Síntesis legislativa

José Ignacio Beteta Bazán

El precio de la libertad

De la mano y con babero…

“Las clínicas son despiadadas. Los políticos se preocupan por el pueblo. La izquierda peruana tiene la solución a nuestros problemas…”

Sí. Todos sabemos que esto es discutible. Falso diría yo. Y sabemos además que machacarnos con estos juicios tantas semanas viene con una intención camuflada y con mucho dinero de por medio.

¿Quiénes ganan con esta narrativa? ¿Los pacientes del sector privado (5%)? No. ¿Los pacientes del sector estatal (95%)? Menos. Bueno fuera que toda esta dura crítica traiga consigo soluciones (porque malas clínicas y pacientes afectados hay, estamos de acuerdo), pero no es así.

La primera en llevarse algo al bolsillo con esta satanización es esa misma izquierda que planea se expropien o intervengan casi todos los sectores sensibles de la economía. Y no le falta mucho para lograrlo. Está llevando a cabo su plan sistemáticamente, con más dinero del que sospechan (incluso el de algunas empresas cortas de vista que siguen poniéndole publicidad a sus edecanes y voceros).

Ganan los políticos, porque le venden al pueblo el mito de que si se interviene la salud privada, le controlan los precios o la someten, los consumidores recibiremos de todas formas una buena atención, más barata inclusive.

Y aunque no lo crean, un porcentaje de la población más o menos ilustrado, quiere ganar con esto. No le interesa la verdad y menos aún le importa ese 95% de pacientes abandonado, ni las reglas de juego, el respeto a la libertad o la propiedad privada.

Y aquí tocamos fondo. Resulta que tanto la izquierda, nuestros políticos, y hasta nosotros los consumidores mantenemos este discurso extremista, falaz e irracional, sin entender hacia dónde nos llevan de la mano y con babero.

La póliza del presidente…

Con respecto a las clínicas, vamos por partes. Si las dejamos quebrar, el estado nunca podrá darnos un servicio con una calidad y oportunidad semejantes. Esto, porque quienes manejan el sistema estatal de salud son los mismos intervencionistas que se dedicaron años a atacar a la empresa privada pero nunca a mejorar su propio sector. ¿El presidente se atiende en hospitales del SIS o EsSalud? ¿Alguien revisó las condiciones de su contrato? ¿Qué hospital estatal le toca? ¿Y los congresistas? ¿los ministros? ¿los ejecutivos de la alta dirección del estado?

Entonces, aunque me extienda un poco, quisiera darles algunos elementos para que puedan hacerse una idea más ponderada de lo que ocurre.

1. El Perú es un país donde teóricamente ya existe el aseguramiento universal. El estado debería atender al 95% de la población, y el sector privado al 5 por ciento. Pero ojo, este 5% también debería atenderse, cuando lo necesite, en el sistema estatal. Para eso paga impuestos.

¿Saben qué ocurre? Tenemos una enorme población pésimamente atendida por el estado, y un sector privado tan pequeño que no puede bajar sus precios. Así, quienes tienen que atenderse por algo grave ya no pueden pagarle, y requieren del sistema estatal. Ahora, ¿qué les dirán si van a un hospital del Ministerio de Salud o EsSalud teniendo un seguro privado? Nada. Los guiarán a la puerta. Porque aunque paguen su 9% o 30% para recibir esa atención, el estado los discriminará.

2. Si van a una clínica privada con o sin seguro privado, por el contrario, evidentemente pagarán más, pero la atención será mejor. El tema, repito, es que el sistema privado de salud es pequeño y tiene muchos incentivos para cobrar por todo lo que no es esencial: farmacia, equipos, hospitalización, papel higiénico, gorros, batas, sandalias… Sí. Lo hemos vivido. ¿Cuál es su margen de rentabilidad al final del día? Pregúntenselo a él. ¿Son realmente usureros o despiadados? Investiguen bien, sin generalizar.

