Síntesis legislativa

José Ignacio Beteta Bazán

¿No hay Perú sin caudillos?

Suelen tener los caudillos corta vida (si vemos la historia de manera larga y paciente, como debe ser) y su proceso de nacimiento, apogeo y caída tiene casi siempre las mismas etapas. La idea es no buscarlos. La idea es que no aparezcan.

(1) Llegan -o son puestos en el escenario- en tiempos de crisis. (2) Siempre por la fuerza y adornados con mensajes mesiánicos, resuelven el problema coyuntural que afronta el país. (3) Son capturados por una élite que a la postre resulta ganadora. (4) Posteriormente impulsan reformas que perpetúan su poder, favorecen a sus auspiciadores, o al menos allanan el camino para que terminen como héroes. (5) Su fin es patético (en el sentido literal de “sufrido”), la mayoría de veces: llega otro caudillo o el péndulo oscila, con lo cual el mesías criollo termina en la cárcel, solitario, o simplemente derrotado por un nuevo oportunista.

Dada esta lógica, se puede entender que el caudillo no sea un estadista, no puede serlo. Él es un cinche; ese personaje andino que pelea una batalla por contrato o acuerdo a favor de otro ayllu, y luego regresa a su pueblo, hasta que un nuevo contrato se presenta. No tiene, por tanto, mirada de largo plazo, profundidad en el análisis, criterio propio o doctrina de fondo. No se le puede poner ni a la izquierda, ni a la derecha, ni al centro. Se acomoda de acuerdo a la secuencia que describimos: resuelve eficazmente un problema (o lo que un sector piensa que es un problema), es conquistado por una élite de poder que se encarga de ensalzarlo por un tiempo, cambia las reglas de juego a su favor o a favor del grupo que lo captó, y luego desaparece porque deja de ser útil.

En Perú esta dinámica se ha repetido en varias oportunidades y la lógica es idéntica, automática. Sin contar a los numerosos caudillos de la “República inicial” (1821 – 1845), líderes como Castilla, Cáceres, Piérola, Leguía, Sanchez Cerro, Odría, Velasco, Fujimori cumplieron con todos los requisitos y pasaron por todas las etapas. Y, bueno, ya saben… Nada ha cambiado.

Y por eso, lamentablemente en nuestro país no podemos hablar de cuál fue el “antídoto” contra el caudillismo, porque reaparece cíclicamente. La historia nos lo demuestra. De hecho, si contamos las distancias entre Sanchez Cerro, Odría, Velasco, Fujimori, solo 20 años los separan, casi como en un ritual.

Lo que permitió que Sanchez Cerro (1930) se convirtiera en un héroe fue que nos salvó de Leguía y supuestamente del “aprismo socialista” que crecía y ganaba adeptos. Las élites de la época lo enamoraron, creó un partido bastante sólido, y ganó las siguientes elecciones de manera contundente. Provinciano, mano dura, clase media. Reunía los requisitos perfectos. Su final, sin embargo, fue abrupto y trágico. Polémico aún.

La excusa que permitió que Odría (1948) se convirtiera en un héroe fue que nos salvó de la pelea continua entre un débil Bustamente y Rivero y el congreso de la época, y (por supuesto) del fortalecimiento del comunismo y el aprismo (para variar). Odría se convirtió en un presidente “popular”, sus obras son recordadas incluso hoy, pero no dejó de estar vinculado a un grupo de poder (el mismo que el de Sanchez Cerro, dicho sea de paso), y su autoritarismo y las prácticas persecutorias que implementó fueron harto conocidas.

