Te lo cuento fácil

Alumnos de la Universidad del Pacífico

¿Era previsible la guerra?

Escribe Gustavo Sebastián Sánchez García, alumno de Economía de la Universidad del Pacífico.

Bombardeos, preocupación e incertidumbre mundial. La reciente invasión militar rusa en Ucrania ha puesto al mundo en un tenso estado de preocupación e incertidumbre. Un escenario de guerra en Europa, uno de los más improbables de acontecer luego de los avances en materia de paz conseguidos post Segunda Guerra Mundial, se encuentra en desarrollo en pleno siglo XXI. En este escenario, el presente artículo se enfocará en responder a la pregunta: ¿Era previsible la invasión militar rusa en Ucrania? Considerando un análisis ex-post al comportamiento de la política exterior rusa a partir de 2014, se explorarán algunos factores que, posiblemente, incrementaron las probabilidades de ocurrencia del actual conflicto armado.

La anexión de Crimea a Rusia en 2014: la primera respuesta de política exterior rusa al acercamiento entre Ucrania y occidente

Uno de los “dolores de cabeza” más grandes de Vladimir Putin en los últimos años ha sido el avance del curso de integración de Ucrania tanto a la Unión Europea como a la OTAN. Ello debido a que la integración de Ucrania en ambas organizaciones supone, por un lado, un distanciamiento económico entre Ucrania y Rusia y, por otro lado, el avance de una amenaza militar, principalmente estadounidense, en la frontera suroeste rusa. Con la finalidad de analizar si era o no previsible la actual invasión rusa a Ucrania, es importante observar las respuestas anteriormente tomadas por Moscú en escenarios en los cuales ha visto en peligro sus intereses geopolíticos. Como un primer paso, podemos considerar la anexión de Crimea a Rusia en 2014 como un objeto de análisis del comportamiento reciente de la política exterior rusa.

Ello nos lleva a realizar un análisis superficial a los acontecimientos surgidos en la península de Crimea en el año 2014. Recordemos que un año atrás, en 2013, Ucrania se encontraba bajo la presidencia de Víktor Yanukóvich, presidente abiertamente prorruso que, en parte, se concentró en fortalecer las relaciones diplomáticas entre Kiev y Moscú. A pesar de que es conocido que en Ucrania existe una división política y social entre la población prorrusa y la pro-occidente, lo cual de por sí provoca y ha provocado un descontento social generalizado en el país a lo largo del tiempo, el descontento de la población pro-occidente se intensificó en noviembre del año 2013 cuando Yanukóvich se negó a firmar el acuerdo de asociación de Ucrania a la Unión Europea. En consecuencia, surgieron múltiples protestas de ciudadanos ucranianos con motivo del desacuerdo con las decisiones de su gobierno. Protestas denominadas “Euromaidán”, las cuales terminaron en el derrocamiento del gobierno de Víktor Yanukóvich y la toma de mando de un gobierno pro-occidente, Oleksandr Turchinov.

En su momento, la destitución del gobierno prorruso de Víktor Yanukóvich y la entrada del gobierno pro-occidente de Oleksandr Turchinov significó un claro peligro para los intereses geopolíticos de Moscú. Peligro al que la política exterior rusa no dudó en responder militarmente anexando parte del territorio ucraniano, Crimea, a la Federación Rusa. Claro está, bajo un proceso de anexión que, con la finalidad de no ser considerado como una invasión y una violación a la soberanía ucraniana, intentó involucrar un proceso electoral. Sin embargo, dicho proceso electoral no fue reconocido por la comunidad internacional debido a que no contó con observadores internacionales que garantizaran la transparencia del mismo y, en consecuencia, la anexión de Crimea a Rusia en 2014 fue considerada como una violación al Derecho Internacional contemporáneo. Posterior a la anexión, Rusia recibió múltiples sanciones económicas por parte de diversos miembros de la comunidad internacional debido a su accionar en Crimea.

