Riesgos Financieros

Gregorio Belaunde

Los Desastres y la Importancia de la Reactivación Económica

 Cuando sucede un gran desastre natural, en lo que más se suele pensar es la atención de la emergencia, luego en la rehabilitación de los diferentes servicios públicos y de las comunicaciones, y luego en el esfuerzo de reconstrucción. Pero hay una dimensión a la que no se suele prestar suficientemente atención: la revitalización de la economía de las zonas afectadas por el desastre. Y sin embargo esta es clave.

 Un gran desastre suele provocar la ruina de numerosas MiPymes y en muchos casos de productores agropecuarios, con el agravante en un país como el nuestro, de que la mayoría de estas unidades productivas son informales. Los que mejor parecen entender ese problema son las entidades del sistema financiero, porque notan las consecuencias muy rápidamente, son ellas mismas afectadas. Pero además se debe tener en cuenta el hecho de que en gran parte se tratará de actividades de personas auto-empleadas de forma precaria, cuyas herramientas de trabajo habrán desaparecido con sus propias casas, y/o cuya actividad era dependiente de la actividad e ingresos de todas esas empresas y trabajadores de esas empresas en su entorno, que al desaparecer o paralizarse (y ver sus trabajadores mermados sus propios ingresos), afectan a todas las pequeñas actividades alrededor suyo.

 Los efectos económicos y sociales en cadena de los desastres son muchas veces muy subestimados, lo que dejan a las últimas estadísticas existentes sobre niveles de pobreza y de pobreza extrema en realidad desactualizadas. Peor aun cuando gran parte de las actividades afectadas eran informales. Muchas veces los gobiernos piensan en esquemas de “empleo temporal” para los afectados, y ello es necesario, sin duda, pero luego se van dando cuenta de que ello es muy insuficiente, así como se van dando cuenta que los empleos generados por el esfuerzo de reconstrucción física tampoco son suficientes para restablecer los medios de vida de todos los afectados.

 Donde gracias a la experiencia internacional acumulada hay más conciencia de ese problema, es en los grandes organismos internacionales como las Naciones Unidas, el Banco Mundial y los bancos regionales de desarrollo, como el BID. Usan mucho, cuando escriben sobre el tema, la expresión “livelihoods”, que podría traducirse justamente como “medios de vida”.

 En países más desarrollados, donde las empresas tienen una mayor cultura de gestión del riesgo, con planes de continuidad incluso rudimentarios y con un mayor uso de los seguros para protegerse de diferentes riesgos, el restablecimiento de esos medios de vida es menos complicado. Pero en países como el nuestro, donde no es así, el asunto es mucho más difícil de organizar, y más aún cuando la data es muy imperfecta en razón de la informalidad y cuando en el mismo Estado, en parte por falta de personal calificado, hay una tendencia a subestimar las dimensiones sociales de los impactos de los desastres, y no es algo que se suele incluir en los “inventarios de daños” (donde se hablará por ejemplo de km de vías destruídos, de número de viviendas colapsadas o afectadas, etc.). Por ejemplo, ¿se sabe con exactitud cuántas personas han caído en la pobreza o incluso en la pobreza extrema luego del Niño Costero? ¿Se está seguro de los cálculos efectuados al respecto? Igual para el número de Mypes afectadas: ¿incluye realmente a todo el universo, incluyendo a las micro-empresas de simple subsistencia?

 De lo que se trata es de reconstruir la actividad económica, que existía antes del desastre, que no es lo mismo que reconstruir los activos de infraestructura y públicos (aunque esto contribuya a dicho objetivo), lo que a su vez reconstruye los medios de vida de la gente; y aquí se trata también de reconstruirla de manera tal que no se vuelvan a crear las vulnerabilidades a los desastres que antes existían, una aplicación del principio “build-back better” (reconstruir mejor). Puede ser también la oportunidad para mejorar al mismo tiempo lo que antes existía, en el sentido de una mayor formalización y/o de una organización global más eficiente.

 Para ayudar a hacerlo bien, y lo que podría hacerse luego de este último Niño Costero, son clave:

 . ciertos sectores del Estado por el expertise que pueden tener (a menudo aumentado por la llegada de gente con experiencia muy concreta de las realidades económicas); en nuestro caso por ejemplo el Ministerio de la Producción; en el reciente Foro Industrial organizado por la SNI (Sociedad Nacional de Industrias) y la Asociación de Industriales Latinoamericanos en la Universidad de Lima, el nuevo Ministro de la Producción, Pedro Olaechea, explicó la importancia de la modernización de los mercados de abastos. Y justamente, alrededor de éstos hay siempre toda una serie de actividades. Y no hay que olvidar que cerca de la mitad de las microempresas están dedicadas al comercio. Entonces por ahí hay una pista interesante a explotar; es también la oportunidad para experimentar fórmulas de “reducción tramitológica” en beneficio de las MiPymes.

