Te lo cuento fácil

Alumnos de la Universidad del Pacífico

Chile: Factores económicos del estallido social

Por María Fernanda Franco, alumna de Ingeniería Empresarial de la Universidad del Pacífico

“¿Qué haré sin caminar con la bandera que de mano en mano en la fila de nuestra larga lucha llegó a las manos mías?”, se preguntaba Pablo Neruda en su poema “Cuándo de Chile”. En 1955 le pedía al mes de octubre que le devuelva a su pueblo y, 64 años más tarde, cientos de miles de chilenos protagonizan la mayor manifestación desde que el país volviera a la democracia.

Desde hace dos semanas, el vecino del sur está sumido en un conflicto interno. A pesar de que se considera un ejemplo a seguir en los países de la región, hoy parece haber un desencanto hacia un modelo que, con imperfecciones y limitaciones, propició su despegue. La producción de Chile, entre el 2000 y 2018, se ha triplicado y los ingresos de las personas, en promedio, se han más que duplicado. Una tasa de pobreza inferior a 9% y un 24% de la fuerza laboral en condición de informalidad reafirman que, al menos a nivel agregado, el país es una historia de éxito.

Entonces, ¿por qué el estallido social? Una primera hipótesis es la desigualdad en la distribución de los ingresos. Para evaluar esto, un indicador referencial (aunque muy limitado) es el coeficiente de Gini. En el 2017, este indicador en Chile fue 0,46; en una escala en la que 1 implica concentración de la riqueza en una persona y 0 equidad perfecta. Puede ser una de las cifras más bajas de la región (en Brasil, por ejemplo, es 0,53 y en Venezuela es 0,68); pero a nivel de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) es la más alta. En 1990, el coeficiente de Gini de Chile era 0,57 y esto implica que, en realidad, la desigualdad no tiene una trayectoria creciente; pero no por eso deja de ser un componente importante.

La ‘chispa’ que encendió el reguero de pólvora en el país fue el alza del precio del pasaje en el metro. Aunque fue un incremento moderado y justificado con razones técnicas, reveló que estructuralmente hay más motivos detrás de la furia en Chile.

Un primer motivo surge de la concentración de los mercados, que ha permitido la formación de cárteles y acuerdos de fijación de precios entre empresas. Hace una década Chile implementó regulación para penalizar severamente la colusión y, desde entonces, se han desmontado cárteles en cadenas de farmacias, fabricantes de papel higiénico, granjas de pollo y transporte terrestre interregional, por mencionar algunos ejemplos. Además, la mala regulación permite que los precios de los servicios básicos, como electricidad o agua (que está privatizada), sean muy elevados. La colusión en sectores con varios productores y la falta de regulación en industrias consideradas monopolios naturales; da como resultado precios injustamente altos y ello ha echado gasolina a la explosión chilena.

Otro motivo consiste en los bajos montos que los jubilados chilenos reciben cuando se retiran del mercado laboral. De acuerdo con un estudio del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), un jubilado chileno que en su vida laboral ganó un sueldo promedio, recibe como pensión solo el 38% de su último salario. En ausencia de cambios en el sistema, el BID proyecta que en el 2100 la situación será la misma. De esto no se escapan los trabajadores de ingresos más altos. Como ejemplo, el BID señala que un jubilado chileno, que en su etapa laboral ganaba el triple del sueldo promedio, ahora recibe una pensión que es 30% de su último sueldo. Al 2100 caería solo a 22%.

Un tema extra es la desigualdad de oportunidades. Según información filtrada, la primera dama de Chile, Cecilia Morel, manifestó: “vamos a tener que compartir nuestros privilegios”, tras el estallido social. Y es que, aunque la desigualdad de oportunidades no es nueva, se ha hecho más evidente conforme Chile ha evolucionado como sociedad. Según el excandidato presidencial de Chile y exministro de hacienda, Andrés Velasco, los líderes empresariales y políticos tienden a salir de un puñado de escuelas privadas de Santiago. Hace una generación, agrega, muy pocos hijos de personas de la clase trabajadora llegaban a recibir estudios universitarios, pero hoy el 70% de los estudiantes de educación superior son los primeros de su familia en asistir a la universidad. Velasco subraya que este es el punto en que comienza la frustración pues, para conseguir los mejores empleos, el desempeño académico es menos importante que tener el apellido correcto o las conexiones adecuadas. En ese sentido, un estudio de Latinobarómetro revela que el 72,8% de los chilenos siente que el país está gobernado por unos pocos grupos poderosos en beneficio propio.

Además, es clave resaltar las diferencias en las percepciones entre los agentes empresariales y las familias de a pie. Por ejemplo, el informe de competitividad global, elaborado por el World Economic Forum, señala que Chile es, de lejos, el país más competitivo de la región, el que mejores instituciones posee y, además, donde la corrupción es un problema no muy relevante. Sin embargo, la metodología de este reporte implica recoger cifras macro y percepciones de empresas locales o multinacionales.

En contraste, la sensación de las personas es otra. El reporte de felicidad global, elaborado por la Red de Soluciones para el Desarrollo Sostenible de las Naciones Unidas sobre la base de encuestas a la población, da cuenta que Chile se ubica en el puesto 105 entre 156 países en percepción de la corrupción. Más aun, está en la casilla 98 en sensación de libertad para tomar decisiones de vida. Paradójicamente, un país con un modelo de crecimiento muy liberal está casi en el tercio inferior en sensación de libertad.

