Riesgos Financieros

Gregorio Belaunde

Corrupción, Debilidad Institucional y Riesgo País: ¿Seguiremos igual?

En octubre del 2015 escribía un post sobre la debilidad institucional y el riesgo país, alertando sobre cómo el factor de debilidad institucional, que incluye a la corrupción sistémica, ya nos cuesta mucho en términos de mucho menor inversión extranjera de la que podríamos tener, ya impide que tengamos una mejor nota país aún a pesar de la fuerza de nuestros indicadores macroeconómicos y fiscales (lo que impide que la rebaja en el costo de nuestra deuda sea mayor), y que un día u otro terminará por costarnos hasta nuestro grado de inversión o por lo menos una baja de nuestra nota país, a través de una brusca exacerbación de la incertidumbre política, a pesar de que nuestros indicadores macroeconómicos y fiscales sigan favorables.

 

Desde entonces seguimos cuesta abajo en ese campo, y por otro lado, con muchísima suerte……hasta ahora.

 

Transparency International acaba de publicar su Índice de Percepción de Corrupción 2019 (CPI 2019 en inglés). El Perú se encuentra entre los peores países, en el puesto 101, y por su “rating” sigue en la “zona roja” del índice, a pesar de que en el reciente Barómetro de la Corrupción 2019, publicado por la misma organización, el Ejecutivo aparece ahora con un desempeño correcto en cuanto a su acción al respecto, justamente por el apoyo a los esfuerzos en las investigaciones Lava Jato y Cuellos Blancos, y por la disolución del Congreso (no abundaré sobre el tema, ya muchos analistas externos lo hacen dándolo como uno de los factores clave de la ausencia de una explosión social en el país, comparado con varios vecinos). Pero se sigue pensando que la corrupción aumenta en el país y es el problema número 1. En resumen: situación contrastada y extremadamente frágil, basta observar los hechos del último año y en particular los de las últimas semanas para darse cuenta de que las mejoras registradas pueden ser sólo temporales, para terminar hundiéndonos aún más.

 

Vale la pena recordar también cómo estamos en el ranking (o índice) internacional de competitividad del World Economic Forum en la parte institucional: es la que nos jala hacia abajo, con puestos a veces cercanos a los de estados fallidos, o dictatoriales con corrupción absoluta. Tengo a la mano el de 2017/2018:

 

. puesto 116 de 137 en la nota global de esa sección

. independencia judicial: 106 de 137, esa independencia incluye aquella respecto de ciertos intereses personales (que puede significar el de ciertos políticos) y privados, que es de lejos nuestro principal problema (contrariamente a otros, como Venezuela, donde el problema es la sumisión total a una dictadura ultra-corrupta)

. crimen organizado: 129 de 137; y 122 para el costo del crimen y de la violencia para las empresas; ya sabemos que ello se debe en gran parte a la gran ayuda que recibe a menudo en órganos judiciales, lo que anula los esfuerzos policiales, que terminan mucho peor notados de lo que deberían (130)

. eficiencia del marco legal para resolver disputas privadas: 129; terrible, se considera que los tribunales no sirven (obviamente, porque la gente piensa que no son confiables, entre otras razones por la corrupción)

. desvío de fondos públicos: 118; igualmente terrible, recordando que es sobre 137

. derechos de propiedad: 109; obvio, sabiendo cuántas veces invasores y traficantes de terreno se salen con la suya, a menudo con ayuda judicial, siendo el caso más notorio el de Orellana, y al más alto nivel

. confianza en los políticos: 126; no piensen que es obvio, es sobre 137, recuerden, es decir estamos hasta muy por debajo de países a los que muchos peruanos suelen mirar con cierto sentimiento de superioridad; esto es muchísimo más grave de lo que se imaginan

. comportamiento ético de las empresas: 121; esto es desastroso, gravísimo, y era antes de las revelaciones del Club de la Construcción y la de los masivos aportes en efectivo a una política que ya se sabe cómo es percibida por la gran mayoría de la población ahora. No me atrevo ni a imaginarme cuál sería ese ranking o el puntaje ahora si se hubiera mantenido ese indicador para el informe 2019.

 

El del 2019 nos hace aparecer algo mejor en ese rubro con el puesto 94 de 141; hay sin embargo ciertos cambios en los indicadores y en el sistema de puntaje, lo que no facilita la comparación, pero algo que queda claro, es que hemos mejorado el ranking porque otros empeoraron más, porque en el global de ese rubro se indica que, en realidad, seguimos bajando, y sobre todo las instituciones judiciales que empeoran tanto su ranking (122 de 141) como su puntaje; el “efecto Cuellos Blancos” sin duda alguna, a pesar de los notables esfuerzos realizados (aunque con ciertos excesos que es necesario corregir para no debilitar lo esencial, y para evitar causar daños graves a gente inocente).

