Te lo cuento fácil

Alumnos de la Universidad del Pacífico

¿El COVID – 19 o la informalidad?

Diego Gupioc, estudiante de Ingeniería Empresarial de la Universidad del Pacífico

Antes de la cuarentena, durante mi trayecto al trabajo, era normal encontrar  algún vendedor ambulante, varios taxis sin señalización correcta, bodegas que ofrecían productos básicos para el hogar, entre otros que, se podría decir, son parte de la cultura del país.

Ellos, debido a que operan al margen de las diferentes leyes laborales peruanas, pertenecen al sector “informal”. Cuando nuestra realidad era ajena al COVID – 19, no era novedad el alto índice de informalidad y el impacto negativo que esta genera a la economía del país. Según el INEI, en el 2019 alrededor de un 66.4% de la población ocupada era informal; es decir, casi 7 de cada 10 personas con empleo son informales en el Perú.

Las empresas informales son una competencia desleal para las empresas formales porque ocasionan un sobrecosto al acceder a servicios públicos sin haber contribuido a su mantenimiento. Además, esto afecta negativamente al Estado porque deja de percibir impuestos y esto alimenta un patrón de corrupción.

A lo largo de los años se aplicaron incentivos para que esta brecha se acorte en el tiempo, como por ejemplo la reducción de las cargas tributarias y el acceso a ciertos créditos financieros.

Sin embargo, muchos de estos beneficios no tuvieron resultados positivos. Se sabe que las cifras de informalidad no disminuyen porque hay una cultura que las mantiene y un sistema ineficiente que las fortalece. Según un estudio del Banco Central de Reserva del Perú (BCRP), la informalidad es producto de los ineficientes servicios públicos y por el marco normativo que abruma a las empresas formales.

Entonces nos preguntamos: ¿Cuál es el perfil promedio de una persona que trabaja en la informalidad? Según el INEI, tiene cara femenina, es joven, registra ingresos promedio por debajo de S/ 930 y se dedica a actividades relacionadas a los sectores transporte, comercio y construcción.

¿Cómo es posible que una familia que vive de los ingresos diarios pueda seguir haciéndolo más de tres meses sin trabajar? Si bien el subsidio económico del Gobierno ha sido un apoyo para muchos, es evidente que no ha sido suficiente para que las personas prefieran quedarse en casa y no salir a trabajar.

Asimismo, existen muchos casos de hogares que no han percibido bonos económicos decretados por el Gobierno y, claramente, debido a ello hicieron caso omiso a la medida de confinamiento.

Cuando vemos personas laborando informalmente en el día a día, visualizamos a ciudadanos que son conscientes de que, al salir de casa, hay una posibilidad de que se puedan contagiar. Sin embargo, al no tener dinero para mantenerse, se ven obligados a seguir operando con normalidad y, peor aún, sin la protección sanitaria necesaria.

A esto, económicamente hablando, le llamamos el costo de oportunidad. En este caso, la opción de obtener ingresos para subsistir a esta pandemia genera mayor valor que la de contagiarse y, probablemente, contagiar a las personas que participan en el contexto en el que se desarrollan.

El COVID – 19 ha sido más perjudicial a los países que no reaccionaron a tiempo y con medidas eficientes de confinamiento. Pero ¿qué pasó con Perú? ¿Por qué es el segundo país con más infectados de Sudamérica si fue el primero a nivel de América Latina en decretar la inamovilidad obligatoria? Una de las respuestas principales que brindan muchos estudios es la informalidad, y todo lo mencionado anteriormente lo explica.

El Ministerio de Producción se ha pronunciado sobre las estrategias que implementará para incentivar la formalización en tres sectores críticos en el plan “Produce”: las personas naturales con negocios, el comercio ambulatorio y las sociedades.

En primer lugar, las personas con negocios lo pueden hacer a través de la plataforma de la SUNAT; en segundo lugar, los comerciantes ambulatorios por medio de un empadronamiento de la municipalidad. Y, por último, las sociedades, mediante las notarías que han reducido sus costos a 50 soles para empresas que facturen hasta 3 UIT.

Los incentivos de este plan se definen en cuatro frentes: El acompañamiento para que puedan acceder a créditos del Fondo de Desarrollo de la Empresa; la posibilidad de que reciban asesoramiento del Centro de Innovación Productiva y Transferencia Tecnológica para que optimicen sus procesos de producción; que las MYPES participen en las ferias digitales que se desarrollarán en Produce y, por último, en coordinación con el Ministerio de Economía y Finanzas se está evaluando la posibilidad de que puedan tener créditos para empresas puntuales.

Con todo lo mencionado, se evidencia cómo la informalidad produjo que el impacto sanitario del COVID- 19 en el Perú se agrave en relación con otros países de la región. Sin lugar a duda, un alto índice de informalidad genera que el Estado no tenga un control eficiente del confinamiento; además, las medidas para contrarrestar el impacto de la pandemia afectaron críticamente al sector donde laboran los informales, motivo por el cual no se respetó el aislamiento social.

