Te lo cuento fácil

Alumnos de la Universidad del Pacífico

El trabajo infantil: Un tema que nunca fue un juego

Besly Muñoz Quintana, alumna de Derecho de la Universidad del Pacífico.

“Solo sé que ahora mismo no quiero trabajar, quiero estudiar.” “No sé leer ni escribir, nunca he ido al colegio y trabajo desde que lo recuerdo.” Estas son las palabras de un niño peruano víctima de trabajo infantil, víctima de la violación de sus derechos fundamentales como niño, al disfrute de su infancia, a la educación, a la salud y a desarrollarse como persona. Un niño que es un reflejo patente del incumplimiento del deber más importante del Estado: proteger a sus hijos.

En el mes de la lucha contra el trabajo infantil, tras dos años de pandemia y un duro golpe en la economía mundial, es necesario reflexionar acerca del impacto que ha tenido esta situación global en los niños. Más allá de todos los estragos ya vividos que nos dejó la pandemia, debemos preguntarnos cómo esto ha impactado en su educación, desarrollo y formación acorde a sus derechos humanos.

Según cifras estadísticas del INEI, en el primer trimestre del 2021, el 9,9 % de adolescentes de 14 a 17 años dijo que solamente trabajaba, mientras que el 22,8 % afirmó estar estudiando y trabajando. En contraste al 2020, hay un incremento del 2,7 % de adolescentes que solamente trabajan. Dentro de este porcentaje, destaca el trabajo rural, el cual presenta en nuestro país una tasa casi cuatro veces más alta que en las zonas urbanas. Esto se encuentra en concordancia con la tasa de trabajo infantil, que es mayor entre los niños y adolescentes que viven en pobreza extrema (57.4%). Sin embargo, las apuestas que hacen las familias al arriesgar el futuro de sus hijos les resulta muy poco rentable. Esto porque la contribución económica de estos adolescentes que trabajan para incrementar su ingreso familiar, solo representa el 16.5%. 

LAS ALARMANTES CIFRAS DEL TRABAJO INFANTIL

En nuestro país, uno de cada cuatro niños trabaja. A pesar de los diversos esfuerzos que se han realizado, esta cifra no presenta mejoras y, junto a la deserción escolar, solamente  ha ido en crecimiento durante los últimos años.

La deserción en la vida de los estudiantes compromete su desarrollo y futuro, generando a su vez un círculo vicioso en las futuras generaciones de niños que dejaron la escuela por trabajar. Por ejemplo, un adolescente que dejó la escuela por trabajar en condiciones y salarios mínimos, debido a sus limitaciones académicas y económicas, es muy probable que forme en su adultez una familia en una situación de necesidad parecida a la suya. De este modo, existe un alto riesgo de que obligue a su descendencia a seguir el círculo y trabajar dejando la escuela por su situación precaria familiar. Esto se hace más evidente en un contexto de ligero crecimiento económico en el país, el cual, sin embargo, no va de la mano con la reducción del trabajo infantil.

Almudena Olaguibel, especialista de políticas de Infancia en UNICEF, señala que “la mayoría de los niños que trabajan en condiciones penosas, lo hacen en el sector de la agricultura (59%), mientras que el 11% lo hace en el sector de la industria (talleres, minas, canteras y en la construcción)”. Sin embargo, estos datos estadísticos solo corresponden a actividades permitidas, las cuales, debido a la informalidad masiva existente en sectores legales, son un espacio propicio para el trabajo infantil.

 

LA OTRA PANDEMIA

La pandemia del Covid-19 ha incrementado las cifras del desempleo y los trabajos informales. Según datos de la Encuesta Nacional de Hogares (ENAHO), en el segundo trimestre del 2020, la población ocupada disminuyó en más de 6 millones de personas en lo que se refiere al 2019. Asimismo, la pandemia ha llevado al cierre de los negocios, la reducción de los salarios y, en muchos casos, la muerte de los progenitores que funcionaban como los principales aportantes en la economía familiar. De esta manera, se ha generado una serie de situaciones que han agudizado la crisis  económica, tanto en el país como a nivel global.

Según las estimaciones realizadas por UNICEF, debido a la pandemia, 1.2 millones de menores de edad caerían en la pobreza en 2022. Los hogares rurales serían los más afectados, ya que la pobreza se incrementaría a 62.3% en estos últimos dos años. Esta consecuencia de la pandemia estaría llevando a niñas, niños y adolescentes a ser víctimas de trabajo infantil, desarrollando actividades con fines económicos que ponen en riesgo su vida e integridad.

