Zona de Intercambio

Julio Guadalupe

El tortuoso camino de dudar

“Si comienza uno con certezas, terminará con dudas; más si se acepta empezar con dudas, llegará a terminar con certezas”. Sir Francis Bacon (1561-1626). Filósofo y estadista británico.

Muy cierto. Siempre y cuando la duda esté relacionada con temas relevantes que, digamos, ameriten dudar de ellos. Sobre esta base, nos parece, la investigación estaría bien orientada y la conclusión contaría con la debida solidez (certeza).

Los despachos de importación con frecuencia son retrasados debido a dudas (denominadas “razonables”), generadas por los oficiales aduaneros que revisan la información y documentación presentada. La generación de estas dudas origina, inevitablemente, retrasos y sobrecostos en estas operaciones, las mismas que son asumidas enteramente por los importadores.

La autoridad aduanera debe verificar el cumplimiento de aquella normativa relacionada con las operaciones de comercio exterior en general y las de importación en particular. Nadie duda de ello. No obstante, de las normas vigentes no fluyen criterios objetivos claramente establecidos en función a los cuales dichas dudas deban ser efectuadas.

Cada funcionario que revisa los documentos que sustentan estas operaciones lo hace bajo su criterio (subjetivo). Esta es la razón, verificada en la práctica con no poca frecuencia, por la cual una misma operación es observada por un oficial y no por otro.

Esto es, un oficial duda y el otro no. En un caso el despacho se retrasa y se generan sobrecostos y en el otro no.

¿Pero cuándo se debe dudar y cuándo no? ¿Dónde está el límite entre el hacer y el no hacer (si queremos darle un matiz shakespeareano al tema)? La respuesta es que dicho límite, objetivamente hablando, no existe debido a que, como ya mencionamos, cada oficial aduanero actúa según su propio criterio.

Y ahí entramos a un terreno más complicado. ¿Por qué a una persona le parece interesante una película y a otra no?, ¿Por qué a una persona le parece una poesía fascinante y a otra le repele? No hay una razón o al menos una única razón.

Pareciera, más bien, que existirán tantas razones como personas vean la película o lean la poesía. Todas ellas, por cierto, válidas desde un punto subjetivo. Todas ellas soportadas por sus propias razones, fundamentos o excusas.

Cuando dejamos un tema librado al criterio de cada persona y al subjetivismo subyacente, obtendremos indefectiblemente este mismo resultado (diversidad de pareceres), debido a que el tema siempre será opinable y cada persona será libre de tener y sostener su propia opinión.

Este razonamiento, que resultaría comprensible en esferas relacionadas, por ejemplo, con el arte, la religión o hasta con el fútbol, advertimos, también viene siendo aplicado en otros contextos “más terrenales” como la revisión documentaria en un despacho de importación.

¿Por qué para un oficinal aduanero la diferencia de US$20 entre el precio declarado por el importador y un precio referencial no resulta razonable y para otro si? ¿Por qué en el primer caso se duda y en el otro no?

El profesor argentino Daniel Zolezzi afirma que: “la Aduana debe tener motivos para dudar de la veracidad o exactitud de los documentos presentados como prueba de esa declaración (la aduanera). De suyo va que esos motivos deben ser fundados, no pueriles (…) así como no deben aceptarse valores caprichosamente amañados, tampoco pueden prosperar los rechazos faltos de la debida motivación”. (Precisión nuestra).

¿Entonces de qué naturaleza deberá ser la duda para que la conclusión derivada de ella genere la certeza debida?

Esta es una pregunta muy difícil. El proceso de dudar, como hemos visto, reviste matices del todo subjetivos y hasta insondables. Nunca podremos saber con exactitud por qué a una persona algo le genera dudas y a otra no.

No obstante y aceptando dicha complejidad, lo que podría hacerse, en todo caso, es mejorar, aclarar o pulir aquello que genera la duda. Uno duda porque algo que tuvo a la vista lo hizo dudar. En los despachos de importación ese “algo” son las fuentes de información que se tienen a disposición.

En estos casos la fuente de información normalmente proviene de aquellos precios de mercancías idénticas o similares registrados en los sistemas de la Aduana., Dichas referencias deberían ser revisadas, verificadas y validadas antes de ser utilizadas como sustento para “dudar”. Estas referencias deberían, además de ser permanentemente actualizadas, hacerse públicas y no, como pasa a la fecha, permanecer registradas en un intranet (SIVEP) al que no tienen acceso los operadores de comercio exterior.

