Síntesis legislativa

José Ignacio Beteta Bazán

Hyde & Bundy: deconstruyendo al estado moderno

Siempre me llamó la atención la novela “El extraño caso del doctor Jekyll y el señor Hyde”. La leí hace poco. Jekyll es un científico ambicioso, profundo, que crea una poción que le permite separar su lado “noble” de su lado “maléfico”. Cuando la bebe, se convierte en Edward Hyde, un criminal capaz de cualquier atrocidad. Pero la poción vino después. Él ya había descubierto la dualidad en su interior y solo quería separar las partes porque tenerlas juntas le causaba un gran dolor. ¿Por qué no dejar que ambas personalidades vuelen libres gracias a la ciencia?

“…Pero a pesar de mi profunda dualidad, no era en sentido alguno hipócrita, pues mis dos caras eran igualmente sinceras. Era lo mismo yo cuando abandonado todo freno me sumía en el deshonor y la vergüenza que cuando me aplicaba a la vista de todos a profundizar en el conocimiento y a aliviar la tristeza y el sufrimiento…” (Jekyll, capítulo 10)

Por otro lado, fui a ver hace poco también la nueva película sobre Ted Bundy, uno de los criminales norteamericanos más famosos. La disociación a la que llega el sujeto entre su saludable vida familiar y su oscura vida asesinando estudiantes, no solo está bien expresada en la cinta; sino que contrastada con escenas reales de su vida, genera esa sensación de abismo y miedo por reconocer lo complejo, peligroso y paradójico que es el ser humano.

“El asesinato no se trata de lujuria y no se trata de violencia. Se trata de posesión. Cuando sientes el último aliento de vida que sale de la mujer, te fijas en sus ojos. En algún punto, es ser Dios…” (Bundy)

En ambos casos, uno ficticio y uno real, se manifiesta esa escalofriante dualidad presente en cada uno. Por un lado, tendemos al bien, a la verdad y a la belleza, y por otro, hay algo en nosotros que nos arrastra hacia abajo, a la oscuridad.

Y si los seres humanos somos así, lo que construimos también. Tribus, civilizaciones, instituciones, empresas, comunidades, iglesias, todas están teñidas de nuestra humanidad ambivalente y paradójica.

Esto aplica para el estado moderno. El estado moderno es en mi opinión la construcción esquizofrénica más poderosa e incontrolable de la historia. Tal como la Torre de Babel, se alza sobre las nubes mientras sigue creciendo sin parar. Millones de pequeños burócratas y súbditos -estos últimos llamados equivocadamente emprendedores o ciudadanos- cargan y cargan ladrillos para eternizarlo… Leyes, normas, impuestos, tasas, trámites, papeles, procesos, y políticos sonriendo y levantando la mano hipócritamente, son la decoración de esta amorfa estructura que reemplazó el rol de Dios a inicios del siglo XIX.

Con ese poder, el estado se comporta con nosotros, un poco como Bundy o Hyde. Nos muestra su rostro suave y convincente, nos habla de promesas, de democracia, de paz, de desarrollo social, de competitividad, productividad, de lucha contra la corrupción… Dios, ¿de qué no nos habla y qué palabra bonita no usa? Pero en realidad, esas palabras solo son el brillo de la manzana que un grupo de poder nos quiere entregar, la cáscara de un fruto compuesto por intereses particulares y mecanismos grises, que sirven automáticamente para ajustar las sogas y cadenas con las que sutil o descaradamente nos controlan.

Los ideales “del estado” entonces, son del tamaño de los ideales de quienes tienen el poder y del tamaño de los intereses de quienes quieren sobrevivir mamando de él. El estado es una impersonal herramienta, propiedad de quienes convencieron a los demás de que tenían la razón, y la usan para destruir a los que no están de acuerdo. Al imponer las reglas de juego, tiene agarrado del cogote incluso a los más poderosos. Y tal como en las cortes antiguas, el estado, sus ideólogos y los empresarios conviven tensamente, entre sonrisas y fiestas, intrigas y negociaciones ocultas.

Lo grave es que, dada su propia naturaleza y su rol utilitario (dos realidades aparentemente contrapuestas), es muy difícil detener su crecimiento o adelgazarlo sin que todo se derrumbe y los grupos de poder pierdan la oportunidad de imponer sus preceptos. Los ideólogos lo sostienen con derechos y argumentos inventados con el fin de convertirse en la casta sacerdotal de hoy. Los empresarios pagan su cupo para que los grupos de poder dentro del estado no los toquen, les den contratos y los sacerdotes aplaudan. El dinero es el aceite que lubrica las máquinas constructoras, la ideología, el discurso que justifica sus actos.

Entender que el estado moderno es una entidad utilitaria controlada por grupos interesados de seres humanos, que no son santos o iluminados sino que tienen los mismos problemas que nosotros (o peores), es el primer paso para saber cómo aproximarnos a él, qué exigirle y hasta donde permitir su injerencia en nuestras vidas. Tenemos que saber quién está detrás, y esto es muy difícil, siempre lo fue.

El segundo paso es entender que el discurso y las palabras que sus supuestos líderes usan para convencernos son simplemente la captatio benevolentiae de la obra que quieren montar; una obra en la que generalmente florecen leyes, normas y regulaciones que nos ponen más restricciones, cargas o impuestos, acordes con una ideología de turno, llena de recetas obligatorias.

Si no analizamos al estado fríamente, si no entendemos que está en su naturaleza controlar y suprimir libertades, si no identificamos quienes lo controlan, tendremos los ojos cubiertos, al menos parcialmente. Hoy en día, finalmente, con la aceleración de la vida humana gracias a la tecnología y el consumo, su proceso de engorde es frenético y la velocidad de crecimiento del estado es inversamente proporcional a la velocidad de crecimiento de la libertad. Somos mucho más esclavos que antes y esta vez no le podemos echar la culpa al poder divino, la religión o al absolutismo.

