Smart money

Luis Ramírez

El problema no es el problema

Parafraseando al Capitán Jack Sparrow cuando dijo “El problema no es el problema, es la actitud frente al problema”, yo diría, “el problema no es el riesgo, es la actitud frente al riesgo”. Permítanme explicar el punto.

Cada reunión que sostengo con quienes nos contactan interesados en un plan financiero, es una oportunidad para entender la forma particular que cada uno tiene para enfrentar y tomar decisiones sobre los aspectos relacionados a sus negocios, inversiones, incluso sus proyectos personales. Cabe mencionar que sus proyectos personales independientemente del ámbito de su realización, no son eventos aislados en la vida financiera de las personas, pues cualquiera de estos proyectos requerirá respaldo económico para su cumplimiento.

Les comento acerca de un par perfiles que me encuentro con relativa frecuencia. Primero están aquellos que en el pasado han tenido malas experiencias, ya sea invirtiendo directamente o de manera indirecta a través de Fondos Mutuos, como consecuencia de ello ahora no quieren oír hablar de acciones, bonos, etc. pues consideran que son inversiones “demasiado” riesgosas, limitan sus alternativas a productos como depósitos a plazo, y no quieren salir de ello. Tratando de entender su lógica, podría concluir que estas personas responsabilizan de manera implícita al Mercado y su volatilidad por su mala experiencia.

Permítanme esbozar el argumento de la defensa y exponer donde es que realmente yo veo el problema en este caso. Cuando estos inversionistas me cuentan sus experiencias, casi en la totalidad de los casos me refieren sus inversiones (por la vía que sea, directa o indirecta) en la Bolsa local. Ahí de arranque ya tenemos un problema, sus inversiones no están adecuadamente diversificadas. Quienes tienen la gentileza de tomarse el tiempo para leer este modesto espacio, saben que yo siempre he propuesto un esquema de diversificación global. Este enfoque nos permite asignar el patrimonio en los bloques regionales donde vemos fundamentos, en los sectores económicos que se favorecen del estado del ciclo económico y en las clases de activo donde vemos oportunidades. Si los mercados emergentes no se ven bien, nos movemos hacia los países desarrollados, si la tendencia de las políticas monetarias no favorece la inversión en bonos, entonces sobre ponderamos la renta variable (acciones). De esta forma podemos construir una cartera que no esté concentrada en un país/región, a un solo sector económico y en algunos casos a una clase de activos. Concentrar las inversiones si nos conduce a asumir riesgos innecesarios.

El otro problema que he podido identificar en estos casos es la falta de profesionalismo para realizar las inversiones. Ya no se trata de comprar tal o cual acción porque “un amigo” me dijo que va a subir. El desarrollo de los mercados globales ha conducido de manera inevitable a una mayor sofisticación de las inversiones, lo cual nos deja solamente dos opciones para el manejo de las mismas: o estudiamos y nos capacitamos, o contratamos un asesor. El punto es simple y ya lo he dicho antes, usted puede ser un excelente ingeniero, un médico prominente, el mejor carpintero de la ciudad, el goleador de la Bundesliga, o un empresario exitoso, pero en ningún caso el éxito en sus respectivas actividades u ocupaciones lo califica para administrar inversiones financieras. Es una falsa ilusión creer que lo sabemos y lo podemos todo. Como siempre digo en clases o en los seminarios en que participo como expositor, la mejor receta para perder dinero es meterse en algo que no conocemos. Si pretendemos hacer algo para lo que no estamos preparados, no es culpa del mercado, ni de la volatilidad, ni de los espíritus chocarreros si perdemos plata.

Otro perfil con el que he tenido oportunidad de conversar agrupa a algunos empresarios emprendedores con negocios exitosos. En muchos casos su respuesta considera dos criterios, por un lado consideran las inversiones en activos financieros altamente riesgosas comparativamente a sus negocios particulares (esta percepción es independiente del rubro en el que esta su negocio), y por otro lado, argumentan que el retorno esperado invirtiendo en activos financieros es bastante menor a lo que ellos generan como margen en sus empresas.

A continuación el argumento de la defensa. No voy a negar que las inversiones en acciones, bonos, notas estructuradas u otros tienen riesgo, pero esto no es un atributo exclusivo de los activos financieros. Toda inversión que realicemos involucra en mayor o menor medida riesgo. Lo que estos empresarios no toman en cuenta, es que si lo medimos como riesgo total, ellos están asumiendo mayor riesgo al concentrar todo su patrimonio en su negocio que si estuviesen diversificados en otras inversiones o activos.

