenos resultados en un momento dado. Porque lo que se ve en temas sofisticados, también se puede ver con actividades bancarias y de mercado más simples.

 Desarrollemos la verdadera banca de inversión, controlando bien los riesgos, y sacando las lecciones de lo que pasó en los EE.UU., en vez de desarrollar burbujas y facilitar las estafas sofisticadas.

 Porque allá aparentemente no se ha aprendido gran cosa; ya se están viendo titulizaciones de créditos automotrices subprime, y el desarrollo por algunos bancos de cosas tan divertidas como los “bespoke mortgages” o “non-QM borrowers” (subprime, pero con otro nombre más esotérico) e incluso préstamos de consumo subprime (con un bajo scoring FICO) bajo pretexto de mayor acceso al crédito y a la vivienda, argumento que también se usó camino a la crisis anterior; ¿cuánto falta para que se extiendan mucho más y empiecen a ser titulizados masivamente y vendidos empaquetados como obligaciones de bajo riesgo? Va a ser interesante ver si esta vez la FED aprendió algo.

COMENTARIOS

  • 1
  • 11.01.2016
  • 05:23:50 hs
Luis Alberto Romero Mayta

Excelente artículo estimado Gregorio. Trabajo en una institución financiera y, a pesar de que parecen lejanos a nuestra realidad este tipo de comportamientos, están más cerca de lo que se imaginan. El área de riesgos lidia diariamente con este tipo de problemática interna, lo cual desgasta y hay veces que hasta se llega a pensar que no se valora debidamente la labor de riesgos. Indudablemente el tiempo es un aspecto que permite validar la posición conservadora que se adopta en muchos casos, sin embargo éste es un lujo cuando se trata de emitir una opinión sobre ciertas operaciones que reflejan un nivel de riesgo mayor o exacerbado; sin duda este artículo fortalece nuestra labor prudencial y técnica, lo cual me parece, nunca debe ser negociada.

  • 2
  • 12.01.2016
  • 08:23:26 hs
Victor Ishiyama

Y los que calificaban con A, AA, AAA, etc. siguen calificando de acuerdo al mejor postor. La vi y deberia ser de visión obligatoria para los universitarios. Muy buena.

  • 3
  • 12.01.2016
  • 09:01:54 hs
Tatiana

Muy interesante! Iré a verla, gracias por la recomendación :)

  • 4
  • 12.01.2016
  • 02:46:44 hs
J. Nicolás Alvariño

Hola, fui a ver la película debido a su recomendación y la disfruté mucho. No solo eso, también motivó que buscara y leyera sobre el tema en internet. Además de que propició un largo diálogo entre las personas con las que fui a ver la película.

Muchas gracias.

  • 5
  • 13.01.2016
  • 09:34:51 hs
Freddy Aguilar Monterrey

Estimado Don Gregorio ;
Con el saludo cordial deseo expresarle mis sinceras felicitaciones por su magnífico artículo sobre la película ” La Gran Apuesta ” .
Al respecto coincidimos en la conducta deshonesta que han mostrado un buen número de ejecutivos financieros en USA quienes ofrecieron a ” buen precio ” acciones y bonos de empresas que realmente estaban liquidadas pero , gracias a las ” incorruptibles ” agencias calificadoras de riesgo, lucían orgullosamente una triple AAA de confianza .
Solo me cabe añadir, que una de las razones del enfriamiento de la economía internacional se debe justamente a la desconfianza que tienen los inversores frente a empresas que lucen sus triples AAA por las experiencias pasadas. Si yo fuese gestor de fondos de inversión y busco donde colocar el dinero de los inversionistas, la verdad no me fiaría mucho las calificaciones de las agencias calificadoras y haría mis propias evaluaciones.
Para terminar tal vez Ud. pueda tener alguna respuesta frente a mi siguiente consulta
¿ De que sirve que existan tantos Premios Nobel de Economía en los países desarrollados si no son capaces de predecir las permanentes crisis económicas internacionales ? .
En el 2007 quiebran bancos importantes en EEUU ( ¿ y las calificadoras de riesgos ?, Bien, gracias ) y en el 2013 se inicia u enfriamiento económico global . Es decir , solo han pasado 6 años y volvemos a caer en crisis. ¿ Cuánto tiempo pasará para que nos sorprenda la siguiente ?.
Gracias por su atención.
Atte.
Ing. Freddy Aguilar Monterrey

  • 6
  • 13.01.2016
  • 03:47:58 hs
William

Ya la, muy buena peli!

  • 7
  • 13.01.2016
  • 07:08:04 hs
Carlos Meléndez Serrano

Interesante artículo, explicando en cierta medida lo sucedido en EEUU con la crisis subprime, lo mejor es que habla abiertamente, y es algo que muchos no lo dicen, acerca de la conducta de los ejecutivos que con el afán de lograr el “éxito” y los “bonos” no tienen el mínimo escrúpulo para lograr resultados personales mas que profesionales. Felicitaciones y muchas gracias Gregorio, por estos apuntes que nos hacen ver la realidad del mundo financiero. Hasta pronto

  • 8
  • 14.01.2016
  • 09:55:30 hs
milagros

Muy buena película, gracias por la recomendación, bastante ilustrativa y sobretodo que es de un hecho real, esperemos que estas burbujas no se sigan dando.

