Síntesis legislativa

José Ignacio Beteta Bazán

El juego político del 2019

pies-de-barro2Hablemos del nuevo juego político que nos espera después de Año Nuevo y de quienes han tratado de influir en él hasta ahora, ya sea para promover políticas o para mover el timón hacia una u otra dirección en la batalla ideológica.

La división de bandos fue notoria en los últimos dos años. Hubo tres. Primero, los que notoriamente apoyaban cualquier medida en contra de un Congreso caótico y un bando de fujimoristas a quienes (quizás con razón) veían como un obstáculo para el país. En segundo lugar, los que defendían a Keiko y a sus aliados frente a quienes eran tildados de caviares, rojos, o tecnócratas corruptos. Y en tercer lugar, los que perteneciendo en la sombra a uno de estos bandos, no querían ponerse en uno u otro lado por conveniencia.

Estos tres bandos no coincidían perfectamente, pero sí se encontraban bastante alineados también con dos grupos ideológicos definidos. Los primeros son principalmente progresistas y de izquierdas. Los segundos son más conservadores y de derechas. Los terceros, para mí, no tienen bandera y por lo tanto caían en uno o en otro dependiendo de la oportunidad.

Hasta aquí, todo suena simple y lo es. Podrán decirme que hay excepciones y que en el tercer bando hay sabios cuyas canas los han puesto por encima del bien y del mal. Lo dudo, pero lo concedo. De igual forma, la realidad no miente: hay un lucha ideológica y estamos pendientes del perfil del líder que asoma: si es más liberal, más de derecha, o más de izquierda o progresista. Y aunque me cuenten el cuento de que la división izquierda – derecha caducó, es al contrario, se ha intensificado muchísimo entre el 2017 y el 2018.

Ahora que la trama le ha dado la victoria a Vizcarra y a sus aliados, queda claro que la derecha y los conservadores perdieron. Basta mirar la nueva configuración del Congreso después de la jugada de Salaverry, y la conformación de la Comisión de Reformas Políticas para comprobarlo.

Por ello, empezaremos a ver también una nueva dinámica y correlación de fuerzas entre opinólogos, analistas, periodistas, o líderes de opinión. Los que estaban en el primer bando hoy caminan felices, radiantes, y aún dedicando tiempo a seguir criticando al “apro-fuji-montesinismo”, se sienten cómodos pidiéndole al presidente reformas aún más audaces y peligrosas.

Los segundos, confundidos, buscan agarrarse de donde pueden. Defienden a Keiko y acusan a los “progresistas” y “rojos” de manipular a Vizcarra. Para estos últimos, las reformas sociales “progres” están a la vuelta de la esquina. Agonizan.

Los terceros, ya se sienten cómodos para poder mostrar su perfil con más transparencia. El nuevo apoyo que recibe Alberto de Belaúnde, por ejemplo, es notorio. Es como el nuevo delfín de los progresistas y de algunos que se dicen liberales pero en verdad son una facción de liberales que se toca en los bordes con el progresismo que en otros ámbitos cuestionan.

Por otro lado, la autorización de Salaverry para que se inscriban nuevas bancadas ha dejado claro algo: a los peruanos nos gusta el autoritarismo. Vizcarra en el 2018 se convirtió en la última encarnación del presidente “mano dura”, “que pone orden”.  Es lo que muchos liberales y progresistas criticaban hace dos o tres años, pero hoy aplauden felices. La debilidad del Congreso y el alineamiento del Sistema de Justicia son las dos bases en las que se apoya su poder.

Es evidente, por lo tanto, que la “elite” de turno en realidad es bastante pragmática (maquiavélica en sentido estricto). Cuando le conviene el autoritarismo lo aplaude, cuando le conviene el multi-partidismo exacerbado lo tolera, siempre y cuando el líder de turno sirva a sus intereses ideológicos.

En los siguientes meses, entonces, veremos a analistas, consultores y lobistas tomando partido por alguno de estos “grupitos” y “delfines” para poder tener incidencia en el Congreso, o en Vizcarra. Y veremos a Vizcarra observando a cada uno y, con las fuerzas dispersas, optando por alguna de estas estrategias: primero, o negociará y negociará sin hacer nada; segundo, o impulsará reformas pasando por encima del Congreso; o tercero, las impulsará consiguiendo votos y regalando favores a cada uno de estas pequeñas cortes de reyezuelos coyunturales. ¿Será este un escenario favorable para realizar reformas sectoriales o económicas de segundo piso? ¿O seguiremos trabajando en reformas de corte “político” centradas en debilitar a los opositores del presidente?