Pienso que adolecen de una falsa sensación de seguridad atribuible a la creencia que el conocer bien su empresa y su negocio es suficiente para enfrentar cualquier contingencia. Pero permítanme explicarles algo, cuando hacemos inversiones nos exponemos a dos clases de riesgo. Existen los llamados riesgos específicos que afectan a una empresa o grupo de empresas, y pueden tener un origen normativo/legal, estar relacionados a la gestión del negocio, a variables críticas dentro de la industria, entre otros factores; y también están los riesgos de mercado que están más bien asociados a factores macro económicos, políticos, etc. El riesgo total de nuestras inversiones es la suma de ambos riesgos, y cuando la totalidad de nuestra inversión está concentrada en nuestro negocio estamos exponiendo al patrimonio personal/familiar a un riesgo específico alto, por lo que el riesgo total también es alto. Esto equivale a un inversionista que llama a su operador de Bolsa y le pide que compre acciones de la empresa ABC por el total de sus ahorros. Lo que le pase con las acciones de ABC le pasará a sus ahorros, de la misma forma que lo que le pase a su negocio, tendrá un impacto directo y total sobre su patrimonio. Que las acciones de su empresa no coticen en Bolsa no cambia el hecho que el valor de su negocio sea sensible a eventos específicos que afecten su viabilidad, como pudiera ser un cambio en la regulación que limite su crecimiento, o el surgimiento de nuevos competidores en la industria, o la aparición de productos sustitutos, o incluso cambios tecnológicos que los hagan menos competitivos si no se alinean a ellos, etc.

Diversificar el patrimonio en otras inversiones o activos permite reducir el riesgo específico, y como consecuencia el riesgo total. En este momento debo abordar el otro criterio, el de la rentabilidad. Para ello debemos tener claro que el objetivo de la diversificación no es ganar más, es gestionar el riesgo total de nuestras inversiones, y como consecuencia tendremos que aceptar un rendimiento promedio menor al que obtendríamos si nos mantenemos concentrados. Así es la vida señores, recuerden que “no hay almuerzo gratis en Wall Street”.

Me resulta curioso y totalmente contradictorio por ejemplo que algunos empresarios (incluso personas que no están directamente relacionadas con el quehacer empresarial) se resistan a invertir en activos financieros “porque son riesgosos”, pero sí especulan con el tipo de cambio y no coberturen su exposición a moneda extranjera. Este es un comportamiento que me sugiere un deseo por “aprovechar oportunidades” en el mercado de divisas. Si revisan la información financiera de algunas empresas que listan en Bolsa, verán que no es algo que se presente solo en empresas pequeñas o medianas. No voy a referirme a una empresa en particular, pero los EEFF del 2014 nos pueden ilustrar bastante bien acerca de las consecuencias de no coberturar la posición de cambios.

Como yo lo veo esto no es una práctica financieramente saludable. Mi posición es la siguiente, si mi negocio es hacer barquitos de papel, me dedico a hacer barquitos de papel y coberturo todo aquello que pueda afectar el resultado de lo que SI se hacer (o sea barquitos de papel). Como dicen “zapatero a tus zapatos”. Ahora, si no se pueden resistir a la tentación de buscar renta con el tipo de cambio, pues contraten a un especialista que lo haga. El tesorero de la empresa no necesariamente está capacitado para el “trading” de divisas.

Como ven señores el problema no es el riesgo. El riesgo está presente en todas las decisiones de inversión que evaluemos, incluso en nuestras decisiones personales, y muchas veces por desconocimiento terminamos asumiendo más riesgo del que somos conscientes. Resulta paradójico por ejemplo que renunciemos a invertir en activos financieros porque creemos que son riesgosos, y como consecuencia terminamos asumiendo (de manera inconsciente) un mayor riesgo total por efecto de la concentración del patrimonio. El riesgo no lo pueden evitar, pero si lo pueden gestionar, y de eso se trata.

Ya para terminar deseo dejarles una idea final. Cuando se hace gestión de patrimonios, la riqueza de la persona o la familia se ve como un todo, no en forma aislada como inversiones en Bolsa, o como nuestra empresa familiar, o las inversiones inmobiliarias si las tuviera. De la misma forma el riesgo hay que gestionarlo también de manera total, y no pensar en el riesgo de las acciones, o el riesgo de los bonos, o el riesgo de nuestro negocio visto individualmente. Bajo este enfoque lo relevante es cómo el invertir tal o cual clase de activos, afectará el riesgo total de nuestro patrimonio.

COMENTARIOS

  • 1
  • 15.04.2015
  • 04:48:36 hs
ROBERT LEON

que buenos argumentos para tenerlos en cuenta.

