Zona de Intercambio

Julio Guadalupe

¿Por qué 3 y no 37?

¿Por qué 5 equipos y no 10? ¿Por qué 18 meses y no 24? ¿Por qué 180 días y no 220?

Siempre me han llamado la atención las normas relacionadas con la materia aduanera y del comercio exterior que imponen cantidades o plazos máximos para cumplir con requisitos o ejercitar derechos.

En el caso de cantidades máximas el sustento para imponerlas normalmente está relacionado con la distinción que se hace entre el uso privado y la comercialización de las mercancías de que se trate; así, si el número máximo permitido es superado se genera en automático la presunción que la persona que ingresó las mercancías al país las destinará a su venta local.

En el caso de los plazos máximos el sustento para imponerlos normalmente radica en la consideración de que el término de tiempo otorgado resultaría suficiente para cumplir los fines comerciales perseguidos por los particulares o ejercer tal o cual derecho.

En ambos casos no se discute el hecho en sí de imponer cantidades o plazos máximos en resguardo del control y fiscalización a cargo de la autoridad. Ciertamente resultaría ilógico que no existan estos topes máximos. Se necesitan y está bien que sean establecidos.

Nuestro comentario está dirigido al “quantum”, a la determinación del número de items, del número de días o de meses. ¿Cuál es el criterio para establecerlos? ¿Cómo se fijan? ¿Por qué está bien 5 y no 3 o 7?

Pareciera que la determinación de estos topes máximos deviene en una materia totalmente arbitraria que queda a exclusivo criterio de la autoridad y que no existiría, detrás de esta determinación, un análisis o estudio técnico que lo avale, constituyendo un tema totalmente subjetivo.

¿Sería conveniente o necesario que exista un estudio técnico de sustento? A manera de primer acercamiento, pareciera que ello resultaría conveniente con la finalidad que la determinación del tope legal máximo resulte lo más objetiva que se pueda. ¿Pero siempre resultará esto necesario? Quizás no, pues existirán casos en donde el establecimiento de un tope máximo resulte más pacífico y menos controvertido que otros.

Así, por ejemplo, podría resultar más sensato establecer arbitrariamente (sin sustento técnico) una cantidad máxima de items de equipaje exonerado de impuestos que una cantidad máxima de equipos de telecomunicaciones para uso privado.

Nuevamente, y como sucede con frecuencia, la necesidad o no de contar con un análisis técnico y objetivo de sustento debería determinarse caso por caso.

En cualquier situación, y asumiendo que la autoridad siempre se verá orientada a establecer cantidades o plazos máximos de manera arbitraria (precisando que lo arbitrario no necesariamente es sinónimo de “mala praxis”), lo que sí no debería ocurrir es que las cantidades y plazos máximos establecidos no puedan ser incrementados en casos justificados.

En efecto, habrá circunstancias en las que la realidad y los requerimientos comerciales (y no la norma impuesta) hagan necesario contar con una cantidad mayor de mercancías que el tope establecido o con un plazo mayor al concedido. En estas situaciones las empresas o los particulares se verán en la obligación de sustentar debidamente su pedido recayendo en ellos la carga probatoria en cuanto a la razonabilidad de éste.

Lo que deberá tenerse presente es que siempre que se impongan cantidades o plazos máximos y éstos deban ser rebasados, deberá ser necesariamente iniciado un procedimiento destinado a obtener un pronunciamiento de parte de la autoridad, quedando a salvo el derecho del administrado de recurrir en caso se obtenga un resultado adverso. La instauración de un procedimiento así concebido, creemos, resultará inevitable.

Ahora, adviértase que las normas que permiten incrementar cantidades o plazos justificadamente (lo cual creemos debería ocurrir en todos los casos), no tendrán impacto real y no servirán finalmente de mucho o de nada si es que la autoridad no emite la autorización respectiva de manera responsable y dentro de un plazo razonablemente corto. La mención a lo “responsable” en cuanto al pronunciamiento estriba en la debida ponderación de las razones expuestas por el administrado debiendo, por cierto, prevaler la justificada necesidad del caso concreto antes que el ejercicio de un “control administrativo fácil”.