 

La suerte, cuando se sigue haciendo las mismas estupideces con la misma obstinación, no es eterna. Esas teorías de que no nos puede pasar lo mismo que a otros países de la región tienen mucho de auto-engaño. En realidad, para expresarlo de manera figurada, como país, seguimos jugando con fuego, a pesar de estar cubiertos de quemaduras.

 

Cabe preguntarse lo que puede pasar, y con más violencia aún que en otros países de la región, si no se produce rápidamente la limpieza radical esperada del sistema judicial con el nombramiento de la nueva JNJ, si las empresas culpables y los gremios empresariales no toman medidas radicales para demostrar, en poquísimo tiempo, que han aprendido la lección, y si en las próximas elecciones congresales los que se la han pasado blindando a las mafias en el sistema judicial y bloqueando o entorpeciendo las indispensables reformas política, electoral y judicial, llegan a tener un número suficiente de congresistas para seguir bloqueándolas (para eso no se necesita ni siquiera una mayoría, basta tener suficientes curules para impedir las mayorías calificadas necesarias), y volvamos a tener elecciones desastrosas en el 2021.

 

Ya tuve la oportunidad de decirlo antes; la actitud de demasiada gente en el Perú es totalmente contradictoria. Se quejan de la corrupción, se dicen indignados por ella, pero siguen aceptando el estilo “roba pero hace obra” y votando por los mismos que dicen no querer ver más, o ayudándolos con votos blancos y viciados. Eso ya es masoquismo y ser en gran parte responsable de que esta situación perdure y de que los logros puedan ser destruidos. Esas quejas terminan sonando bien falsas, como si en realidad a muchos les gustara o hasta les conviniera la corrupción. ¿Será diferente esta vez? En un post reciente, había expresado que sí lo veía posible, que se podía tener un buen Congreso este año. Por lo visto estas últimas semanas, ahora estoy menos optimista, como con la limpieza del sistema judicial; espero equivocarme.

COMENTARIOS

  • 1
  • 24.01.2020
  • 11:25:53 hs
Genaro Del Carpio

Hola. Muy interesante su artículo que concluye con ideas que lamentablemente parecen ciertas habida cuenta de lo que escuchamos y vemos día a día. Si analizamos las causas de este terrible flagelo de la corrupción, podemos de alguna manera buscar algún tipo de solución o decepción. Usted puso como ejemplo al sistema judicial. El tema pasa porque durante larguísimos años se intentó una y otra vez la reforma del mismo, al no lograrse el sistema se fue pudriendo más hasta llegar al concepto de que no tenemos casi ningún juez probo y honesto. Bajo esta percepción es casi imposible reformarla porque todos de alguna manera están metidos hasta el cuello, en consecuencia fingen efectuar reformas que solo son cascarones sin oficio ni beneficio. Una prueba de ello seria: La Junta Nacional de Justicia determina (de ser posible) que todos los integrantes del Poder Judicial pasen por el Polígrafo. Los resultados serían que nos quedamos sin jueces o los que quedan no serían suficientes para el manejo de tan importante entidad. Así de simple. La pregunta es: ¿Existen jueces y fiscales probos y honestos? Claro que los hay, pero son tan pocos desde mi punto de vista que no podrían contra el tremendo poder de los jueces y fiscales que no son honestos y probos, aún así hay que morir en el intento, peor es dejar que las cosas sigan como están. El presidente de la JNJ me inspira por lo que he visto y escuchado, muchísima confianza, hay que darle la oportunidad de trabajar con todo el apoyo de la ciudadanía. Es el camino a seguir…por ahora. Saludos

  • 2
  • 25.01.2020
  • 10:32:28 hs
Alex Jesus Camacho Nuñez.

Buenos Dias, Me parece muy interesante y cierto todo eso ya que es vital que haya una reforma total de las instituciones para que la democracia no pierde su legitimidad en los paises como el nuestro donde hay tanta debilidad insititucional lo cual daña la democracia y su credibilidad en los paises subdesarrollados como el nuestro los cuales carecen de autoridades endebeles y modelos deficientes de gobierno por ellos es necesario su reforma y mejora para no caer en dictaduras o modelos corruptos de gobiernos como hay en otros paises.

