Smart money

Luis Ramírez

¡La deuda nos agobia!

Decidí hacer una pausa a los temas de inversiones y de mercados financieros, para escribir sobre otro de los temas importantes dentro de la administración de nuestras finanzas personales: la gestión del endeudamiento.

Primero que nada debemos aclarar un punto central. La deuda per se no es necesariamente mala. Por ejemplo, si nos endeudamos para llevar adelante una idea de negocio o un emprendimiento, bajo el supuesto que hemos trabajado adecuadamente el Plan de Negocios de nuestra idea y no estamos improvisando, podemos suponer que en el tiempo dicho emprendimiento nos devolverá lo suficiente para pagar la deuda y además quedará algo para nosotros. La deuda para educación también es buena, incrementa nuestro capital humano (un componente importante dentro de nuestra riqueza) y en el tiempo nos permitirá generar mayores ingresos como resultado de nuestra mejor calificación profesional o técnica.

Lo que no es una buena idea, es tomar deuda para consumo: para comprarnos ropa, para viajes de vacaciones, para gastarlo en diversión y ocio, etc. Este tipo de “usos” solamente generan gastos, y ninguna retribución monetaria futura. Pero la deuda contraída y los intereses que genera igual hay que pagarlos, lo que significa que estamos comprometiendo nuestros ingresos futuros, ingresos que no mejorarán por el hecho de haber tomado dicha deuda, como si es el caso de los ejemplos del párrafo anterior. Y ojo, la deuda de consumo además de todo, es cara.

A ver, antes de continuar vale una aclaración. Lo expuesto anteriormente no significa que no debemos comprarnos la ropa de marca que nos gusta, o que no debemos viajar en nuestras vacaciones. Lo que se está planteando es que estos gastos deben planificarse, de tal forma que no comprometan su futuro. Véanlo de esta forma, se endeudan para un viaje de placer. El viaje dura una semana, la deuda dura dos años. Claro, alguien podría argumentar y decir “si, le debo plata al banco y estoy pagando un interés estratosférico, pero nadie me quitara lo bailado”. El problema es que si no planificaron algo tan simple como unas vacaciones, es muy probable que tampoco hayan planificado otros aspectos de sus finanzas personales. Entonces, que pasa si en el transcurso de esos dos años acontece un evento no deseado, una contingencia, y necesitan dinero. Pero ya están endeudados, el pago de intereses limitó su capacidad de ahorro, no tienen un fondo para imprevistos, etc. Y ahora, ¿quién podrá ayudarlos?

Si analizamos lo planteado hasta ahora, podemos resumir las principales causas de terminar en una situación de sobre endeudamiento en las siguientes: (1) falta de planificación de sus finanzas; (2) no tener una cultura de ahorro; (3) falta de previsión de contingencias; (4) las compras por impulso son un clásico; y muchas veces (5) aparentar y pretender llevar un nivel de vida que no se ajusta a su realidad.

La interacción de todos estos “malos hábitos” puede desencadenar una situación de deuda que sin duda será estresante, afectará su vida emocional, los volverá irritables afectando la convivencia con su entorno, limitará y estancará su crecimiento patrimonial, entre otras cosas.
Para salir de tal estado de caos financiero tendrán que hacer lo que se debió hacer desde el principio: sentarse frente a la computadora, y hacer un presupuesto, es decir ordenar sus ingresos y gastos, todo muy detallado. Como suelo decir en algunas charlas o seminarios cuando se da la oportunidad, “para estos efectos, la cuenta GASTOS DIVERSOS no funciona”.

El detalle al máximo de sus gastos es necesario porque una vez que terminado el presupuesto, debe analizarlo, ver en qué está gastando la plata, y cuáles de esos gastos se pueden eliminar o cambiar por productos o servicios sustitutos de menor costo. Porque lo que debe tener claro, es que si antes dijo “nadie me quitara lo bailado”, para salir de una situación de sobre endeudamiento, ahora necesariamente va a tener que renunciar a algunos consumos a los que tal vez se había acostumbrado. Dicho de otra forma, tendrá que ajustar el cinturón.

Una vez que ha logrado reducir sus gastos, y nuevamente está generando excedentes, inmediatamente hay que pre cancelar deuda, empezando por la más cara que por lo general corresponde a la de las tarjetas de crédito, una fuente de endeudamiento clásica cuando no sabemos utilizarlas. Algunos se comportan como si las tarjetas de crédito fuesen una extensión de su capital. No señores, es deuda. Y nuevamente, las tarjetas de crédito no son necesariamente malas, pero hay que saber usarlas.

En la medida que va amortizando deuda, el menor pago de intereses reforzará su esfuerzo de ahorro por la reducción o eliminación de gastos innecesarios, liberando más efectivo dentro de su presupuesto.

La compra de deuda como un mecanismo para reducir el costo de intereses y mejorar su flujo de caja también funciona, pero hay que saber hacerlo y tener mucha disciplina. Idealmente la deuda que hay que aplicar a estos esquemas es la de las tarjetas de crédito, que sabemos son bastante caras. Pero ojo, luego de hacerlo, el hecho que la línea de crédito de la tarjeta este nuevamente libre y disponible, no significa que ya no tiene deuda. La deuda todavía la tiene, solo que con la entidad que le compró la deuda y le generó un esquema de pagos. Esa tarjeta que ahora está limpia se guarda en un cajón bajo llave, y de ahora en adelante, solo para emergencias. Y de esta forma, poco a poco se va saliendo a flote.