  • 9
  • 14.01.2016
  • 11:50:26 hs
alain de suason

recomiendo otra peli acerca dela crisis subprime “wall street 2 el dinero nunca duerme” aunque para seguir el hilo miren la primera pelicula (las dos son muy buenas)

  • 10
  • 15.01.2016
  • 09:25:46 hs
Mayra Urdanegui Gago

Fui a verla y me encanto me hizo recordar a la película “Margin call”. En referencia al tema es cierto que las posiciones riesgosas obtienen el mayor beneficio y a veces los traders prefieren obtener sus bonos antes que interesarse en las ganancias de sus inversionistas. Sin embargo, muchos bancos están optando por contratar personas con certificación CFA el cual desarrolla ampliamente el tema de ética el cual podría mitigar estos riesgos.

  • 11
  • 18.01.2016
  • 12:49:39 hs
german

El CFA no garantiza nada… la personalidad del individuo no se modifica con un curso a distancia.. esos eventos se gatillan con el pernicioso esquema de bonificación de la persona que suma al del jefe.

DEJE SU COMENTARIO

La finalidad de este servicio es sumar valor a las noticias y establecer un contacto más fluido con nuestros lectores. Los comentarios deben acotarse al tema de discusión. Se apreciará la brevedad y claridad.


No se lee? Cambie el texto.


TODOS los blogs


Pluma Laboral

Alonso J. Camila

Economía e Integridad

Carlos Bustamante B.

Aprendiendo - nivel CEO

Francisco Pinedo

Portafolio Global

BlackRock

Menos face más book

Rafael Zavala Batlle

Visiones para el desarrollo

CAF –Banco de Desarrollo de América Latina

Te lo cuento fácil

Alumnos de la Universidad del Pacífico

Más allá del efectivo

Felipe Rincón

Mujer, ejecutiva y trasgresora

Zendy Manzaneda Cipriani

Revolución digital

Pablo Bermudez

Economía desde el campus

Grupo Económica

Síntesis legislativa

José Ignacio Beteta Bazán

La parábola del mudo

Javier Dávila Quevedo

Arturo Goga

Arturo Goga

Sumando Valores

Superintendencia del Mercado de Valores

@infraestructura

Rosselló Abogados

Minería 2021

Instituto de Ingenieros de Minas del Perú (IIMP)

Conciencia Corporativa

Silvia Noriega

Agenda Legal

Estudio Echecopar

Perspectiva Forestal

Comité Forestal SNI y Comité de Madera e Industria de la Madera ADEX

Pensando laboralmente

César Puntriano

Auditoria del Siglo 21

Karla Barreto

Economía conductual

Bertrand Regader

Cultura financiera

Walter Eyzaguirre

Triple enfoque

Cecilia

Gestiona tus Finanzas

Giovanna Prialé Reyes

Segunda opinión

Eduardo Herrera Velarde

El cine es un espejo

Raúl Ortiz Mory

Ruarte's - Washington Capital

R. Washington Lopez

Atalaya Económica

Manuel Romero Caro

Terapia de Pareja

Luciana Olivares

Próspero Perú

Gladys Triveño

Herejías Económicas

Germán Alarco

Inversión e Infraestructura

Director FRI-ESAN Sergio Bravo Orellana

Blog Universitario

Blog Universitario

Juegomaniáticos

Juan Pablo Robles

Gestión del Talento

Ricardo Alania Vera

Personas Power

Ana Romero

Millennials

Pamela Romero Wilson

Reglas de Juego

PIERINO STUCCHI

Humor S.A.

Jaime Herrera

Bitácora bursátil.

Equipo de Análisis de Intéligo SAB

Vivir Seguro

Asociación Peruana de Empresas de Seguros

El deporte de hacer negocios

Luis Carrillo Pinto

Zona de Intercambio

Julio Guadalupe

Innovar o ser cambiado

Andy Garcia Peña

Economía aplicada

Juan Mendoza

El Vino de la Semana

José Bracamonte

Carpeta Gerencial

IE Business School

Desafíos para el progreso

Banco Interamericano de Desarrollo

Innovación y Emprendimiento Tecnológico

Franklin Marcelo, CEO de Interfono

Diálogo a fondo

Fondo Monetario Internacional

Predio legal

Martín Mejorada

e-strategia

José Kusunoki Gutiérrez

Vinos, piscos y mucho más

Sommelier Giovanni Bisso

Evidencia para la gestión

Videnza Consultores

Palabra de Gestión

Julio Lira Segura

Impacto ambiental

Lorenzo de la Puente

Inversiones Globales

Carlos Palomino Selem

Moda Inc.

Daniel Trelles

Divina Ejecutiva

Fiorella

Menú Legal

Oscar Sumar

Analizando tus inversiones

Diego Alonso Ruiz

Reformas incompletas

Instituto Peruano de Economía

Empresa&Familia

Pablo Domínguez

Hoy sí atiendo provincias

Félix Villanueva - Aurum Consultoría y Mercado

Smart money

Luis Ramírez

Consumer Psyco

Cristina Quiñones

Gestión de servicios

Otto Regalado Pezúa

Marketing 20/20

Michael Penny

Mercados&Retail

Percy Vigil Vidal

CAFÉ TAIPÁ

Milton Vela

Anuncias, luego existes

Alexander Chiu Werner

Marcas & Mentes

Lizardo Vargas Bianchi

Riesgos Financieros

Gregorio Belaunde

Economía para todos

Carlos Parodi

De regreso a lo básico

Paúl Lira Briceño