COMENTARIOS

No hay comentarios.

DEJE SU COMENTARIO

La finalidad de este servicio es sumar valor a las noticias y establecer un contacto más fluido con nuestros lectores. Los comentarios deben acotarse al tema de discusión. Se apreciará la brevedad y claridad.


No se lee? Cambie el texto.


TODOS los blogs


Pluma Laboral

Alonso J. Camila

Economía e Integridad

Carlos Bustamante B.

Aprendiendo - nivel CEO

Francisco Pinedo

Portafolio Global

BlackRock

Menos face más book

Rafael Zavala Batlle

Visiones para el desarrollo

CAF –Banco de Desarrollo de América Latina

Te lo cuento fácil

Alumnos de la Universidad del Pacífico

Más allá del efectivo

Felipe Rincón

Mujer, ejecutiva y trasgresora

Zendy Manzaneda Cipriani

Revolución digital

Pablo Bermudez

Economía desde el campus

Grupo Económica

Síntesis legislativa

José Ignacio Beteta Bazán

La parábola del mudo

Javier Dávila Quevedo

Arturo Goga

Arturo Goga

Sumando Valores

Superintendencia del Mercado de Valores

@infraestructura

Rosselló Abogados

Minería 2021

Instituto de Ingenieros de Minas del Perú (IIMP)

Conciencia Corporativa

Silvia Noriega

Agenda Legal

Estudio Echecopar

Perspectiva Forestal

Comité Forestal SNI y Comité de Madera e Industria de la Madera ADEX

Pensando laboralmente

César Puntriano

Auditoria del Siglo 21

Karla Barreto

Economía conductual

Bertrand Regader

Cultura financiera

Walter Eyzaguirre

Triple enfoque

Cecilia

Gestiona tus Finanzas

Giovanna Prialé Reyes

Segunda opinión

Eduardo Herrera Velarde

Parte de Guerra

Pablo O'Brien

El cine es un espejo

Raúl Ortiz Mory

Ruarte's - Washington Capital

R. Washington Lopez

Atalaya Económica

Manuel Romero Caro

Terapia de Pareja

Luciana Olivares

Próspero Perú

Gladys Triveño

Herejías Económicas

Germán Alarco

Inversión e Infraestructura

Director FRI-ESAN Sergio Bravo Orellana

Blog Universitario

Blog Universitario

Juegomaniáticos

Juan Pablo Robles

Gestión del Talento

Ricardo Alania Vera

Personas Power

Ana Romero

Millennials

Pamela Romero Wilson

Reglas de Juego

PIERINO STUCCHI

Humor S.A.

Jaime Herrera

Bitácora bursátil.

Equipo de Análisis de Intéligo SAB

Vivir Seguro

Asociación Peruana de Empresas de Seguros

El deporte de hacer negocios

Luis Carrillo Pinto

Zona de Intercambio

Julio Guadalupe

Innovar o ser cambiado

Andy Garcia Peña

Economía aplicada

Juan Mendoza

El Vino de la Semana

José Bracamonte

Carpeta Gerencial

IE Business School

Desafíos para el progreso

Banco Interamericano de Desarrollo

Innovación y Emprendimiento Tecnológico

Franklin Marcelo, CEO de Interfono

Diálogo a fondo

Fondo Monetario Internacional

Predio legal

Martín Mejorada

e-strategia

José Kusunoki Gutiérrez

Vinos, piscos y mucho más

Sommelier Giovanni Bisso

Evidencia para la gestión

Videnza Consultores

Palabra de Gestión

Julio Lira Segura

Impacto ambiental

Lorenzo de la Puente

Inversiones Globales

Carlos Palomino Selem

Moda Inc.

Daniel Trelles

Divina Ejecutiva

Fiorella

Menú Legal

Oscar Sumar

Analizando tus inversiones

Diego Alonso Ruiz

Reformas incompletas

Instituto Peruano de Economía

Empresa&Familia

Pablo Domínguez

Hoy sí atiendo provincias

Félix Villanueva - Aurum Consultoría y Mercado

Smart money

Luis Ramírez

Consumer Psyco

Cristina Quiñones

Gestión de servicios

Otto Regalado Pezúa

Marketing 20/20

Michael Penny

Mercados&Retail

Percy Vigil Vidal

CAFÉ TAIPÁ

Milton Vela

Anuncias, luego existes

Alexander Chiu Werner

Marcas & Mentes

Lizardo Vargas Bianchi

Riesgos Financieros

Gregorio Belaunde

Economía para todos

Carlos Parodi

De regreso a lo básico

Paúl Lira Briceño