DEJE SU COMENTARIO

La finalidad de este servicio es sumar valor a las noticias y establecer un contacto más fluido con nuestros lectores. Los comentarios deben acotarse al tema de discusión. Se apreciará la brevedad y claridad.


No se lee? Cambie el texto.


TODOS los blogs


Pluma Laboral

Alonso J. Camila

Economía e Integridad

Carlos Bustamante B.

Aprendiendo - nivel CEO

Francisco Pinedo

Portafolio Global

BlackRock

Menos face más book

Rafael Zavala Batlle

Visiones para el desarrollo

CAF –Banco de Desarrollo de América Latina

Te lo cuento fácil

Alumnos de la Universidad del Pacífico

Más allá del efectivo

Felipe Rincón

Mujer, ejecutiva y trasgresora

Zendy Manzaneda Cipriani

Revolución digital

Pablo Bermudez

Economía desde el campus

Grupo Económica

Síntesis legislativa

José Ignacio Beteta Bazán

La parábola del mudo

Javier Dávila Quevedo

Arturo Goga

Arturo Goga

Sumando Valores

Superintendencia del Mercado de Valores

@infraestructura

Rosselló Abogados

Minería 2021

Instituto de Ingenieros de Minas del Perú (IIMP)

Conciencia Corporativa

Silvia Noriega

Agenda Legal

Estudio Echecopar

Perspectiva Forestal

Comité Forestal SNI y Comité de Madera e Industria de la Madera ADEX

Pensando laboralmente

César Puntriano

Auditoria del Siglo 21

Karla Barreto

Economía conductual

Bertrand Regader

Cultura financiera

Walter Eyzaguirre

Triple enfoque

Cecilia

Gestiona tus Finanzas

Giovanna Prialé Reyes

Segunda opinión

Eduardo Herrera Velarde

Pablo O'Brien

Pablo O'Brien

El cine es un espejo

Raúl Ortiz Mory

Ruarte's - Washington Capital

R. Washington Lopez

Atalaya Económica

Manuel Romero Caro

Terapia de Pareja

Luciana Olivares

Próspero Perú

Gladys Triveño

Herejías Económicas

Germán Alarco

Inversión e Infraestructura

Director FRI-ESAN Sergio Bravo Orellana

Blog Universitario

Blog Universitario

Juegomaniáticos

Juan Pablo Robles

Gestión del Talento

Ricardo Alania Vera

Personas Power

Ana Romero

Millennials

Pamela Romero Wilson

Reglas de Juego

PIERINO STUCCHI

Humor S.A.

Jaime Herrera

Bitácora bursátil.

Equipo de Análisis de Intéligo SAB

Vivir Seguro

Asociación Peruana de Empresas de Seguros

El deporte de hacer negocios

Luis Carrillo Pinto

Zona de Intercambio

Julio Guadalupe

Innovar o ser cambiado

Andy Garcia Peña

Economía aplicada

Juan Mendoza

El Vino de la Semana

José Bracamonte

Carpeta Gerencial

IE Business School

Desafíos para el progreso

Banco Interamericano de Desarrollo

Innovación y Emprendimiento Tecnológico

Franklin Marcelo, CEO de Interfono

Diálogo a fondo

Fondo Monetario Internacional

Predio legal

Martín Mejorada

e-strategia

José Kusunoki Gutiérrez

Vinos, piscos y mucho más

Sommelier Giovanni Bisso

Evidencia para la gestión

Videnza Consultores

Palabra de Gestión

Julio Lira Segura

Impacto ambiental

Lorenzo de la Puente

Inversiones Globales

Carlos Palomino Selem

Moda Inc.

Daniel Trelles

Divina Ejecutiva

Fiorella

Menú Legal

Oscar Sumar

Analizando tus inversiones

Diego Alonso Ruiz

Reformas incompletas

Instituto Peruano de Economía

Empresa&Familia

Pablo Domínguez

Hoy sí atiendo provincias

Félix Villanueva - Aurum Consultoría y Mercado

Smart money

Luis Ramírez

Consumer Psyco

Cristina Quiñones

Gestión de servicios

Otto Regalado Pezúa

Marketing 20/20

Michael Penny

Mercados&Retail

Percy Vigil Vidal

CAFÉ TAIPÁ

Milton Vela

Anuncias, luego existes

Alexander Chiu Werner

Marcas & Mentes

Lizardo Vargas Bianchi

Riesgos Financieros

Gregorio Belaunde

Economía para todos

Carlos Parodi

De regreso a lo básico

Paúl Lira Briceño