Las empresas y la corrupción, ¿cómplices o enemigos?

Los audios recientemente publicados han destapado una red de corrupción que a muchos nos ha hecho recordar un Perú de hace, casi ya, 20 años. Un Perú que en pleno resurgimiento tuvo que atravesar una crisis política que generó retrocesos y que firmemente creímos no era posible volver a vivir.

Hoy, a dos años del bicentenario, nos damos cuenta que la historia se repite, en el 2016 hemos perdido cerca de 12.500 millones de soles por la corrupción, lo que equivale a construir 72 hospitales, generar 200 mil puestos de trabajo, construir 360 colegios o contratar 72 mil médicos.

Viendo la situación actual, es necesario preguntarnos si las empresas serán cómplices de la corrupción o agentes de cambio, agentes que ayuden a la lucha contra esta lacra pegajosa que no nos permite crecer ni como organizaciones, ni como sector, ni como país.

Con miras a continuar creciendo, nuestro país manifestó interés en formar parte de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), que incluye a los países más desarrollados a nivel mundial. Sin embargo, uno de los requisitos para formar parte de esta organización es, irónicamente,  contar con prácticas anticorrupción establecidas tanto para el sector público, como para el privado.

En este sentido, en el 2017 se implementó el decreto legislativo 1352, que amplía la responsabilidad administrativa de las personas jurídicas; y que exige a las empresas hacerse responsables de los casos de corrupción ejecutados por su personal, tipificando los posibles delitos relacionados a la corrupción a nivel empresarial y estableciendo sancione que pueden llegar a multas de hasta 40 millones de soles. Hace unos días se le dio  30 días al Poder Ejecutivo, para reglamentar esta ley.

Y cuando hablamos de los posibles delitos relacionados a la corrupción a nivel empresarial, no solo nos referimos a las ya conocidas “coimas”, sino que también tipifica el cohecho activo específico -soborno que da un funcionario público con capacidad de decisión que beneficie a un corruptor-, lavado de activos y financiamiento del terrorismo.

Como empresarios, ya es necesario tomar cartas en el asunto para prevenir que estos actos de corrupción ocurran y proteger a la empresa ante la posibilidad de que alguno de sus integrantes participe de alguno de ellos. Por ello, se deben implementar en las empresas un sistema de compliance, en el cual se establecen mecanismos de control y prevención de prácticas corruptas que debería contener al menos los siguientes elementos:

  • Una identificación y evaluación de riesgos de corrupción
  • Un código de conducta, instrumento de gestión que establece reglas específicas para perfilar las prácticas y comportamientos específicos que deben ser alentados o prohibidos en una organización en base a su declaración de valores, principios y creencias
  • Un programa de capacitaciones periódico para asegurar que todos y todas los integrantes de la empresa conozcan y comprendan este código
  • Una línea anónima de denuncias y garantía de protección a denunciantes
  • Un comité de ética que revise las denuncias
  • Un encargado/a de prevención
  • Un sistema de  monitoreo y evaluación del sistema.

La corrupción no solo afecta la competitividad en el país, sino que además afecta también al sector privado, quitando la oportunidad de generar un mercado más competitivo, e incluso, generando sobrecostos dentro de la misma organización por la selección de proveedores “a dedo”, pérdida en la reputación; lo que impacta directamente en el valor de la empresa, la cancelación de licencias y hasta la disolución de la propia empresa según las sanciones establecidas en el DL 1352.

Localmente, se han visto casos en los que, tras haberse conocido públicamente la participación de la empresa en actos de corrupción, se ha generado la cancelación de varios contratos por políticas éticas de sus clientes, la reducción de oportunidades de atracción de nuevas inversiones y sobre todo, importantes disminuciones en el valor de sus acciones.

Por lo tanto, es necesario decidir de una vez si las empresas tomaremos la gestión anticorrupción como un tema personal y comenzaremos a trabajar en un verdadero y coherente crecimiento sostenible.

COMENTARIOS

No hay comentarios.

DEJE SU COMENTARIO

La finalidad de este servicio es sumar valor a las noticias y establecer un contacto más fluido con nuestros lectores. Los comentarios deben acotarse al tema de discusión. Se apreciará la brevedad y claridad.


No se lee? Cambie el texto.