Velasco Alvarado (1968) transitó el mismo sendero: la página 11, los abusos de la aristocracia, las corporaciones internacionales, la desigual propiedad de la tierra, todo había tocado el límite. Necesitábamos un nuevo redentor. Su dictadura nos hizo participar de la obra de teatro que se representaba en toda Latinoamérica. ¿Qué elites lo captaron? Una lista exclusiva de líderes y académicos socialistas que enseñaban en la Universidad Católica o San Marcos. Velasco tuvo sus ideólogos y su propia élite. No se confundan. No fueron los hacendados, quizás, pero muchos empresarios y académicos se colgaron de su proyecto. Algunos aún lo recuerdan con nostalgia.

Finalmente, Fujimori (1990). No hay que contar la historia de nuevo. Terrorismo, hiperinflación, pobreza, nuevas luchas entre el Congreso y el Ejecutivo, un país aislado, sin capacidad de acceder a créditos internacionales, sin inversiones, absolutamente informal, sin instituciones ni recaudación. Y la misma receta que en los demás casos. Llega en medio de una crisis. Resuelve el problema de forma autoritaria. Se alía con una élite (en el caso del “chino”, con un empresariado mercantilista y corrupto), y luego cae por su propia soberbia, esa que caracteriza al caudillo, sea del siglo XIX, del XX o del XXI.

Concluyo. Lamentablemente -repito- en nuestro país no podemos hablar de cuál es el “antídoto” contra el caudillismo. La idea es que nuestro actual presidente no se convierta en uno y no veo otra forma de salvarlo a él mismo de este destino fatal, que garantizando un natural y sólido balance entre poderes del estado, bien estructurado y calculado en la Constitución, documento que -aunque es un simple papel como toda ley positiva, hija de la ilustración- no debería ser manoseado o manipulado por el poder político de turno.

¿Cómo logramos que este balance vuelva? ¿Cómo logramos que el siguiente congreso sea independiente? ¿Cómo logramos que se centre en reformas técnicas, basadas en evidencia que conviertan al país en uno más productivo, competitivo, transparente, eficiente? ¿Cómo logramos que las instituciones y el orden prevalezcan sobre los intereses particulares y los caudillos?

Todos tenemos una gran responsabilidad en este objetivo. Ciudadanía y empresarios. El problema es que es una tarea acelerada que tiene un plazo de 4 meses, porque si no hacemos algo hoy mismo, ni bien entremos al 2020, podríamos ver o cómo se hace más honda la crisis, o cómo se remueven las estructuras que nos han permitido crecer y desarrollarnos, o…. cómo se confirma que otra vez estamos frente a una secuencia caudillista, algo más elegante y velada, pero de la cual ya deberíamos liberarnos. Hace rato.

COMENTARIOS

  • 1
  • 09.10.2019
  • 09:38:06 hs
Fredy Sánchez

Los caudillos se erigen (como bien los explican) producto de las necesidades ciudadanas. Al parecer el caudillo empieza con buenas intenciones-acciones; pero es de mi parecer, ante los intereses poderosos de algunas familias, “tiene que allanarse”, “alinearse”, “acomodarse” para tener vigencia por un período aunque sea muy corto.

Ignoro lo que realmente haya sucedido con Pinochet de Chile, pero sacó a su país adelante. Cierto es un país satélite de los ingleses, que recibe ciertos beneficios tan igual que Israel. Digo.

  • 2
  • 09.10.2019
  • 02:37:49 hs
Pedro Porta

El sistema virreynal continúa siglos por siglos amén.
Sino hacemos una gran revolución educativa integral jamás vamos salir de la tragedia eterna.
Es bueno ver el sistema ancestral de gobierno que es una legítima descentralización e inclusión social.

DEJE SU COMENTARIO

La finalidad de este servicio es sumar valor a las noticias y establecer un contacto más fluido con nuestros lectores. Los comentarios deben acotarse al tema de discusión. Se apreciará la brevedad y claridad.


No se lee? Cambie el texto.


