Riesgos Financieros

Gregorio Belaunde

¿Por qué la Corrupción Sistémica es un Problema de Seguridad Nacional?

En el post anterior recordaba, a la luz de los últimos acontecimientos una serie de problemas macroeconómicos y reputacionales, pero también en cuanto al riesgo-país en sentido amplio, que nos creaba la corrupción sistémica en nuestro sistema judicial pero igualmente en nuestro sistema político, temas en realidad muy ligados, análisis que otros especialistas desde puntos de partida diferentes comparten. Es obvio que una y otra se potencian y refuerzan mutuamente, con la formación de alianzas más o menos ocultas. No comentaré acá el tema del propuesto referéndum, gente mucho más calificada que yo lo hace; solo diré que es una técnica que efectivamente en muchos países ha sido útil para salir de crisis de gran magnitud, aunque mucho depende de lo que se hace efectivamente después. El aspecto que comentaré acá, que es uno de los aspectos de la gestión del propio riesgo país, merece ser explicado algo más, pues para muchos es un aspecto poco conocido y algo esotérico, y para algunos, la sola expresión “seguridad nacional” suena mal, por ser usada muchas veces por dictaduras para justificar barbaridades.

 

En realidad, todo país civilizado necesita tener políticas de seguridad nacional. En general la seguridad nacional está ligada a nociones de estabilidad y calma que benefician al desarrollo del país, y en los países democráticos, también a la de mantener y defender la democracia (las lecciones de la génesis de la Segunda Guerra Mundial y sus consecuencias pasaron por ahí, también).

 

En el caso del Perú tomaré como punto de partida la Política de Seguridad Nacional, que forma parte del Acuerdo Nacional del 2002, siendo su 9na “Política de Estado”: “Nos comprometemos a mantener una política de seguridad nacional que garantice la independencia, soberanía, integridad territorial y la salvaguarda de los intereses nacionales. Consideramos que esta es una tarea que involucra a la sociedad en su conjunto, a los organismos de conducción del Estado, en especial a las Fuerzas Armadas, en el marco de la Constitución y las leyes. En tal sentido, nos comprometemos a prevenir y afrontar cualquier amenaza externa o interna que ponga en peligro la paz social, la seguridad integral y el bienestar general “.

 

En nuestro país se creó el Sistema de Seguridad y Defensa Nacional (SEDENA). Por ello se suele usar más en ámbitos administrativos esta expresión que la de “seguridad nacional” a secas. En el Libro Blanco de la Defensa Nacional, en su Capítulo III (Política de Estado para la Seguridad y la Defensa Nacional), se indica que tienen relación con la Seguridad Nacional otras Políticas de Estado, en las que destacan la Primera (Fortalecimiento del Régimen Democrático y del Estado de Derecho), la Sétima (que incluye al fortalecimiento de la Seguridad Ciudadana), la 27ma (que incluye la erradicación del tráfico de drogas) y….la 28ma (que incluye al Acceso a la Justicia y la Independencia de la Justicia); no es por casualidad que existe esa mención.

 

En el mismo Libro Blanco, se menciona como AMENAZAS INTERNAS, no sólo al terrorismo, son también, acertadamente, a los grupos radicales que promueven la violencia social y desbordes populares, la delincuencia común organizada (es decir, el crimen organizado), el tráfico ilícito de drogas, la depredación del medio ambiente y la CORRUPCIÓN. Y entre las AMENAZAS EXTERNAS, están el narcotráfico y la delincuencia internacional.

 

El tema de la eliminación de la corrupción se vuelve a mencionar en dicho Libro Blanco como una de las políticas necesarias para el fortalecimiento del sistema democrático (Objetivo 2) y el Mantenimiento de la independencia, soberanía, integridad territorial y defensa de los intereses nacionales es el Objetivo 1.