3. En abril se activó algo que todos los analistas pedían desde hace mucho: el bendito intercambio prestacional público-privado. Pero, adivinen. Se hizo de manera coercitiva, sin convenios ni reglas claras. Y entonces miles de pacientes Covid-19 que el estado debía atender, fueron atendidos por los privados. Similar historia con las pruebas pero no la abordaremos ahora.

¿El estado pagó lo que le correspondía? No. Y volvemos al inicio. ¿Cómo podría una clínica asumir este gasto? ¿O piensan que la enfermera que los atendió y su familia viven de aire? ¿Que el doctor que les salvó la vida también vive de aire? ¿Que la ambulancia se mueve con aire? ¿Que el especialista que les aplicó la prueba no gasta en comida, come aire seguro? ¿Son estos profesionales también usureros y ladrones?

De hecho, las clínicas privadas ya están obligadas a atender pacientes del estado desde hace mucho, gracias a la Ley de Emergencia, y se les debe bastante dinero por eso. Pero con el Covid-19 ha sido diferente. Muchas han gastado cientos de miles de soles en recursos humanos, equipos, medicinas, en una situación nueva, con costos más altos; y el estado no les quiere pagar. Perro muerto se llama, bien muerto, como ese exceso de más del 100% de fallecidos que el MINSA no incluye en sus cifras oficiales.

Y es que la raíz del problema no está en las clínicas. La raíz del problema está en un estado supuestamente asegurador que no asegura a nadie, aun teniendo cada año miles de millones de soles en sus arcas.

El precio de la libertad

Así, las clínicas en tiempos de Covid-19 no han podido vivir de lo que suelen vivir: consultas, farmacia, exámenes, laboratorio, etc. Estos servicios han estado cerrados casi tres meses. Las cirugías por otro lado han sido pocas. Han perdido el 50% de sus ingresos, según fuentes del sector. ¿Errores y mala intención de su parte? Repito, hay que investigar.

Pero volvamos a la pregunta clave: ¿quién gana con esta satanización? ¿Qué hacer frente a esta explícita campaña de odio contra la empresa? Bueno, es momento de que el empresariado pague el precio de la libertad. ¿Y cómo se paga? Saliendo a decir sin miedo (o con miedo, da igual) la verdad. Porque cuando lo haga, se evidenciarán sus errores ciertamente, pero podrá desligarse de aquellos que actuaron con dolo.

El precio de la libertad se paga además denunciando las mentiras de periodistas, políticos e izquierdistas con voz propia. Porque cuando lo haga, aunque al día siguiente sea atacado por la prensa o la burocracia estatal, habrá recuperado su voz como contribuyente.

Cuando el empresariado pague el precio de la libertad, perderá dinero, tendrá que cambiar, deberá sacrificar bastante, abandonará prácticas de relacionamiento basadas en lobistas que tienen ONGs fachada, consultoras, pequeños mercenarios, y directores de empresas internacionales, sí, pero a cambio ganará la fuerza que hoy no tiene, la legitimidad que hoy necesita, y se hará por fin corresponsable del futuro de este complicado país, que es conducido sin escalas a la pobreza y el subdesarrollo que al parecer aún no han probado ni probarán (porque tendrán nuestro dinero) aquellos que orquestan esta dictatorial campaña ideológica.

COMENTARIOS

No hay comentarios.

DEJE SU COMENTARIO

La finalidad de este servicio es sumar valor a las noticias y establecer un contacto más fluido con nuestros lectores. Los comentarios deben acotarse al tema de discusión. Se apreciará la brevedad y claridad.


No se lee? Cambie el texto.


TODOS los blogs


Pluma Laboral

Alonso J. Camila

Economía e Integridad

Carlos Bustamante B.