De lo expuesto se concluye que aún en los casos en que quizás pueda no resultar del todo necesario contar con un estudio técnico de sustento en cuanto a la instauración de cantidades o tiempos máximos, la autoridad no debería renunciar a realizar una estimación meditada y ponderada del “quantum” que será establecido, máxime si tenemos en consideración que la necesidad de contar con cantidades o plazos mayores a los topes legales detonará efectos legales y procedimentales a costa y costo del administrado.

Así, el actuar “responsable” al cual nos hemos referido no se agota en la ponderación en cuanto al pedido de ampliación de cantidades o topes máximos planteado por el administrado, sino que tiene que ver con la génesis misma (momento de instauración) del tope máximo de que se trate.

COMENTARIOS

No hay comentarios.

DEJE SU COMENTARIO

La finalidad de este servicio es sumar valor a las noticias y establecer un contacto más fluido con nuestros lectores. Los comentarios deben acotarse al tema de discusión. Se apreciará la brevedad y claridad.


No se lee? Cambie el texto.


TODOS los blogs


@infraestructura

Rosselló Abogados

Minería 2021

Instituto de Ingenieros de Minas del Perú (IIMP)

Conciencia Corporativa

Silvia Noriega

Agenda Legal

Estudio Echecopar

Perspectiva Forestal

Comité Forestal SNI y Comité de Madera e Industria de la Madera ADEX

Pensando laboralmente

César Puntriano

Auditoria del Siglo 21

Karla Barreto Stein

Economía conductual

Bertrand Regader

Cultura financiera

Walter Eyzaguirre

Triple enfoque

Cecilia Rizo Patrón

Gestiona tus Finanzas

Giovanna Prialé Reyes

Corrupción bajo la lupa

Eduardo Herrera Velarde

Pablo O'Brien

Pablo O'Brien

El cine es un espejo

Raúl Ortiz Mory

Atalaya Económica

Manuel Romero Caro

Terapia de Pareja

Luciana Olivares

Próspero Perú

Gladys Triveño

Herejías Económicas

Germán Alarco

Inversión e Infraestructura

Director FRI-ESAN Sergio Bravo Orellana

Blog Universitario

Blog Universitario

Juegomaniáticos

Juan Pablo Robles

Gestión del Talento

Ricardo Alania Vera

Tacos Fuertes

Ana Romero

Millennials

Pamela Romero Wilson

Reglas de Juego

PIERINO STUCCHI

Humor S.A.

Jaime Herrera

Bitácora bursátil.

Equipo de Análisis de Intéligo SAB

Vivir Seguro

Asociación Peruana de Empresas de Seguros

El deporte de hacer negocios

Luis Carrillo Pinto

Zona de Intercambio

Julio Guadalupe

Innovar o ser cambiado

Andy Garcia Peña

Economía aplicada

Juan Mendoza

El Vino de la Semana

José Bracamonte

Carpeta Gerencial

IE Business School

Desafíos para el progreso

Banco Interamericano de Desarrollo

Innovación y Emprendimiento Tecnológico

Franklin Marcelo, CEO de Interfono

Diálogo a fondo

Fondo Monetario Internacional

Predio legal

Martín Mejorada

e-strategia

José Kusunoki Gutiérrez

Vinos, piscos y mucho más

Sommelier Giovanni Bisso

Evidencia para la gestión

Videnza Consultores

Palabra de Gestión

Julio Lira Segura

Impacto ambiental

Lorenzo de la Puente

Inversiones Globales

Carlos Palomino Selem

Moda Inc.

Daniel Trelles

Divina Ejecutiva

Fiorella

Menú Legal

Oscar Sumar

Analizando tus inversiones

Diego Alonso Ruiz

Reformas incompletas

Instituto Peruano de Economía

Empresa&Familia

Pablo Dominguez

Hoy sí atiendo provincias

Félix Villanueva

Smart money

Luis Ramírez

Consumer Psyco

Cristina Quiñones

Gestión de servicios

Otto Regalado Pezúa

Marketing 20/20

Michael Penny

Mercados&Retail

Percy Vigil Vidal

CAFÉ TAIPÁ

Milton Vela

Anuncias, luego existes

Alexander Chiu Werner

Marcas & Mentes

Lizardo Vargas Bianchi

Riesgos Financieros

Gregorio Belaunde

Economía para todos

Carlos Parodi

De regreso a lo básico

Paúl Lira Briceño