 

Habrán anotado: la Corrupción es una de las Amenazas Internas. Y la Independencia de la Justicia forma parte de las Políticas de Estado relacionadas con la de Seguridad Nacional. Y no pongo el énfasis en la Integridad Territorial por casualidad. Es que todo está relacionado en realidad. Veamos:

 

.  Cuando el Poder Judicial, Ministerio Público, y el órgano de nombramiento que es el CNM, están totalmente o parcialmente controlados por alguna mafia corrupta, que puede incluso tener un poder propio, de tipo “red mafiosa” (que es la característica de la descubierta últimamente, con intercambios de favores de todo tipo; que se la asocie más a un par de partidos políticos no impide que se vea claramente un “accionar propio” y una “agenda propia”), no se puede decir de ninguna manera que se tenga un poder judicial independiente; uno de los errores más comunes es definir esa independencia como respecto del Poder Ejecutivo; el Poder Judicial tampoco es independiente si cae entre las manos del Poder Legislativo, o de algún partido político, o de un grupo de intereses económicos, o de una mafia de funcionarios corruptos y/o del crimen organizado. La corrupción es el mecanismo que impide la independencia judicial, así como el acceso a la justicia para la mayoría.

 

. Como ya sabemos, la corrupción en el Poder Judicial es de grandísima ayuda para el crimen organizado, con liberaciones sospechosas de criminales peligrosos, hasta de bandas enteras, con fallos que favorecen su accionar (como un fallo de la Corte Suprema que facilitó a la mafia Orellana una de sus armas favoritas para apropiarse de terrenos, una modalidad de arbitraje, si no recuerdo mal), de archivamientos sospechosos de investigaciones contra presuntos narcotraficantes, etc. Es decir, la corrupción judicial amenaza directamente al Estado y destruye a la seguridad ciudadana.

 

. Peor: al favorecer muchas veces a mafias regionales y locales que incluso se apoderan de gobiernos locales y regionales, en alianza con el crimen organizado (narcotráfico, minería ilegal, tala ilegal, tráfico de terrenos, por ejemplo), la corrupción judicial está atentando contra la integridad territorial, pues favorece la feudalización y balcanización del Perú, con “zonas liberadas” para todos fines prácticos, visto el diseño defectuoso la descentralización; de paso esos gobiernos regionales y locales a menudo van a aliarse con grupos radicales que fomentan la violencia contra el Gobierno Nacional si ello es conveniente para sus intereses.

 

.Y si vamos a las consecuencias: una sociedad desesperada por la corrupción puede terminar llevando al poder a candidatos y grupos para los cuales las elecciones democráticas son solo un instrumento para llegar al poder y luego tomarlo por completo y para siempre e instalar una dictadura, abierta o disfrazada (el votante promedio en general no se da cuenta); el caso más patente es Venezuela. Habrá que vigilar lo que sucede con una candidatura de extrema derecha que está subiendo en un país vecino muy afectado por la corrupción, a pesar de los esfuerzos de los jueces y fiscales para combatirla. La corrupción termina favoreciendo la instalación de dictaduras a través de elecciones; que esos grupos políticos antidemocráticos y hasta totalitarios como lo son el nazismo y el marxismo-leninismo (francos o disfrazados de democráticos) puedan crecer hasta llegar al poder también es un problema de Seguridad Nacional, a menos que uno justamente esté deseando ese tipo de dictaduras de extrema izquierda o de extrema derecha.

 