El estado que nos ha tocado afrontar, finalmente, no solo produce más normas contra la libertad económica o la propiedad privada, también arremete contra la libertad de conciencia, la libertad educativa, cultural, religiosa, contra las tradiciones, y muchos otros valores basados en una antropología trascendente y humanista. Somos mas ricos que antes, solo materialmente. Pero no estamos caminando a ser más libres. La tendencia es opuesta y el fortalecimiento de la burocracia, la proliferación de reglas externas, el populismo, y el auge de ideas contra la naturaleza humana, la tradición y la empresa privada en casi todo el mundo, son una pésima señal o un flagrante síntoma que lo confirma.

COMENTARIOS

  • 1
  • 23.09.2019
  • 06:00:54 hs
JOSE LEON

El Estado es de todos y es de nadie, por ese sentimiento la mayoría de la burocracia hace lo que hace sin responsabilidad.
Muy buen artículo Don José Ignacio

    • 2
    • 30.09.2019
    • 10:01:55 hs
    sintesis-legislativa

    Mil gracias, José.

DEJE SU COMENTARIO

La finalidad de este servicio es sumar valor a las noticias y establecer un contacto más fluido con nuestros lectores. Los comentarios deben acotarse al tema de discusión. Se apreciará la brevedad y claridad.


No se lee? Cambie el texto.


TODOS los blogs


Menos face más book

Rafael Zavala Batlle

Visiones para el desarrollo

CAF –Banco de Desarrollo de América Latina

Te lo cuento fácil

Alumnos de la Universidad del Pacífico

Más allá del efectivo

Felipe Rincón

Mujer, ejecutiva y trasgresora

Zendy Manzaneda Cipriani

Revolución digital

Pablo Bermudez

Economía desde el campus

Grupo Económica

Síntesis legislativa

José Ignacio Beteta Bazán

La parábola del mudo

Javier Dávila Quevedo

Arturo Goga

Arturo Goga

Sumando Valores

Superintendencia del Mercado de Valores

@infraestructura

Rosselló Abogados

Minería 2021

Instituto de Ingenieros de Minas del Perú (IIMP)

Conciencia Corporativa

Silvia Noriega

Agenda Legal

Estudio Echecopar

Perspectiva Forestal

Comité Forestal SNI y Comité de Madera e Industria de la Madera ADEX

Pensando laboralmente

César Puntriano

Auditoria del Siglo 21

Karla Barreto

Economía conductual

Bertrand Regader

Cultura financiera

Walter Eyzaguirre

Triple enfoque

Cecilia

Gestiona tus Finanzas

Giovanna Prialé Reyes

Corrupción bajo la lupa

Eduardo Herrera Velarde

Pablo O'Brien

Pablo O'Brien

El cine es un espejo

Raúl Ortiz Mory

Ruarte's - Washington Capital

R. Washington Lopez

Atalaya Económica

Manuel Romero Caro

Terapia de Pareja

Luciana Olivares

Próspero Perú

Gladys Triveño

Herejías Económicas

Germán Alarco

Inversión e Infraestructura

Director FRI-ESAN Sergio Bravo Orellana

Blog Universitario

Blog Universitario

Juegomaniáticos

Juan Pablo Robles

Gestión del Talento

Ricardo Alania Vera

Tacos Fuertes

Ana Romero

Millennials

Pamela Romero Wilson

Reglas de Juego

PIERINO STUCCHI

Humor S.A.

Jaime Herrera

Bitácora bursátil.

Equipo de Análisis de Intéligo SAB

Vivir Seguro

Asociación Peruana de Empresas de Seguros

El deporte de hacer negocios

Luis Carrillo Pinto

Zona de Intercambio

Julio Guadalupe

Innovar o ser cambiado

Andy Garcia Peña

Economía aplicada

Juan Mendoza

El Vino de la Semana

José Bracamonte

Carpeta Gerencial

IE Business School

Desafíos para el progreso

Banco Interamericano de Desarrollo

Innovación y Emprendimiento Tecnológico

Franklin Marcelo, CEO de Interfono

Diálogo a fondo

Fondo Monetario Internacional

Predio legal

Martín Mejorada

e-strategia

José Kusunoki Gutiérrez

Vinos, piscos y mucho más

Sommelier Giovanni Bisso

Evidencia para la gestión

Videnza Consultores

Palabra de Gestión

Julio Lira Segura

Impacto ambiental

Lorenzo de la Puente

Inversiones Globales

Carlos Palomino Selem

Moda Inc.

Daniel Trelles

Divina Ejecutiva

Fiorella

Menú Legal

Oscar Sumar

Analizando tus inversiones

Diego Alonso Ruiz

Reformas incompletas

Instituto Peruano de Economía

Empresa&Familia

Pablo Dominguez

Hoy sí atiendo provincias

Félix Villanueva - Aurum Consultoría y Mercado

Smart money

Luis Ramírez

Consumer Psyco

Cristina Quiñones

Gestión de servicios

Otto Regalado Pezúa

Marketing 20/20

Michael Penny

Mercados&Retail

Percy Vigil Vidal

CAFÉ TAIPÁ

Milton Vela

Anuncias, luego existes

Alexander Chiu Werner

Marcas & Mentes

Lizardo Vargas Bianchi

Riesgos Financieros

Gregorio Belaunde

Economía para todos

Carlos Parodi

De regreso a lo básico

Paúl Lira Briceño