 . los mismos empresarios de mayor tamaño de las zonas afectadas, hablo no sólo de grandes empresas, sino también de medianas (aunque en nuestro país no hayan muchas, desgraciadamente), ayudando a la reconstrucción de las cadenas de valor en la zona, pero incluso aprovechando la oportunidad de crear otras, en asociación con el sector público, cuando éste aprovecha para introducir mejoras modernizadoras como la ya mencionada; su labor termina “jalando” a las Mipymes y las pequeñas actividades de esas zonas

 . el sector financiero, (y aquí incluyo a las microfinancieras no reguladas, que son esencialmente ONGs, o también las cooperativas de ahorro y crédito, que lo están parcialmente), cuando comprende bien la situación y en vez de caer en actitudes de restricción crediticia, ve la manera de contribuir a que las empresas afectadas puedan hacer frente a ese “gran bache” y relanzar sus actividades productivas; tal parece ser el ánimo actual en muchas entidades financieras, felizmente; pero pueden hacer algo más, aportando información muy útil al Estado y a los gremios empresariales, sobre la situación de sus clientes, porque la tienen de primera mano, e imaginando esquemas financieros para la reactivación (que podrían ser apoyados por el Estado de diferentes maneras); a menudo el sector privado es muy imaginativo al respecto lo que puede complementar muy bien lo que puede imaginar el sector público como esquemas de apoyo, cuyo principal problema pueden ser fondos insuficientes

 . la cooperación internacional, a través de su asistencia técnica y fondos específicos, aportando su conocimiento de buenas prácticas en la materia, que se podrían replicar; y a menudo ese conocimiento no es teórico, viene de esquemas en los que han participado, apoyando a numerosos países. También existen ONGs especializadas en los temas de resiliencia y de trabajo con las comunidades.

 Una reconstrucción exitosa requiere así también de una ingeniería fina de la reactivación económica; esta parte es más difícil de medir para el Estado, pero puede llegar a hacerse muy bien con pocos fondos públicos, a partir de las ideas e iniciativas del propio sector privado, apoyándolas, y aprovechando las buenas experiencias de otros países que conocen los organismos internacionales; aquí también se puede llegar a generar algo mucho mejor que lo que existía antes.

COMENTARIOS

  • 1
  • 16.06.2017
  • 09:07:20 hs
Jorge Diaz Tejada

En la gestión de Riesgo ante desastres (DRM-Disaster Risk Management) existen dos premisas fundamentales a considerar para emprender el proceso de re-construcción. El concepto de “causas subyacentes” (underlying causes) y “efectos en cascada” (cascading effects). Ambos conceptos permiten orientar la estrategia de re-construcción de modo de provocar un cambio que trascienda las condiciones preexistentes. Es decir “permear” el paradigma del desarrollo sostenible en el largo plazo (embedd sustainable development) en los programas, planes y proyectos derivados a implementarse como parte de la re-construcción.
Los eventos de desastre normalmente desnudan las causas estructurales de pobreza, manifestadas en la precariedad, informalidad y desigualdades extremas que el modelo de producción-consumo reproduce. El énfasis en la re-construcción solo del inventario de bienes, infraestructura, y servicios no resuelve el problema preexistente, mas bien reproduce la “vulnerabilidad” no solo económica pero además del capital mas importante, el capital social. Respecto a los “efectos en cascada” desde la propia teoría económica (externalidades, efectos asociados) se reconoce el potencial que tienen para orientar el desarrollo provocando un cambio de paradigma, por cierto significativo. Las “curvas de aprendizaje” en el desarrollo de la ciencia, tecnología e incluso en el desarrollo social emergen y maduran dramáticamente, sobre todo, de estos eventos de catástrofe. El Perú esta ante una gran oportunidad, y no en el sentido demagógico, de prosperar y cambiar de rumbo significativamente. En el tema de los procesos de re-construcción existe un cumulo de experiencias a nivel global, institucionalizado (UNISDR, ECHO, IPCC, ONU-Habitat) del cual nos podemos beneficiar.

