Síntesis legislativa

José Ignacio Beteta Bazán

Covid-19: ¿y la clase media?

Las situaciones límite nos hacen tocar lo humano (Claro, si se quiere. Sin necesidades o angustias, es fácil escapar de esta experiencia). Y lo humano generalmente es más denso que un comunicado, una conferencia de prensa, una medida económica, o un video en alguna red social.

En una situación crítica, cada cual trata de mantenerse en pie. Algunos en una zona segura. Otros no. Algunos solos. Otros no. Y si ya es difícil ser empático en una situación ordinaria, qué difícil es serlo en una situación difícil como esta, donde lo natural es aferrarse a lo que se tiene, aprovechar lo que venga, defenderse de cualquier amenaza y quedarse en la zona rígida.

El problema con esto y con el sesgo que nos imprimen los medios y las redes (diciéndonos que lo que transmiten es la realidad), es que perdemos de vista algo clave: la única forma de salir airosos de esta situación implica salir de esa zona rígida, superar la estética y hacer lo que decimos que vamos a hacer.

Cuando se le pide a la empresa que no corte la cadena de pagos, lo que se le pide es eso. Y para eso el estado lanza una serie de medidas. Sin embargo, es fácil pedirlo y difícil cumplirlo. Y no son pocos los amigos y emprendedores que me cuentan como las grandes empresas que los habían contratado para un servicio o para comprar un producto, simplemente no contestan. No pagan lo que deben o no continúan con el proceso de contratación. Lo mismo pasa con las entidades estatales. Tampoco están pagando. ¿Como sentir que tu estabilidad económica y la de tu familia dependen de ti mismo cuando vives esto?

Cuando se le pide al banco que ayude a los usuarios con facilidades, prorrogas, reducción de intereses, eliminación de moras, ampliaciones de créditos o líneas, tratando de ayudar a la mayor cantidad de gente, lo que se le pide es eso. Yo sé, fácil pedirlo y difícil cumplirlo. Pero existen las garantías y los fondos. El estado ha hecho su parte.

Y aquí también no son pocos los amigos y emprendedores que me cuentan como algunos bancos no están haciendo nada para ayudarlos. Los que venían mal son discriminados (aun cuando varios economistas han demostrado que es más rentable rescatar al que está en riesgo que dejarlo hundirse), les están subiendo las tasas de interés, no contestan el teléfono, las cuentas de correos de apoyo no son amigables o tardan mucho en responder. Misma pregunta. ¿Como sentir que tu estabilidad económica y la de tu familia dependen de ti cuando vives esto?

La clase media es particular. Aparenta no ser vulnerable pero lo es. Está compuesta por un universo aproximado de 2.5 millones de personas que dependen muchísimo más de contratos y servicios con la gran empresa, créditos e hipotecas con la banca, y manejos financieros familiares finos para crecer o mantener la calidad de vida que se ganaron con sudor y lágrimas en los últimos 25 años.

Analizando la población económicamente activa ocupada, resulta que 3 millones de peruanos trabajan en la gran empresa y 12 millones o se auto-emplean o trabajan en una micro o pequeña empresa. Los grandes están bien, aunque puedan perder algo. Los pequeños sufren, pero se benefician de algún fondo, programa social o sistema de focalización.

¿Y la clase media? Resulta que es la clase más pequeña, la minoría, la más difícil de definir, la más volátil, y por lo tanto insegura. Para ella no hay programas sociales. Si están en riesgo, mora, o pérdida, no entran en ningún esquema. Todo lo que consiguieron parece intrascendente pero es sustancial para el tejido empresarial. La clase media debe ser protegida, promovida y ensanchada, y mientras más amplia, más saludable la economía, la democracia y la institucionalidad de un país.

Que el estado, la gran empresa, la banca y quienes tienen el poder para contratar a esos 2.5 millones de peruanos que están en el limbo den esa extra milla de nobleza y generosidad que se requiere en estos momento.  Hoy. Ahora. Que se sienta. Y esto parte de las cabezas. De los accionistas, directores, CEOs y gerentes. Varios ya respondieron y se pusieron la clase media al hombro. Pero faltan muchos. Que las llamadas que me lleguen sean ahora de buenas noticias, no de indiferencia.

COMENTARIOS

No hay comentarios.

DEJE SU COMENTARIO

La finalidad de este servicio es sumar valor a las noticias y establecer un contacto más fluido con nuestros lectores. Los comentarios deben acotarse al tema de discusión. Se apreciará la brevedad y claridad.