En este sentido, es posible notar que la anexión de Crimea a Rusia en 2014 nos deja dos observaciones en materia de análisis del comportamiento reciente de la política exterior rusa: por un lado, muestra una política exterior dispuesta a asumir grandes costos económicos en términos de sanciones con la finalidad de alcanzar fines políticos y, por otro lado, muestra una política exterior rusa significativamente apoyada en su poderío militar.

El fallo de las sanciones económicas como una herramienta para desincentivar la invasión rusa en Ucrania 

Uno de los factores que hacían impensable la invasión rusa a Ucrania era el gran costo en términos de sanciones económicas que suponía la invasión militar para las empresas rusas. En el contexto actual, es posible que surja la pregunta: ¿por qué las sanciones económicas venideras, aparentemente, no fueron un suficiente desincentivo para que Rusia decline la invasión? Entre muchas posibles respuestas, podemos considerar algunas resaltantes.

Un posible motivo por el cual las sanciones económicas venideras al país euroasiático no fueron un suficiente desincentivo para evitar la invasión es que, de antemano, las empresas rusas ya se encontraban asumiendo grandes costos económicos debido a la demora en la aprobación de la licencia de funcionamiento del gasoducto Nord Stream 2. Recordemos que el gasoducto Nord Stream 2 suponía una inversión de aproximadamente 5675 millones de dólares por parte de la empresa rusa Gazprom (BBC, 2022) y que su demora en la aprobación, en parte, estuvo impulsada por la necesidad de occidente de contar con un “arma de presión” en contra del gobierno ruso con la finalidad de desincentivar la invasión a Ucrania (El País, 2022).

Otro posible motivo del fallo de las sanciones económicas como una herramienta de desincentivo a la actual invasión es que, posiblemente, el país euroasiático se encuentra “acostumbrado” a vivir bajo sanciones (BBC, 2022). Recordemos que fue mencionado que en 2014 Rusia recibió múltiples sanciones económicas debido a su accionar en Crimea. Sanciones económicas previsibles y que, a su vez, formaron parte del desarrollo económico ruso de los últimos años. Una afirmación que más de un especialista en la materia ha manifestado es que, probablemente, las sanciones del 2014 le permitieron a Rusia forjar su desarrollo económico bajo un ambiente de sanciones, lo cual le permitió al país en cuestión “aclimatarse” a las mismas.

En este sentido, podemos considerar que lo mencionado anteriormente, por un lado, situó al sector empresarial ruso en un escenario de significativas pérdidas económicas desde antes de la invasión militar y, por otro lado, le permitió al país en cuestión “aclimatar” su desarrollo económico a un ambiente de sanciones. Aspectos que, probablemente, no sólo disminuyeron la efectividad de más sanciones económicas como un desincentivo a la actual invasión sino que, a su vez, incrementaron las probabilidades de ocurrencia de la invasión en sí.

Ucrania, la OTAN y su decisión de no intervención ante una posible invasión

Finalmente, otro factor que hacía impensable una invasión rusa en Ucrania eran las estrechas relaciones militares entre Ucrania y la OTAN. En este escenario, la teoría de las Relaciones Internacionales nos brinda un concepto útil para entender la anterior premisa: el equilibrio y balance en el poderío militar. En Relaciones Internacionales, un estado de equilibrio y balance en el poderío militar entre dos o más Estados es el escenario con menor probabilidad de ocurrencia de un conflicto armado. La explicación es simple, como a la vez intuitiva: al existir un balance en el poderío militar de dos Estados, la ocurrencia de un conflicto armado solo supone un escenario en el cual ambos países pierden por igual. Un juego de suma negativa, como podría representarlo la teoría microeconómica.

En el presente contexto, las relaciones militares entre Ucrania y la OTAN, significativamente estrechas a partir de 2014, hacían pensar a diversos especialistas que, de existir una invasión rusa en Ucrania, la OTAN intervendría directamente en defensa de Ucrania. Sin embargo, un aspecto probablemente poco considerado antes de la invasión es que, mientras Ucrania no sea legalmente parte de la OTAN, la organización de seguridad colectiva no tiene la obligación legal de intervenir directamente ante un ataque al país en cuestión. En este sentido, es probable que las declaraciones de Jens Stoltenberg, secretario general de la OTAN, descartando la posibilidad de intervención directa de la organización de seguridad colectiva en un escenario de invasión rusa (DW, 2022) hayan alterado el balance entre el poderío militar de Rusia y la defensa de Ucrania. De estar en un posible escenario de guerra entre Rusia y la OTAN se pasó a un posible escenario de guerra entre Rusia y Ucrania, lo cual provocó un desbalance en el poderío militar comparativo entre ambos y, a su vez, incrementó en las probabilidades de ocurrencia de un conflicto armado.