De otro lado, deberían establecerse con suma claridad al interior de la Aduana, criterios objetivos para determinar cuándo una mercancía, en específico, resultará idéntica o similar a otra con la finalidad que la comparación, que pueda ser efectuada respecto de precios registrados en el SIVEP, resulte válida y pueda, eventualmente, servir como justificación, también válida, para dudar.

Por último, debería generarse una suerte de “jurisprudencia” en relación con la manera como se procedió (si se dudó o no) en despachos de importación anteriores de mercancías idénticas o similares con la finalidad de uniformizar criterios y generar predictibilidad. Por cierto, y en aras de la transparencia, dicha “jurisprudencia” debería ser pública.

La duda activa un inevitable procedimiento de investigación de aquello que se declaró. La duda per se no es mala y, por el contrario, muchas veces el dudar es indispensable.

Por ello, bienvenidas las dudas justificadas, aquellas realmente razonables que permitan arribar a la certeza debida, siguiendo el postulado de Bacon.

Se critican, eso sí, aquellas “dudas” desmotivas, injustificadas, aquellas que no debieron ser y que generan sobrecostos innecesarios al sector importador.

Como señala el Comité de Valoración Aduanera de la OMC, en relación con la generación de dudas al valor declarado por los importadores: “el hecho de dudar de la veracidad y exactitud de la información presentada no debe causar perjuicio a los intereses comerciales legítimos de los comerciantes”.

Si tenemos con consideración que las decisiones del citado comité han sido incorporadas a la legislación nacional, caeremos en cuenta que los temas desarrollados anteriormente trascienden el ámbito meramente filosófico o moral para alojarse en el ámbito legal.

Nos despedimos con una frase de Mafalda: “La verdad duele, la mentira mata. Pero la duda… la duda tortura”.

COMENTARIOS

  • 1
  • 24.06.2016
  • 01:44:39 hs
Pablo Gopnzález

Excelentes reflexiones del Dr. Guadalupe. Muchas veces los operadores están sometidos a los “vaivenes” de la aduana. Para ello, siguiendo la línea del artículo, y en función del principio de transparencia del art. X del GATT de 1994, la aduana debería ofreceder predecibilidad a los importadores, exportadores, despachantes, etc., para que puedan tomar en forma sus decisiones comerciales. Esto significa entre otras cosas, publicar sus criterios, y buscar la forma de que la posición de la autoridad aduanera sea uniforme.
Contra esos vaivenes no hay que olvidar la teoría de los actos propios: si una determinada conducta de la aduana nos genera la convicción de que estamos actuando bien, todo cambio inesperado debe ser rechazado.

    • 2
    • 24.06.2016
    • 02:46:05 hs
    zonaintercambio

    Muchas gracias Pablo por tus comentarios.
    En efecto, la predictibilidad y transparencia son vitales, máxime, si estamos ante operaciones de comercio exterior que, casi por propia denición, requieren de marcado dinamismo. Toda demora se paga con sobrecostos que no podrán ser trasladados.

  • 3
  • 25.06.2016
  • 07:55:48 hs
Juan Manuel Camargo G.

Excelentes reflexiones, válidas también en Colombia (desde donde escribo). Añadiría lo siguiente:

Un funcionario público no debería dudar solo porque no tiene una certeza o conocimiento personal. Por ejemplo, es claro que el funcionario no sabe si realmente la mercancía vale lo que declara el importador. Pero la ley ha creado un sistema que se basa en la buena fe, de modo que el funcionario debe aceptar la declaración y los documentos que presenta el importador, y son ellos los que le proporcionan la certeza, que es relativa, pero funcional.

La duda, por lo tanto, debería quedar reducida a los casos en que la aduana tiene evidencias que contradicen la declaración del importador. Y esas evidencias deben ser exhibidas por la aduana; de otro modo, se cae en el subjetivismo que deplora el Dr. Guadalupe.

    • 4
    • 25.06.2016
    • 09:41:52 hs
    zonaintercambio

    Muchas gracias Juan Manuel por tus comentarios
    En efecto, hay que apelar a normas que limiten el subjetivismo del funcionario público en general
    Las dudas al momento del despacho deberían quedar acotadas a situaciones muy puntuales.
    La buena fe y presunción de veracidad van de la mano con otro principio muy importante como el de fiscalización posterior.