Aprendiendo - nivel CEO

Francisco Pinedo

Portafolio Global

BlackRock

Menos face más book

Rafael Zavala Batlle

Visiones para el desarrollo

CAF –Banco de Desarrollo de América Latina

Te lo cuento fácil

Alumnos de la Universidad del Pacífico

Más allá del efectivo

Felipe Rincón

Mujer, ejecutiva y trasgresora

Zendy Manzaneda Cipriani

Revolución digital

Pablo Bermudez

Economía desde el campus

Grupo Económica

Síntesis legislativa

José Ignacio Beteta Bazán

La parábola del mudo

Javier Dávila Quevedo

Arturo Goga

Arturo Goga

Sumando Valores

Superintendencia del Mercado de Valores

@infraestructura

Rosselló Abogados

Minería 2021

Instituto de Ingenieros de Minas del Perú (IIMP)

Conciencia Corporativa

Silvia Noriega

Agenda Legal

Estudio Echecopar

Perspectiva Forestal

Comité Forestal SNI y Comité de Madera e Industria de la Madera ADEX

Pensando laboralmente

César Puntriano

Auditoria del Siglo 21

Karla Barreto

Economía conductual

Bertrand Regader

Cultura financiera

Walter Eyzaguirre

Triple enfoque

Cecilia

Gestiona tus Finanzas

Giovanna Prialé Reyes

Segunda opinión

Eduardo Herrera Velarde

Parte de Guerra

Pablo O'Brien

El cine es un espejo

Raúl Ortiz Mory

Ruarte's - Washington Capital

R. Washington Lopez

Atalaya Económica

Manuel Romero Caro

Terapia de Pareja

Luciana Olivares

Próspero Perú

Gladys Triveño

Herejías Económicas

Germán Alarco

Inversión e Infraestructura

Director FRI-ESAN Sergio Bravo Orellana

Blog Universitario

Blog Universitario

Juegomaniáticos

Juan Pablo Robles

Gestión del Talento

Ricardo Alania Vera

Personas Power

Ana Romero

Millennials

Pamela Romero Wilson

Reglas de Juego

PIERINO STUCCHI

Humor S.A.

Jaime Herrera

Bitácora bursátil.

Equipo de Análisis de Intéligo SAB

Vivir Seguro

Asociación Peruana de Empresas de Seguros

El deporte de hacer negocios

Luis Carrillo Pinto

Zona de Intercambio

Julio Guadalupe

Innovar o ser cambiado

Andy Garcia Peña

Economía aplicada

Juan Mendoza

El Vino de la Semana

José Bracamonte

Carpeta Gerencial

IE Business School

Desafíos para el progreso

Banco Interamericano de Desarrollo

Innovación y Emprendimiento Tecnológico

Franklin Marcelo, CEO de Interfono

Diálogo a fondo

Fondo Monetario Internacional

Predio legal

Martín Mejorada

e-strategia

José Kusunoki Gutiérrez

Vinos, piscos y mucho más

Sommelier Giovanni Bisso

Evidencia para la gestión

Videnza Consultores

Palabra de Gestión

Julio Lira Segura

Impacto ambiental

Lorenzo de la Puente

Inversiones Globales

Carlos Palomino Selem

Moda Inc.

Daniel Trelles

Divina Ejecutiva

Fiorella

Menú Legal

Oscar Sumar

Analizando tus inversiones

Diego Alonso Ruiz

Reformas incompletas

Instituto Peruano de Economía

Empresa&Familia

Pablo Domínguez

Hoy sí atiendo provincias

Félix Villanueva - Aurum Consultoría y Mercado

Smart money

Luis Ramírez

Consumer Psyco

Cristina Quiñones

Gestión de servicios

Otto Regalado Pezúa

Marketing 20/20

Michael Penny

Mercados&Retail

Percy Vigil Vidal

CAFÉ TAIPÁ

Milton Vela

Anuncias, luego existes

Alexander Chiu Werner

Marcas & Mentes

Lizardo Vargas Bianchi

Riesgos Financieros

Gregorio Belaunde

Economía para todos

Carlos Parodi

De regreso a lo básico

Paúl Lira Briceño