Un escenario lamentable, aparentemente, más predecible de lo que pensábamos

En definitiva, la lamentable invasión militar rusa en Ucrania ha sido un evento que ha tomado por sorpresa a gran parte de la población mundial. Sin embargo, tal parece ser que el comportamiento reciente de la política exterior rusa, la trayectoria del desarrollo económico del país en cuestión a partir de la anexión de Crimea en 2014 y la posición de la OTAN ante un posible escenario de conflicto nos dieron más de un motivo para considerar a la actual invasión como un escenario más probable de lo que algunos pensábamos.

De una forma u otra, la actual guerra en Ucrania es una muestra más de las lamentables acciones que suelen tomar diversas potencias militares con la finalidad de imponer su influencia geopolítica en diversas zonas alrededor del mundo. En este escenario, uno de los grandes retos que enfrentan organizaciones internacionales que velan por la paz tales como la Organización de las Naciones Unidas es mejorar la efectividad de los mecanismos legales, diplomáticos y económicos que tienen como finalidad evitar escenarios de guerra como el actual. Escenarios de guerra que suponen lamentables violaciones a la soberanía de los Estados y, en consecuencia, al Derecho Internacional. Tanto la anexión de Crimea a Rusia en 2014, como la actual invasión militar rusa en Ucrania o cualquier otra intervención militar sin consentimiento de un Estado soberano sobre otro son claras muestras de que, en pleno siglo XXI, aún hace falta contar con mecanismos que tengan la efectividad suficiente para conseguir que sean respetados por diversas potencias militares los límites que el Derecho Internacional impone.

 

Referencias:

BBC (2022). Rusia y Ucrania. Alemania suspende la aprobación de Nord Stream 2: ¿qué papel juega el polémico gasoducto en la crisis? Recuperado de: https://www.bbc.com/mundo/noticias-internacional-60480418

BBC (2022). Rusia y Ucrania: ¿funcionan las sanciones económicas? lo que dice la historia sobre el éxito de estas medidas. Recuperado de: https://www.bbc.com/mundo/noticias-internacional-60821809

El País (2022). Nord Stream 2, el gasoducto atrapado en la tensión de Occidente con Rusia. Recuperado de: https://elpais.com/internacional/2022-01-21/nord-stream-2-el-gasoducto-atrapado-en-la-tension-de-occidente-con-rusia.html

DW (2022). OTAN no desplegará soldados en Ucrania ante eventual invasión rusa. Recuperado de: https://www.dw.com/es/otan-no-desplegar%C3%A1-soldados-en-ucrania-ante-eventual-invasi%C3%B3n-rusa/a-60602887

COMENTARIOS

No hay comentarios.

DEJE SU COMENTARIO

La finalidad de este servicio es sumar valor a las noticias y establecer un contacto más fluido con nuestros lectores. Los comentarios deben acotarse al tema de discusión. Se apreciará la brevedad y claridad.


No se lee? Cambie el texto.


TODOS los blogs


Marca Personal 360º

Silvia Moreno Gálvez

Creatividad al natural

Andrés Briceño

Mindset de CEO

Carla Olivieri

Clic Digital

IAB Perú

Market-IN

Jose Oropeza

Cuadrando Cuentas

Julia y Luis

Liderazgo con ciencia

Mauricio Bock

Pluma Laboral

Alonso J. Camila

Economía e Integridad

Carlos Bustamante B.