  • 5
  • 28.06.2016
  • 10:45:29 hs
Henry Caracsiolo

Hola Julio

Has comentado un tema muy importante, que algunos determinan como autonomía aduanera. Sin duda con el errado concepto de una opinión subjetiva del especialista aduanero.
Cuando la aduana duda debe tener evidencias que sustenten dicho acto, y el importador deberá saber exigir ese derecho, pero aquí hay otro problema: quien habla, sustenta, reclama ……. son los despachadores de aduana (en primera instancia), y no el importador directamente. Dejando a personas que a lo mejor no tiene la experiencia ni el interés para la discusión o reclamo respectivo. Es ahí donde se produce los sobrecostos, y demoras en la liberación de la mercadería. Me parece que la duda es perjudicial (por el tratamiento) y contradictoria con los procesos de facilitación que la misma aduana propone.

    • 6
    • 28.06.2016
    • 12:48:50 hs
    zonaintercambio

    Gracias Henry por tu comentarios.
    En efecto, las dudas desmotivadas son las generan los problemas y sobrecostos.
    De otro lado, la autonomía aduanera está relacionada más con la no dependencia del derecho aduanero de otras ramas del derecho (autonomía dogmática, pedagógica y metodológica como lo refiere la doctrina). Ciertamente, la “autonomía” no puede estar referida a un actuar subjetivo de los funcionarios.

  • 7
  • 30.06.2016
  • 01:37:35 hs
Erwin Blanco

Estimado Julio, muy apropiado el artículo para la renovación normativa aduanera que actualmente viven varios países del globo, entre ellos Colombia.

Dos enfoques que a diario se presentan.

Primero. Toda situación por buena que sea es susceptible de mejorar, y en ese caso la duda si esta soportada en criterios estudiados y sustentados puede llegar a generar una mejor práctica en beneficio del comercio exterior.

La duda puede ser no solo del funcionario público, sino también del empresario importador y/o exportador.

Segundo. Lo contrario sería que toda situación es susceptible de empeorar, lo cual se presenta en aquellos casos donde la duda se soporta sobre apreciaciones carentes de fundamentos, es decir en caprichos y opiniones que lejos de aportar, retrasan y afectan el flujo del comercio exterior.

El debate enriquece, así que bienvenidas las dudas, pero siempre con un enfoque constructivo, debidamente soportadas y estudiadas.

Un abrazo.

Erwin

    • 8
    • 30.06.2016
    • 02:25:55 hs
    zonaintercambio

    Gracias Erwin
    Comparto plenamente tus comentarios
    Las realidades colombiana y peruana son ciertamente similares
    Todo proceso de control y de flujos de importación mejora con dudas debidamente sustentadas.

DEJE SU COMENTARIO

La finalidad de este servicio es sumar valor a las noticias y establecer un contacto más fluido con nuestros lectores. Los comentarios deben acotarse al tema de discusión. Se apreciará la brevedad y claridad.


No se lee? Cambie el texto.


TODOS los blogs


Doña cata

Rosa Bonilla

Blindspot

Alfonso de los Heros

Construyendo Xperiencias

Rodrigo Fernández de Paredes A.

Diversidad en acción

Pamela Navarro

Sin data no hay paraíso

Carlo Rodriguez

Conexión ESAN

Conexión ESAN

Conexión universitaria

Conexion-universitaria

Café financiero

 Sergio Urday

La pepa de Wall Street

Vania Diez Canseco Rizo Patrón

Comunicación en movimiento

Benjamín Edwards

Zona de disconfort

Alana Visconti

Universo físico y digital

Patricia Goicochea

Desde Columbia

Maria Paz Oliva

Inversión alternativa

James Loveday

Con sentido de propósito

Susy Caballero Jara

Shot de integridad

Carolina Sáenz Llanos

Detrás del branding

Daniela Nicholson

Persona in Centro

Cecilia Flores

Mindset en acción

Víctor Lozano

Marketing de miércoles

Jorge Lazo Arias

Derecho y cultura política

Adrián Simons Pino

VITAMINA ESG

Sheila La Serna

ID: Inteligencia Digital

por Eduardo Solis

Coaching para liderar

Mariana Isasi

El buen lobby

Felipe Gutiérrez

TENGO UNA QUEJA

Debora Delgado

De Pyme a Grande

Hugo Sánchez

Sostenibilidad integrada

Adriana Quirós C.