    • 2
    • 16.06.2017
    • 11:54:23 hs
    gbelaunde

    Estimado Jorge, gracias por el aporte; efectivamente el tema de los efectos en “cascada”, que he tenido la oportunidad de tocar en otros posts, y que es muy subestimado, es crucial. Un saludo cordial

DEJE SU COMENTARIO

La finalidad de este servicio es sumar valor a las noticias y establecer un contacto más fluido con nuestros lectores. Los comentarios deben acotarse al tema de discusión. Se apreciará la brevedad y claridad.


No se lee? Cambie el texto.


TODOS los blogs


Pluma Laboral

Alonso J. Camila

Economía e Integridad

Carlos Bustamante B.

Aprendiendo - nivel CEO

Francisco Pinedo

Portafolio Global

BlackRock

Menos face más book

Rafael Zavala Batlle

Visiones para el desarrollo

CAF –Banco de Desarrollo de América Latina

Te lo cuento fácil

Alumnos de la Universidad del Pacífico

Más allá del efectivo

Felipe Rincón

Mujer, ejecutiva y trasgresora

Zendy Manzaneda Cipriani

Revolución digital

Pablo Bermudez

Economía desde el campus

Grupo Económica

Síntesis legislativa

José Ignacio Beteta Bazán

La parábola del mudo

Javier Dávila Quevedo

Arturo Goga

Arturo Goga

Sumando Valores

Superintendencia del Mercado de Valores

@infraestructura

Rosselló Abogados

Minería 2021

Instituto de Ingenieros de Minas del Perú (IIMP)

Conciencia Corporativa

Silvia Noriega

Agenda Legal

Estudio Echecopar

Perspectiva Forestal

Comité Forestal SNI y Comité de Madera e Industria de la Madera ADEX

Pensando laboralmente

César Puntriano

Auditoria del Siglo 21

Karla Barreto

Economía conductual

Bertrand Regader

Cultura financiera

Walter Eyzaguirre

Triple enfoque

Cecilia

Gestiona tus Finanzas

Giovanna Prialé Reyes

Segunda opinión

Eduardo Herrera Velarde

El cine es un espejo

Raúl Ortiz Mory

Ruarte's - Washington Capital

R. Washington Lopez

Atalaya Económica

Manuel Romero Caro

Terapia de Pareja

Luciana Olivares

Próspero Perú

Gladys Triveño

Herejías Económicas

Germán Alarco

Inversión e Infraestructura

Director FRI-ESAN Sergio Bravo Orellana

Blog Universitario

Blog Universitario

Juegomaniáticos

Juan Pablo Robles

Gestión del Talento

Ricardo Alania Vera

Personas Power

Ana Romero

Millennials

Pamela Romero Wilson

Reglas de Juego

PIERINO STUCCHI

Humor S.A.

Jaime Herrera

Bitácora bursátil.

Equipo de Análisis de Intéligo SAB

Vivir Seguro

Asociación Peruana de Empresas de Seguros

El deporte de hacer negocios

Luis Carrillo Pinto

Zona de Intercambio

Julio Guadalupe

Innovar o ser cambiado

Andy Garcia Peña

Economía aplicada

Juan Mendoza

El Vino de la Semana

José Bracamonte

Carpeta Gerencial

IE Business School

Desafíos para el progreso

Banco Interamericano de Desarrollo

Innovación y Emprendimiento Tecnológico

Franklin Marcelo, CEO de Interfono

Diálogo a fondo

Fondo Monetario Internacional

Predio legal

Martín Mejorada

e-strategia

José Kusunoki Gutiérrez

Vinos, piscos y mucho más

Sommelier Giovanni Bisso

Evidencia para la gestión

Videnza Consultores

Palabra de Gestión

Julio Lira Segura

Impacto ambiental

Lorenzo de la Puente

Inversiones Globales

Carlos Palomino Selem

Moda Inc.

Daniel Trelles

Divina Ejecutiva

Fiorella

Menú Legal

Oscar Sumar

Analizando tus inversiones

Diego Alonso Ruiz

Reformas incompletas

Instituto Peruano de Economía

Empresa&Familia

Pablo Domínguez

Hoy sí atiendo provincias

Félix Villanueva - Aurum Consultoría y Mercado

Smart money

Luis Ramírez

Consumer Psyco

Cristina Quiñones

Gestión de servicios

Otto Regalado Pezúa

Marketing 20/20

Michael Penny

Mercados&Retail

Percy Vigil Vidal

CAFÉ TAIPÁ

Milton Vela

Anuncias, luego existes

Alexander Chiu Werner

Marcas & Mentes

Lizardo Vargas Bianchi

Riesgos Financieros

Gregorio Belaunde

Economía para todos

Carlos Parodi

De regreso a lo básico

Paúl Lira Briceño