Aprendiendo - nivel CEO

Francisco Pinedo

Portafolio Global

BlackRock

Menos face más book

Rafael Zavala Batlle

Visiones para el desarrollo

CAF –Banco de Desarrollo de América Latina

Te lo cuento fácil

Alumnos de la Universidad del Pacífico

Fuera de la caja

María Camino

Orquestación Estratégica

Dr. Diego Noreña

Más allá del efectivo

Felipe Rincón

Mujer, ejecutiva y trasgresora

Zendy Manzaneda Cipriani

Disrupcion en la nube

Disrupción en la Nube

Revolución digital

Pablo Bermudez

Economía desde el campus

Grupo Económica

Síntesis legislativa

José Ignacio Beteta Bazán

La parábola del mudo

Javier Dávila Quevedo

Arturo Goga

Arturo Goga

Sumando Valores

Superintendencia del Mercado de Valores

@infraestructura

Rosselló Abogados

Minería 2021

Instituto de Ingenieros de Minas del Perú (IIMP)

Conciencia Corporativa

Verónica Roca Rey

Agenda Legal

Estudio Echecopar

Perspectiva Forestal

Comité Forestal SNI y Comité de Madera e Industria de la Madera ADEX

Pensando laboralmente

César Puntriano

Auditoria del Siglo 21

Karla Barreto

Economía conductual

Bertrand Regader

Cultura financiera

Walter Eyzaguirre

Triple enfoque

Cecilia

Gestiona tus Finanzas

Giovanna Prialé Reyes

Segunda opinión

Eduardo Herrera Velarde

Parte de Guerra

Pablo O'Brien

El cine es un espejo

Raúl Ortiz Mory

Ruarte's - Washington Capital

R. Washington Lopez

Atalaya Económica

Manuel Romero Caro

Terapia de Pareja

Luciana Olivares

Próspero Perú

Gladys Triveño

Herejías Económicas

Germán Alarco

Inversión e Infraestructura

Profesor de ESAN Graduate School of Business Sergio Bravo Orellana

Blog Universitario

Blog Universitario

Juegomaniáticos

Juan Pablo Robles

Gestión del Talento

Ricardo Alania Vera

Personas Power

Ana Romero

Millennials

Pamela Romero Wilson

Reglas de Juego

PIERINO STUCCHI

Humor S.A.

Jaime Herrera

Bitácora bursátil.

Equipo de Análisis de Intéligo SAB

Vivir Seguro

Asociación Peruana de Empresas de Seguros

El deporte de hacer negocios

Luis Carrillo Pinto

Zona de Intercambio

Julio Guadalupe

Innovar o ser cambiado

Andy Garcia Peña

Economía aplicada

Juan Mendoza

El Vino de la Semana

José Bracamonte

Carpeta Gerencial

IE Business School

Desafíos para el progreso

Banco Interamericano de Desarrollo

Diálogo a fondo

Fondo Monetario Internacional

Predio legal

Martín Mejorada

e-strategia

José Kusunoki Gutiérrez

Vinos, piscos y mucho más

Sommelier Giovanni Bisso

Evidencia para la gestión

Videnza Consultores

Palabra de Gestión

Julio Lira Segura

Impacto ambiental

Lorenzo de la Puente

Inversiones Globales

Carlos Palomino Selem

Moda Inc.

Daniel Trelles

Divina Ejecutiva

Fiorella

Menú Legal

Oscar Sumar

Analizando tus inversiones

Diego Alonso Ruiz

Reformas incompletas

Instituto Peruano de Economía

Empresa&Familia

Pablo Domínguez

Hoy sí atiendo provincias

Félix Villanueva - Aurum Consultoría y Mercado

Smart money

Luis Ramírez

Consumer Psyco

Cristina Quiñones

Gestión de servicios

Otto Regalado Pezúa

Marketing 20/20

Michael Penny

Mercados&Retail

Percy Vigil Vidal

CAFÉ TAIPÁ

Milton Vela

Anuncias, luego existes

Alexander Chiu Werner

Marcas & Mentes

Lizardo Vargas Bianchi

Riesgos Financieros

Gregorio Belaunde

Economía para todos

Carlos Parodi

De regreso a lo básico

Paúl Lira Briceño