No se lee? Cambie el texto.


TODOS los blogs


Pluma Laboral

Alonso J. Camila

Economía e Integridad

Carlos Bustamante B.

Aprendiendo - nivel CEO

Francisco Pinedo

Portafolio Global

BlackRock

Menos face más book

Rafael Zavala Batlle

Visiones para el desarrollo

CAF –Banco de Desarrollo de América Latina

Te lo cuento fácil

Alumnos de la Universidad del Pacífico

Más allá del efectivo

Felipe Rincón

Mujer, ejecutiva y trasgresora

Zendy Manzaneda Cipriani

Revolución digital

Pablo Bermudez

Economía desde el campus

Grupo Económica

Síntesis legislativa

José Ignacio Beteta Bazán

La parábola del mudo

Javier Dávila Quevedo

Arturo Goga

Arturo Goga

Sumando Valores

Superintendencia del Mercado de Valores

@infraestructura

Rosselló Abogados

Minería 2021

Instituto de Ingenieros de Minas del Perú (IIMP)

Conciencia Corporativa

Silvia Noriega

Agenda Legal

Estudio Echecopar

Perspectiva Forestal

Comité Forestal SNI y Comité de Madera e Industria de la Madera ADEX

Pensando laboralmente

César Puntriano

Auditoria del Siglo 21

Karla Barreto

Economía conductual

Bertrand Regader

Cultura financiera

Walter Eyzaguirre

Triple enfoque

Cecilia

Gestiona tus Finanzas

Giovanna Prialé Reyes

Segunda opinión

Eduardo Herrera Velarde

Parte de Guerra

Pablo O'Brien

El cine es un espejo

Raúl Ortiz Mory

Ruarte's - Washington Capital

R. Washington Lopez

Atalaya Económica

Manuel Romero Caro

Terapia de Pareja

Luciana Olivares

Próspero Perú

Gladys Triveño

Herejías Económicas

Germán Alarco

Inversión e Infraestructura

Director FRI-ESAN Sergio Bravo Orellana

Blog Universitario

Blog Universitario

Juegomaniáticos

Juan Pablo Robles

Gestión del Talento

Ricardo Alania Vera

Personas Power

Ana Romero

Millennials

Pamela Romero Wilson

Reglas de Juego

PIERINO STUCCHI

Humor S.A.

Jaime Herrera

Bitácora bursátil.

Equipo de Análisis de Intéligo SAB

Vivir Seguro

Asociación Peruana de Empresas de Seguros

El deporte de hacer negocios

Luis Carrillo Pinto

Zona de Intercambio

Julio Guadalupe

Innovar o ser cambiado

Andy Garcia Peña

Economía aplicada

Juan Mendoza

El Vino de la Semana

José Bracamonte

Carpeta Gerencial

IE Business School

Desafíos para el progreso

Banco Interamericano de Desarrollo

Innovación y Emprendimiento Tecnológico

Franklin Marcelo, CEO de Interfono

Diálogo a fondo

Fondo Monetario Internacional

Predio legal

Martín Mejorada

e-strategia

José Kusunoki Gutiérrez

Vinos, piscos y mucho más

Sommelier Giovanni Bisso

Evidencia para la gestión

Videnza Consultores

Palabra de Gestión

Julio Lira Segura

Impacto ambiental

Lorenzo de la Puente

Inversiones Globales

Carlos Palomino Selem

Moda Inc.

Daniel Trelles

Divina Ejecutiva

Fiorella

Menú Legal

Oscar Sumar

Analizando tus inversiones

Diego Alonso Ruiz

Reformas incompletas

Instituto Peruano de Economía

Empresa&Familia

Pablo Domínguez

Hoy sí atiendo provincias

Félix Villanueva - Aurum Consultoría y Mercado

Smart money

Luis Ramírez

Consumer Psyco

Cristina Quiñones

Gestión de servicios

Otto Regalado Pezúa

Marketing 20/20

Michael Penny

Mercados&Retail

Percy Vigil Vidal

CAFÉ TAIPÁ

Milton Vela

Anuncias, luego existes

Alexander Chiu Werner

Marcas & Mentes

Lizardo Vargas Bianchi

Riesgos Financieros

Gregorio Belaunde

Economía para todos

Carlos Parodi

De regreso a lo básico

Paúl Lira Briceño