Según un estudio de UNICEF y la Organización Internacional del Trabajo, tras el impacto de la pandemia del COVID-19, el número de niños en situación de trabajo infantil podría aumentar en 8.9 millones para finales del 2022, a nivel mundial. Por ello, se deben tomar medidas de mitigación urgentes para volver a alcanzar progresos en la lucha contra el trabajo infantil, en concordancia con los compromisos y objetivos mundiales.

 

UN COMPROMISO DE TODOS

El eje del compromiso de la lucha contra el trabajo infantil se basa en la eficacia de las legislaciones nacionales y de los mecanismos de observancia establecidos en los Pactos Internacionales, La Carta Internacional de Derechos Humanos y los tratados Internacionales de derechos humanos. Estos establecen las obligaciones que deben cumplir los Estados que son parte de estos tratados internacionales. De esta manera, el Estado asume deberes y obligaciones en virtud del derecho internacional y se compromete a respetar, proteger y promover los derechos humanos. Además, adopta las medidas necesarias de acuerdo a las normas preventivas y punitivas que se rigen en su legislación, compatibles con los deberes y obligaciones inherentes a esos tratados. 

En esta lucha para la erradicación del trabajo infantil, el Gobierno debe dotar a todos los organismos involucrados de recursos para la adecuada detección y seguimiento de control de casos en el país. Así como para el incentivo y apoyo a las estas familias, brindarles la protección social inclusiva para que prosigan con la educación de sus hijos, para que la adversidad económica no sea motivo para llevar a cabo acciones ilegales.

 

LA EDUCACIÓN ES EL PUNTO DE PARTIDA EN ESTA LUCHA

Para Joaquín Nieto, director de la OIT en España, el desarrollo de políticas de acceso a la educación es una de las mejores formas de combatir el trabajo infantil. “Donde hay un maestro es porque existe una escuela a la que deben asistir los niños y las niñas de ese entorno. Y entonces, los maestros conocen de la asistencia o no a la escuela por parte del menor. Un conocimiento que ayuda a que, si el niño o la niña falta a clase, se pongan en contacto con su familia y se interesen de por qué ha faltado. Una relación que puede descubrir si ese niño está trabajando y, si es así, denunciarlo ante las administraciones sociales para corregir esa situación”.

El aumento de las inversiones económicas para facilitar el desarrollo de las familias en situación de pobreza y pobreza extrema, promueve el crecimiento de la oportunidad laboral y el trabajo decente, y de este modo previene el trabajo infantil, tanto como facilita el acceso a la educación y la posibilidad de un futuro mejor.

Es compromiso  de todos nosotros revertir y hacer frente al trabajo infantil e interrumpir el ciclo de pobreza, para que cada vez menos niños, niñas y adolescentes sean privados de serlo, porque el trabajo infantil NO ES UN JUEGO DE NIÑOS.

 

BIBLIOGRAFÍA:

https://www.defensoria.gob.pe/defensoria-del-pueblo-no-se-debe-retroceder-en-la-lucha-contra-el-trabajo-infantil-en-el-contexto-de-la-pandemia/

https://www.un.org/es/events/childrenday/pdf/derechos.pdf

https://www.eleconomista.com.mx/capitalhumano/Crisis-economica-por-Covid-19-sumara-a-8.9-millones-de-menores-al-trabajo-infantil-20220517-0124.html

https://www.ilo.org/global/about-the-ilo/newsroom/news/WCMS_845416/lang–es/index.htm

https://www.unicef.org/peru/comunicados-prensa/casos-trabajo-infantil-elevan-160-millones-primera-vez-en-20-anos-covid19

https://m.inei.gob.pe/prensa/noticias/alrededor-de-2-millones-de-ninas-ninos-y-adolescentes-trabajan-en-el-pais-9394/ 

Informe: “El papel de la protección social en la eliminación del trabajo infantil: Examen de datos empíricos y repercusiones políticas.” 

 

https://www.un.org/es/about-us/udhr/foundation-of-international-human-rights-law

“Solo sé que ahora mismo no quiero trabajar, quiero estudiar.” “No sé leer ni escribir, nunca he ido al colegio y trabajo desde que lo recuerdo.” Estas son las palabras de un niño peruano víctima de trabajo infantil, víctima de la violación de sus derechos fundamentales como niño, al disfrute de su infancia, a la educación, a la salud y a desarrollarse como persona. Un niño que es un reflejo patente del incumplimiento del deber más importante del Estado: proteger a sus hijos.