Se espera que los incentivos para este sector generen su formalización además de beneficios económicos y, sobre todo, mejore el contexto sanitario en el país. Es un duro camino y, con medidas empáticas, podremos mejorar la situación.

 

COMENTARIOS

No hay comentarios.

DEJE SU COMENTARIO

La finalidad de este servicio es sumar valor a las noticias y establecer un contacto más fluido con nuestros lectores. Los comentarios deben acotarse al tema de discusión. Se apreciará la brevedad y claridad.


No se lee? Cambie el texto.


TODOS los blogs


Pluma Laboral

Alonso J. Camila

Economía e Integridad

Carlos Bustamante B.

Aprendiendo - nivel CEO

Francisco Pinedo

Portafolio Global

BlackRock

Menos face más book

Rafael Zavala Batlle

Visiones para el desarrollo

CAF –Banco de Desarrollo de América Latina

Te lo cuento fácil

Alumnos de la Universidad del Pacífico

Más allá del efectivo

Felipe Rincón

Mujer, ejecutiva y trasgresora

Zendy Manzaneda Cipriani

Revolución digital

Pablo Bermudez

Economía desde el campus

Grupo Económica

Síntesis legislativa

José Ignacio Beteta Bazán

La parábola del mudo

Javier Dávila Quevedo

Arturo Goga

Arturo Goga

Sumando Valores

Superintendencia del Mercado de Valores

@infraestructura

Rosselló Abogados

Minería 2021

Instituto de Ingenieros de Minas del Perú (IIMP)

Conciencia Corporativa

Silvia Noriega

Agenda Legal

Estudio Echecopar

Perspectiva Forestal

Comité Forestal SNI y Comité de Madera e Industria de la Madera ADEX

Pensando laboralmente

César Puntriano

Auditoria del Siglo 21

Karla Barreto

Economía conductual

Bertrand Regader

Cultura financiera

Walter Eyzaguirre

Triple enfoque

Cecilia

Gestiona tus Finanzas

Giovanna Prialé Reyes

Segunda opinión

Eduardo Herrera Velarde

Parte de Guerra

Pablo O'Brien

El cine es un espejo

Raúl Ortiz Mory

Ruarte's - Washington Capital

R. Washington Lopez

Atalaya Económica

Manuel Romero Caro

Terapia de Pareja

Luciana Olivares

Próspero Perú

Gladys Triveño

Herejías Económicas

Germán Alarco

Inversión e Infraestructura

Director FRI-ESAN Sergio Bravo Orellana

Blog Universitario

Blog Universitario

Juegomaniáticos

Juan Pablo Robles

Gestión del Talento

Ricardo Alania Vera

Personas Power

Ana Romero

Millennials

Pamela Romero Wilson

Reglas de Juego

PIERINO STUCCHI

Humor S.A.

Jaime Herrera

Bitácora bursátil.

Equipo de Análisis de Intéligo SAB

Vivir Seguro

Asociación Peruana de Empresas de Seguros

El deporte de hacer negocios

Luis Carrillo Pinto

Zona de Intercambio

Julio Guadalupe

Innovar o ser cambiado

Andy Garcia Peña

Economía aplicada

Juan Mendoza

El Vino de la Semana

José Bracamonte

Carpeta Gerencial

IE Business School

Desafíos para el progreso

Banco Interamericano de Desarrollo

Innovación y Emprendimiento Tecnológico

Franklin Marcelo, CEO de Interfono

Diálogo a fondo

Fondo Monetario Internacional

Predio legal

Martín Mejorada

e-strategia

José Kusunoki Gutiérrez

Vinos, piscos y mucho más

Sommelier Giovanni Bisso

Evidencia para la gestión

Videnza Consultores

Palabra de Gestión

Julio Lira Segura

Impacto ambiental

Lorenzo de la Puente

Inversiones Globales

Carlos Palomino Selem

Moda Inc.

Daniel Trelles

Divina Ejecutiva

Fiorella

Menú Legal

Oscar Sumar

Analizando tus inversiones

Diego Alonso Ruiz

Reformas incompletas

Instituto Peruano de Economía

Empresa&Familia

Pablo Domínguez

Hoy sí atiendo provincias

Félix Villanueva - Aurum Consultoría y Mercado

Smart money

Luis Ramírez

Consumer Psyco

Cristina Quiñones

Gestión de servicios

Otto Regalado Pezúa

Marketing 20/20

Michael Penny

Mercados&Retail

Percy Vigil Vidal

CAFÉ TAIPÁ

Milton Vela

Anuncias, luego existes

Alexander Chiu Werner

Marcas & Mentes

Lizardo Vargas Bianchi

Riesgos Financieros

Gregorio Belaunde

Economía para todos

Carlos Parodi

De regreso a lo básico

Paúl Lira Briceño