La transformación cultural de Gareca, por Yoel Chlimper

Mucho se ha hablado recientemente en la esfera empresarial sobre la denominada transformación cultural que nuestras organizaciones deben experimentar para sobrevivir a los cambios acelerados de nuestro entorno. Es común que se compartan historias de éxito de empresas que han librado satisfactoriamente dicho proceso. Pero quizás uno de los mejores ejemplos de transformación cultural lo venimos viviendo todos los peruanos desde la llegada de Ricardo Gareca al mando de nuestra selección.

Todo grupo humano tiene una cultura: un set de valores, rituales, creencias y símbolos que inciden en su comportamiento. Así pues, los jesuitas, los  suizos y los trabajadores de una determinada organización, tenderán a mostrar ciertos comportamientos a partir de sus raíces culturales. La única manera de intervenir en esos comportamientos es modificando gradual o intempestivamente en los valores, rituales, creencias y símbolos antes mencionados.

Eso es precisamente lo que han logrado Ricardo Gareca y su comando técnico: han desencadenado una transformación cultural positiva para nuestro país.

La transformación se inicia en los valores del equipo. Esta selección resalta el compañerismo y la solidaridad por encima de la competencia desleal, lo mismo que puede notarse en la euforia colectiva de cada celebración o incluso en el abrazo comunitario que recibe Cueva luego de fallar el penal contra Dinamarca. El equipo muestra además un claro respeto por la meritocracia con la que ‘El Profe’ toma las decisiones deportivas, valor que se evidencia cuando Corzo pierde la titularidad y no la camaradería con su reemplazo, Luis Advíncula. No hemos visto a un solo jugador quejarse por las decisiones de un técnico cuya autoridad respetan al 100%. El compañerismo, la meritocracia y el profesionalismo han reemplazado a los viejos valores de individualidad (¿Recuerdan a los ‘4 Fantásticos’?), las argollas y la indisciplina impune.

Esta transformación se ha apalancado también en un nuevo set de creencias.

Gareca no se ha cansado de subrayar a la técnica del futbolista peruano como una suerte don divino que siempre tuvimos pero que de cierta forma habríamos olvidado. Esa conexión con el pasado glorioso de nuestro fútbol naturalmente surte un efecto motivador sobre los seleccionados y el público en general, que comienza a encontrar una narrativa histórica o un propósito en esta transformación: la recuperación de nuestro talento perdido.

La simbología también se ha fortalecido tremendamente. El orgullo nacional se manifiesta en la enorme cantidad de camisetas vendidas que por primera vez se visten por personas que no necesariamente están yendo al estadio e incluso en días en los que no hay fútbol, momentos en los que era más común ver una camiseta de Messi o de Cristiano Ronaldo. Existen otros símbolos más complejos pero igualmente poderosos como el “Pensá” de Gareca con los dedos en la frente, pantomima que ya trascendió al deporte y que muchos peruanos ahora usamos para invocar la serenidad y concentración de nuestros pares.

Ricardo Gareca haciendo su ‘Pensá’ característico.

Ricardo Gareca haciendo su ‘Pensá’ característico.

Todo proceso de transformación necesita de íconos que encarnen el propósito del cambio. Naturalmente este lugar está reservado para Paolo Guerrero. Desafortunadamente para él pero afortunadamente para la intensidad de la transformación, la injusta sanción y todo el periplo de nuestro capitán nos consiguió un enemigo común (primero el TAS y luego la WADA), elemento que siempre acelera la cohesión cultural.

El impacto de esta transformación cultural sobre el comportamiento es impresionante. No hablo solamente de los improbables resultados deportivos que hemos conseguido (ojo con el hemos: este proceso nos ha hecho sentir a todos partícipes de la transformación), sino también de notables mejoras en el comportamiento cívico de los peruanos. El no pifiar los himnos rivales, no botar basura en el estadio o el abrazo fraterno entre todos los hinchas, se conozcan o no, demuestran una clara evolución.

El ver a niños y jóvenes llenos de autoestima idolatrar y encontrar belleza en nuestro racialmente diverso plantel incluso me invita a pensar que los efectos más relevantes de esta transformación podrían estar aún en gestación: quizás con el tiempo el Perú se vuelva un país más solidario, equitativo y orgulloso de nuestras raíces y nuestra diversidad.

Aprovechemos la inercia y no perdamos la oportunidad de que la Selección de Gareca nos clasifique también a otros mundiales más trascendentales.