Ya para terminar, ordenar nuestras finanzas personales exige mucha disciplina, acá les he mostrado solo algunas ideas que pueden ayudar y espero sean de utilidad.

COMENTARIOS

  • 1
  • 22.01.2020
  • 10:44:33 hs
Jose A Candela Rojas

Excelente Luis. Buenos consejos para admistrar nuestras finanzas personales basados en principios de ahorro e inversión. Entendible. Muy bien enfocado y muy útil. Saludos

    • 2
    • 12.02.2020
    • 10:11:46 hs
    Luis Ramírez

    Jose, muchas gracias por tu comentario

DEJE SU COMENTARIO

La finalidad de este servicio es sumar valor a las noticias y establecer un contacto más fluido con nuestros lectores. Los comentarios deben acotarse al tema de discusión. Se apreciará la brevedad y claridad.


No se lee? Cambie el texto.


TODOS los blogs


Pluma Laboral

Alonso J. Camila

(Sobre)vivir en Madrid

Rafael Robles

Economía e Integridad

Carlos Bustamante B.

Aprendiendo - nivel CEO

Francisco Pinedo

Portafolio Global

BlackRock

Menos face más book

Rafael Zavala Batlle

Visiones para el desarrollo

CAF –Banco de Desarrollo de América Latina

Te lo cuento fácil

Alumnos de la Universidad del Pacífico

Más allá del efectivo

Felipe Rincón

Mujer, ejecutiva y trasgresora

Zendy Manzaneda Cipriani

Revolución digital

Pablo Bermudez

Economía desde el campus

Grupo Económica

Síntesis legislativa

José Ignacio Beteta Bazán

La parábola del mudo

Javier Dávila Quevedo

Arturo Goga

Arturo Goga

Sumando Valores

Superintendencia del Mercado de Valores

@infraestructura

Rosselló Abogados

Minería 2021

Instituto de Ingenieros de Minas del Perú (IIMP)

Conciencia Corporativa

Silvia Noriega

Agenda Legal

Estudio Echecopar

Perspectiva Forestal

Comité Forestal SNI y Comité de Madera e Industria de la Madera ADEX

Pensando laboralmente

César Puntriano

Auditoria del Siglo 21

Karla Barreto

Economía conductual

Bertrand Regader

Cultura financiera

Walter Eyzaguirre

Triple enfoque

Cecilia

Gestiona tus Finanzas

Giovanna Prialé Reyes

Corrupción bajo la lupa

Eduardo Herrera Velarde

Pablo O'Brien

Pablo O'Brien

El cine es un espejo

Raúl Ortiz Mory

Ruarte's - Washington Capital

R. Washington Lopez

Atalaya Económica

Manuel Romero Caro

Terapia de Pareja

Luciana Olivares

Próspero Perú

Gladys Triveño

Herejías Económicas

Germán Alarco

Inversión e Infraestructura

Director FRI-ESAN Sergio Bravo Orellana

Blog Universitario

Blog Universitario

Juegomaniáticos

Juan Pablo Robles

Gestión del Talento

Ricardo Alania Vera

Tacos Fuertes

Ana Romero

Millennials

Pamela Romero Wilson

Reglas de Juego

PIERINO STUCCHI

Humor S.A.

Jaime Herrera

Bitácora bursátil.

Equipo de Análisis de Intéligo SAB

Vivir Seguro

Asociación Peruana de Empresas de Seguros

El deporte de hacer negocios

Luis Carrillo Pinto

Zona de Intercambio

Julio Guadalupe

Innovar o ser cambiado

Andy Garcia Peña

Economía aplicada

Juan Mendoza

El Vino de la Semana

José Bracamonte

Carpeta Gerencial

IE Business School

Desafíos para el progreso

Banco Interamericano de Desarrollo

Innovación y Emprendimiento Tecnológico

Franklin Marcelo, CEO de Interfono

Diálogo a fondo

Fondo Monetario Internacional

Predio legal

Martín Mejorada

e-strategia

José Kusunoki Gutiérrez

Vinos, piscos y mucho más

Sommelier Giovanni Bisso

Evidencia para la gestión

Videnza Consultores

Palabra de Gestión

Julio Lira Segura

Impacto ambiental

Lorenzo de la Puente

Inversiones Globales

Carlos Palomino Selem

Moda Inc.

Daniel Trelles

Divina Ejecutiva

Fiorella

Menú Legal

Oscar Sumar

Analizando tus inversiones

Diego Alonso Ruiz

Reformas incompletas

Instituto Peruano de Economía

Empresa&Familia

Pablo Domínguez

Hoy sí atiendo provincias

Félix Villanueva - Aurum Consultoría y Mercado

Smart money

Luis Ramírez

Consumer Psyco

Cristina Quiñones

Gestión de servicios

Otto Regalado Pezúa

Marketing 20/20

Michael Penny

Mercados&Retail

Percy Vigil Vidal

CAFÉ TAIPÁ

Milton Vela

Anuncias, luego existes

Alexander Chiu Werner

Marcas & Mentes

Lizardo Vargas Bianchi

Riesgos Financieros

Gregorio Belaunde

Economía para todos

Carlos Parodi

De regreso a lo básico

Paúl Lira Briceño