Hay muchas cosas en juego detrás de todo esto. El riesgo de la llegada de un líder populista, como ha pasado en México, Brasil y más recientemente en Argentina, toma mayor probabilidad. En esa línea, también se hace más probable que se busque culpar (y revertir) el modelo económico chileno.

Finalmente, es muy relevante hacerse una pregunta: si nuestro “modelo a seguir” está en crisis, ¿qué tan probable es que ocurra una explosión popular similar en el Perú? Aquí entra a tallar un factor que es, a la vez, maldición y bendición: la elevada tasa de informalidad. El sector informal emplea al 73% de nuestra fuerza laboral y ha permitido que muchas personas generen mucha riqueza, aunque sea al margen de la ley. Aunque los salarios promedio sean relativamente bajos y las pensiones ínfimas, los reyes del ‘recurseo’ encuentran en la informalidad un escape. En ese sentido, en el Perú hay más posibilidades de movilidad social. No obstante, la coyuntura llama a la reflexión sobre la necesidad de pensar en un nuevo contrato social que evite transitar los pasos del vecino del sur.

COMENTARIOS

No hay comentarios.

DEJE SU COMENTARIO

La finalidad de este servicio es sumar valor a las noticias y establecer un contacto más fluido con nuestros lectores. Los comentarios deben acotarse al tema de discusión. Se apreciará la brevedad y claridad.


No se lee? Cambie el texto.


TODOS los blogs


Pluma Laboral

Alonso J. Camila

Economía e Integridad

Carlos Bustamante B.

Aprendiendo - nivel CEO

Francisco Pinedo

Portafolio Global

BlackRock

Menos face más book

Rafael Zavala Batlle

Visiones para el desarrollo

CAF –Banco de Desarrollo de América Latina

Te lo cuento fácil

Alumnos de la Universidad del Pacífico

Más allá del efectivo

Felipe Rincón

Mujer, ejecutiva y trasgresora

Zendy Manzaneda Cipriani

Disrupcion en la nube

Disrupción en la Nube

Revolución digital

Pablo Bermudez

Economía desde el campus

Grupo Económica

Síntesis legislativa

José Ignacio Beteta Bazán

La parábola del mudo

Javier Dávila Quevedo

Arturo Goga

Arturo Goga

Sumando Valores

Superintendencia del Mercado de Valores

@infraestructura

Rosselló Abogados

Minería 2021

Instituto de Ingenieros de Minas del Perú (IIMP)

Conciencia Corporativa

Silvia Noriega

Agenda Legal

Estudio Echecopar

Perspectiva Forestal

Comité Forestal SNI y Comité de Madera e Industria de la Madera ADEX

Pensando laboralmente

César Puntriano

Auditoria del Siglo 21

Karla Barreto

Economía conductual

Bertrand Regader

Cultura financiera

Walter Eyzaguirre

Triple enfoque

Cecilia

Gestiona tus Finanzas

Giovanna Prialé Reyes

Segunda opinión

Eduardo Herrera Velarde

Parte de Guerra

Pablo O'Brien

El cine es un espejo

Raúl Ortiz Mory

Ruarte's - Washington Capital

R. Washington Lopez

Atalaya Económica

Manuel Romero Caro

Terapia de Pareja

Luciana Olivares

Próspero Perú

Gladys Triveño

Herejías Económicas

Germán Alarco

Inversión e Infraestructura

Director FRI-ESAN Sergio Bravo Orellana

Blog Universitario

Blog Universitario

Juegomaniáticos

Juan Pablo Robles

Gestión del Talento

Ricardo Alania Vera

Personas Power

Ana Romero

Millennials

Pamela Romero Wilson

Reglas de Juego

PIERINO STUCCHI

Humor S.A.

Jaime Herrera

Bitácora bursátil.

Equipo de Análisis de Intéligo SAB

Vivir Seguro

Asociación Peruana de Empresas de Seguros

El deporte de hacer negocios

Luis Carrillo Pinto

Zona de Intercambio

Julio Guadalupe

Innovar o ser cambiado

Andy Garcia Peña

Economía aplicada

Juan Mendoza

El Vino de la Semana

José Bracamonte

Carpeta Gerencial

IE Business School

Desafíos para el progreso

Banco Interamericano de Desarrollo

Innovación y Emprendimiento Tecnológico

Franklin Marcelo, CEO de Interfono

Diálogo a fondo

Fondo Monetario Internacional

Predio legal

Martín Mejorada

e-strategia

José Kusunoki Gutiérrez

Vinos, piscos y mucho más

Sommelier Giovanni Bisso

Evidencia para la gestión

Videnza Consultores

Palabra de Gestión

Julio Lira Segura

Impacto ambiental

Lorenzo de la Puente

Inversiones Globales

Carlos Palomino Selem

Moda Inc.

Daniel Trelles

Divina Ejecutiva

Fiorella

Menú Legal

Oscar Sumar

Analizando tus inversiones

Diego Alonso Ruiz

Reformas incompletas

Instituto Peruano de Economía

Empresa&Familia

Pablo Domínguez

Hoy sí atiendo provincias

Félix Villanueva - Aurum Consultoría y Mercado

Smart money

Luis Ramírez

Consumer Psyco

Cristina Quiñones

Gestión de servicios

Otto Regalado Pezúa

Marketing 20/20

Michael Penny

Mercados&Retail

Percy Vigil Vidal

CAFÉ TAIPÁ

Milton Vela

Anuncias, luego existes

Alexander Chiu Werner

Marcas & Mentes

Lizardo Vargas Bianchi

Riesgos Financieros

Gregorio Belaunde

Economía para todos

Carlos Parodi

De regreso a lo básico

Paúl Lira Briceño