En el mes de la lucha contra el trabajo infantil, tras dos años de pandemia y un duro golpe en la economía mundial, es necesario reflexionar acerca del impacto que ha tenido esta situación global en los niños. Más allá de todos los estragos ya vividos que nos dejó la pandemia, debemos preguntarnos cómo esto ha impactado en su educación, desarrollo y formación acorde a sus derechos humanos.

Según cifras estadísticas del INEI, en el primer trimestre del 2021, el 9,9 % de adolescentes de 14 a 17 años dijo que solamente trabajaba, mientras que el 22,8 % afirmó estar estudiando y trabajando. En contraste al 2020, hay un incremento del 2,7 % de adolescentes que solamente trabajan. Dentro de este porcentaje, destaca el trabajo rural, el cual presenta en nuestro país una tasa casi cuatro veces más alta que en las zonas urbanas. Esto se encuentra en concordancia con la tasa de trabajo infantil, que es mayor entre los niños y adolescentes que viven en pobreza extrema (57.4%). Sin embargo, las apuestas que hacen las familias al arriesgar el futuro de sus hijos les resulta muy poco rentable. Esto porque la contribución económica de estos adolescentes que trabajan para incrementar su ingreso familiar, solo representa el 16.5%. 

LAS ALARMANTES CIFRAS DEL TRABAJO INFANTIL

En nuestro país, uno de cada cuatro niños trabaja. A pesar de los diversos esfuerzos que se han realizado, esta cifra no presenta mejoras y, junto a la deserción escolar, solamente  ha ido en crecimiento durante los últimos años.

La deserción en la vida de los estudiantes compromete su desarrollo y futuro, generando a su vez un círculo vicioso en las futuras generaciones de niños que dejaron la escuela por trabajar. Por ejemplo, un adolescente que dejó la escuela por trabajar en condiciones y salarios mínimos, debido a sus limitaciones académicas y económicas, es muy probable que forme en su adultez una familia en una situación de necesidad parecida a la suya. De este modo, existe un alto riesgo de que obligue a su descendencia a seguir el círculo y trabajar dejando la escuela por su situación precaria familiar. Esto se hace más evidente en un contexto de ligero crecimiento económico en el país, el cual, sin embargo, no va de la mano con la reducción del trabajo infantil.

 

Almudena Olaguibel, especialista de políticas de Infancia en UNICEF, señala que “la mayoría de los niños que trabajan en condiciones penosas, lo hacen en el sector de la agricultura (59%), mientras que el 11% lo hace en el sector de la industria (talleres, minas, canteras y en la construcción)”. Sin embargo, estos datos estadísticos solo corresponden a actividades permitidas, las cuales, debido a la informalidad masiva existente en sectores legales, son un espacio propicio para el trabajo infantil.

 

LA OTRA PANDEMIA

La pandemia del Covid-19 ha incrementado las cifras del desempleo y los trabajos informales. Según datos de la Encuesta Nacional de Hogares (ENAHO), en el segundo trimestre del 2020, la población ocupada disminuyó en más de 6 millones de personas en lo que se refiere al 2019. Asimismo, la pandemia ha llevado al cierre de los negocios, la reducción de los salarios y, en muchos casos, la muerte de los progenitores que funcionaban como los principales aportantes en la economía familiar. De esta manera, se ha generado una serie de situaciones que han agudizado la crisis  económica, tanto en el país como a nivel global.

Según las estimaciones realizadas por UNICEF, debido a la pandemia, 1.2 millones de menores de edad caerían en la pobreza en 2022. Los hogares rurales serían los más afectados, ya que la pobreza se incrementaría a 62.3% en estos últimos dos años. Esta consecuencia de la pandemia estaría llevando a niñas, niños y adolescentes a ser víctimas de trabajo infantil, desarrollando actividades con fines económicos que ponen en riesgo su vida e integridad.

Según un estudio de UNICEF y la Organización Internacional del Trabajo, tras el impacto de la pandemia del COVID-19, el número de niños en situación de trabajo infantil podría aumentar en 8.9 millones para finales del 2022, a nivel mundial. Por ello, se deben tomar medidas de mitigación urgentes para volver a alcanzar progresos en la lucha contra el trabajo infantil, en concordancia con los compromisos y objetivos mundiales.