. El tema del financiamiento privado de los partidos y de las campañas electorales está muy ligado a eso: en el caso del Perú la probabilidad de que se trate de dinero sucio, proveniente del crimen organizado, o de lavado de dinero anteriormente robado al Estado, o con intenciones de ser “retribuido” después es de casi 100 %. Con la prohibición del financiamiento por empresas, por lo menos parece haberse arreglado en gran parte el financiamiento político por potencias extranjeras deseosas de convertir al Perú en uno de sus “peones geopolíticos” (lo que atenta contra la independencia del país). Pero nada impide el financiamiento por el crimen organizado, a través de aportes “individuales”, que puede colocar a sus propios candidatos, por su cuenta a nivel regional, por ejemplo, o en elecciones nacionales, especialmente en el Congreso (¿hasta que un día lo logren para la Presidencia de la República?), o en alianza con partidos políticos. Y es ahí que el tema del financiamiento político por el crimen organizado es a su vez apoyado por la corrupción judicial, pues esta lo cubre con fallos favorables. ¿Ven cómo este tema también es uno de seguridad nacional, puesto que el crimen organizado puede así controlar municipalidades, regiones, y hasta quizás tener parte del poder real a nivel del gobierno nacional, en uno de sus Poderes, y quizás un día controlarlo totalmente? Por eso me parece que debería ser financiamiento privado CERO, con sanciones de penas de prisión, y de anulación de la elección correspondiente (de alcalde, de gobernador regional, de congresista, y hasta de la inscripción del partido involucrado). Pero para eso se necesita también a una ONPE totalmente libre de presencias mafiosas, lo que no parece ser el caso actualmente: ¿no sigue ahí gente colocada por un operador montesinista recientemente arrestado? ¿no hay cabos sueltos en el gran esfuerzo de limpieza que se está haciendo? Me preocupa la falta de seguimiento y de noticias al respecto. ¿Y cómo anda el JNE, que también es clave, y que ya tuvo una actuación preocupante en la últimas elecciones generales?

 

Espero que con estas explicaciones les haya quedado más claro por qué estamos frente a un problema de seguridad nacional. Una mafia – o un conjunto de mafias que se apoyan, da igual- dentro del sistema judicial, que va controlándolo cada vez más, es también una forma de crimen organizado, pues muchas veces trabaja en alianza con otras formas de crimen organizado, y los apoya. Y no olvidemos que parte de nuestro crimen organizado, especialmente en el narcotráfico, está subordinado a clanes extranjeros o es su proveedor (creando problemas a la seguridad nacional de países amigos). Los partidos políticos tienen que escoger ahora si atentan contra la seguridad nacional asociándose a esas mafias o impidiendo que se las desmantele, lo que es igual, para todos fines prácticos.

 

En el mismo Libro Blanco se dice que hay que adaptarse, con esfuerzos multisectoriales, a las nuevas amenazas, como lo fue el Yihadismo en su momento, y ya no lo es, (y en Europa y los EE.UU. les tomó tiempo adaptarse): el ciberterrorismo no es la única “nueva” amenaza, la evolución de las formas del crimen organizado también lo es. Y en esos temas, la asistencia de organismos internacionales puede ser muy útil como ya lo son a menudo para ayudar a resolver crisis aunque no siempre lo logren; a los únicos a los que se les ocurre decir que acudir a estos organismos es una pérdida de independencia o de soberanía, es a los que viven en un mundo paralelo de teorías de la conspiración delirantes y/o (porque esas teorías son muchas veces interesadas), están sacando provecho de la situación anormal, trátese de una dictadura, o de mafias diversas que quieren un Estado fallido o sometido para seguir medrando y haciendo sus “negocios” a costa del país (¿recuerdan a los Extraditables colombianos en los 90, y los argumentos “nacionalistas” que desplegaban? Ahí se trataba de un tratado con los EE.UU., y no de un organismo internacional derivado de un tratado multilateral, pero la lógica es la misma).

COMENTARIOS

No hay comentarios.

DEJE SU COMENTARIO

La finalidad de este servicio es sumar valor a las noticias y establecer un contacto más fluido con nuestros lectores. Los comentarios deben acotarse al tema de discusión. Se apreciará la brevedad y claridad.


No se lee? Cambie el texto.


TODOS los blogs


Pluma Laboral

Alonso J. Camila

Economía e Integridad

Carlos Bustamante B.