Yoel Chlimper
Mambo
Co-fundador y CEO
www.mambo.pe

 

COMENTARIOS

No hay comentarios.

DEJE SU COMENTARIO

La finalidad de este servicio es sumar valor a las noticias y establecer un contacto más fluido con nuestros lectores. Los comentarios deben acotarse al tema de discusión. Se apreciará la brevedad y claridad.


No se lee? Cambie el texto.


TODOS los blogs


Portafolio Global

BlackRock

Menos face más book

Rafael Zavala Batlle

Visiones para el desarrollo

CAF –Banco de Desarrollo de América Latina

Te lo cuento fácil

Alumnos de la Universidad del Pacífico

Más allá del efectivo

Felipe Rincón

Mujer, ejecutiva y trasgresora

Zendy Manzaneda Cipriani

Revolución digital

Pablo Bermudez

Economía desde el campus

Grupo Económica

Síntesis legislativa

José Ignacio Beteta Bazán

La parábola del mudo

Javier Dávila Quevedo

Arturo Goga

Arturo Goga

Sumando Valores

Superintendencia del Mercado de Valores

@infraestructura

Rosselló Abogados

Minería 2021

Instituto de Ingenieros de Minas del Perú (IIMP)

Conciencia Corporativa

Silvia Noriega

Agenda Legal

Estudio Echecopar

Perspectiva Forestal

Comité Forestal SNI y Comité de Madera e Industria de la Madera ADEX

Pensando laboralmente

César Puntriano

Auditoria del Siglo 21

Karla Barreto

Economía conductual

Bertrand Regader

Cultura financiera

Walter Eyzaguirre

Triple enfoque

Cecilia

Gestiona tus Finanzas

Giovanna Prialé Reyes

Corrupción bajo la lupa

Eduardo Herrera Velarde

Pablo O'Brien

Pablo O'Brien

El cine es un espejo

Raúl Ortiz Mory

Ruarte's - Washington Capital

R. Washington Lopez

Atalaya Económica

Manuel Romero Caro

Terapia de Pareja

Luciana Olivares

Próspero Perú

Gladys Triveño

Herejías Económicas

Germán Alarco

Inversión e Infraestructura

Director FRI-ESAN Sergio Bravo Orellana

Blog Universitario

Blog Universitario

Juegomaniáticos

Juan Pablo Robles

Gestión del Talento

Ricardo Alania Vera

Tacos Fuertes

Ana Romero

Millennials

Pamela Romero Wilson

Reglas de Juego

PIERINO STUCCHI

Humor S.A.

Jaime Herrera

Bitácora bursátil.

Equipo de Análisis de Intéligo SAB

Vivir Seguro

Asociación Peruana de Empresas de Seguros

El deporte de hacer negocios

Luis Carrillo Pinto

Zona de Intercambio

Julio Guadalupe

Innovar o ser cambiado

Andy Garcia Peña

Economía aplicada

Juan Mendoza

El Vino de la Semana

José Bracamonte

Carpeta Gerencial

IE Business School

Desafíos para el progreso

Banco Interamericano de Desarrollo

Innovación y Emprendimiento Tecnológico

Franklin Marcelo, CEO de Interfono

Diálogo a fondo

Fondo Monetario Internacional

Predio legal

Martín Mejorada

e-strategia

José Kusunoki Gutiérrez

Vinos, piscos y mucho más

Sommelier Giovanni Bisso

Evidencia para la gestión

Videnza Consultores

Palabra de Gestión

Julio Lira Segura

Impacto ambiental

Lorenzo de la Puente

Inversiones Globales

Carlos Palomino Selem

Moda Inc.

Daniel Trelles

Divina Ejecutiva

Fiorella

Menú Legal

Oscar Sumar

Analizando tus inversiones

Diego Alonso Ruiz

Reformas incompletas

Instituto Peruano de Economía

Empresa&Familia

Pablo Domínguez

Hoy sí atiendo provincias

Félix Villanueva - Aurum Consultoría y Mercado

Smart money

Luis Ramírez

Consumer Psyco

Cristina Quiñones

Gestión de servicios

Otto Regalado Pezúa

Marketing 20/20

Michael Penny

Mercados&Retail

Percy Vigil Vidal

CAFÉ TAIPÁ

Milton Vela

Anuncias, luego existes

Alexander Chiu Werner

Marcas & Mentes

Lizardo Vargas Bianchi

Riesgos Financieros

Gregorio Belaunde

Economía para todos

Carlos Parodi

De regreso a lo básico

Paúl Lira Briceño