 

UN COMPROMISO DE TODOS

El eje del compromiso de la lucha contra el trabajo infantil se basa en la eficacia de las legislaciones nacionales y de los mecanismos de observancia establecidos en los Pactos Internacionales, La Carta Internacional de Derechos Humanos y los tratados Internacionales de derechos humanos. Estos establecen las obligaciones que deben cumplir los Estados que son parte de estos tratados internacionales. De esta manera, el Estado asume deberes y obligaciones en virtud del derecho internacional y se compromete a respetar, proteger y promover los derechos humanos. Además, adopta las medidas necesarias de acuerdo a las normas preventivas y punitivas que se rigen en su legislación, compatibles con los deberes y obligaciones inherentes a esos tratados. 

En esta lucha para la erradicación del trabajo infantil, el Gobierno debe dotar a todos los organismos involucrados de recursos para la adecuada detección y seguimiento de control de casos en el país. Así como para el incentivo y apoyo a las estas familias, brindarles la protección social inclusiva para que prosigan con la educación de sus hijos, para que la adversidad económica no sea motivo para llevar a cabo acciones ilegales.

 

LA EDUCACIÓN ES EL PUNTO DE PARTIDA EN ESTA LUCHA

Para Joaquín Nieto, director de la OIT en España, el desarrollo de políticas de acceso a la educación es una de las mejores formas de combatir el trabajo infantil. “Donde hay un maestro es porque existe una escuela a la que deben asistir los niños y las niñas de ese entorno. Y entonces, los maestros conocen de la asistencia o no a la escuela por parte del menor. Un conocimiento que ayuda a que, si el niño o la niña falta a clase, se pongan en contacto con su familia y se interesen de por qué ha faltado. Una relación que puede descubrir si ese niño está trabajando y, si es así, denunciarlo ante las administraciones sociales para corregir esa situación”.

El aumento de las inversiones económicas para facilitar el desarrollo de las familias en situación de pobreza y pobreza extrema, promueve el crecimiento de la oportunidad laboral y el trabajo decente, y de este modo previene el trabajo infantil, tanto como facilita el acceso a la educación y la posibilidad de un futuro mejor.

Es compromiso  de todos nosotros revertir y hacer frente al trabajo infantil e interrumpir el ciclo de pobreza, para que cada vez menos niños, niñas y adolescentes sean privados de serlo, porque el trabajo infantil NO ES UN JUEGO DE NIÑOS.

 

BIBLIOGRAFÍA:

https://www.defensoria.gob.pe/defensoria-del-pueblo-no-se-debe-retroceder-en-la-lucha-contra-el-trabajo-infantil-en-el-contexto-de-la-pandemia/

https://www.un.org/es/events/childrenday/pdf/derechos.pdf

https://www.eleconomista.com.mx/capitalhumano/Crisis-economica-por-Covid-19-sumara-a-8.9-millones-de-menores-al-trabajo-infantil-20220517-0124.html

https://www.ilo.org/global/about-the-ilo/newsroom/news/WCMS_845416/lang–es/index.htm

https://www.unicef.org/peru/comunicados-prensa/casos-trabajo-infantil-elevan-160-millones-primera-vez-en-20-anos-covid19

https://m.inei.gob.pe/prensa/noticias/alrededor-de-2-millones-de-ninas-ninos-y-adolescentes-trabajan-en-el-pais-9394/ 

Informe: “El papel de la protección social en la eliminación del trabajo infantil: Examen de datos empíricos y repercusiones políticas.” 

https://www.un.org/es/about-us/udhr/foundation-of-international-human-rights-law

 

COMENTARIOS

No hay comentarios.

DEJE SU COMENTARIO

La finalidad de este servicio es sumar valor a las noticias y establecer un contacto más fluido con nuestros lectores. Los comentarios deben acotarse al tema de discusión. Se apreciará la brevedad y claridad.


No se lee? Cambie el texto.


TODOS los blogs


Marca Personal 360º

Silvia Moreno Gálvez

Creatividad al natural

Andrés Briceño

Mindset de CEO

Carla Olivieri

Clic Digital

IAB Perú

Market-IN

Jose Oropeza

Cuadrando Cuentas

Julia y Luis

Liderazgo con ciencia

Mauricio Bock

Pluma Laboral

Alonso J. Camila

Economía e Integridad

Carlos Bustamante B.

