Te lo cuento fácil

Alumnos de la Universidad del Pacífico

Río Chillón: el lamento que no todos oyen

Rodrigo Dario Oblitas, alumno de Economía de la Universidad del Pacífico

Hace un tiempo, se compartió en redes sociales un reportaje en el que se expuso la deplorable condición del curso bajo y la desembocadura del río Chillón. Este, el segundo más importante de la capital, se ha convertido, en la cotidianidad, en un botadero público. Abundancia de desechos industriales, alta presencia bacteriana y distintos residuos orgánicos son solo algunas de las evidencias más impactantes. Dicho esto, es pertinente preguntar qué incentivos dieron pie a esta triste realidad y cuáles son sus implicancias.

En primer lugar, cabe precisar que los ríos brindan, naturalmente, ciertos beneficios llamados servicios ecosistémicos, los cuales pueden ser aprovechados por la sociedad. Uno de estos, el de regulación, mediante el que los procesos ecológicos del ecosistema ayudan a paliar daños en el ambiente, se ha visto drásticamente sobreexplotado por acción humana. Dada esta capacidad del río –que evidentemente ha sido desfasada- y que el mismo es tratado como un recurso al cual se tiene libre acceso, resulta notoriamente menos costoso deshacerse de la basura que generan las familias y empresas allí que lo que implicaría, por ejemplo, un tratamiento de la misma.

Ahondando en el trasfondo de esta conducta, es relevante señalar que no se suele incluir el valor de la pérdida económica, generada por los daños al ecosistema, en el balance de utilidad percibida por consumidores y productores y, por ende, los costos necesarios de una adecuada eliminación de residuos son ignorados. Por esto último, la cantidad de bienes producidos y consumidos es mayor y excede a lo eficiente para la sociedad, generando el efecto colateral de aumento de desechos. Este perjuicio se vuelve cada vez más notorio con la proliferación de actividades económicas y crecimiento urbano en los alrededores del río.

En este escenario, se hace hincapié en la responsabilidad del gobierno en todos sus niveles, desde los ministerios hasta los municipios locales, y su falta de capacidad para dar solución efectiva a esta problemática a través de un plan sustituto rentable para el recojo y tratamiento de residuos de la comunidad. Del mismo modo, la ineficacia de la planta de tratamiento de aguas residuales (PTAR) es un agravante significativo: los efluentes líquidos contaminantes se unen al Chillón sin tratamiento alguno.

Las repercusiones de la contaminación en el río, al igual que las causas, pueden ser analizadas desde un punto de vista económico. Una de estas es el agotamiento del recurso hídrico. La sobreexplotación ha llegado al punto de corroer anteriores usos del río: el curso bajo del Chillón no puede ser empleado como una fuente directa de provisión de agua, a diferencia de hace medio siglo, cuando era usada, por ejemplo, en el lavado de ropa de los hogares. Igualmente, estas aguas tampoco pueden ser empleadas para actividades económicas. Esto implica necesariamente un sobrecosto al buscar fuentes alternativas de agua más lejanas y/o más caras.

Otra consecuencia negativa es el daño a la salud. Se han presentado casos de infecciones estomacales en colegios, así como en adultos que habitan en los asentamientos aledaños a la parte baja del Chillón, debido al contacto con sus contaminantes. Más allá de los gastos en atención médica y medicinas que podrían evitarse, este perjuicio impacta en el capital humano: los adultos disminuyen su productividad en sus labores y los niños dejan de asistir de clases, afectando los ingresos en estas familias.

En suma, dentro de los incentivos económicos partícipes del detrimento del Chillón en sus secciones bajas, se destacan la facilidad de deshacerse gratuitamente de los desechos generados por la industria y por la comunidad, además de la falta de consciencia del valor económico del ecosistema y los servicios que provee. Mientras el urbanismo, el comercio, y las industrias siguen proliferando por la zona, el oportunismo en pos de reducir costos, pero también la necesidad imperiosa de deshacerse de los residuos, siguen agravando la situación, pero como repetía Friedman, “no hay lonche gratis”. Por ello, se han ido perdiendo servicios ecosistémicos del río y la cercanía a los contaminantes ha tenido impactos negativos en la salud, perjudicando la economía de las familias ya de por sí, muy pobres.