Aprendiendo - nivel CEO

Francisco Pinedo

Portafolio Global

BlackRock

Menos face más book

Rafael Zavala Batlle

Visiones para el desarrollo

CAF –Banco de Desarrollo de América Latina

Te lo cuento fácil

Alumnos de la Universidad del Pacífico

Más allá del efectivo

Felipe Rincón

Mujer, ejecutiva y trasgresora

Zendy Manzaneda Cipriani

Revolución digital

Pablo Bermudez

Economía desde el campus

Grupo Económica

Síntesis legislativa

José Ignacio Beteta Bazán

La parábola del mudo

Javier Dávila Quevedo

Arturo Goga

Arturo Goga

Sumando Valores

Superintendencia del Mercado de Valores

@infraestructura

Rosselló Abogados

Minería 2021

Instituto de Ingenieros de Minas del Perú (IIMP)

Conciencia Corporativa

Silvia Noriega

Agenda Legal

Estudio Echecopar

Perspectiva Forestal

Comité Forestal SNI y Comité de Madera e Industria de la Madera ADEX

Pensando laboralmente

César Puntriano

Auditoria del Siglo 21

Karla Barreto

Economía conductual

Bertrand Regader

Cultura financiera

Walter Eyzaguirre

Triple enfoque

Cecilia

Gestiona tus Finanzas

Giovanna Prialé Reyes

Segunda opinión

Eduardo Herrera Velarde

Parte de Guerra

Pablo O'Brien

El cine es un espejo

Raúl Ortiz Mory

Ruarte's - Washington Capital

R. Washington Lopez

Atalaya Económica

Manuel Romero Caro

Terapia de Pareja

Luciana Olivares

Próspero Perú

Gladys Triveño

Herejías Económicas

Germán Alarco

Inversión e Infraestructura

Director FRI-ESAN Sergio Bravo Orellana

Blog Universitario

Blog Universitario

Juegomaniáticos

Juan Pablo Robles

Gestión del Talento

Ricardo Alania Vera

Personas Power

Ana Romero

Millennials

Pamela Romero Wilson

Reglas de Juego

PIERINO STUCCHI

Humor S.A.

Jaime Herrera

Bitácora bursátil.

Equipo de Análisis de Intéligo SAB

Vivir Seguro

Asociación Peruana de Empresas de Seguros

El deporte de hacer negocios

Luis Carrillo Pinto

Zona de Intercambio

Julio Guadalupe

Innovar o ser cambiado

Andy Garcia Peña

Economía aplicada

Juan Mendoza

El Vino de la Semana

José Bracamonte

Carpeta Gerencial

IE Business School

Desafíos para el progreso

Banco Interamericano de Desarrollo

Innovación y Emprendimiento Tecnológico

Franklin Marcelo, CEO de Interfono

Diálogo a fondo

Fondo Monetario Internacional

Predio legal

Martín Mejorada

e-strategia

José Kusunoki Gutiérrez

Vinos, piscos y mucho más

Sommelier Giovanni Bisso

Evidencia para la gestión

Videnza Consultores

Palabra de Gestión

Julio Lira Segura

Impacto ambiental

Lorenzo de la Puente

Inversiones Globales

Carlos Palomino Selem

Moda Inc.

Daniel Trelles

Divina Ejecutiva

Fiorella

Menú Legal

Oscar Sumar

Analizando tus inversiones

Diego Alonso Ruiz

Reformas incompletas

Instituto Peruano de Economía

Empresa&Familia

Pablo Domínguez

Hoy sí atiendo provincias

Félix Villanueva - Aurum Consultoría y Mercado

Smart money

Luis Ramírez

Consumer Psyco

Cristina Quiñones

Gestión de servicios

Otto Regalado Pezúa

Marketing 20/20

Michael Penny

Mercados&Retail

Percy Vigil Vidal

CAFÉ TAIPÁ

Milton Vela

Anuncias, luego existes

Alexander Chiu Werner

Marcas & Mentes

Lizardo Vargas Bianchi

Riesgos Financieros

Gregorio Belaunde

Economía para todos

Carlos Parodi

De regreso a lo básico

Paúl Lira Briceño