TODOS los blogs


Liderazgo con ciencia

Mauricio Bock

Pluma Laboral

Alonso J. Camila

Economía e Integridad

Carlos Bustamante B.

Aprendiendo - nivel CEO

Francisco Pinedo

Portafolio Global

BlackRock

Menos face más book

Rafael Zavala Batlle

Visiones para el desarrollo

CAF –Banco de Desarrollo de América Latina

Te lo cuento fácil

Alumnos de la Universidad del Pacífico

Más allá del efectivo

Felipe Rincón

Mujer, ejecutiva y trasgresora

Zendy Manzaneda Cipriani

Disrupcion en la nube

Disrupción en la Nube

Revolución digital

Pablo Bermudez

Economía desde el campus

Grupo Económica

Síntesis legislativa

José Ignacio Beteta Bazán

La parábola del mudo

Javier Dávila Quevedo

Arturo Goga

Arturo Goga

Sumando Valores

Superintendencia del Mercado de Valores

@infraestructura

Rosselló Abogados

Minería 2021

Instituto de Ingenieros de Minas del Perú (IIMP)

Conciencia Corporativa

Silvia Noriega

Agenda Legal

Estudio Echecopar

Perspectiva Forestal

Comité Forestal SNI y Comité de Madera e Industria de la Madera ADEX

Pensando laboralmente

César Puntriano

Auditoria del Siglo 21

Karla Barreto

Economía conductual

Bertrand Regader

Cultura financiera

Walter Eyzaguirre

Triple enfoque

Cecilia

Gestiona tus Finanzas

Giovanna Prialé Reyes

Segunda opinión

Eduardo Herrera Velarde

Parte de Guerra

Pablo O'Brien

El cine es un espejo

Raúl Ortiz Mory

Ruarte's - Washington Capital

R. Washington Lopez

Atalaya Económica

Manuel Romero Caro

Terapia de Pareja

Luciana Olivares

Próspero Perú

Gladys Triveño

Herejías Económicas

Germán Alarco

Inversión e Infraestructura

Director FRI-ESAN Sergio Bravo Orellana

Blog Universitario

Blog Universitario

Juegomaniáticos

Juan Pablo Robles

Gestión del Talento

Ricardo Alania Vera

Personas Power

Ana Romero

Millennials

Pamela Romero Wilson

Reglas de Juego

PIERINO STUCCHI

Humor S.A.

Jaime Herrera

Bitácora bursátil.

Equipo de Análisis de Intéligo SAB

Vivir Seguro

Asociación Peruana de Empresas de Seguros

El deporte de hacer negocios

Luis Carrillo Pinto

Zona de Intercambio

Julio Guadalupe

Innovar o ser cambiado

Andy Garcia Peña

Economía aplicada

Juan Mendoza

El Vino de la Semana

José Bracamonte

Carpeta Gerencial

IE Business School

Desafíos para el progreso

Banco Interamericano de Desarrollo

Innovación y Emprendimiento Tecnológico

Franklin Marcelo, CEO de Interfono

Diálogo a fondo

Fondo Monetario Internacional

Predio legal

Martín Mejorada

e-strategia

José Kusunoki Gutiérrez

Vinos, piscos y mucho más

Sommelier Giovanni Bisso

Evidencia para la gestión

Videnza Consultores

Palabra de Gestión

Julio Lira Segura

Impacto ambiental

Lorenzo de la Puente

Inversiones Globales

Carlos Palomino Selem

Moda Inc.

Daniel Trelles

Divina Ejecutiva

Fiorella

Menú Legal

Oscar Sumar

Analizando tus inversiones

Diego Alonso Ruiz

Reformas incompletas

Instituto Peruano de Economía

Empresa&Familia

Pablo Domínguez

Hoy sí atiendo provincias

Félix Villanueva - Aurum Consultoría y Mercado

Smart money

Luis Ramírez

Consumer Psyco

Cristina Quiñones

Gestión de servicios

Otto Regalado Pezúa

Marketing 20/20

Michael Penny

Mercados&Retail

Percy Vigil Vidal

CAFÉ TAIPÁ

Milton Vela

Anuncias, luego existes

Alexander Chiu Werner

Marcas & Mentes

Lizardo Vargas Bianchi

Riesgos Financieros

Gregorio Belaunde

Economía para todos

Carlos Parodi

De regreso a lo básico

Paúl Lira Briceño