TODOS los blogs


Menos face más book

Rafael Zavala Batlle

Visiones para el desarrollo

CAF –Banco de Desarrollo de América Latina

Te lo cuento fácil

Alumnos de la Universidad del Pacífico

Más allá del efectivo

Felipe Rincón

Mujer, ejecutiva y trasgresora

Zendy Manzaneda Cipriani

Revolución digital

Pablo Bermudez

Economía desde el campus

Grupo Económica

Síntesis legislativa

José Ignacio Beteta Bazán

La parábola del mudo

Javier Dávila Quevedo

Arturo Goga

Arturo Goga

Sumando Valores

Superintendencia del Mercado de Valores

@infraestructura

Rosselló Abogados

Minería 2021

Instituto de Ingenieros de Minas del Perú (IIMP)

Conciencia Corporativa

Silvia Noriega

Agenda Legal

Estudio Echecopar

Perspectiva Forestal

Comité Forestal SNI y Comité de Madera e Industria de la Madera ADEX

Pensando laboralmente

César Puntriano

Auditoria del Siglo 21

Karla Barreto

Economía conductual

Bertrand Regader

Cultura financiera

Walter Eyzaguirre

Triple enfoque

Cecilia

Gestiona tus Finanzas

Giovanna Prialé Reyes

Corrupción bajo la lupa

Eduardo Herrera Velarde

Pablo O'Brien

Pablo O'Brien

El cine es un espejo

Raúl Ortiz Mory

Ruarte's - Washington Capital

R. Washington Lopez

Atalaya Económica

Manuel Romero Caro

Terapia de Pareja

Luciana Olivares

Próspero Perú

Gladys Triveño

Herejías Económicas

Germán Alarco

Inversión e Infraestructura

Director FRI-ESAN Sergio Bravo Orellana

Blog Universitario

Blog Universitario

Juegomaniáticos

Juan Pablo Robles

Gestión del Talento

Ricardo Alania Vera

Tacos Fuertes

Ana Romero

Millennials

Pamela Romero Wilson

Reglas de Juego

PIERINO STUCCHI

Humor S.A.

Jaime Herrera

Bitácora bursátil.

Equipo de Análisis de Intéligo SAB

Vivir Seguro

Asociación Peruana de Empresas de Seguros

El deporte de hacer negocios

Luis Carrillo Pinto

Zona de Intercambio

Julio Guadalupe

Innovar o ser cambiado

Andy Garcia Peña

Economía aplicada

Juan Mendoza

El Vino de la Semana

José Bracamonte

Carpeta Gerencial

IE Business School

Desafíos para el progreso

Banco Interamericano de Desarrollo

Innovación y Emprendimiento Tecnológico

Franklin Marcelo, CEO de Interfono

Diálogo a fondo

Fondo Monetario Internacional

Predio legal

Martín Mejorada

e-strategia

José Kusunoki Gutiérrez

Vinos, piscos y mucho más

Sommelier Giovanni Bisso

Evidencia para la gestión

Videnza Consultores

Palabra de Gestión

Julio Lira Segura

Impacto ambiental

Lorenzo de la Puente

Inversiones Globales

Carlos Palomino Selem

Moda Inc.

Daniel Trelles

Divina Ejecutiva

Fiorella

Menú Legal

Oscar Sumar

Analizando tus inversiones

Diego Alonso Ruiz

Reformas incompletas

Instituto Peruano de Economía

Empresa&Familia

Pablo Dominguez

Hoy sí atiendo provincias

Félix Villanueva - Aurum Consultoría y Mercado

Smart money

Luis Ramírez

Consumer Psyco

Cristina Quiñones

Gestión de servicios

Otto Regalado Pezúa

Marketing 20/20

Michael Penny

Mercados&Retail

Percy Vigil Vidal

CAFÉ TAIPÁ

Milton Vela

Anuncias, luego existes

Alexander Chiu Werner

Marcas & Mentes

Lizardo Vargas Bianchi

Riesgos Financieros

Gregorio Belaunde

Economía para todos

Carlos Parodi

De regreso a lo básico

Paúl Lira Briceño