Aprendiendo - nivel CEO

Francisco Pinedo

Portafolio Global

BlackRock

Menos face más book

Rafael Zavala Batlle

Visiones para el desarrollo

CAF –Banco de Desarrollo de América Latina

Te lo cuento fácil

Alumnos de la Universidad del Pacífico

Fuera de la caja

María Camino

Orquestación Estratégica

Dr. Diego Noreña

Más allá del efectivo

Felipe Rincón

Mujer, ejecutiva y trasgresora

Zendy Manzaneda Cipriani

Disrupcion en la nube

Disrupción en la Nube

Revolución digital

Pablo Bermudez

Economía desde el campus

Grupo Económica

Síntesis legislativa

José Ignacio Beteta Bazán

La parábola del mudo

Javier Dávila Quevedo

Arturo Goga

Arturo Goga

Sumando Valores

Superintendencia del Mercado de Valores

@infraestructura

Rosselló Abogados

Minería 2021

Instituto de Ingenieros de Minas del Perú (IIMP)

Conciencia Corporativa

Verónica Roca Rey

Agenda Legal

Estudio Echecopar

Perspectiva Forestal

Comité Forestal SNI y Comité de Madera e Industria de la Madera ADEX

Pensando laboralmente

César Puntriano

Auditoria del Siglo 21

Karla Barreto

Economía conductual

Bertrand Regader

Cultura financiera

Walter Eyzaguirre

Triple enfoque

Cecilia

Gestiona tus Finanzas

Giovanna Prialé Reyes

Segunda opinión

Eduardo Herrera Velarde

Parte de Guerra

Pablo O'Brien

El cine es un espejo

Raúl Ortiz Mory

Ruarte's - Washington Capital

R. Washington Lopez

Atalaya Económica

Manuel Romero Caro

Terapia de Pareja

Luciana Olivares

Próspero Perú

Gladys Triveño

Herejías Económicas

Germán Alarco

Inversión e Infraestructura

Profesor de ESAN Graduate School of Business Sergio Bravo Orellana

Blog Universitario

Blog Universitario

Juegomaniáticos

Juan Pablo Robles

Gestión del Talento

Ricardo Alania Vera

Personas Power

Ana Romero

Millennials

Pamela Romero Wilson

Reglas de Juego

PIERINO STUCCHI

Humor S.A.

Jaime Herrera

Bitácora bursátil.

Equipo de Análisis de Intéligo SAB

Vivir Seguro

Asociación Peruana de Empresas de Seguros

El deporte de hacer negocios

Luis Carrillo Pinto

Zona de Intercambio

Julio Guadalupe

Innovar o ser cambiado

Andy Garcia Peña

Economía aplicada

Juan Mendoza

El Vino de la Semana

José Bracamonte

Carpeta Gerencial

IE Business School

Desafíos para el progreso

Banco Interamericano de Desarrollo

Diálogo a fondo

Fondo Monetario Internacional

Predio legal

Martín Mejorada

e-strategia

José Kusunoki Gutiérrez

Vinos, piscos y mucho más

Sommelier Giovanni Bisso

Evidencia para la gestión

Videnza Consultores

Palabra de Gestión

Julio Lira Segura

Impacto ambiental

Lorenzo de la Puente

Inversiones Globales

Carlos Palomino Selem

Moda Inc.

Daniel Trelles

Divina Ejecutiva

Fiorella

Menú Legal

Oscar Sumar

Analizando tus inversiones

Diego Alonso Ruiz

Reformas incompletas

Instituto Peruano de Economía

Empresa&Familia

Pablo Domínguez

Hoy sí atiendo provincias

Félix Villanueva - Aurum Consultoría y Mercado

Smart money

Luis Ramírez

Consumer Psyco

Cristina Quiñones

Gestión de servicios

Otto Regalado Pezúa

Marketing 20/20

Michael Penny

Mercados&Retail

Percy Vigil Vidal

CAFÉ TAIPÁ

Milton Vela

Anuncias, luego existes

Alexander Chiu Werner

Marcas & Mentes

Lizardo Vargas Bianchi

Riesgos Financieros

Gregorio Belaunde

Economía para todos

Carlos Parodi

De regreso a lo básico

Paúl Lira Briceño