Gestión de la Gobernanza

Marco Antonio Zaldivar

Marca Personal 360º

Silvia Moreno Gálvez

Creatividad al natural

Andrés Briceño

Mindset de CEO

Carla Olivieri

Clic Digital

IAB Perú

Market-IN

Jose Oropeza

Cuadrando Cuentas

Julia y Luis

Liderazgo con ciencia

Mauricio Bock

Pluma Laboral

Alonso J. Camila

Economía e Integridad

Carlos Bustamante B.

Aprendiendo - nivel CEO

Francisco Pinedo

Portafolio Global

BlackRock

Menos face más book

Rafael Zavala Batlle

Visiones para el desarrollo

CAF –Banco de Desarrollo de América Latina y el Caribe–

Te lo cuento fácil

Alumnos de la Universidad del Pacífico

Fuera de la caja

María Camino

Orquestación Estratégica

Dr. Diego Noreña

Más allá del efectivo

Felipe Rincón

Mujer, ejecutiva y trasgresora

Zendy Manzaneda Cipriani

Disrupcion en la nube

Disrupción en la Nube

Revolución digital

Pablo Bermudez

Economía desde el campus

Grupo Económica

Síntesis legislativa

José Ignacio Beteta Bazán

La parábola del mudo

Javier Dávila Quevedo

Arturo Goga

Arturo Goga

Sumando Valores

Superintendencia del Mercado de Valores

@infraestructura

Rosselló Abogados

Minería 2021

Instituto de Ingenieros de Minas del Perú (IIMP)

Conciencia Corporativa

Verónica Roca Rey

Agenda Legal

Estudio Echecopar

Perspectiva Forestal

Comité Forestal SNI y Comité de Madera e Industria de la Madera ADEX

Pensando laboralmente

César Puntriano

Auditoria del Siglo 21

Karla Barreto

Economía conductual

Bertrand Regader

Cultura financiera

Walter Eyzaguirre

Triple enfoque

Cecilia Rizo Patrón

Gestiona tus Finanzas

Giovanna Prialé Reyes

Segunda opinión

Eduardo Herrera Velarde

Parte de Guerra

Pablo O'Brien

El cine es un espejo

Raúl Ortiz Mory

Ruarte's - Washington Capital

R. Washington Lopez

Atalaya Económica

Manuel Romero Caro

Terapia de Pareja

Luciana Olivares

Próspero Perú

Gladys Triveño

Herejías Económicas

Germán Alarco

Inversión e Infraestructura

Profesor de ESAN Graduate School of Business Sergio Bravo Orellana

Blog Universitario

Blog Universitario

Juegomaniáticos

Juan Pablo Robles

Gestión del Talento

Ricardo Alania Vera

Personas Power

Ana Romero

Millennials

Pamela Romero Wilson

Reglas de Juego

Pierino Stucchi

Humor S.A.

Jaime Herrera

Bitácora bursátil.

Equipo de Análisis de Intéligo SAB

Vivir Seguro

Asociación Peruana de Empresas de Seguros

El deporte de hacer negocios

Luis Carrillo Pinto

Zona de Intercambio

Julio Guadalupe

Innovar o ser cambiado

Andy Garcia Peña

Economía aplicada

Juan Mendoza

El Vino de la Semana

José Bracamonte

Carpeta Gerencial

IE Business School

Desafíos para el progreso

Banco Interamericano de Desarrollo

Diálogo a fondo

Fondo Monetario Internacional

Predio legal

Martín Mejorada

e-strategia

José Kusunoki Gutiérrez

Vinos, piscos y mucho más

Sommelier Giovanni Bisso

Palabra de Gestión

Julio Lira Segura

Impacto ambiental

Lorenzo de la Puente

Inversiones Globales

Carlos Palomino Selem

Moda Inc.

Daniel Trelles

Divina Ejecutiva

Fiorella

Menú Legal

Oscar Sumar

Analizando tus inversiones

Diego Alonso Ruiz

Reformas incompletas

Instituto Peruano de Economía

Empresa&Familia

Pablo Domínguez

Hoy sí atiendo provincias

Félix Villanueva - Aurum Consultoría y Mercado

Smart money

Luis Ramírez

Consumer Psyco

Cristina Quiñones

Gestión de servicios

Otto Regalado Pezúa

Marketing 20/20

Michael Penny

Mercados&Retail

Percy Vigil Vidal

CAFÉ TAIPÁ

Milton Vela

Anuncias, luego existes

Alexander Chiu Werner

Marcas & Mentes

Lizardo Vargas Bianchi

Riesgos Financieros

Gregorio Belaunde

Economía para todos

Carlos Parodi

De regreso a lo básico

Paúl Lira Briceño