Te lo cuento fácil

Alumnos de la Universidad del Pacífico

Los bonos verdes y la nueva tendencia en el mercado de renta fija

Por Mariana Pino, alumna de Finanzas de la Universidad del Pacífico

Los bonos verdes nacieron hace poco más de una década, en un contexto donde el interés por cuidar el medio ambiente era cada vez mayor, pero la oferta existente no satisfacía las necesidades del inversionista. En ese entonces, la única manera de obtener un portafolio de renta fija amigable con el ambiente era excluir inversiones que contaminen, en lugar de invertir en proyectos verdes. Los inversionistas buscaban un retorno seguro, fácil de entender y que cumpliese con la cuota de protección ambiental, para lo cual los bonos verdes se presentaron como el instrumento perfecto que logró canalizar los recursos de los inversionistas hacia la acción climática

Pero, ¿qué son exactamente los bonos verdes?

Los bonos verdes son instrumentos de deuda cuyos fondos son destinados exclusivamente al financiamiento de proyectos “verdes”, los cuales comprenden, pero no se limitan, a la producción de energía renovable, el transporte limpio, el tratamiento de desechos, la conservación forestal, manejo eficiente del agua, entre otros. Además, deben estar alineados con los estándares del Green Bond Principles (GBP) o Climate Bonds Standard (CBS). Pueden ser emitidos por cualquier compañía, gobierno u organización. Algunos emisores han sido Apple, Unilever, Bank of America y el Banco Mundial. La lista es amplia, pero el fin del bono siempre es el mismo: lograr un impacto positivo en el medioambiente.

Pese a haberse creado hace más de una década, en nuestro país la oferta aún es escasa. En octubre de 2018, Protisa, empresa dedicada a la fabricación de productos de limpieza e higiene personal, realizó la primera emisión pública corporativa de un bono verde en soles en el mercado peruano validado por la BVL levantando S/ 100 millones para mejorar la eficiencia energética y el tratamiento de agua en sus plantas. La emisión resultó en una sobredemanda de 3.6x, muy por encima de la demanda usual para emisores de rating similar, confirmando el apetito de los inversionistas por este tipo de instrumentos. A la empresa de capitales chilenos se sumó Consorcio Transmantaro (CTM), que en abril de este año se convirtió en la primera compañía peruana en colocar bonos verdes en el mercado internacional con una emisión de $400 millones para financiar y refinanciar líneas de transmisión que faciliten la conexión con fuentes de energía renovable. A CTM le siguió COFIDE, el banco de segundo piso logró recaudar S/ 100 millones en la emisión de su primer bono verde local, alcanzando casi un 90% de participación de inversionistas institucionales como lo son las AFPs o los Fondos Mutuos.

Con contados bonos verdes en el mercado peruano, la evidencia aún no es suficiente para afirmar que estos traerán consigo beneficios ambientales y financieros para los emisores en Perú. No obstante, si nos basamos en la evidencia del mercado internacional, podemos concluir que los bonos verdes no solo suponen un mejor desempeño ambiental y más innovaciones amigables con el medio ambiente, sino también una mayor demanda por parte de los inversionistas, lo cual resulta en un menor costo de deuda.

En su artículo para Harvard Business Review, Caroline Flammer menciona que el precio de la acción suele aumentar tras el anuncio de oferta de un Bono Verde. Además, si la emisión es certificada por un tercero independiente, el aumento en precio suele ser el doble, demostrando que los inversionistas esperan que el bono agregue valor a la compañía. Este beneficio se observa también en el largo plazo, donde la oferta de un Bono Verde se traduce en un aumento de 2.4% del ratio de valor de mercado sobre valor en libros. El mismo artículo señala que emitir bonos verdes aumenta la innovación en proyectos verdes de la empresa y reduce sustancialmente la emisión de carbono de la misma.

Pero los bonos verdes también trajeron consigo un beneficio adicional no previsto: transparentar la comunicación entre inversionistas y emisores. La etiqueta “verde”, así como el proceso de verificación de una tercera parte independiente, permiten al inversionista conocer exactamente en qué serán invertidos los recursos brindados y monitorearlos hasta que se cumpla la asignación total de estos.

Hace 10 años el fin era uno solo: reducir las emisiones de carbono. Hoy; sin embargo, la lista es amplia y las etiquetas variadas, a los bonos verdes se sumaron los “bonos sociales”. Aquellos cuyos fondos son dedicados exclusivamente a proyectos con un impacto social positivo, ya sea en el sector educación, salud, vivienda, entre otros. Además, si un proyecto es verde y social a la vez, puede acceder a la categoría de “bono sostenible”.

Asimismo, en octubre del año pasado, Seychelles colocó el primer “bono azul”, cuyos fondos son destinados a financiar proyectos marinos que tengan un impacto ambiental positivo. Pero el conjunto de islas no ha sido el único en innovar con las etiquetas. En noviembre, tan solo un mes después, el Banco Colombiano Bancoldex lanzó al mercado los “bonos naranjas”. En este caso, los fondos recolectados por el banco serán destinados a proyectos en los que el valor recaiga sobre la propiedad intelectual.