  • 2
  • 15.04.2015
  • 03:01:54 hs
Ricardo Ivan Lino Liñan

Creo que en la vida, casi todo, se resume a evaluar costo, riesgo, beneficio, retorno, rentabilidad o recompensa, cada accion, cada causa, tiene su contraparte de reaccion y efecto. En teminos economicos y financieros tambien, ademas hay que ser conscientes que ello depende de muchos factores, los cuales son dinamicos, creando tendencias y probabilidades, lo cual hace como dice el articulo tratar de capacitarnos o asesorarnos por un especialista en el tema.(disculpen la falta de tildes de esta computadora)

  • 3
  • 16.04.2015
  • 08:37:24 hs
R Rey

Excelente artículo

  • 4
  • 16.04.2015
  • 11:24:25 hs
Nestor

El tema es que el crecimiento económico fuerte trajo como consecuencia muchos empresarios y/o profesionales “exitosos”. Pero la etapa de depuración ha iniciado, justamente esa etapa coincide con la apertura de las puertas hacia la riqueza (la transferencia de riqueza, todos los mercados son de suma cero, no hay empates)….esta puerta que se abre justamente cuando los “exitosos” descubren que nunca lo fueron.

Es la etapa que justo coincide con el nombre de este blog.

Saludos.

  • 5
  • 18.04.2015
  • 09:13:42 hs
Yorian

Muy interesante los argumentos planteados, tengo entendido en algunos aspectos que de forma financiera no solo depender de un solo ingreso o negocio sino respaldos o como se dice “plan B” para evitar futuras emergencias a largo plazo. Desearia mayor información sobre las capacitaciones necesarias para invertir y hasta que punto uno puede autosustentarse en las inversiones antes de solicitar un Asesor tecnico especializado.

Saludos

  • 6
  • 19.04.2016
  • 01:28:59 hs
Ricardo Ivàn Lino Liñàn

La coyuntura y contexto nacional, de cara al pròximo gobierno en el Perù, es complicado. Somos el mejor alumno del Concenso de Washington, entonces no nos debe sorprender que se implemente el TPP, se “flexibilicen”(desprotejan) la polìtica la boral y salarial, se implemente la “ley mordaza”, como en Chile (alumno servil de Washington), se bajen las vallas para la penetraciòn del neoliberalismo extremo, no distributivo y no inclusivo, habrà desplazamientos de pobladores legìtimos y asncestrales en la selva y, sierra y costa, se produciràn paestados; similar al caos mexicano y colombiano. Este tipo de Capitalismo sin rostro social serà tòxico y no escatimarà esfuerzos para arrasar con todo…..todo por el maldito dorado, por la codicia, eso fue lo que llevo a la crisis financiera mundial del 2008, y una vez màs, no se aprende lass lecciones, seguiràn depredando todo lo que estè a su alcance, pues es la naturaleza capitalista….ellos mismos confesaron a la comisiòn de investigaciòn, que ello es su naturaleza y el gobierno debe promover regulaciones, si es culpa del gobierno no de los neoliberales extremos, pues es ingènityo en ellos. Tampoco nos ayuda el contexto mundial, recesiòn en el Asia, USA, Europa y desaceleraciòn de China, ni la nuea redistribuciòn geopolìtica mundial, al fin de cuentas, a estas alturas ya hay pocas cosas que nos sorprendan, no aprendieron de Keyness, Marx o A: Einstein ?, ni del pasado…..entonces estamos condenados a repetir los errores seculares de la naturaleza humana.

DEJE SU COMENTARIO

La finalidad de este servicio es sumar valor a las noticias y establecer un contacto más fluido con nuestros lectores. Los comentarios deben acotarse al tema de discusión. Se apreciará la brevedad y claridad.


No se lee? Cambie el texto.


TODOS los blogs


Invirtiendo a futuro

Gino Bettocchi

La era inteligente

Rafael Lemor Ferrand

Doña cata

Rosa Bonilla

Blindspot

Alfonso de los Heros

Construyendo Xperiencias

Rodrigo Fernández de Paredes A.

Diversidad en acción

Pamela Navarro

Sin data no hay paraíso

Carlo Rodriguez

Conexión ESAN

Conexión ESAN

Conexión universitaria

Conexion-universitaria

Café financiero

 Sergio Urday

La pepa de Wall Street

Vania Diez Canseco Rizo Patrón

Comunicación en movimiento

Benjamín Edwards

Zona de disconfort

Alana Visconti

Universo físico y digital

Patricia Goicochea

Desde Columbia

Maria Paz Oliva

Inversión alternativa

James Loveday

Con sentido de propósito

Susy Caballero Jara

Shot de integridad

Carolina Sáenz Llanos

Detrás del branding

Daniela Nicholson

Persona in Centro

Cecilia Flores

Mindset en acción

Víctor Lozano

Marketing de miércoles

Jorge Lazo Arias

Derecho y cultura política

Adrián Simons Pino

VITAMINA ESG

Sheila La Serna

ID: Inteligencia Digital

por Eduardo Solis

Coaching para liderar

Mariana Isasi

El buen lobby

Felipe Gutiérrez

TENGO UNA QUEJA

Debora Delgado

De Pyme a Grande

Hugo Sánchez

Sostenibilidad integrada

Adriana Quirós C.