Pese a que faltan aún dos años para la ejecución del plan de desvío de aguas contaminadas hacia la PTAR de Taboada, eso no significa que solo queda esperar. Es deber gubernamental educar a la población y a la industria de la importancia de preservar el medio ambiente y sus beneficios, además de modificar sus sistemas de recojo y eliminación de desechos para que se muestren más convenientes a la participación ciudadana y empresarial. Así también, debe haber un trabajo de fiscalización más severo con el accionar social, puesto que, como indica la teoría de las ventanas rotas, mantener un ambiente en condiciones de orden y saneamiento adecuados es un primer paso para poder ampliar las perspectivas del progreso.

COMENTARIOS

  • 1
  • 09.04.2020
  • 02:47:56 hs
RUBEN PARRA NATTEROS

Estimado Dario:
Felicitaciones, buena iniciativa de difundir la noticia con el criterio de la verdad periodística.
Me gustaría me ilustres con mayor precisión y escueta respuesta:
1. La disposición final de las aguas servidas conducen a una laguna de oxidación? Esta infraestructura ya no tiene capacidad para almacenar mayor cantidad y se supone que el lodo se ha incrementado, razones por lo que sus aguas van hacia el río y por ende al mar. Es correcto?, si tienes fotografías, por favor envíame a mi correo: inides.org3@gmail.com

2. En cuanto a los residuos sólidos y orgánicos, estos llevan a un relleno sanitario, como tal vez se encuentran saturados los echan a las orillas del río, este problema es muy común, lamentablemente las autoridades no tienen la capacidad de resolver. Por favor envíame fotografías,

Una vez que se termine esta cuarentena podríamos sostenier una entrevista y luego programar un viaje. Nuestra entidad esta avocada resolver en la medida que las autoridades nos se su opinión favorable y respaldo, en la implementación de Nuestro Programa: Conservación e Intangibilidad Oceánica, Cuencas, Micro-cuencas, Valles y Bosques” – COP 23. ONU. Contamos con tecnologías apropiadas, que son totalmente ecológicas (no maquinarias) sino sistemas para evitar este grave problema ambiental. Espero tu respuesta. Saludos y abrazos,

  • 2
  • 09.04.2020
  • 03:24:19 hs
carlos báez lecourt

El rio chillón sufre el drama de los bienes comunes, que pertenecen a todos, algunos usufructan y nadie cuida hasta que se acaba por el uso o la contaminación, en ese momento se llora lo que no supo cuidar, ahí se exige al estado que asuma los costos de restauración de este bien común y así sucesivamente por los siglos de los siglos.
Esta es la esencia del neoliberalismo o capitalismo salvaje, se agotan los recursos naturales y luego se acude a los subsidios y leyes de protección del empleo y otras con igual finalidad , sin considerar que son los usuarios los que deben cuidar y explotarlos en forma racional, para lo cual las leyes, deben generar políticas educativas, crear pagos por el uso, castigar los abusos porque de lo contrario nunca se podrá salir del círculo de la miseria que aflije a la américa mestiza.

  • 3
  • 10.04.2020
  • 10:42:09 hs
walter casquino

¿ Por qué existe la tendencia de las elites de fijarse solamente en todo aquello que interesa a Lima?Los cien ríos de la costa peruana están igual o peor que el Chillón, Ni qué decir de los ríos de la cuenca amazónica y del lago Titicaca. En algún momento pensé que el Minsterio del Ambiente había sido creado para ello. Pero, constato con tristeza, que para ellos, los ríos no tienen niguna prioridad. Lo peor es que no hay peor ciego que el que no quiere ver. Mal de toda la administración pública y de las elites académicas.

  • 4
  • 10.04.2020
  • 11:50:59 hs
Angel Bustillos Suarez

Es imperiosa la necesidad de formar un Comité de apoyo al Rio Chillón conformado por los municipios aledaños al cauce del rio y presidido por el Alcalde Lima, como vecino del cono norte veo el deterioro constante de nuestro rio Chillón. Me ofrezco de voluntario para ayudar y evitar que siga la contaminación en el rio.

DEJE SU COMENTARIO

La finalidad de este servicio es sumar valor a las noticias y establecer un contacto más fluido con nuestros lectores. Los comentarios deben acotarse al tema de discusión. Se apreciará la brevedad y claridad.