En conclusión, los bonos verdes, sociales, azules y naranjas se presentan como una opción atractiva para todos los participantes: emisores, inversionistas y el medio ambiente. Y aunque aún no estamos seguros sobre cuál será el color y propósito de los siguientes bonos, podemos afirmar que existe una tendencia creciente del inversionista por preocuparse no solo de la rentabilidad de sus fondos sino del destino e impacto que estos tendrán.

COMENTARIOS

No hay comentarios.

DEJE SU COMENTARIO

La finalidad de este servicio es sumar valor a las noticias y establecer un contacto más fluido con nuestros lectores. Los comentarios deben acotarse al tema de discusión. Se apreciará la brevedad y claridad.


No se lee? Cambie el texto.


TODOS los blogs


Pluma Laboral

Alonso J. Camila

Economía e Integridad

Carlos Bustamante B.

Aprendiendo - nivel CEO

Francisco Pinedo

Portafolio Global

BlackRock

Menos face más book

Rafael Zavala Batlle

Visiones para el desarrollo

CAF –Banco de Desarrollo de América Latina

Te lo cuento fácil

Alumnos de la Universidad del Pacífico

Más allá del efectivo

Felipe Rincón

Mujer, ejecutiva y trasgresora

Zendy Manzaneda Cipriani

Revolución digital

Pablo Bermudez

Economía desde el campus

Grupo Económica

Síntesis legislativa

José Ignacio Beteta Bazán

La parábola del mudo

Javier Dávila Quevedo

Arturo Goga

Arturo Goga

Sumando Valores

Superintendencia del Mercado de Valores

@infraestructura

Rosselló Abogados

Minería 2021

Instituto de Ingenieros de Minas del Perú (IIMP)

Conciencia Corporativa

Silvia Noriega

Agenda Legal

Estudio Echecopar

Perspectiva Forestal

Comité Forestal SNI y Comité de Madera e Industria de la Madera ADEX

Pensando laboralmente

César Puntriano

Auditoria del Siglo 21

Karla Barreto

Economía conductual

Bertrand Regader

Cultura financiera

Walter Eyzaguirre

Triple enfoque

Cecilia

Gestiona tus Finanzas

Giovanna Prialé Reyes

Segunda opinión

Eduardo Herrera Velarde

Parte de Guerra

Pablo O'Brien

El cine es un espejo

Raúl Ortiz Mory

Ruarte's - Washington Capital

R. Washington Lopez

Atalaya Económica

Manuel Romero Caro

Terapia de Pareja

Luciana Olivares

Próspero Perú

Gladys Triveño

Herejías Económicas

Germán Alarco

Inversión e Infraestructura

Director FRI-ESAN Sergio Bravo Orellana

Blog Universitario

Blog Universitario

Juegomaniáticos

Juan Pablo Robles

Gestión del Talento

Ricardo Alania Vera

Personas Power

Ana Romero

Millennials

Pamela Romero Wilson

Reglas de Juego

PIERINO STUCCHI

Humor S.A.

Jaime Herrera

Bitácora bursátil.

Equipo de Análisis de Intéligo SAB

Vivir Seguro

Asociación Peruana de Empresas de Seguros

El deporte de hacer negocios

Luis Carrillo Pinto

Zona de Intercambio

Julio Guadalupe

Innovar o ser cambiado

Andy Garcia Peña

Economía aplicada

Juan Mendoza

El Vino de la Semana

José Bracamonte

Carpeta Gerencial

IE Business School

Desafíos para el progreso

Banco Interamericano de Desarrollo

Innovación y Emprendimiento Tecnológico

Franklin Marcelo, CEO de Interfono

Diálogo a fondo

Fondo Monetario Internacional

Predio legal

Martín Mejorada

e-strategia

José Kusunoki Gutiérrez

Vinos, piscos y mucho más

Sommelier Giovanni Bisso

Evidencia para la gestión

Videnza Consultores

Palabra de Gestión

Julio Lira Segura

Impacto ambiental

Lorenzo de la Puente

Inversiones Globales

Carlos Palomino Selem

Moda Inc.

Daniel Trelles

Divina Ejecutiva

Fiorella

Menú Legal

Oscar Sumar

Analizando tus inversiones

Diego Alonso Ruiz

Reformas incompletas

Instituto Peruano de Economía

Empresa&Familia

Pablo Domínguez

Hoy sí atiendo provincias

Félix Villanueva - Aurum Consultoría y Mercado

Smart money

Luis Ramírez

Consumer Psyco

Cristina Quiñones

Gestión de servicios

Otto Regalado Pezúa

Marketing 20/20

Michael Penny

Mercados&Retail

Percy Vigil Vidal

CAFÉ TAIPÁ

Milton Vela

Anuncias, luego existes

Alexander Chiu Werner

Marcas & Mentes

Lizardo Vargas Bianchi

Riesgos Financieros

Gregorio Belaunde

Economía para todos

Carlos Parodi

De regreso a lo básico

Paúl Lira Briceño