Gestión de la Gobernanza

Marco Antonio Zaldivar

Marca Personal 360º

Silvia Moreno Gálvez

Creatividad al natural

Andrés Briceño

Mindset de CEO

Carla Olivieri

Clic Digital

IAB Perú

Market-IN

Jose Oropeza

Cuadrando Cuentas

Julia y Luis

Liderazgo con ciencia

Mauricio Bock

Pluma Laboral

Alonso J. Camila

Economía e Integridad

Carlos Bustamante B.

Aprendiendo - nivel CEO

Francisco Pinedo

Portafolio Global

BlackRock

Menos face más book

Rafael Zavala Batlle

Visiones para el desarrollo

CAF –Banco de Desarrollo de América Latina y el Caribe–

Te lo cuento fácil

Alumnos de la Universidad del Pacífico

Fuera de la caja

María Camino

Orquestación Estratégica

Dr. Diego Noreña

Más allá del efectivo

Felipe Rincón

Mujer, ejecutiva y trasgresora

Zendy Manzaneda Cipriani

Disrupcion en la nube

Disrupción en la Nube

Revolución digital

Pablo Bermudez

Economía desde el campus

Grupo Económica

Síntesis legislativa

José Ignacio Beteta Bazán

La parábola del mudo

Javier Dávila Quevedo

Arturo Goga

Arturo Goga

Sumando Valores

Superintendencia del Mercado de Valores

@infraestructura

Rosselló Abogados

Minería 2021

Instituto de Ingenieros de Minas del Perú (IIMP)

Conciencia Corporativa

Verónica Roca Rey

Agenda Legal

Estudio Echecopar

Perspectiva Forestal

Comité Forestal SNI y Comité de Madera e Industria de la Madera ADEX

Pensando laboralmente

César Puntriano

Auditoria del Siglo 21

Karla Barreto

Economía conductual

Bertrand Regader

Cultura financiera

Walter Eyzaguirre

Triple enfoque

Cecilia Rizo Patrón

Gestiona tus Finanzas

Giovanna Prialé Reyes

Segunda opinión

Eduardo Herrera Velarde

Parte de Guerra

Pablo O'Brien

El cine es un espejo

Raúl Ortiz Mory

Ruarte's - Washington Capital

R. Washington Lopez

Atalaya Económica

Manuel Romero Caro

Terapia de Pareja

Luciana Olivares

Próspero Perú

Gladys Triveño

Herejías Económicas

Germán Alarco

Inversión e Infraestructura

Profesor de ESAN Graduate School of Business Sergio Bravo Orellana

Blog Universitario

Blog Universitario

Juegomaniáticos

Juan Pablo Robles

Gestión del Talento

Ricardo Alania Vera

Querido Gerente

Ana Romero

Millennials

Pamela Romero Wilson

Reglas de Juego

Pierino Stucchi

Humor S.A.

Jaime Herrera

Bitácora bursátil.

Equipo de Análisis de Intéligo SAB

Vivir Seguro

Asociación Peruana de Empresas de Seguros

El deporte de hacer negocios

Luis Carrillo Pinto

Zona de Intercambio

Julio Guadalupe

Innovar o ser cambiado

Andy Garcia Peña

Economía aplicada

Juan Mendoza

El Vino de la Semana

José Bracamonte

Carpeta Gerencial

IE Business School

Desafíos para el progreso

Banco Interamericano de Desarrollo

Diálogo a fondo

Fondo Monetario Internacional

Predio legal

Martín Mejorada

e-strategia

José Kusunoki Gutiérrez

Vinos, piscos y mucho más

Sommelier Giovanni Bisso

Palabra de Gestión

Julio Lira Segura

Impacto ambiental

Lorenzo de la Puente

Inversiones Globales

Carlos Palomino Selem

Moda Inc.

Daniel Trelles

Divina Ejecutiva

Fiorella

Menú Legal

Oscar Sumar

Analizando tus inversiones

Diego Alonso Ruiz

Reformas incompletas

Instituto Peruano de Economía

Empresa&Familia

Pablo Domínguez

Hoy sí atiendo provincias

Félix Villanueva - Aurum Consultoría y Mercado

Smart money

Luis Ramírez

Consumer Psyco

Cristina

Gestión de servicios

Otto Regalado Pezúa

Marketing 20/20

Michael Penny

Mercados&Retail

Percy Vigil Vidal

CAFÉ TAIPÁ

Milton Vela

Anuncias, luego existes

Alexander Chiu Werner

Marcas & Mentes

Lizardo Vargas Bianchi

Riesgos Financieros

Gregorio Belaunde

Economía para todos

Carlos Parodi

De regreso a lo básico

Paúl Lira Briceño