No se lee? Cambie el texto.


TODOS los blogs


Pluma Laboral

Alonso J. Camila

Economía e Integridad

Carlos Bustamante B.

Aprendiendo - nivel CEO

Francisco Pinedo

Portafolio Global

BlackRock

Menos face más book

Rafael Zavala Batlle

Visiones para el desarrollo

CAF –Banco de Desarrollo de América Latina

Te lo cuento fácil

Alumnos de la Universidad del Pacífico

Más allá del efectivo

Felipe Rincón

Mujer, ejecutiva y trasgresora

Zendy Manzaneda Cipriani

Revolución digital

Pablo Bermudez

Economía desde el campus

Grupo Económica

Síntesis legislativa

José Ignacio Beteta Bazán

La parábola del mudo

Javier Dávila Quevedo

Arturo Goga

Arturo Goga

Sumando Valores

Superintendencia del Mercado de Valores

@infraestructura

Rosselló Abogados

Minería 2021

Instituto de Ingenieros de Minas del Perú (IIMP)

Conciencia Corporativa

Silvia Noriega

Agenda Legal

Estudio Echecopar

Perspectiva Forestal

Comité Forestal SNI y Comité de Madera e Industria de la Madera ADEX

Pensando laboralmente

César Puntriano

Auditoria del Siglo 21

Karla Barreto

Economía conductual

Bertrand Regader

Cultura financiera

Walter Eyzaguirre

Triple enfoque

Cecilia

Gestiona tus Finanzas

Giovanna Prialé Reyes

Segunda opinión

Eduardo Herrera Velarde

Parte de Guerra

Pablo O'Brien

El cine es un espejo

Raúl Ortiz Mory

Ruarte's - Washington Capital

R. Washington Lopez

Atalaya Económica

Manuel Romero Caro

Terapia de Pareja

Luciana Olivares

Próspero Perú

Gladys Triveño

Herejías Económicas

Germán Alarco

Inversión e Infraestructura

Director FRI-ESAN Sergio Bravo Orellana

Blog Universitario

Blog Universitario

Juegomaniáticos

Juan Pablo Robles

Gestión del Talento

Ricardo Alania Vera

Personas Power

Ana Romero

Millennials

Pamela Romero Wilson

Reglas de Juego

PIERINO STUCCHI

Humor S.A.

Jaime Herrera

Bitácora bursátil.

Equipo de Análisis de Intéligo SAB

Vivir Seguro

Asociación Peruana de Empresas de Seguros

El deporte de hacer negocios

Luis Carrillo Pinto

Zona de Intercambio

Julio Guadalupe

Innovar o ser cambiado

Andy Garcia Peña

Economía aplicada

Juan Mendoza

El Vino de la Semana

José Bracamonte

Carpeta Gerencial

IE Business School

Desafíos para el progreso

Banco Interamericano de Desarrollo

Innovación y Emprendimiento Tecnológico

Franklin Marcelo, CEO de Interfono

Diálogo a fondo

Fondo Monetario Internacional

Predio legal

Martín Mejorada

e-strategia

José Kusunoki Gutiérrez

Vinos, piscos y mucho más

Sommelier Giovanni Bisso

Evidencia para la gestión

Videnza Consultores

Palabra de Gestión

Julio Lira Segura

Impacto ambiental

Lorenzo de la Puente

Inversiones Globales

Carlos Palomino Selem

Moda Inc.

Daniel Trelles

Divina Ejecutiva

Fiorella

Menú Legal

Oscar Sumar

Analizando tus inversiones

Diego Alonso Ruiz

Reformas incompletas

Instituto Peruano de Economía

Empresa&Familia

Pablo Domínguez

Hoy sí atiendo provincias

Félix Villanueva - Aurum Consultoría y Mercado

Smart money

Luis Ramírez

Consumer Psyco

Cristina Quiñones

Gestión de servicios

Otto Regalado Pezúa

Marketing 20/20

Michael Penny

Mercados&Retail

Percy Vigil Vidal

CAFÉ TAIPÁ

Milton Vela

Anuncias, luego existes

Alexander Chiu Werner

Marcas & Mentes

Lizardo Vargas Bianchi

Riesgos Financieros

Gregorio Belaunde

Economía para todos

Carlos Parodi

De regreso a lo básico

Paúl Lira Briceño